Coraje y liderazgo

6

Si consideramos que todas las grandes iniciativas empresariales pueden considerarse hechos heroicos, entonces vale dedicar algunas palabras a la valentía o el coraje, una de las cualidades necesarias para no rendir nuestros valores ante los embates de las circunstancias.

Se necesita coraje para actuar en coherencia con aquello que creemos y decimos que vale la pena, para no dejar que el miedo se apodere de nuestros sueños ni de nuestra alma, y para atravesar la adversidad. No concibo el liderazgo sin coraje.

En el libro One: The Art and Practice of Conscious Leadership, Lance Secretan, expresa estas ideas a las que les sumé algunas palabras:

Requiere coraje tomar acción basándonos en una idea o concepto que parece no encajar en la visión actual del mundo, o en el consenso colectivo. Requiere coraje aceptar las ideas, cosas y personas con las que estamos en desacuerdo o que desafían nuestros egos. Requiere coraje decir “no puedo”, “no se”, “no quiero”.

Necesitamos coraje para ser quienes queremos ser y decir lo que pensamos con respeto, y simultáneamente estar abiertos a posibilidades e ideas distintas a las que nos apasionan. Necesitamos coraje para introducir una nueva práctica en nuestro equipo, o para pararnos frente al board de directores y decir (como lo hizo uno de mis clientes): “Se que quieren que alcance estos resultados para el próximo trimestre, pero, honestamente, no voy a hacerlo porque implicaría lastimar a la gente, y como lo expresan nuestros valores centrales con los que estoy comprometido, si tenemos que elegir, primero debemos honrar la humanidad y luego los resultados. Así que, les pido por favor que me den más tiempo” (lo cuál fue aceptado por el directorio).

Según Aristóteles, el coraje es la primera de las cualidades humanas porque es la cualidad que garantiza a todas las demás.

Como generalmente asociamos valentía o coraje con valor en combate o situaciones semejantes, no solemos reconocer fácilmente las formás más sutiles y profundas del coraje, no el coraje que surge de no ser capaz de mantenerse centrado cuando arrecia el enojo de no controlar la lengua diciendo cualquier cosa de cualquier manera, o el que deriva de la necesidad egoica de demostrar ante los otros nuestra fuerza y salir “victoriosos” de cualquier contienda, sino el coraje que nos permite ser francos y coherentes, revelar o exponer nuestra vulnerabilidad, o admitir nuestros errores, o presentar una idea nueva que pueda hacernos quedar en ridículo, o simplemente pedir perdón o asumir responsabilidad.

Sin coraje,  ¿qué posibilidades de mejorar podríamos explorar?

¿A vos qué te parece?

Por Andrés Ubierna

Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • http://es.linkedin.com/in/josepserracots Josep

    Al principio de leer el artículo no me gustaba la palabra Coraje, porque para mí tiene otro sentido, pero al final lo has clarificado muy bien.
    las palabras que yo utilizaría son Integridad, Entusiasmo y Ímpetu.

    Para mejorar tenemos que tener bien fijado el objetivo y que los demás miembros del equipo lo tengan concebido igual que nosotros, que no hayan desviaciones de entendimiento. También que sea asumido por todas las personas y que todos tengan claro la necesidad de conseguir el objetivo.

    Como vemos todo esta enfocado a las personas, es ahí donde esta todo el potencial de la empresa y deberemos hacer todo lo posible para mantener al equipo ilusionado.

    Un saludo

  • http://puertomanagers.com/ Victor Raiban

    Andy, el artículo me dispara esta frase : El que tiene coraje puede perder diez veces pero tiene asegurada la victoria.

    Abrazos!

  • http://Hemos.org Hector

    Lo escrivio mi amigo, Marcelo Bereinste y, quiero compartir con ustede. Muchas gracias.
    Iniciar un camino propio es un desafío del cual podemos salir airosos si llegamos a aceptar la incertidumbre y aliarnos con ella. En la ausencia de certezas podremos encontrar la tenacidad que requiere todo emprendedor para alcanzar la meta.
    La tenacidad es la fuerza que lleva hacia la superación y el crecimiento. Es la energía que no permite que nos detengamos por causa de algún tropiezo; el elemento que transforma un fracaso en una oportunidad; un error en enseñanza.
    Ser tenaz significa tener un propósito, escuchar el corazón, llenar la acción de pasión, ser responsable, flexible, tener espíritu de superación, ser capaz de aceptar ayuda, tener creatividad para hallar soluciones y, fundamentalmente, ser perseverante y constante.
    Hay un cuento que dice que un hombre quería romper una piedra a martillazos. Dio un golpe y no pudo. Dio otro, y otro, y otro pero no podía. Al final, después de 20 golpes se cansó y abandonó. Enseguida llegó otro hombre, tomó el martillo, golpeó y rompió la piedra en el primer intento. ¿Este hombre era más fuerte? No, pero la piedra tenía encima otros veinte martillazos que la habían ablandado lo suficiente.
    Recordá que no es lo mismo “haber fracasado” que ser fracasado. Fracasa las veces que sea necesario pues nunca se sabe cuando llega tu “martillazo 21″. Ojala que sea pronto.

  • http://www.grupomythos.com FPuertas

    Estamos de acuerdo, no hay nada que hacer sin una gran dosis de emprendeduría, de trabajo y de coraje.

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline