Saludar… una práctica esencial

8

Nos cuenta Peter Senge que en la comunidad de KwaZulu-Natal, al norte de Sudafrica, se saludan diciendo Sawi Bona, que quiere decir “te veo”. Los que escuchan este saludo, responden “Sikkhona”, que significa “estoy aquí”. No hay que desconsiderar que el orden en el que se expresan estas palabras es clave: si no me decís que me viste, no existo. Como si al reconocerme con tu lenguaje me dieras existencia en tu mundo. Interesante…

Este sentido, implícito en el idioma, forma parte del espíritu del Wbuntu, una actitud mental prevaleciente entre los nativos africanos que viven al sur del Sahara. La palabra wbuntu surge de un dicho popular: Umuntu ngumuntu nagabantu, que en zulú significa “Una persona es una persona a causa de los demás”. Quien se educa con esta perspectiva, basa su identidad en el hecho de ser visto, de que los demás lo respeten y lo reconozcan.

La ética wbuntu a menudo choca con las costumbres en las empresas. En una oficina es habitual cruzarse con alguien en algún pasillo y no saludarlo. En la ética wbuntu esto es tan grave como un insulto, pues implica el no reconocimiento de la existencia de esa persona. La palabra clave es reconocimiento.

Entonces te invito a que hoy pongas un poco más de Wbuntu en tu trabajo y en tu vida, y que me cuentes qué consecuencias tuvo aceptar esta invitación.

Por Pablo Staffolani | Fuente consultada: La quinta disciplina en la práctica, Peter Senge.

Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • http://www.fractalteams.com Michel Henric-Coll

    Muy interesante esto de no existo hasta que me lo hayas confirmado.

    Y que “Una persona es una persona a [por y para] los demás”

    Ya que estamos con lenguas africanas: cuando estudiaba en la universidad (Francia), hice amistad con unos congoleños que me enseñaron rudimentos de lingala.

    Buenos días se dice: Mbote y/o “sango nini” que significa literalmente ¿Qué noticias? La respuesta es “sango te” es decir “no hay noticias”. Y si no hay noticias, son buenas noticias.

    “En una oficina es habitual cruzarse con alguien en algún pasillo y no saludarlo. En la ética wbuntu esto es tan grave como un insulto, pues implica el no reconocimiento de la existencia de esa persona”

    Pues…. lo mismo ocurre en nuestras culturas. Lo que pasa es que hemos aprendido a asumir el ‘insulto’. Desgraciadamente.

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Sawi Bona Michel!
      Hemos aprendido a asumir tantas cosas dehumanizantes como si fueran “la norma”, que me pregunto si enontraremos un límite diferente a la autodestrucción… Un abrazo y gracias!

      • Mariano Durlach

        Comparto una experiencia que comentaba en otro lado respecto de esta misma nota:

        Dos o tres veces por semana tomo el colectivo a la misma hora y por alguna cuestión de asignación de turnos me viene tocando el mismo colectivero desde hace un mes. Hace unos días al subir, después de mi habitual “Buen día” me dice “pase jefe!” dándome a entender que no tenía que pagar el boleto a lo que le pregunto si había algún problema con la máquina. Me extiende la mano -la cual le estreché- y me dice algo así como que yo lo saludo todos los días cuando subo y bajo… Mi primera respuesta fue de sorpresa “pero cómo no te voy a saludar?” y tanto me insistió en que pasara sin pagar que no quise insistir en agradecimiento a su “reconocimiento”. Era su forma de reconocer que alguien lo ve y que lo percibe como un ser humano; como el saludo de la cultura Ubuntu mencionada por Ubierna…
        Por un lado me sentí bien por haber impactado en alguien; por otro me quedé preocupado pensando en que el saludo era la excepción.
        Ahora desde hace más de 20 días que no hay forma de que me acepte el pago del boleto.
        El otro lunes le pregunté el nombre y desde entonces el diálogo a la mañana es “Buen día Darío” y él me responde “buen día Mariano! ¿Cómo le va?”

        Por otra parte también compartía que en los talleres que damos a grupos de operarios industriales [no así en los grupos de establecimientos agropecuarios], recurrentemente escuchamos la misma queja: “…el supervisor o el gerente te pasan al lado y no te saludan”.
        Parece como si saludar rompiera una coraza creada para no mostrar debilidad… Una pena!

        • Elena

          Mariano:

          me hizo recordar que siendo niña (década del 60) y viviendo en el balneario Lagomar del departamento de Canelones en Uruguay, pasaba un ómnibus -hacia el centro de Montevideo- por hora. O sea que si lo perdíamos, llegábamos tarde a donde fuera que íbamos.

          El ómnibus (N°85), el chofer y el guarda, eran los mismos todos los días a es hora. Tal era así el conocimiento que tenía de cada uno de los usuarios, que esperaba a los pasajeros si no estaban en la parada al momento de pasar el transporte colectivo.
          Se llegaba a tocar bocina y a gritarle al pasajero que venía corriendo por la calle: “Vamo’ vamo’!” o “No se apure, lo esperamos”, era una fiesta ese viaje, riéndonos y haciendo chistes… Como un grupo de buenos amigos… ¡qué tiempos aquellos…!

          Saludos.

  • Daniela

    Una anécdota: Hace unas mañanas salía de mi casa con el fin de tomar un micro apurada, por el camino me saludó un perro, quería jugar, y mucho, fuimos jugando mientras caminaba yo preocupada de no poder tomar mi micro, faltaban 50 metros ví que el autobus pasaba empecé a correr y pensé “uy me retrasé por este perro y ahora corro riesgo que me haga caer si corro”, igual emprendí carrera por si lograba que el conductor me viera y este simpático perro empezó a ladrar corriendo presuroso delante de mi como si entendiera la situación, lo que hizo que el conductor me viera y se detenga. Subí al micro saludé a la señora del asiento adyacente y no me correspondió el saludo. Me dió ganas de decir al conductor “Pare que prefiero el perro”

    • Elena

      ¡Gracias Daniela por compartir esta anécdota que me hizo llegar hasta este post!

      Saludos.

  • Elena

    Por educación recibida desde mi hogar:
    - doy las gracias cuando subo al ómnibus de transporte público y saludo al chofer,
    - saludo y agradezco al guarda que me vende el boleto,
    - solicito la parada en la que voy a descender con un “por favor” al guarda (si bajo por la puerta delantera) y
    - agradezco al chofer, que detiene la marcha, para que yo descienda.

    Muchas veces quedan tan sorprendidos que no atinan a responder y otras veces -titubeando- realizan un atisbo de respuesta cortés en el mismo tono que la recibida.

    Poco a poco se va logrando el acuso de recibo y he notado -con agrado- que se están volviendo comunes los “buenos modos”, los usos y costumbres de cortesía… ¿Nos estaremos volviendo Wbuntu…? ¡Ojalá!

    Saludos, sin pecar de redundante.

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline