Quien se cree un animal… hace animaladas

6

loboHace un tiempo leí en el genial blog de Michel-Henric Coll, el siguiente artículo pidiendo ayuda para captar el sentido de la afirmación “el hombre es un animal”, tal vez como justificativo a las animaladas de los hombres…, y como resueno con las inquietudes que allí es expresan, lo replico completito:

Esta vez, escribo para pediros ayuda.

Como bien sabéis, mi campo es el factor humano en la empresa, lo cual incluye el management de personas. Pues bien, no hay día sin que lea en alguna parte – web, blog, libro, revista, video – que el hombre es un animal, y que esto lo explica todo.

Las teorías conductistas sobre motivación, aquellas sobre el comportamiento humano en las organizaciones – por ceñirme sólo al campo empresarial – repiten todas como si fuese la explicación definitiva: “es que el hombre es un animal”.

Pues, lo confieso en toda humildad, yo sigo sin entender en absoluto qué se quiere decir con esto ni qué conclusión tan esencial se supone que tengo que sacar.

Eso sí, lo he comprobado, los científicos clasifican el hombre en el Reino Animal. Y como tal, tú y yo figuramos en la misma división que:

- los paramecios,

- los gusanos,

- las esponjas marinas,

- las truchas,

- los saltamontes,

- las lombrices,

- los pingüinos,

- las anémonas de mar,

- las palomas,

- las tortugas,

- las gambas (inclusive a la plancha).

Sin contar una profusión de “bichitos” cuya existencia jamás hubiera sospechado, como los gnathostomulidas, kynorhincha y otros tardígradas.

Así que me dicen tajantemente: “es que el hombre es un animal” y creen que lo han explicado todo.

¿Qué significa esto? ¿Qué conclusión válida sacan?

¿Qué compartimos con el escarabajo, las medusas, las sardinas, el castor y el pájaro carpintero que pueda servir de conclusión general a nuestros modelos de vida, formas de pensar o metas existenciales?

¿Qué clarificación sobre los valores, la psique, el espíritu, la inteligencia, la educación, la economía, el amor o los comportamientos humanos en general se puede extrapolar del saber que compartimos división científica con las tenias, las mariposas y los corales marinos?

Como autodenominado – y a veces reconocido – especialista en personas en las organizaciones, estoy un poco preocupado al ver que una afirmación tantas veces utilizada como argumento contundente, no la capto.

Espero que me podáis ayudar.

Mhc

PD: Para leer en su contexto original, haga click aquí.

Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • Luis Muñoz C

    Los animales visten de inocencia natural cuando se comunican entre ellos. De tal manera que el resultado de sus acciones son animaladas. El hombre en cambio, razona las acciones( o por lo menos debería en forma contínua) que realiza para lograr mejores aprendizajes y con ello, vestirse de inocencia. Pues en esta vida, solo compartimos el mundo de las bestias. tal vez por eso nos preguntamos y tildamos a otras personas de actuar como un animal, de hacer animaladas. El hombre, solo es un hombre. Los animales son los componentes de este, su mundo. El hombre, comparte su espacio unicamente.

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Gracias Luis… si más personas tuvieran el coraje de meterse consigo mismas, a partir de esa cualidad netamente humana que llamamos autoconciencia, muchos dejarían de comportarse como cocodrilos y tal vez este mundo dejaría de ser amenazado por el mayor depredador que existe sobre la Tierra: nosotros mismos.
      Un abrazo!

  • Elena

    Andrés: ¡Qué interesante como siempre tus propuestas!

    Todo lo existente en el planeta Tierra tiene ADN. Por lo tanto todo lo “creado” se expresa “siendo” lo que “ES”… según lo que viene diseñado en él mismo y cada uno.

    La roca es roca, el gusano es gusano y así podríamos seguir con todo lo demás….¿verdad?
    Raro sería ver al pez queriendo ser mariposa o al elefante queriendo ser ballena… no?

    La Naturaleza se expresa en “equilibrio” y “armonía”, porque simplemente se expresa como lo que ES… éso que es y que ya viene predeterminado en su material genético.

    Para comenzar, tal vez… tendríamos que “empezar a aprender” -de los demás seres vivos e inertes- a vivir en paz, siendo quienes somos y lo que somos… tal vez…. no sé… en una de esas… ¿que les parece?

    Luego podríamos y deberíamos aprender de las civilizaciones que llamamos “primitivas”, “salvajes”, “incivilizadas”, “tribales”, etc… -y hasta con cierto desprecio lo decimos-, a vivir en el desapego y la sencillez, con humildad y en armonía con su entorno (lo que las vuelve menos vulnerables y más adaptables a los cambios), porque ellas están más adaptadas que nosotros… los “supuestos” civilizados…

    Para los que tenemos Fe, tenemos la certeza de haber sido hechos “a imagen y semejanza” del Creador; por lo que con cada uno de nuestros actos, deberíamos honrar dicho origen.

    Sin embargo la Logosofía apunta a ese nivel superior del ser humano sin aceptar la acción de los dogmatismos en la confirmación de dicho nivel:

    [...] “logosofía instituya la necesidad de la revisión de todo concepto viejo o nuevo admitido sin reflexión y análisis, incluso los formulados por esta misma doctrina filosófica, aún cuando sus afirmaciones parezcan inobjetables. Es solo mediante la experimentación y revisión contínua de lo comprendido, como se asegura un proceso de aprendizaje en evolución que a la vez lo vaya librando de los resabios de toda fórmula dogmática.” [...]

    “La Logosofía (doctrina ético-filosófica) creada en 1930 por el educador y humanista argentino Carlos Bernardo González Pecotche, brinda herramientas metodológicas de orden conceptual y experimental para realizar lo que define como el proceso de evolución consciente del ser humano.” (Wikipedia)

    El ser humano ostenta otro aspecto en su manifestación de vida: lo trascendental.
    “Algunos objetivos centrales de la logosofía son: la evolución consciente del hombre mediante la organización de sus sistemas mental, sensible e instintivo;” [...]

    [...] “La logosofía afirma que el ser humano tiene una configuración bio-psico-espiritual. Plantea que la faz psicológica está compuesta por un sistema mental, un sistema sensible y un sistema instintivo.”[...]

    Aquí la referencia a ese “sistema instintivo” aspecto “cercano” a lo animal, y aclaro que estas son mis palabras no las de González Pecotche.

    Y continúa el citado autor:

    [...] “El sistema instintivo contaría con las energías que el ser humano hubo de utilizar en las primeras edades en su defensa incitado por las exigencias de la vida primitiva. Afirma que pasadas esas etapas, en lugar de encauzar esas energías instintivas y supeditarlas a los otros dos sistemas, fue alterado el proceso que -dice- debió seguir, existiendo aún en el presente un predominio del instinto sobre los otros dos sistemas que describe. Expresa que el odio, la venganza, la codicia, lujuria, celos, entre otros, aparecen agudizándose en la región instintiva desnaturalizada del ser humano, explicitando que no se tratan estos de “malos sentimientos” como en ocasiones se les llama, ya que no podría ser un sentimiento lo gestado por las pasiones inferiores del ser humano. Según logosofía, mediante la evolución consciente que preconiza, el instinto puede ser liberado de los aspectos que lo inferiorizan.” [...]

    Pero también:

    [...]“En relación al sistema sensible afirma que tiene una zona con facultades sensibles como las de amar, sentir, perdonar, compadecer, sufrir, agradecer y consentir. Según logosofía, estas facultades en conjunto conforman la sensibilidad, que es la que sustentaría al individuo en su fase anímica. La otra zona, dice, corresponde a los sentimientos. Algunos ejemplos de sentimientos que expresa son el amor, el afecto, la gratitud, etc. Afirma que los sentimientos se perpetúan por el estímulo incesante de la causa que les dio origen.” [...]

    Para ir terminando, en Wikipedia (http://es.wikipedia.org/wiki/Logosof%C3%ADa) figura la foto de la escultura del artista uruguayo: Yandí Luzardo, quien la realizara inspirándose en el “Principio de Evolución Consciente”, planteado por la Logosofía, donde se ve a un “hombre esculpiéndose a sí mismo”…

    Pienso que de esto se trata, irnos distanciando paulatinamente de ese (cerebro reptiliano) instinto puro, y parafraseando el título: “No creerse un animal… y no andar haciendo animaladas”.

    Saludos.

  • nahum

    Andres, gracias por el articulo, es bueno de vez en cuando meditar sobre cuestiones como esta.

    El que se cree animal… no razona: Esta es mi conclusion.

    Andres, de toda la lista de especies que has publicado el humano se distingue de todas ellas por su habilidad de razonar. Los animales, simplemente son lo que les dicta su naturaleza.

    El ser humano, es lo que es, por lo que le dictan una serie de factores internos y externos que van mas alla de las cuestiones naturales.

    En este punto, me parece muy importante remarcar la cuestion de la “programacion”.

    Veras, cuando nacemos venimos programados por default “de manera natural”, con esto quiero decir que simplemente estamos habilitados para sobrevivir y buscar la super vivencia.

    Sin embargo, al asistir a la escuela, nos estamos programando para volvernos parte de la sociedad que nos vio nacer.

    Con los estudios nos separamos mas de la programacion natural y adquirimos habilidades que nos permitiran en un futuro tener mejores opciones.

    Todo lo anterior gracias a la habilidad de razonar.

    De aqui viene la motivacion, los sueños, las metas, los objetivos. Cosas que ningun animalito que yo conozca persigue mas alla de sobrevivir, buscar refugio y proteger a sus crias.

    El que se cree animal…… no razona,

    Por que el que se cree animal, debe recibir entrenamiento para dejar de creerse animal y desarrollar los diferentes aspectos de su personalidad que le permitiran triunfar en la vida.

    Para que comience a verse como una persona integra.

    Mi opinion esta fundamentada en la psicologia y espero que haya servido para desenmarañar el significado de la frase “El que se cree animal…… hace animaladas”.

    Que a mi parecer es meramente un juego de palabras con la intencion de invitarnos a pensar acerca.de nuestros actos.

    -Gracias-

  • http://cluban.info Ian Ranukete

    Se ha dicho de la guerra que provoca y nombra nuestra condición animal, sin embargo los animales no hacen la guerra.

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline