Quién crees que eres

9

Estoy ahora participando en un panel en la Escuela de Negocios de la UCA, para aportar mi perspectiva a un interesante diálogo sobre la Dimensión Humana de las Fusiones de Empresas. Tengo la intención de destacar una de las causas que llevan a algunos de los ejecutivos que viven estas experiencias a enfermarse e incluso suicidarse: la falsa identificación entre lo que hacemos (nuestro función en el trabajo) con lo que realmente somos. Tal ese así que cuando la función en el trabajo de algunos termina, literalmente accionan para terminar sus vidas.

Acompañame con tu lectura a profundizar en esto… De todos los problemas que enfrentamos, hay una parte importante que generamos nosotros mismos. Y hoy en particular me interesa plantear una de las formas en las que contribuimos a generarnos estos problemas: La confusión entre la imagen que construimos de nosotros mismos y nuestro yo real. Así que aquí van algunos de los aportes que a este tema hace Debashis Chatterjee en su libro Leading Consciously: A Pilgrimage Toward Self-Mastery. Es un poco extenso, pero vale la pena.

La fuente de los problemas autogenerados es el hecho que confundimos la imagen que tenemos de nosotros mismos con nuestro yo real. La imagen de nosotros mismos no es más que la suma de las proyecciones acumuladas de nuestra identidad. Nuestra imagen está formada con un conjunto de etiquetas que nos diferencia del resto de nuestro entorno.

Tenemos diferentes imágenes de nosotros mismos como padres, cónyuges, o como colegas en el trabajo. Realizamos diferentes roles en distintos dominios de la vida. Cada uno de estos roles crea una cierta impresión de nuestro yo, en nuestra conciencia. Por lo tanto, nos vemos a nosotros mismos como un padre liberal o un jefe orientado a resultados o como un cónyuge amoroso. Todas estas imágenes de nosotros mismos nos ayudan a estabilizar nuestras identidades a nuestros propios ojos.

El problema se produce cada vez que nos enfrentamos a una realidad no coherente con la imagen que tenemos de nosotros mismos. Por ejemplo, cuando recibimos información del mundo externo según la cual somos un jefe autoritario…, nuestra imagen de nosotros mismos se deteriora. Intentamos defender estas imágenes por diversos medios. Puede que nos enfademos o nos volvamos indiferentes a la realidad externa. Puede que integremos opiniones negativas de los demás demasiado seriamente y nos sintamos marginados. También es posible que intentemos conformarnos con algo que imaginamos socialmente aceptable. Puede que todos estos métodos nos den una sensación de alivio provisional, pero no pueden prepararnos para recuperar el espejismo que tenemos como imagen de nosotros mismos.

Esta imagen de nosotros mismos nos vuelve vulnerables a los cambios externos. Si la imagen que tenemos de nosotros mismos es la de una juventud interminable, la aparición de las primeras canas nos hace perder el sueño. Nos sentimos traumatizados por el simple rechazo de un editor si la imagen de nosotros mismos es la de un escritor exitoso. Esa imagen nos hace en gran parte vulnerables sencillamente porque no es real.

La imagen de nosotros mismos es un modelo congelado de nuestro verdadero yo. Así como un modelo es el símbolo o atributo de la realidad y no la realidad en sí, la imagen de nosotros mismos no es más que una proyección del yo real. Muy a menudo esta proyección es una distorsión del yo real como una sombra es una distorsión de la sustancia real.

¿Cómo podemos ir más allá del velo de la imagen de nosotros mismos en búsqueda del yo real?

La búsqueda del yo sólo puede comenzar cuando hemos vuelto nuestra atención del mundo exterior al mundo interior (ver aquí). Esto también significa una transformación en la calidad de nuestra visión: de la simple visión a la visión interior.

El viaje hacia la autorrealización exige la disciplina del silencio y la soledad. El silencio nos libera del ruido de nuestra mente y nos permite ampliar nuestro voz interior. La soledad nos deja entrar en intimidad con nosotros mismos. En silencio profundo y en soledad empezamos a atisbar la verdad de nuestras vidas. Nos damos cuenta de que equello que existe es una expresión de la existencia y que nuestras diversas maneras de vivir son expresiones de la vida en sí… Y entendemos que “aquello que es real no puede verse amenazado y que aquello que no es real no existe”.

A menudo les formulo a los profesionales de todos los ámbitos de la vida las siguientes preguntas:

  • “¿Quién eres?”. La respuesta es predecible: “Soy ingeniero, gerente de márketing, CEO…”. A continuación, pregunto:
  • “¿Quién sabe que eres esto?”. Esta vez, la respuesta gira en torno a conceptos “mente” o “pensamiento”. Seguidamente formulo la última y decisiva cuestión:
  • “¿Quién sabe que tienes una mente?”. En ese momento, el silencio se cierne sobre el público. En ese silencio, comenzamos a tener una visión de la verdad de nosotros mismos…

Selección realizada por Andrés Ubierna.

El tema de las proyecciones y su falsa identificación con nuestra identidad es un fenómeno que tiene diferentes matices, es muy profundo y fue tratado por diferentes filósofos. Acá te dejo,  para que leas la maravillosa y esclarecedora Alegoría de la Caverna, de Platón. O puedes verlo reflejado en la película Matrix también. Considero que produndizar en estas cuestiones dentro del ámbito organizacional, es un aporte de valor clave para el bienestar humano y la efectividad laboral.

Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • http://notengo fernando mesa

    excelente aporte. inentare si ud me lo permite traducirlo para un grupo de jovenes que estan buscando su primer trabajo.
    exitos

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Adelante Fernando! Es un gusto saber que este material puede ser útil a los jóvenes.
      Un abrazo

  • http://notengo fernando mesa

    excelente aporte, intentare, si ud me lo permite, traducirlo para un grupo de jovenes de bajos recurso y condicion social que estan en un programa buscando su primer trabajo.
    exitos

  • Francisco J Olivares M

    Quien crees que eres?

    Nuevamente Andrés un excelente aporte que estoy compartiendo con mi grupo en Face, estoy seguro que será de mucha utilidad y realmente sabe uno quien cree ser???? o es parte de un dilema entre el yo y la conceptualización de la sociedad, la empresa o la familia??

    saludos

    Francisco

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Gracias Francisco por esta invitación a profundizar la reflexión!

  • Claudio G Villar

    La pregunta que me surge de este interesante artículo es la siguiente:

    ¿Por qué proyectamos una imagen diferente a nuestro yo real? ¿Por que causa confundimos una imagen “construida” de nuestro yo con nuestro verdadero ser?

    Una posible respuesta a estos interrogantes la encuentro en el siguiente párrafo de Deepak Chopra:

    “Las causas de nuestros fracasos y de nuestros éxitos no están afuera sino adentro de nosotros, porque lo que sentimos en nuestro interior se refleja en nuestras actitudes, nuestros pensamientos y en nuestro cuerpo. El diálogo interno con el ego interfiere y no permite la conexión con nuestro verdadero ser. El diálogo interno con el ego, es un hábito de pensamiento producto de la memoria, que mediatiza la realidad y entorpece al verdadero ser y le impide trascender. El ego, que no puede evitar vivir preocupado, temeroso, inseguro y condicionado por el pasado, produce constante conflicto y no permite conectarse con el verdadero ser interior. Cada percepción que recibe el ego es modificada por los prejuicios y genera un juicio, al evaluar las situaciones, las personas y las cosas y formarse una idea de la realidad; distingue lo que cree que es bueno o malo para él, y lo compara con sus experiencias del pasado.

    Esta actividad mental puede ser útil para la supervivencia, pero se corre el peligro de creer que la voz del pensamiento, que es fruto de las experiencias vividas, sea lo único que tenemos en esta vida. Sin embargo, en el interior de cada uno de nosotros se encuentra el observador, el testigo silencioso que está en contacto con nuestro verdadero ser; y a este espacio personal se puede acceder por medio de la meditación. Esta forma elevada de diálogo interior, es diferente, porque no se basa en nuestras experiencias previas limitantes, ni tiene como centro de referencia al ego, que con todas sus apetencias y apegos no puede discernir lo falso de lo verdadero, sino en el conocimiento verdadero que es el que nos da poder sobre todas las cosas. Cuando comenzamos a actuar, tomando como base nuestra referencia interna espiritual y no movidos por factores externos, se incrementa nuestro poder personal, nos volvemos inmunes a las críticas y a la adulación y nace en nosotros una nueva forma de ver la realidad que hace que ésta se transforme. Desde esta perspectiva, el verdadero ser de cada uno está libre de toda limitación, desea la felicidad, es pura creatividad, posee la posibilidad de la realización personal absoluta, y de brindar amor y compasión. Parece fácil y sería maravilloso, pero pocos alcanzan este grado de conciencia, porque el ego se interpone y desvía las mejores intenciones. La meditación es la forma más efectiva para vencer al ego.”

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Gracias Claudio por traer la meditación como posbibilidad práctica, gratis, y cuya efectividad ha sido probada por miles de años, al alcance de todos!!! Un gran abrazo y buen fin de semana!

  • http://noposeo alex vasallo alonso

    Andrés considero que estas cuestiones se plantean a menudo en las empresas sociales.

  • http://noposeo alex vasallo alonso

    la vida demasiado complicada para cualquiera, por mucha visión de futuro que se tenga para predecir las contingencias

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline