Que te paguen por hacer lo que amas

14

La manera en la que nos relacionamos con el trabajo, la manera en la que lo interpretamos o consideramos, tiene raíces culturales con fuertes consecuencias en nuestro nivel de bienestar y en nuestra efectividad.

Abraham Maslow escribió que “el más hermoso de los destinos, la más maravillosa de las buenas fortunas que puede sucederle a un ser humano, es que le paguen por hacer aquello que ama hacer”.

Dice Tal Ben-Shahar en Happier:

La psicóloga Amy Wrzesniewski y sus colegas sugieren que la gente experimenta su trabajo en uno de los siguientes tres modos: como una tarea, como una carrera, o como una vocación.

La mayoría percibe el trabajo como una tarea, con el foco puesto en la compensación financiera más que en la satisfacción personal. En este caso la gente sale a trabajar a la mañana en primer lugar porque siente que “tiene que hacerlo” más que porque sienta que “quiere hacerlo”. No espera del trabajo más que cobrar el sueldo a fin de mes o a fin de semana, y aguarda con ganas que llegue el viernes o algún feriado o las vacaciones.

La persona que experimenta el trabajo como una carrera está motivado principalmente por factores extrínsecos, como ganar más dinero o crecimiento -en poder o prestigio. Espera con ganas una próxima promoción, un ascenso jerárquico…

Para una persona que experimenta su trabajo como una vocación, el trabajo es un fin en si mismo. Mientras el sueldo o los honorarios son algo por cierto importante, como así también lo es el crecimiento, trabaja principalmente porque quiere hacerlo. Está motivado por razones intrínsecas y experimenta una sensación de realización personal al realizar ese trabajo, sus metas son autodefinidas. Se siente apasionado con lo que hace y de su tarea obtiene satisfacción y plenitud; considera su trabajo como un privilegio más que como una tarea.

Por Andrés Ubierna

Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • Elena

    ¡Soy docente!
    ¡Soy maestra de Primaria!
    ¡Soy vocacional!

    Vengo de generaciones de maestras: abuela paterna (maestra rural), madre y tías.
    Lo traigo en la sangre… en el ADN…

    Desde hace 30 años ya… sigo agradeciendo la paga por hacer algo que adoro.
    Cada día voy con “alitas en los pies” a realizar mi tarea.
    ¡Amo lo que hago profesionalmente!

    He allí parte de la sabiduría de vida: buscar la propia misión, encontrarla y seguirla… yo ya lo hice…

    Dicen: “La Sabiduría no está en hacer todo el tiempo lo que se quiere, sino en “querer siempre” lo que se hace.”

    ¡Gracias Andrés por seguir inspirándonos!

    Saludos.

    • http://openfieldschile.blogspot.com/ Juan Carlos Jerez Torres

      Elena… Te felicito y admiro…

      Educar es algo maravilloso… Ser maestra(o), siento yo, es un privilegio… y un honor.

      Bastante mejor sería el mundo si tu espitiru trascendiera a tanto joven que no se tatreve… Por que, ser profesor no da plata, o por que es complicado tener que lidiar con esta juventud “distinta” más contestataria…

      Lindo desafío de los nuevos “educadores”… de educar a mis nietos.. Mis hijos ya fueron educados… ¿o mal educados?… Son de la generación del individualismo y poder… Pero están reaprendiendo..

      Saludos y gracias por tus palabras…

      • Elena

        ¡Gracias a ti Juan Carlos, por tus amabilísimas palabras!

        ¡Me ganaste de mano!
        Yo pensaba hacer lo mismo con tu comentario de más abajo, porque ya has tomado la decisión de seguir a tu corazón, cuando dices: “En eso estoy ahora”… ¡Felicitaciones!

        Cuando dices sobre tus hijos: “Pero están reaprendiendo…” tienes toda la razón… el espíritu es sabio y sabe hacia dónde debe dirigirse y qué debe hacer para reordenar, reorganizar, lo que fue mal “norteado”, conducido o encaminado…

        La vida es cambio. El cambio es lo único permanente… la evolución personal es hacia donde vamos…
        Demoraremos más… o menos, pero hacia allí vamos inevitable e ineludiblemente…

        Un cordial saludo para ti.

  • http://crisisodesafio.wordpress.com/ Joan López Casanoves

    Muy buenas noches, Andrés y demás familia de Puerto Managers,

    Si tod@s nos dedicáramos a nuestra vocación, cuántas cosas cambiarían en el panorama laboral de tantísimos países. Trabajar por vocación no es trabajar, sino disfrutar haciendo lo que a uno/a le gusta.

    Un abrazo para tod@s.

  • http://openfieldschile.blogspot.com/ Juan Carlos Jerez Torres

    Hola…

    A eso le llamo yo un “trabahobbie”.

    El problema es que al menos en Chile, la vocación está después de la habilidad o aptitud.

    A los jóvenes se les enseña a seguir la profesión “correcta”, y no la que si corazón le dicta. Es muy fuerte la presión sobre los jóvenes para que estudien carreras “exitosa”, como ingeniería, ,medicina, arquitectura y leyes, lo que podría estar bien, si es lo que realmente el joven desea.

    Los colegios y los padres influimos en las decisiones de los hijos, “ayudándolos” a postergar sus sueños… “cuando termines de estudiar podrás dedicarte a lo que quieras”…

    Al final, “aceptan su destino” y llega el día en que son hombres exitosos, con un BMW, pero con “cara de perro”…. Algo falta.

    Hay quienes son capaces de seguir sus sueños contra viento y marea. Son felices, exitosos… pero muchas veces sin el BMW… no lo necesitan.

    Otros se dan cuenta en el camino… aunque sea un tiempo después… ¡¡Nunca es tarde!!

    En eso estoy ahora.

    Juan Carlos

  • http://elsibarel.blogspot.com Igor

    Excelente el artículo y muy de acuerdo con Juan Carlos.

  • Sergio Escudero

    Trabajo en una mutual en una posición gerencial y los otros días un socio me agradece por haberlo atendido y me salió del alma la contestación “me pagan un sueldo para ayudarlo a solucionar sus problemas”.
    Realmente agradezco poder tener un trabajo que se relaciona con ayudar a la gente en momentos dificiles. Es el ideal.
    Muy bueno el tema.
    Saludos.

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Gracias Segio y bienvenido al club!!! Un abrazo.

  • Ignacio Asis

    Después de mucho tiempo siguiendo este y otros grupos y discusiones en LinkedIn me decidí a escribir por primera vez, motivado por los comentarios de Elena, Juan Carlos y Joan, y para compartir mi experiencia y opinion.

    Después de haber entrado en el Programa de Jovenes Profesionales 2007 de Unilever Cono Sur (para Argentina) y con 20 años, decidí renunciar despues de casi 4 anos y en un gran momento de mi carrera para seguir lo que considero mi vocacion, lo que disfruto haciendo cada segundo, que es la negociación y la resolución de conflictos en sus distintos aspectos.

    La decisión fue dificil, fue un “salto de fé” en palabras de un Coach de EEUU que conocí hace poco. Pero aunque el salario por ahora es 1/5 de lo que era, la alegría es plena y ciertamente disfruto aprendiendo y aplicando lo que me gusta. El tiempo me dirá si fue o no la decisión correcta, pero en medio del camino a transitar puedo decir que cuando el riesgo de dejar una carrera se puede adminisitrar, los beneficios de optar por la vocación son ciertamente muy grandes, en términos prácticos y de sensaciones también.

    Vale mencionar que me encontré con muchos profesionales que habiendo tenido carreras exitosas entendieron y entienden la importancia de jugarse por la vocacion. No sé si coincidirán conmigo pero creo que es un cambio en la forma de ver el trabajo que se ha ido dando en los últimos años y que desde mi punto de vista, es muy saludable.

    Un saludo cordial para todos.

    • http://crisisodesafio.wordpress.com Joan López Casanoves

      Muy buenos días, Ignacio y demás familia de Puerto Managers,

      Muchas felicidades por la valentía de tu decisión, Ignacio. Es digna de admiración. La verdad es que me he sentido muy identificado con tu relato y te deseo toda la suerte del mundo, así como a todas aquellas personas que han decidido tomar el camino difícil en lugar de resignarse.

      Feliz día para tod@s y un abrazo.

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Gracias José Ignacio… me gustaría seguir publicando en este espacio algunas de tus reflexiones, así que las espero con ganas cuando vos dispongas. Un abrazo!

  • Roman

    La satisfacción de levantarse a la mañana con ganas de hacer lo que a uno le gusta y le paguen por eso no tiene precio. Yo he sacrificado ofertas de trabajo en posiciones mejor pagas optando por hacer lo que me gusta a un precio mas bajo. Una de las mejores decisiones de mi vida.

    En empleos anteriores, cada mañana camino al trabajo era resongar pensando en la pérdida de tiempo y lo larga que se hacia cada jornada, desde el momento en que pisaba la empresa comenzaba a pensr en el horario de salida.
    Hoy en día no me alcanzan las horas para hacer todas las cosas que tengo ganas de implementar en mi trabajo.Verdaderamente no lo siento como un trabajo sino como un placer. Recomiendo a todos aquellos que están dudando en jugarsela.Cuando decidí cambiar a hacer lo que me gusta pensé lo siguiente:Si te gusta lo que haces, no te costará demasiado esfuerzo y al hacer lo que te gusta tendrás la posibilidad de ser el mejor, luego el dinero vendrá solo, porque serás bueno haciendo eso que haces, porque te gusa!A veces no tomamos decisiones por quedar bien con lo demás en lugar de quedar bien con uno mismo.

  • http://motivacionliderazgo.com Hugo Molinas

    Muy lindo lo compartido. Creo que el sentido del que hablan los autores citados, especialmente el de Amy Wrzesniewski es precisamente el contrario al del título.
    “Que te paguen por hacer lo que amas”… es fácil.
    “Que ames hacer aquello por lo que te pagan.”… éso si que es un desafío.
    Ese es mayor de los casos, ya que el 99% de las personas no se animará a dar el paso (valiente) que algunos de uds dieron por “hacer lo que aman” y tendrán que vivir con “hacer lo que le pagan”. Mi investigación y el libro que estoy escribiendo está destinado a ese 99%. Un abrazo a todos.

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline