Qué está primero: el líder o la empresa

7

Vemos que caen las acciones de Apple cuando su CEO, Steve Jobss, decide por razones médicas dar un paso al costado. ¿Los líderes se amoldan a las compañías o las compañías se deben ajustar a sus líderes?

“Tener una gran idea o ser un líder carismático visionario es dar la hora; crear una compañía que pueda prosperar más allá de la presencia de cualquier líder y a través de múltiples ciclos de vida, es construir un reloj”. Built to Last, de Collins y Porras.

Dice Andrés Ubierna, en relación a esta cuestión:

“El propósito central de una organización es su identidad más profunda, su ADN espiritual, su razón de existir. Es aquello que no se rinde aún cuando la empresa llegase a enfrentar el riesgo de perder dinero o incluso perecer por sostener este principio. Y está más allá de toda visión o de cualquier estrategia, ya que estos sí son aspectos que necesitan de una dinámica temporal.

Los que enuncian el propósito central de una empresa son sus líderes en forma individual y compartida, como resultado de una profunda introspección. Este propósito central debe ser capaz de resistir la prueba del tiempo, y está constituido por la misión y los valores centrales. Esta filosofía atraviesa el corazón de sus líderes, y por ello mismo, son los líderes quienes la encarnan día a día. Estos principios que se enuncian como misión y valores habitan en el alma de los líderes y son a la vez el alma de la empresa

Por eso creo que las compañías están tan expuestas a lo que le suceda a sus líderes. También por eso, es fundamental (y poco frecuente) para toda empresa que anhele perdurar, que las estrategias de sucesión atiendan con énfasis estas cuestiones. Sino, muerto el líder, muere la empresa. Los hombres y mujeres pasan… pero sus propósitos pueden permanecer vivos.”

Walt Disney fue único, pero su misión y valores, fueron su legado. Su propósito trascendió, porque dejó una empresa con líderes con corazones que resonaron en la misma sinfonía que él creó. Sin otros que encarnen este “corazón”, nada hubiera quedado de esta compañía, como la Metro Goldwyn Mayer que languideció y se perdió en el tiempo.

Cuando los nuevos líderes asumen como propia la misión y valores centrales de una empresa, comienzan a estar al servicio de estos principios, comienzan a “latir con su ritmo”. Ellos, los nuevos líderes,  posibitarán la sustentabilidad de la empresa, solo cuando estén al servicio del credo y de los valores centrales, porque estos elementos son la declaración inalterable del por qué y para qué están en sus comunidades, el sentido de su existencia. No son “las horas que indica el reloj de una persona”, (por más carismática estrella que sea). Son las piezas, únicas tal vez, pero piezas al fin, de un reloj que perdura.

¿Qué pensás?

Por Victor Raiban

Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • http://www.fractalteams.com MIchel Henric-Coll

    Al final, lo que cabe preguntar tras leer tu artículo, sería: ¿cuál es el último, el líder o la empresa?

    El caso que citas de Steve Jobs es sintomático. Para preguntarse si Steve Jobs es líder de Apple, o alegoría, emblema, icono…

    Walt Disney me parece modélico como creador de dinastía. No de dinastía empresarial, porque su legado va más allá de la sola empresa. Es todo un legado cultural.

    Con todo, no sabría como contestar a tu pregunta de qué va primero, pero jugando con la misma y dando otro sentido a la palabra – es decir primero en el sentido de más importante – creo que estamos sufriendo la egoísta tiranía de pseudo líderes que consideran que van antes que su empresa.

    La transgeneracionalidad (bonito palabro ¿no? para decir la capacidad de pensar globalmente en generaciones pasadas, presentes y futuras) es condición para la prerenidad del planeta. Tal vez lo sea también para la de las empresas.

    Michel

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Gracias Michel! Creo que si una empresa está definida estructuralmente por su propósito, y los individuos encarnan dicho propósito, entonces el propósito, o sea la empresa, tiene que ser más grande que el individuo, integrarlo y a la vez, trascenderlo.
      Cuando el individuo (o pesudo líder, como lo llamas) se pone por delante de la empresa movido por lo que sea (como pasa lamentablemente con frecuencia), entonces se produce una patología, que debilita y termina destruyendo a la empresa. El propósito pasa a ser, en estos casos, un pretexto hueco, un discurso público pero muerto.
      Un abrazo!

      PD: Me salió demasiado filosófico el comentario… jajaja

  • http://www.maersoft.com.ar Sergio Broutvaien

    Leyendo el excelente artículo y sus comentarios, creo, como líder de una pequeña empresa, que mi aspiración, en primera instancia sería que, cuando no estoy por cierto período, la gente haga lo que yo hubiese hecho ante ciertas situaciones no cotidianas. Más allá de que la acción en sí sea la adecuada, significaría que pude transmitir a mi gente los valores que me mueven y el propósito central que menciona Andrés

  • http://puertomanagers.com/ Victor Raiban

    Gracias Michel, por tu comentario! Sergio querido, conozco tu anhelo de trasmitir tus valores y tu visión a tu gente en tu empresa. Nunca, nunca te des por vencido.

    Abrazos

    Victor

  • Marcelo Carlos Aguilar

    Estimados,

    Coincido plenamente con el concepto vertido más arriba. Cada Organización debe tener su Misión y Valores, a los cuales arribar a través del Código de Conducta (tanto ética como comercial), también creado por esa Compañía. Es en pos de lo anterior, van gestándose las tácticas y estrategias, pero siempre deben estar alineadas con lo dicho al principio: Misión y Valores. No es otra cosa que un círculo virtuoso, al cual los Líderes deben sumarse y agregar valor, pero son ellos quienes deben adaptarse a lo que no cambiará: Misión y Valores. Los Líderes pasarán, pero la Organización deberá hacer respetar su razón de ser.

  • Eduardo de Marcos

    Pienso que la empresa está primero, sin empresa no hay líder. Y sin líder hay empresa. Como decía mi abuela, el cementerio está lleno de “indispensables”, y el mundo sigue.

    En el caso de las grandes empresas y líderes, el mercado de valores evalúa diariamente su gestión, y limita en la mayoría de los casos que las empresas se amolden a los líderes. Recordemos que los analistas de acciones buscan mayoritariamente inversiones confiables, predecibles y sustentables. A veces puede ser hasta peligroso que los líderes “humanos” estén por delante de las empresas, ya que por ambición, poder y o control han quebrado miles de empresas, como por ejemplo, Enron, Paramalat, etc. Si ponemos por delante la empresa, y el objetivo es que se mantengan vivas, me parece más efectivo poner a los líderes en segundo lugar SIEMPRE.

    Gracias y saludos, Edu.

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline