Profecías autocumplidas para amargarse la vida

10

darin“Cualquiera puede llevar una vida amargada, pero amargarse la vida a propósito es un arte que se aprende…” Hay muchas formas efectivas que utilizamos para amargarnos la vida, pero hoy una en particular me llama la atención: el uso que damos al mecanismo de la profecía autocumplida. Así que te dejo con los expertos:

En el periódico de hoy, su horóscopo le advierte (y también aproximadamente a 300 millones más que nacieron bajo el mismo signo del Zodíaco) que usted puede tener un accidente. En efecto, a usted le pasa algo. Por tanto, será verdad que la astrología tiene gato encerrado.

O ¿cómo lo ve usted?, ¿está usted seguro de que también le habría ocurrido un accidente, si no hubiese leído el horóscopo?, ¿si usted estuviese realmente convencido de que la astrología es un bulo craso? Naturalmente, esto no puede explicarse a posteriori.

Es interesante la idea del filósofo Karl Popper que dice —simplificando mucho- que la profecía horrenda del oráculo a Edipo se cumplió precisamente porque éste la conocía e intentó esquivarla. Y justo lo que hizo para escaparse de ella, fue lo que llevó al cumplimiento de lo que había dicho el oráculo.

Si ello es así, aquí tendríamos otro efecto de la evitación, es decir, su virtud de atraer en determinadas circunstancias justamente lo que pretende evitarse. ¿Qué circunstancias son éstas?

Primero, una predicción en el sentido más amplio: cualquier expectación, temor, convicción o simple sospecha de que las cosas evolucionarán en este sentido y no en otro. Hay que añadir que dicha expectación puede ser desencadenada tanto desde fuera, por ejemplo, por personas ajenas, como por algún convencimiento interno.

Segundo, la expectación no ha de verse como expectación sino como realidad inminente contra la que hay que tomar enseguida unas medidas para evitarla.

Tercero, la sospecha es tanto más convincente cuanto más personas la compartan o cuanto menos contradiga otras sospechas que el curso de los acontecimientos ha ido demostrando.

Así, por ejemplo, basta la sospecha -con o sin fundamento, no tiene importancia- de que los otros cuchichean o se burlan en secreto de uno. Ante este «hecho», el sentido común sugiere no fiarse de los otros. Y como, naturalmente, todo sucede detrás de un velo tenue de disimulo, se aconseja afinar la atención y tomar en cuenta hasta los indicios más insignificantes. Sólo hace falta esperar un poco y pronto puede uno sorprender a los otros cuchicheando y disimulando sus risas, guiñando el ojo e intercambiando signos conspiradores. La profecía se ha cumplido.

De todos modos, este mecanismo funciona realmente sin fallos, si usted no ajusta las cuentas consigo mismo de la contribución que usted haya aportado al caso. … Además, una vez que el mecanismo se ha puesto en marcha, ya no se puede comprobar más ni tiene interés alguno averiguar qué fue lo primero: si su conducta desconfiada fue la que provocó las risas de los otros o si las risas de los otros le hicieron a usted desconfiado.

Las profecías autocumplidas crean una determinada realidad casi como por magia y de aquí viene su importancia para nuestro tema. No sólo ocupan un lugar fijo de preferencia en el repertorio de cualquier aspirante a la vida amargada, sino también en ámbitos sociales de más envergadura.

  • Si, por ejemplo, se impide a una minoría el acceso a ciertas fuentes de ingresos (pongamos, por caso, a la agricultura o a cualquier oficio manual), porque, en opinión de la mayoría, es gente holgazana, codiciosa o sobre todo «no integrada», entonces se les obliga a que se dediquen a ropavejeros, contrabandistas, prestamistas y otras ocupaciones parecidas, lo que, «naturalmente», confirma la opinión desdeñosa de la mayoría.
  • Cuanto más señales de stop ponga la policía, más transgresores habrá del código de circulación, lo que «obliga» a poner más señales de stop.
  • Cuanto más una nación se siente amenazada por la nación vecina, más aumentará su potencial bélico, y la nación vecina, a su vez, considerará urgente armarse más. Entonces el estallido de la guerra (que ya se espera) es sólo cuestión de tiempo.
  • Cuanto más alta es la tasa de impuestos en un país, para compensar así los defraudes de los contribuyentes, que, naturalmente, ya se supone de antemano no van a ser sinceros, más ocasión se da a que también los ciudadanos honestos hagan trampa.
  • Si un número suficiente de personas cree un pronóstico que dice que una mercancía determinada va a escasear o a aumentar de precio (tanto si «de hecho» es verdad como si no lo es), vendrán compras de acaparamiento, lo que hará que la mercancía escasee o aumente de precio.

La profecía de un suceso lleva al suceso de la profecía. La única condición es que uno se profetice o deje profetizar y que luego lo considere un hecho con consistencia propia, independiente de uno mismo o inminente. De este modo se llega exactamente allí donde uno no quería llegar.

Pregunto… si este fenómeno sistémico funciona tan bien para amargarnos la vida, ¿qué nos está impidiendo utilizarlo con fecuencia y a consciencia para hacernos la vida más grata? Espero tus comentarios. ¡Gracias!

Selección de Andrés Ubierna de El Arte de Amargarse la Vida de Paul Watzlawick.

Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • http://crisisodesafio.wordpress.com/ Joan López Casanoves

    Genial, Andrés. Si no hubiera sido conocedor de esta tendencia humana de antemano, acabaría de experimentar un cierto colapso emocional en este momento, puesto que ha sido el modus operandi de una pequeña parte de mi familia durante toda la vida y que, lamentablemente, heredé como lo más normal del mundo. Por suerte, logré desenfocar esta mentalidad hace ya mucho. Lo más triste es que, después de insistir en la necesidad de revertirla a mis familiares afectados, prefieren continuar “amargándose la vida”. Cierto es que no se han dejado ayudar nunca y que ahora, con una edad avanzada, todo supone una envergadura mayor. Aporto esta experiencia personal con el fin de que los lectores y lectoras a quienes parezca oportuno sientan la necesidad de comprometerse con un cambio de paradigma en este sentido, ya sea individual o, como ha sido mi caso, para con el contexto inmediato. Gracias por tan sabios consejos, Andrés.

    Un abrazo.

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Gracias Joan por regalar siempre esa actitud!!! Y como te habrá anticipado Mary, cuando quieras coordinamos y hacemos la entrevista para tu blog y el de tu compañera!

  • Alex Vasallo Alonso

    Los pequeños y medianos negociantes españoles hablan mucho hacia afuera y dan pocos ejemplos en sus empresas.

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Gracias Alex por compartir esta invitación a la coherencia tan necesaria entre lo que le decimos al mundo y lo que hacemos en “casa”.

  • http://www.lavida10.blogspot.com Rita Tonelli

    Coincido con el contenido de tu post. Las personas creamos la realidad con nuestras palabras…pero la gran mayoría, no es conciente de ello hasta que la vida le regala un coach que le muestra la posibilidad de una mirada diferente. “Somos lo que pensamos” y agrego, somos todavía mucho más, lo que hablamos. Cada vez que leo sobre este tema, relacionado para mí, con el destino y la determinación (teorías que generaron las creencias que todavía destruyen muchas vidas), recuerdo que, así como Joan, mi familia sostenía estas profecías. Entonces, yo había incorporado para mi, algo que me hacía sentir “segura”. Pensaba que algo iba a salir mal, así, si se cumplía, ya estaba preparada y si no, era doble alegría. Ahora que lo escribo, me parece hasta ridículo, pero esa creencia fue muy fuerte, durante mucho tiempo. Hace años ya que la he desarticulado, y como es tan poderosa nuestra mente: “tu mente puede ser tu mejor amigo o tu peor enemigo”, practico y promuevo la creación de la realidad que me haga feliz. ¡Felicidades!

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Gracias Rita por este ejemplo de tu vida. Un gusto que estés por aquí!

  • http://crisisodesafio.wordpress.com/ Joan López Casanoves

    Muchas gracias, Andrés por todo. Como le decía en Twitter, estoy muy pendiente y en breve me pondré a trabajar en ello. Es un auténtico lujo y un honor poder contar con su aportación.

    En otro orden de cosas, insisto en la oportunidad y la excelencia tanto del tema como de la argumentación del presente artículo. Gracias a Rita, también, por aportar su experiencia. El ser humano no debería enfrentarse a estos temores adquiridos por capricho ancestral y por modelos culturales y mentales equivocados.

    Gracias nuevamente y un saludo para todos y todas, entrañable familia de Puerto Managers.

  • http://elsibarel.blogspot.com Igor

    Creo que la respuesta a tu pregunta final está en algo que lleva circulando algún tiempo en la red y que llaman la “ley de Atracción”. Para “dar le” mayor peso a esta ley la vinculan a la mecánica cuántica, sobre todo videos como “What the Bleep do we know”…. Esto quiere decir que en realidad “atraemos” a nosotros aquello en lo que pensamos, y mientras más veces pensemos en ellos mayor será la fuerza de atracción.
    La conclusión entonces de la Ley de Atracción es que debemos pensar sistemáticamente en cosas positivas que deseamos para nuestras vidas, así nos colmaremos de ellas, pero el lado negativo sería precisamente el que tu expones, si pensamos que nos irá mal pues bien así será.
    En realidad no importa tanto entender qué fuerzas operan, lo que importa es que si esta observación es verdadera entonces debemos pensar siempre en forma positiva y cosecharemos sus frutos.

  • http://www.fractalteams.com Michel Henric-Coll

    No deberíamos olvidar las agencias de rating de un país. O ¿es que esperamos que al bajar el rating de calificación de deuda de un país, vaya a subir su PIB?

    Hay profetas que deberían figurar entre los criminales.

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline