Matemos al mensajero: liderazgo, influencia e incomodidad

10

Sabemos de la influencia que ejercen los líderes en la historia, en las comunidades y en los individuos. Todos los grandes líderes, tanto los constructivos como los destructivos, influyeron en la deriva de sus comunidades y dejaron surcos en la historia.

La reflexión que les porponemos comenzar a explorar con este artículo puede reflejarse en la siguiente pregunta: ¿cuál es el criterio con el que decidimos otorgar, a una persona a la que llamamos lider, autoridad suficiente como para dejarnos influenciar por sus perspectivas u opiniones permitiendole afectar nuestras ideas, comportamientos o actitudes?

Pero… ¿qué es lo que en general pasa con la capacidad de influencia del líder cuando lo que nos invita a ver, no nos gusta o nos produce algún dolor, o pone a riesgo algún interés material, de fama, de poder, o de imagen pública…?

Veamos el ejemplo de la Madre Teresa de Calcuta con su gran influencia e impacto, fundadora de una organización que actúa en más de 100 países y con más de 4.000 personas estables colaborando con su propósito.

Cuando ella hablaba, era escuchada. Ahora bien ¿era comprendida aún cuando pudiera incomodar a su audiencia? ¿qué impacto producía esta incomodidad en su capacidad de influencia?

Peggy Noonan en el libro de John C. Maxwell  Liderazgo al Máximo,  cita un discurso de la Madre Teresa de Calcula en 1994: “la clase dirigente estaba allí, católicos, judíos, la madre habló de Dios, de amarnos los unos a los otros, de dar hasta que duela, y algunos se incomodaron cuando puso el ejemplo de los padres infelices que son olvidados en los geriátricos.

La madre continuó diciendo: “Creo que hoy el mayor destructor de la paz es el aborto, hubo un silencio y no todos aplaudieron, el presidente Clinton y la primera dama, el vicepresidente Gore y su esposa parecían estatuas de cera. Tampoco la madre se detuvo allí”.

Cuando la conferencia terminó casi todos los concurrentes se sintieron ofendidos. Esta reacción de incomodidad u ofensa, ¿diluye la capacidad de influenciarnos que le damos a un líder? ¿Es esta incomodidad una señal de que allí hay algo para trabajar? ¿Acaso para dejarnos influenciar por el líder, necesitamos escuchar de él sólo palabras de valoración sobre nuestra forma de actuar? De ser así, ¿cómo podríamos poner energía en reflexionar sobre nuestras inconsistencias, o sobre las diversas formas en las cuales obturamos o disminuimos el valor que aportamos al cultivo de un mundo mejor?

Cuando el líder nos muestra una cruda y dolorosa imagen de lo que estamos contribuyendo a generar, una parte no integrada que habita en nuestras sombras, corremos el riesgo de confundir el espejo con la imagen y responder eliminando a quien nos ayuda a percatarnos de nuestras pequeñeces humanas. La forma en que líderes de enorme influencia como Sócrates, Martin Luther King y Mahatma Gandhi, para mencionar sólo algunos ejemplos, terminaron su tránsito sobre esta tierra, son prueba de este fenómeno parecido al de matar al mensajero.

Uno de los caminos para mejorar es recibir y aceptar en la vida el regalo de aquellos que nos ayudan a despejar las barreras que frenan la expresión plena de nuestros ideales más altos, aquellos que nos señalan lo que no nos gusta de nosotros mismos, para que podamos confrontarnos teniendo la valentía de dejarnos influenciar por sus indicaciones y opiniones, sosteniendo la posible incomodidad o dolor de ver justo eso con lo que no estamos bien con nosotros mismos, para luego superarlo.

“Aquello que niegas en tí, la vida te lo trae como destino.”

Posteo escrito en forma compartida por Víctor Raiban y Andrés Ubierna

Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • Pingback: Tweets that mention Matemos al mensajero: liderazgo, influencia e incomodidad : Puerto Managers -- Topsy.com

  • http://www.e-comunia.com Conrado

    De nuevo, muy buen post!

    Coincido plenamente con el último párrafo. Un principio rector creo que debería ser: Todo aquello contra lo que reaccionamos exageradamente es por que nos toco algo muy dentro nuestro, nos puso en contacto con nuestra propia sombra, con aquellas cosas que están pero que consciente o inconscientemente elegimos no ver.

    Esas son las grandes oportunidades de mejora, de ser mas completos como personas, de contactar mas con nosotros mismos y por ende de ser mas felices…

    Muy buen post!

    Slds

  • Daniela

    Los ejemplos puestos son excelentes, pero hay uno que es más fidedigno aún y es el de Jesucristo. El llegó definitivamente a incomodar a la clase religiosa y política principalmente por la forma en que dirigían al pueblo desde su propio espacio de poder, olvidándose del primer mandamiento que es el amor a Dios y a los demás. Esto incomodó tanto que a la final lo mataron. Por eso es que solo los valientes se atreven a decir verdades que incomodan y a arriesgar con ello su propia vida, seguridad económica e influencias sociales y políticas. ¿Alguien conoce a alguno de este tipo?

  • Pingback: Bitacoras.com

  • Elena

    Creo que, hay ciertos líderes que “le hablan a” o se dirigen directamente a “nuestro Ser”, entonces sus palabras pasan directamente del cerebro al corazón…
    Y, cuando eso se produce, es como mágico; algo se abre en nuestro interior y se ilumina… y nos inunda un gozo, producto de reconocerse en ellas (las ideas), en el otro y en uno mismo…
    Como si hubiésemos estado dormidos, aletargados y una brisa fresca nos soplara, susurrante al oído…

    Si se llegara a sentir ese “riesgo” del que hablas, allí estaríamos escuchando a “nuestro tiránico líder”, llamado ego. Ése, que te hace separarte de los demás. O también “se teme” porque se genera un “conflicto de intereses”, entre lo que quiero que se crea de mí y lo que realmente soy y pienso… 

    Se ha calculado que, a medida que los líderes positivos desarrollan más su espiritualidad, ejercen su benéfica influencia sobre más personas. Desde un “entusiasta” que puede influir sobre decenas o centenas de personas, hasta un “iluminado” que puede hacerlo sobre millones.

    Ejemplos sobran: Confucio, Buda, Jesús, Gandhi, Sai Baba, Dalai Lama, Madre Teresa. 
    ¿Quién puede dudar de lo influyente y convocante que es el mensaje de cualquiera de ellos y que han influido sobre millones de personas? Nadie.

    Nos interrogas: 
    “De ser así, ¿cómo podríamos poner energía en reflexionar sobre nuestras inconsistencias, o sobre las diversas formas en las cuales obturamos o disminuimos el valor que aportamos al cultivo de un mundo mejor?”
    Reflexiono: Siendo COHERENTES. La energía debe ser usada para no traicionarnos a nosotros mismos. Ser coherentes implica ser fieles a nuestros principios y convicciones; y eso demanda atención y obrar consiguientemente con lo que nos dicta nuestra consciencia. 

    Cuando los/nos traicionamos, estamos negándonos/los…¿me explico?
    Y al hacerlo ignoramos el mensaje -por falta de contra argumentos- y, “matamos” al mensajero, que es nuestro propio ser, consciente e iluminado.
    Nos negamos a nosotros mismos… “matando al mensajero”… porque el mensaje por verdadero, es universal y eterno…

  • Victor Raiban

    Excelente Elena, has dado un vuelo impresinonante al artículo y coincido con vos!.

    Los viajes a veces no son tan placenteros. Cuando nuestro destino es nuestro ser nuestra consciencia, a veces, ese viaje puedo ser molesto, tortuoso y tener paisajes desagradables.
    Pero si dsifrutamos el trayecto mas que el destino estamos en buen camino.

    Es como si me dijieran, mira Victor para llegar al Machu Pichu debes arriesgarte a los mosquitos, el sol intenso y los dolores musculaers.

    Sería inefectivo, si es que tengo la firme convicción de alcanza el Machu Pichu enojarme con los mosquitos, con mis dolores musculares o con el sol.

    Lo que a veces sucede es que se elige enojarse con el guía que nos lleva o con alguíen cercano para no enfrentar la incomodidad o el dolor.

    “lo que mas se disfruta no es el lugar a donde llegamos si no su trayecto”, bienvenidos mosquitos, aqui tienen su alimento….eso si sean medidos por favor :)

  • Olga de Vega

    El lider se mantiene como tal cuándo a pesar de despertar conciencias o de verdades incomodas, su coherencia es tal que es imposible dejar de admirarlo.

  • http://www.facebook.com/feririgaray Fernando de Irigaray

    La victoria del liderazgo se da en la permanencia del mensaje. ya q hoy recordamos al mensajero pero no a su ejecutor, aun así es importante recalcar q el mejor líder es el q organiza, ya q la organización vence al tiempo y trasciende su mensaje en las instituciones

  • Pingback: Matemos al mensajero | Vivir en Sintonía

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline