Los infelices exitosos

11

Si le preguntan a cualquier estadounidense, o a cualquier hombre de negocios inglés [o de cualquier parte], qué es lo que más le impide disfrutar de la existencia, contestará «la lucha por la vida». Lo dirá con toda sinceridad; está convencido de ello.

En cierto sentido, es verdad; pero en otro, y se trata de un sentido muy importante, es rotundamente falso.

La lucha por la vida, desde luego, es algo que ocurre. Puede ocurrirle a cualquiera de nosotros si tiene mala suerte. Le ocurrió, por ejemplo, a Falk, el héroe de Conrad, que se encontró en un barco a la deriva, siendo uno de los dos únicos hombres de la tripulación que disponían de armas de fuego, y con nada de comer excepto los demás hombres. Cuando ambos agotaron la comida en que podían estar de acuerdo, comenzó una auténtica lucha por la vida. Falk venció, pero se hizo vegetariano para el resto de sus días.

Ahora bien, no es a esto a lo que se refiere el hombre de negocios cuando habla de «la lucha por la vida». Se trata de una frase inexacta que ha adoptado para dar dignidad a algo básicamente trivial. Pregúntenle a cuántos hombres conoce, con su mismo estilo de vida, que hayan muerto de hambre. Pregúntenle qué les ocurrió a sus amigos que se arruinaron. Todo el mundo sabe que un hombre de negocios arruinado vive mejor, en lo referente a comodidades materiales, que un hombre que nunca ha sido bastante rico como para tener ocasión de arruinarse.

Así pues, cuando la gente habla de lucha por la vida, en realidad quieren decir lucha por el éxito. Lo que la gente teme cuando se enzarza en la lucha no es no poder conseguirse un desayuno a la mañana siguiente, sino no lograr eclipsar a sus vecinos.

Es muy curioso que tan pocas personas parezcan darse cuenta de que no están atrapadas en las garras de un mecanismo del que no hay escapatoria, sino que se trata de una noria en la que permanecen simplemente porque no se han percatado de que no les va a llevar a un nivel superior. Estoy pensando, por supuesto, en hombres que andan por los altos caminos del poder, hombres que ya disponen de buenos ingresos y que, si quisieran, podrían vivir con lo que tienen. Hacer eso les parecería vergonzoso, como desertar del ejército a la vista del enemigo, pero si les preguntas a qué causa pública están sirviendo con su trabajo no sabrán qué responder, excepto repitiendo todas las perogrulladas típicas de los anuncios sobre la dureza de la vida.

Fuente: La conquista de la felicidad, Bertrand Russell

Mi perspectiva personal podría ponerla tan simple como esto: es totalmente posible ser simultáneamente exitoso y feliz. Cuando juego, juego para ganar y me esmero con todo lo que tengo para lograrlo. Me encanta ganar cuando juego, pero elijo no jugar de cualquier manera ni ganar a cualquier precio.

Me pareció útil el estilo provocador de Bertrand Russell porque me interesa despertar la mayor cantidad posible de intercambios sobre este tema. Me pregunto ¿por qué hay tantos que luchan por el éxito y pagan un precio tan alto como su felicidad? Y llevado el asunto al extremo, como en la película El Abogado del Diablo, están incluso los que llegan hasta la auto traición y venden su alma a cambio de fama, poder y éxito.

Sumate con tus comentarios así hacemos juntos que la conversación se ponga buena.

Por Andres Ubierna

Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • http://piernodoyuna.com/ piernodoyuna

    Muy interesante el artículo. Solo una observación: si pudieras darle un color más oscuro al texto, se leería mejor, que la falta de contraste cansa mucho la vista.

    Un saludo.

  • http://www.plataformaaurea.cl carlos

    Cuando Russell dice éxito, está diciendo eclipsar a los vecinos. Cuando tu dices que se puede ser exitoso y feliz, ¿estás hablando de ese éxito del que Russell habla?
    Me tinca que no, por lo que no hay mucho que cometarle a Russell, tiene razón y ya, pero no se si es muy perspicaz en cuanto a conocer las inquietudes de todos los emprendedores: o conoció a empresarios de caricatura, o a los tíos en los que estas caricaturas se inspiran, o son simplemente los prejucios anti empresariales que todos los intelectuales de izquierdas tenían por esos años, o en esos años era así la cosa y ningún hombre bueno se hacía empresario -lo cual es poco probable.

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Gracias Carlos!
      Creo que es muy importante para todos, o al menos lo fue para mí, reflexionar para encontrar una definición de éxito propia y no vivir persiguiendo esas definiciones que nos vienen desde afuera, que nos venden desde diferentes frentes. Mi intención con el artículo es invitar a esa reflexión mostrando la paradoja en la que muchos experimentan un profundo vació e infelicidad al alcanzar ese “éxito” hueco que persiguieron ciegamente. Si deseas más sobre el tema, sugiero ver el video que publico aquí: http://andresubierna.com/%C2%BFte-consideras-una-persona-exitosa/.
      Un abrazo!

      • Romina Casaubón

        Estimado Andres, realmente comparto con Usted el artículo los Infelices Éxitosos, el cual sirve para frenar unos minutos y reflexionar sobre los actos que realizamos para lograr nuestro éxito y felicidad, y porqué no sobre los demás.
        Hoy en día es muy común ver personas muy exitosas laboralmente, quiero decir en muy buenos cargos, con aptitudes encantadoras para enfrentar problemas de negocios imposibles, para eso invierten mucho tiempo de sus vidas, por supuesto que obteniendo retribuciones interesantísimas, PERO al mismo tiempo se sienten infelices, no pueden sentir la sensación de felicidad, porque no saben cuál es la felicidad para ellos. Creo que lo material esta por encima de los espiritual, sin poder resolver lo interno que convive diariamente con uno.
        Además para darle más certeza al artículo podemos analizar el porqué de tantos problemas de estrés y de enfermedades nuevas generadas por la insatisfacción como persona.
        Otro punto interesante de su publicación es VENDER EL ALMA por cualquier precio, lo mas triste es que se estan perdiendo los valores naturales que son parte de una sociedad, logrando así regar la desconfianza entre nosotros y a su vez no nos damos cuenta que somos parte del cuase de nuestra comunidad.
        Gracias,

  • http://puertomanagers.com/ Victor Raiban

    Solo si respondes a tus valores y estas en paz con tu conciencia , teniendo la libertad para caminar en la vereda del sol eres exitoso.
    No importa la vara por la que te midan, solo por la que tu te enfrentes a la hora de mirar si has cumplico y has dejadao un legado. Conicido con vos que puede ser exitoso y ser feliz.. Ser exitoso es una cuestion de medida que responde solo a tu hacer y tener cuando mas coincida con tu ser mas cercano a la paz y feliciad.

    Buena discusión!

    Abrazos

  • http://guzmanlastra.com Arely Lastra

    Para mí, el éxito tiene que ver con el logro de mis objetivos y metas.
    Muchas personas cuando hablan de éxito, se refieren sólo a éxito profesional o económico, dejando de lado otros aspectos importantes del ser humano como su salud física y mental, su vida familiar y espiritual. Mi visión de éxito es Integral, para mí es importante lograr mis objetivos siendo fiel a mis valores, respetando mi cuerpo, cuidando mi salud emocional, y mi vida familiar.
    Creo que el conflicto llega cuando establecemos nuestros parámetros de Éxito en función de lo que se “cree” que deberíamos lograr y no vamos en busca de lo que realmente tiene significado para cada uno de nosotros. Soy una firma creyente de que se puede ser exitosa y Feliz.

    Saludos..

    Arely Lastra

  • http://alejandraferreiro.blogspot.com Alejandra Ferreiro

    Hola Andrés, Hola a todos,

    “¿por qué hay tantos que luchan por el éxito y pagan un precio tan alto como su felicidad?”

    El éxito significa algo diferente para cada persona, de acuerdo a los ideales de cada uno, puede tender a expresarse en distintos campos. Es decididamente doloroso aceptar que no podemos tener todo o ser exitosos en todo, o todo el tiempo. La vida se encarga de enseñárnoslo. Y no siempre estamos preparados para las frustraciones que nos tocan. Lo paradójico es que incluso aquellos que aparentemente les va
    tan bien, tarde o temprano lloren sus almohadas. Cómo esto de la plenitud que se busca afuera y el vacío
    interior que esta aplastando a muchos?

    Yo personamente, antes que de EXITOS prefiero ponder el foco en los LOGROS.

    La palabra EXITO me remite DEMASIADO al reconocimiento externo más que interno, me evoca a alguien tal vez demasiado prisionero de la mirada del otro. Tengo la sensación que hablar de LOGROS me remite más a una medida ligada más a lo interno, y por tanto más auténtica, en la que la satisfacción es conmigo mismo.

    Los seres humanos, necesitamos naturalmente las dos cosas: tener logros y gozar de la mirada del otro, y
    de nuestra propia autoestima.

    El tema está en el GRADO de dependencia que uno tenga con eso, y en el grado de EXIGENCIA respecto a las aspiraciones para que algo sea considerado UN LOGRO. La infelicidad o el venderle el alma al diablo, a veces tiene que ver con eso… el video que Andrés nos ha recomendado ver
    http://andresubierna.com/%C2%BFte-consideras-una-persona-exitosa/ habla de la ansiedad por mantener el status. El status en nuestra sociedad occidental actual está ligando al logro profesional y económico y al reconocimiento social que esto implica. El alma se la vendemos al diablo cuando nos creemos que las necesidades de las que estamos hablando, son las UNICAS necesidades, pero no son las únicas. A partir de la mitad de la vida surgen otras necesidades de orden más espiritual, ligadas a la necesidad de encontrarle un sentido trascendente a nuestra vida. Esto es algo UNIVERSAL, aunque muchos no se den cuenta.
    Lo que pasa es que para acceder a la posibilidad de estar en sintonía TAMBIEN con esas necesidades, hay que bajar un cambio en la lucha desenfrenada en el frente EXTERIOR más ligado al TENER o al SER EXTERIOR, para conectarnos con lo INTERIOR. Esa conexión interior es lo que puede contrarrestar la sensación de VACIO que se produce ante los quiebres de la satisfacción exterior. Pienso en el hombre que es exitoso pero llora por la noche sobre su almohada (video). Los invito a ver mi último post (inspirado por la pregunta de Andrés) en mi blog http://alejandraferreiro.blogspot.com/2011/04/el-pajaro-azul-interior.html, hacer esta clase de simples ejercicios (aunque parezca increíble) es lo que puede ayudar a un ejecutivo que siente vacío y se angustia por las noches como el que refiere De Botton… estos ejercicios tan simples también son los que llevan a la gente a encontrar la manera de descubrir si el proyecto que están desarrollando es AUTENTICO, si necesita retoques o transformaciones de grado o de área, o de lo que sea, a efectos de ponerlo a tono con las otras necesidades interiores que TAMBIEN pugnan por ser satisfechas. Todo atenta hoy para distraernos de lo interior. Hace falta abrirle un espacio de manera consciente y voluntaria, para que esa otra información que proviene de adentro, no de afuera, pueda enriquecer también nuestra vida. Aquello que Maeterlinck llamó LA BUSCQUEDA DE NUESTRO PAJARO AZUL. Se trata de que lo de afuera entre en sintonía con lo de adentro. Que la valoración o la tónica de lo que se hace deje de estar monopolizada por el afuera sino que se alquimice con nuestras necesidades más profundas, también. Esto que digo es un proceso, no es fácil, pero tarde o temprano, luego de la mitad de la vida, la felicidad empieza a pasar también por ahí.

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Gracias Alejandra! Acabo de leer tu artículo y dejar un comentario allí.

  • Pingback: Bitacoras.com

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline