Limitados por nuestro ADN

13

“El cambio en la sociedad es de secundaria importancia; eso ocurrirá natural e inevitablemente cuando usted realice ese cambio en usted mismo: Revolución Interna.” Krishnamurti.

Si usted ha pasado tiempo dentro de las organizaciones grandes, sabe que pedirles que sean ágiles estratégicamente, innovadoras inquietas o sitios de trabajo verdaderamente estimulantes – o algo más aparte de eficientes – es como pedirle a un perro que baile tango. Los perros son cuadrúpedos. Bailar es algo que no viene codificado en su ADN. Lo mismo sucede con las corporaciones. Su ADN gerencial hace que algunas cosas sean fáciles pero otras virtualmente imposibles. Todo es cuestión de mejor, más rápido y más barato o el equivalente a nivel empresario de lo que hacen los perros al perseguir a los gatos y alzar la pata en todos los postes de luz.

Para resolver algunos de los sacrificios más odiosos de la administración moderna y manejar las discontinuidades desorientadoras del mañana hará falta algo más parecido a una terapia de reemplazo genético. Permítaseme explicar.

La administración moderna no es simplemente un conjunto de herramientas y técnicas útiles: es un paradigma. Un paradigma es más que una forma de pensar: es una manera de ver el mundo…

“Un paradigma es un criterio para elegir los problemas que… supuestamente tienen solución. En gran medida, son ellos los únicos problemas que la comunidad… instará a sus miembros a afrontar. Otros problemas… son rechazados por metafísicos… o por ser sencillamente demasiado problemáticos para merecer que se les dedique tiempo. Un paradigma podría incluso aislar a la comunidad de los problemas socialmente importantes que no se pueden redudcir a la forma [familiar] del rompecabezas porque no se pueden plantear en relación con las herramientas conceptuales e intrumentales que el mismo paradigma ofrece“. Esto dice Thomas Kuhn autor del libro La Estructura de las Revoluciones Científicas.

Un paradigma es un estado de conciencia…

Todos somos prisioneros de nuestros paradigmas, y como gerentes somos cautivos de un paradigma que eleva la búsqueda de la eficiencia por encima de cualquier otra meta. Esto escasamente sorprende si se considera que la gerencia moderna se inventó para resolver los problemas de ineficiencia.

Taylor, en su calidad de padre de la administración científica, sostenía que la eficiencia era el resultado de “saber exactamente lo que se espera que hagan los empleados y después cerciorarse de que lo hagan de la manera mejor y más barata”. [Esto sirvió para mucho, pero hoy se convierte en una prisión mental para plantearnos los nuevos desafíos y buscar formas de atenderlos]. Si Taylor mirara el estado actual del management desde su cielo perfectamente organizado, sonreiría a los acólitos de Six Sigma que aún hoy difunden su evangelio. Tal vez su única sorpresa podría ser que los gerentes del Siglo XXI continúan obsesionados por los mismos problemas que ocuparon su mente inventiva hace 100 años.

También apareció Max Weber con su modelo de organización, que también ayudó y sumó en muchos aspectos, pero que derivó en la burocracia como el principio organizador de prácticamente todas las organizaciones.

Hasta la fecha, estamos limitando nuestro progreso porque vemos el mundo organizacional desde un paradigma centrado en la eficiencia y basado en la burocracia. Entonces improvisamos, parcheamos y renovamos. Creamos proyectos y unidades de innovación… damos a nuestros empleados el apelativo de “asociados” e “integrantes de equipo”… alentamos al personal a acoger el cambio… hablamos de meritocracia… pero seguimos actuando desde el viejo nivel de conciencia, desde el viejo paradigma, y el simple hecho de hablar de revolución nos pone los pelos de punta.

Sin embargo, a pesar de nuestras reservas, sabemos que la tesis de Kuhn es indiscutible: el verdadero progreso exige una revolución… una revolución de conciencia.

Selección y agregrados libres de Andrés Ubierna sobre The Future of Management, de Gary Hamel

Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • Juana

    La única revolución es saber lo que somos, y actuar en consecuencia.
    Responsabilidad individual para conseguir responsabilidad colectiva …. más mirarse a uno mismo y menos “echar culpas” a los demás …. el cambio es interior.
    Totalmente de aucerdo con:
    Un paradigma es un estado de conciencia…

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Gracias Juana y fundamental la conciencia de responsabilidad sobre la que ponés énfasis!

  • http://arquitecturadecasas.blogspot.com/ Héctor H. Zorrilla

    El texto en sus newsletters y en este blog es muy poco contrastado. A personas como yo les cuesta leer. Pero lo extraño es que no condice con la intención de compartir conocimientos, advertir e iluminar. Si usted pone un cartel y las letras no están bien definidas por bajo contraste, deja sin leerlo a una proporción importante y dice: lo pongo a mi manera y no me importa si usted puede leerlo o no.

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Gracias por el feedback, veré que hacer al respecto para que la experiencia de lectura sea más confortable.

      Entiendo que pueda interpretarse, que no me importa si puede leerlo o no, pero esta es su interpretación y le aseguro que me importa y mucho que todos puedan leer los artículos que publico. Así que veré de tomar acción al respecto.

  • http://albeabcn.com Albert Cediel

    El mundo de la empresa en los últimos 40 años ha cambiado más que nunca en la historia del hombre. La misión, la visión de la empresa han sufrido un cambio radical.

    Las empresas en los años 70 tenían como objetivo único el deseo de suministrar en grandes cantidades, y utilizaba mano de obra masiva para cumplir su objetivo, suministrar producto. Y su misión era el beneficio económico exclusivamente para la empresa.

    Años más tarde en una segunda etapa la empresa se dedica a mejorar la calidad de sus productos. Vinieron la robotización y la mecanización y se hizo necesaria la formación de los trabajadores para implantar mejoras. La misión de la empresa es rentabilizar el capital para el accionista.

    Actualmente estamos viviendo la fase final de la tercera etapa. Se aceleran los procesos, se invierte en I+D para mejorar la calidad de vida de los consumidores y procurarles servicio. Adquieren importancia la tecnología y el diseño aparece la necesidad de delegar y se hace preciso gestionar los roces dentro del equipo. La misión de la empresa es crear valor para muchos de los actores que se involucran en la misma, además del accionista.

    En la cuarta etapa en la que estamos a punto de entrar se habla de responsabilidad social corporativa, del desarrollo sostenible y de salud. Los valores en auge serán la creatividad, el conocimiento, la intuición, la generosidad, el interés y la capacidad de aprender. Es el momento de la experiencia espiritual y la misión de la empresa será convertirse en un espacio de auto conocimiento y de crecimiento espiritual, entendiendo la palabra crecimiento como una transformación de la fuerza del deseo egoísta que nos mueve a cada uno de nosotros en un deseo altruista de dar.

    Sin prisas pero sin pausas!!!! Quiero dejar esta breve reflexión para decir que avanzamos, lentamente pero nos movemos hacia adelante.

    • Arnold Cochran

      Hola Albert,
      Quiero comenzar informándote de que soy un fiel lector de este blog, porque encuentro que el Sr. Andres Ubierna escoge temas relevantes, edificantes y a la vez los presenta de forma excelente, sencilla y al punto. También quiero mencionarte que no respondo a comentarios ni a críticas de artículos a menos que encuentre el mismo necesario.
      Creo que la gran mayoría que sigue los artículos del Sr. Andrés Ubierna responden de forma adecuada y de manera intelectualmente marcada, lo cual es suficiente para mí poder absorber el conocimiento y ejecutar mi análisis crítico sin necesidad de comentar.
      Sin embargo, tus comentarios sobre este tema (tan poco entendido y abordado por muchos) me han hecho mucho sentido y ha motivado en mí comentarlo. Lo que tú indicas en relación a las tendencias y las transformaciones de visión y misión de las empresas me parecen muy correctos y acertados, pero surge entonces la pregunta de ¿No será cierto entonces que estos cambios de visiones y entendidos de cómo concebir la actitud empresarial es algo que se dará inevitablemente, aun sin hacer el menor intento por cambiarlo? O ¿Será que estos cambios son parte de la evolución natural universal a la que estamos todos sujetos? Pero, ¿Qué pasa entonces con el individuo? Será que este se transforma por iniciativa propia (de adentro hacia afuera) o será que es transformado (de afuera hacia adentro) por influencias externas, quizás por los paradigmas que muy acertadamente menciona el articulo.
      Estoy muy de acuerdo con Ubierna de que aun seguimos viendo el progreso de las organizaciones desde un punto de vista burocrático centrado en la eficiencia: limitando así nuestro progreso individual (eficacia) que a su vez redundaría en un progreso social y finalmente universal. Por tanto, creo definitivamente que la tesis de Kuhn es una acertada y necesaria su exploración y ejecución, porque la verdadera revolución debe ser una de conciencia y no práctica. En mi opinión, la cual creo que compartimos, el individuo debe transformarse a conciencia y por elección propia hacia un fin donde el bien común sea su principal objetivo y no el bien particular, el cual hasta hoy sigue siendo la norma en el mundo empresarial, político y social. Gracias por compartir tu excelente comentario Albert.

      • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

        Gracias Albert y Arnold por dejar su aportes!

  • Arnold Cochran

    Hola Albert,

    Quiero comenzar informándote de que soy un fiel lector de este blog, porque encuentro que el Sr. Andres Ubierna escoge temas relevantes, edificantes y a la vez los presenta de forma excelente, sencilla y al punto. También quiero mencionarte que no respondo a comentarios ni a críticas de artículos a menos que encuentre el mismo necesario.
    Creo que la gran mayoría que sigue los artículos del Sr. Andrés Ubierna responden de forma adecuada y de manera intelectualmente marcada, lo cual es suficiente para mí poder absorber el conocimiento y ejecutar mi análisis crítico sin necesidad de comentar.
    Sin embargo, tus comentarios sobre este tema (tan poco entendido y abordado por muchos) me han hecho mucho sentido y ha motivado en mí comentarlo. Lo que tú indicas en relación a las tendencias y las transformaciones de visión y misión de las empresas me parecen muy correctos y acertados, pero surge entonces la pregunta de ¿No será cierto entonces que estos cambios de visiones y entendidos de cómo concebir la actitud empresarial es algo que se dará inevitablemente, aun sin hacer el menor intento por cambiarlo? O ¿Será que estos cambios son parte de la evolución natural universal a la que estamos todos sujetos? Pero, ¿Qué pasa entonces con el individuo? Será que este se transforma por iniciativa propia (de adentro hacia afuera) o será que es transformado (de afuera hacia adentro) por influencias externas, quizás por los paradigmas que muy acertadamente menciona el articulo.
    Estoy muy de acuerdo con Ubierna de que aun seguimos viendo el progreso de las organizaciones desde un punto de vista burocrático centrado en la eficiencia: limitando así nuestro progreso individual (eficacia) que a su vez redundaría en un progreso social y finalmente universal. Por tanto, creo definitivamente que la tesis de Kuhn es una acertada y necesaria su exploración y ejecución, porque la verdadera revolución debe ser una de conciencia y no práctica. En mi opinión, la cual creo que compartimos, el individuo debe transformarse a conciencia y por elección propia hacia un fin donde el bien común sea su principal objetivo y no el bien particular, el cual hasta hoy sigue siendo la norma en el mundo empresarial, político y social. Gracias por compartir tu excelente comentario Albert.

  • http://www.fractalteams.com MIchel Henric-Coll

    Son muchos años enseñando únicamente lo mismo, formando y moldeando las mentes con la misma horma.
    La enseñanza, lo ha confirmado últimamente Ken Robinson, no educa a pensar por si mismo sino a adoptar la forma oficial – y limitada – de pensar.

    No es de extrañar que estemos presos de un paradigma, esto es lo que se quiso.

    En materia de management, la prisión mental tiene como arquitecto Descartes, como jefe de obras Taylor, y como capataces unos cuantos seguidores que han reforzado su mensaje.

    Aún hoy en día, el mensaje oficial es taylorista. En todas las conferencias sobre dirección de personas a las que he tenido la paciencia de asistir este año, el mensaje ha sido un refuerzo del pensamiento y modelo taylorista. Algunos de los conferenciantes son miembros del Top Ten Business Xperts. Se olvidaba de precisar que son expertos en management de los principios del siglo XX.

    No me puedo creer que sean todos egoístas embusteros predicando por su cuenta bancaria personal. Están atrapados en un caja mental secular y como, además, se les llenan las salas de auditores, terminan siendo víctimas de una ilusión que no llegan a distinguir de la realidad actual.

    Conseguir que gurus y empresarios escapen del paradigma, esto es el reto principal. En lugar de perder el tiempo con “buenas prácticas” (que consisten en hacer muy bien algo muy equivocado), los esfuerzos deberían centrarse en cambiar los chips mentales. Otra vez citemos al gran Albert: “no es posible resolver un problema aplicando la misma forma de pensar que lo ha creado”.

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Michel,

      Coincido con tu pensamiento, y aunque a veces creo que existió (y existe) la intención de modelar la conciencia humana en cierto formato, para que operemos (pensar, sentir y actuar) de cierta manera, no tengo elementos que me permitan verificar la inferencia de intención.

      Por lo que leo en tus comentarios y libros, entiendo que vos sí los tenés. De ser así, te estaré agradecido si pasas algunas de tus fuentes para investigarlas por mi cuenta y chequear esta “intencionalidad”. ¿Te estás refiriendo a alguna teoría conspirativa?

      Un abrazo y desde ya gracias.

  • Pingback: LIDERAZGO DE LA DIVERSIDAD « Coaching Emocional

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline