La historia de Caperucita Roja contada por el Lobo

39

caperucitaEstamos acostumbrados a escuchar la historia de Caperucita Roja desde el lugar de la niña… Sin embargo, existen otras interpretaciones posibles, así que el fin de semana pasado tomé mi auto y me fuí al bosque, intentando entrevistar al Lobo.  Después de caminar por largo tiempo, pude cumplir mi cometido. Aquí va la transcripción de la parte más jugosa de la historia que me contó el Lobo:

“El bosque es mi hogar. En él vivo, y me importa mucho este lugar. Lo amo con todo mi ser y trato de mantenerlo siempre cuidado y limpio. Me gustan mucho las flores silvestres y los nuevos brotes verdes de los árboles.

Un día de sol, mientras estaba yo limpiando la basura que unos turistas desaprensivos habían dejado en un claro del bosque, escuché pasos. Como podía tratarse de algún peligro, corrí a esconderme detrás de un árbol. Entonces vi a una pequeña niña bajando por el sendero. Llevaba una canasta colgada de uno de sus bracitos y cortaba las flores y hojas tiernas que a su paso encontraba.

No podría asegurar por qué, tal vez por esa actitud, quizás porque estaba vestida de una forma muy rara (toda de rojo y con su cabeza cubierta, como si quisiera que nadie supiera quién era ella), lo cierto es que desconfié de aquella niña. Naturalmente la detuve y le pregunté quién era, de dónde venía y adónde llevaba todo eso. Me contestó con una extraña historia sobre su abuelita y la canastita con el almuerzo que le llevaba.

Paracía una persona honesta, pero estaba en mi querido bosque, cortando mis flores y brotes tiernos, y ciertamente parecía sospechosa con esa vestimenta que llevaba. Por eso decidí que debía enseñarle que no estaba bien andar por el bosque ocultando su cara y cortando flores y brotes verdes.

La dejé seguir su camino, pero corrí, adelantándome, hasta la casa de su abuela. Cuando vi a esa linda viejecita, le comenté lo que había pensado, y ella estuvo de acuerdo en que su nieta necesitaba una pequeña lección. Acordamos que no se dejaría ver hasta que yo la llamara y por eso se escondió debajo de la cama.

Cuando llegó la niña y abrió la puerta, la invité a pasar al dormitorio, donde me había acostado vestido como su abuelita. La niña entró acalorada y al verme me dijo algo desagradable sobre mis “enormes orejas”. Ya me habían insultado antes y por eso traté de suavizar las cosas, sugiriendo que mis “enormes orejas” me ayudarían a oírla mejor. Mi intención era darle a entender que ella me agradaba y por eso quería prestar mucha atención a lo que me decía.

Pero ella hizo otro comentario agraviante sobre “mis ojos saltones”. Se imaginarán cómo me estaba comenzando a sentir respecto a esta niñita que, bajo una apariencia bella, escondía a una persona muy agresiva y desagradable. Aun así traté de superar mi enojo, diciendo que mis grandes ojos me ayudaban a verla mejor. Su siguiente insulto realmente me llegó.

Ocurre que mis dientes me acomplejan mucho, y esta niña se rió de ellos señalando lo grandes que eran. Ahora sé que debía haberme controlado, pero no lo hice. Salté de la cama y le aullé que mis dientes eran para “comerla mejor”.

Seamos realistas: ningún lobo podría comerse a una pequeña niña. Todo el mundo sabe eso. Pero esta loca niña comenzó a correr por toda la casa gritando mientras yo la seguía, tratando de calmarla.

Para no seguir ocultándome en un disfraz, me había quitado la ropa de la abuela, pero esto agravó aun más las cosas.

De repente, la puerta cayó destrozada y apareció el guardabosque con su hacha. Lo miré y me quedó claro que yo estaba en problemas. Había una ventana abierta detrás de mí y hui por ella rápidamente.

Me gustaría decir que ése fue el final de la historia. Pero la abuelita nunca contó mi versión de lo ocurrido. Se corrió la voz de que yo era malo y desagradable. Todo el mundo comenzó a evitarme…

No sé que fue de aquella niña con esa extraña vestimenta roja, pero si quieren saber algo de mí…: desde entonces no he vuelto a vivir tranquilo y feliz.

Te agradezco Andrés, que después de tanto tiempo alguien se haya interesado por conocer mi verdad.

Aquí no tengo tecnología, pero me dijo un pajarito que tu blog es muy leído… Mis horas en este bosque están contadas así que no quiero nada para mí ni mi imagen pública, pero espero que se difunda por el mundo lo que ahora te conté y que la próxima vez que tus lectores escuchen hablar de una persona, sean conscientes que, si bien esa historia puede estar basada en datos verdaderos, no contempla todos los hechos ni toda la información posible. Siempre hay otras historias sobre la misma situación.”

Por Andrés Ubierna con una selección de Conversar, de César Grinstein.

Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • http://www.insidecoaching.blogspot.com Luisa Elena Sucre

    Hola Andrés!

    Este relato está GENIAL, lo usaré (citando siempre la fuente y sus autores) en mis talleres de Liderazgo e Inteligencia emocional.

    Me encanta tu blog, agregas mucho valor… ¡gracias por tus regalos!

    Feliz fin de semana,

    Luisa Elena
    Caracas, Venezuela

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Gracias Luisa Elena!!!

  • Fernando

    Andres, si bien también digo que siempre cada historia o hecho tiene dos interpretaciones que pueden distar en algunos puntos de vista y para ser imparciales hay que saber las dos partes ….No se me habría ocurrido citar a la Caperucita Roja desde la visión del Lobo….Simplemente Genial….

    Saludos, desde Chile.

    Fernando Pavez

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Abrazo Fernando para esas tierras a las que amo tanto!

  • http://blog.fractalteams.com Michel Henric-Coll

    Es fantástico (en ambos sentido de la palabra). Me viene como anillo al dedo para comentar sobre los tipos lógicos, que fueron uno de las grandes aportaciones de Watzlawick y la Escuela de Palo Alto a la visión sistemista.

    No viene mal, creo, recordar que en la teoría de los tipos lógicos, un mismo objeto puede pertenecer a varias clases a la vez. Así es como un cubo rojo de madera pertenece a la clase cubos, a objetos rojos y a juguetes (apare citar unos).

    Significa que la definición depende del contexto y de con qué ponemos el objeto en relación, permitiendo definiciones todas diferentes y sin embargo todas ciertas.

    El constructivismo, por su parte, considera la realidad como una percepción y por tanto, pueden haber tantas “realidades” como sujetos que perciben.

    Si bien explico esto en el contexto empresarial (véase “capas lógicas” en http://www.fractalteams.com/ebook_falacias/mito-de-la-excelencia.html), nunca habría soñado con una metáfora tan potente e ilustrativa como Caperucita vista por el Lobo.

    Una gran historia, enhorabuena (una vez más).

    Michel Henric-Coll

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Gracias Michel por pasar y dejar esa huella siempre tan valiosa!

  • Pingback: Un versión muy diferente de la caperucita y no es la porno

  • Cecilia San Sebastian

    Simplemente excelente, es increible como uno puede cambiar la interpretación de los hechos si cuenta con más datos.
    Muchas Gracias por compartirlo.

    Saludos,
    Cecilia

    • Osvaldo

      Esta bien el relato del punto de vista del villano, pero también hay ocasiones en las que se debería profundizar sobre el relato del villano, porque en algunos lugares se suele decir que el villano no lo debe ser tanto, y se minimiza tanto su actitud como su pensamiento, olvidando algo tan simple como el sentido común y entonces nos encontramos con esa clase de gente al frente de una empresa o tal vez de un gobierno.

      • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

        Mmmm, qué buena reflexión Osvaldo que propones. Gracias!

  • Andreina

    Excelente Andres!

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Me alegro Andreina que te haya gustado!

  • Carmen Riera Roura

    Todos en algun momento hemos tenido alguna experiencia como la del lobo. Y me quedo reflexionando el final de lo que dices:

    —–la próxima vez que tus lectores escuchen hablar de una persona, sean conscientes que, si bien esa historia puede estar basada en datos verdaderos, no contempla todos los hechos ni toda la información posible. Siempre hay otras historias sobre la misma situación.” Por Andrés Ubierna

    Una abraçada
    Carmen

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      También te abrazo Carmen!!!

  • Carmen

    Excelente presentación. Tal como lo dijera alguno de los comentaristas más arriba mencionados, si efectivamente hay realidades como tantos sujetos que existen. Esto viene bien para aprender mejor, ponerse del lado del otro para llegar a entender o dimensionar su posición, idea, que no necesariamente sea un indicativo de búsqueda de querer justificar todo, sino más bien de lograr conciliar verdades. Una mejor comunicación justamente empieza en ponerse en el lugar del otro cuando se tiene una mirada opuesta y en consecuencia, cuando se logra en la comunicación cierta empatía, conduce a que las relaciones humanas sean más democráticas y por ende conlleva a una sociedad más organizada, más feliz.

    Carmen.

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Así es Carmen, ese que destacás es uno de los puntos que en sí mismo podría cambiar el mundo!

  • Mario Arturo

    No me queda la menor duda, que siempre en una historia habran diferentes puntos de vista, lo arriesgado es quedarte con uno solo.
    Excelente entrevista al lobo

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Se lo haré saber al lobo Mario Arturo!

  • Dora Chavarria

    De todas tus lecturas, esta es la mejor. Genial!

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Gracias Dora!

  • Pedro

    Me parece genial (ya lo habia leido al relato) y como siempre estoy del lado de los villanos (que gralmente no lo son tanto, me parecería hacer una buena revisión de a Malvada Madrastra de Cenicienta y de sus sus horribles dos hijas, de la Reina que le dio la manzana a Banca Nieves cuando la culpa fue de los enanitos que de buenitos no tenian nada y me callo por no ser indecentes, Y no nos olvidemos del nabo del principe azul que derrota al dulce dragón para salvar ala histerica Bela durmiente, que solo sabemos que era tan bella por el cuento, pero como era princesa………… En fin, creo que nos metieron propiamente el cuento con los cuentos infantiles, que de nfantiles no tenian naa sino mas bien thrillers AP16 y con reservas.

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Jajaja, buenísimo lo tuyo Pedro!

  • Xavi Soro

    ¡Genial visión!
    Y si uno se queda con esta versión puede pensar que Caperucita era una mocosa malcriada y la abuela una hipócrita. Pero, para rizar más el rizo. ¿qué madre permite que su hija vaya a cruzar el bosque sola? ;-P

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Buena pregunta para las madres Xavi!

  • http://www.kgdtconsultants.com Sergio Vera Puican

    Esta es la mejor página. Me has hecho reír por lo inteligente del planteo y mostrarnos el otro lado de la historia. Lo incluiré en mis seminarios de capacitación. Gracias !!!

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Adelante Sergio… a compartirlo!!!

  • Víctor Hugo

    Hola, es interesante y un buen ejercicio literario, me gusto buen dia !!

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Me algro Víctor!

  • Carlos León

    Genial!!!
    Espero te animes a entrevistar al tentador de Adán y Eva.

    Un abrazo

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Jajaja, puede estar muy buena esta entrevista que proppones! Gracias por la idea!!!
      Abrazo!

  • Pedro

    Andrés, maravilloso punto de vista, una joyita! Gracias.
    Me permito agregar que seguramente la abuela habria tenido cosas para decir, pero ya nadie la escucha, enigmas de la tercera edad, verdad?.
    Muchas gracias, un abrazo!

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Gracias Pedro! Tu agregado está en sintonía con la manera en la que nuestra cultura trata a los ancianos y así perdemos la posibilidad de aprender de ellos.
      Un abrazo!

  • Pedro

    Me estoy enterando algunas cosas del asunto de la serpiente, que en cualquier moment pondr a consideracion.

  • Vera

    Jjajaja, Andrés! ! Qué bueno! He leido un par de distintas interpretaciones de este cuento pero la tuya es mas original y … un poco triste.
    Muchas gracias!

    Saludos desde Bielorrusia (Minsk)

  • Santiago

    Genial Andrés!! Nunca se me hubiera ocurrido escuchar al lobo, la verdad que te pasaste y plantea un punto de vista muy interesante para aplicar en el día a día. Lo único malo es que ahora voy a esperar que la próxima historia supere a la de Caperucita jaja
    Saludos!

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Jajaja, gracias Santiago!

  • Frank

    Genial …
    Saludos desde algún lugar de Acapulco.Guerrero México

  • Baby

    Me gusta esa versión del clásico, contada por el antagonista de la historia. ¡Pobre lobo! Tanto tiempo injuriado y resulta que actuó movido por buenas intenciones. 

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline