La habilidad de razonar éticamente

7

El razonamiento ético es el proceso de pensamiento que implica evaluar un evento particular, las estrategias de acción y sus consecuencias, en el contexto de estándares espirituales, culturales, o ideológicos. Es una de las habilidades para tratar con problemas éticos usando los propios estándares y valores para juzgar una adecuada estrategia de acción.

Me importa aportar al desarrollo de la habilidad de razonar éticamente, especialmente en los profesionales del coaching, así que supongamos que Usted es un coach profesional y que enfrenta las siguientes situaciones. ¿Qué haría en cada una de ellas? ¿Cómo sus procesos de pensamiento y elecciones están siendo influenciados por sus sistemas de creencias, valores, carácter, visión personal e identidad profesional?

1. Durante una relación de coaching, usted y su cliente se dan cuenta que disfrutan mucho estando juntos y se sienten físicamente atraídos.

2. Una empresa lo contrata como coach de algunos de sus gerentes comerciales durante una transición. Como parte del acuerdo el director comercial insiste en tener acceso a todas las notas tomadas durante sus encuentros de coaching.

3. Durante una reunión de coaching, recibe información sobre un perjuicio financiero que su cliente puede ocasionarle a la empresa para la que trabaja (y que es quien paga sus honorarios profesionales).

4. El director comercial de un equipo de gerentes de venta con quienes usted está trabajando, le informa que uno de dichos gerentes está siendo considerado en la nómina de gente a despedir en una próxima reestructuración del área, y le pide que no comente esta información con él.

5. Usted está trabajando con varios ejecutivos de cuenta. Uno de ellos le pone de manifiesto su odio hacia un compañero del grupo y le comenta detalles de cómo planea sabotear su carrera.

6. Un cliente le cuenta en un encuentro de coaching sobre las innovaciones de un nuevo producto que está por ser lanzado al mercado, y le aconseja sobre los beneficios que obtendría usted al comprar rápidamente acciones de la compañía que paga sus honorarios.

7. Una gran empresa le ofrece un contrato exclusivo para realizar todo el trabajo de coaching con sus ejecutivos distribuidos en 7 países del mundo. Un contrato, muy lucrativo por cierto. Sin embargo, su esposo/a trabaja allí, y no sólo sería un potencial cliente sino que además se beneficiaría enormemente con la información que usted le podría brindar.

¡Espero con ganas leer sus comentarios!

Share
  • http://acercademi.com/pablovilan Pablo Vilan

    Brillante Post, como siempre!

  • Pingback: Bitacoras.com

  • http://www.fractalteams.com MIchel Henric-Coll

    La ética: otro tema apasionante. Gracias Andrés.
    Vale, juego:
    (1) Disfrutar juntos y sentirse físicamente atraídos no es ningún problema de ética en sí mismo. Lo es porque interfiere con otras circunstancias (la del coaching siendo solamente una de ellas). Si no fuera porque ser coach requiere una máxima objetividad y quedarse en metaposición, se podría abordar el tema desde el “Adulto” racional, como sería el caso entre colegas o entre jefe y subordinado. Pero debido a la naturaleza del coaching, no veo más remedio que dejar de ser el coach de esta clienta. Por ética y por calidad profesional.

    (2) Mi carta de deontología (incorporada a mis contratos de trabajo como coach) y que firmamos la empresa y yo precisan que esto no es posible.

    (3) Mi cliente (coachee) está informado por escrito antes de que empiece a trabajar con él que, en caso de que me informara de comportamientos susceptibles de perjudicar a la empresa que me contrata, me vería en la obligación de informar a la empresa.

    (4) Mi trabajo es ayudar a mi coachee a desarrollar sus capacidades y potenciales. Si la empresa que dice querer despedirlo está dispuesta a pagar esta oportunidad, no veo conflicto ético. Mi compromiso con el coachee no es su puesto en la empresa, es su desarrollo personal.

    (5) exactamente lo mismo que el punto 3. Es perjuicio a la propia empresa.

    (6) Está prohibido por ley filtrar informaciones que pueden afectar el valor accionarial. Y mis contratos escritos me prohíben recibir información que son ilegales. Informo al coachee que tengo que informar a la empresa. Mis condiciones de ética, las firmaron tanto la empresa como el coachee antes de empezar.

    (7) Informo la empresa clienta de la situación. Hablo con mi mujer. Decidimos en la situación actual cual de los dos tiene que renunciar a su trabajo.

    (8) ¿no hay más preguntas? qué pena, me estaba gustando mucho.

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Jajajaja! Como siempre espectacular lo tuyo, tal es así que estoy empezando a quererte Michel!!!
      Un abrazo!

  • alex vasallo alonso

    la ética y la confianza son básicas en cualquier organización. Un abrazo Andrés.

  • http://www.cresermas.com Eduardo de Marcos

    Buenas Andy cómo estas!!!!!!!!1 me gusta me hagas pensar. Gracias.

    En mi caso jamás podría avisarle de antemano al coachee que ante cualquier información perjudicial para la empresa, la misma será informada. Si el coachee no va a confiar en mí, o vamos a trabajar en un lugar superficial, no tomo el trabajo. Para ayudar al coachee por ejemplo a decidir si le paga horas extras o no a un colaborador y no puedo profundizar porque desconfía que hable con su jefe, simplemente paso.

    Para mí, ayudamos al ser humano, no la empresa -aunque a la larga se beneficia-. En los casos hipotéticos planteados, el criterio de efectividad hacia el ser humano ilumina las respuestas. Es requisito OBVIAMENTE el desapego de cualquier tentación económica u ofrecimiento de continuidad laboral como coach. En el 7mo, la última palabra la tendría la empresa, que puede evaluar las posibles consecuencias y diseñar algunas soluciones alternativas. Intentar esconder semejante info a la empresa sería un asegurado suicidio ;))

    En conclusión, procuramos la efectividad del coachee y la cofianza es medular. Las empresas también tienen sus temas éticos con daños en forma directa o indirecta, al medio-ambiente. por ejemplo. Si no denunciamos a las empresas, por qué denunciar a los empleados? Porque nos pagan honorarios?

    Lo que sí creo, es que no somos justicieros, sino coachs de almas.

    Abrazo grande y TE VEO.!!!

  • Pingback: Anónimo

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline