La frustración laboral

23

Un trabajador insatisfecho es un trabajador que experimenta una frustración, es decir, la sensación de que una barrera se interpone entre él y sus esperanzas y expectativas. Las consecuencias de las frustraciones laborales pueden incluir la negligencia profesional, o un sabotaje encubierto de la productividad empresarial, a veces difícil de descubrir. Esto es lo que afirma Michel Henric-Coll, en Las Falacias del Tecnomanagement, y continúa de la siguiente manera:

Pilar Jericó [en No miedo en la empresa y en la vida, Alienta editorial] cita un estudio realizado en Finlandia acerca de 22.000 profesionales, que muestra que la probabilidad de morir de un ataque del corazón se multiplica por cinco en los trabajadores que se han salvado de una reducción de plantilla. El incremento de tensión y las consecuencias de la incertidumbre serían, junto con el aumento de trabajo por haber menos personal, los principales responsables del incremento de riesgos.

“Los valores de justicia social, de solidaridad y de equidad, o los principios de la dignidad humana y la primacía del hombre sobre la economía resultan cada vez más transgredidos… La loca carrera por las cuotas de mercado y la competitividad para conseguir o retener clientes muestra de forma cada vez más patente la regresión social como instrumento de política económica al servicio de la competitividad”. [Alain Euzéby en La organización internacional del trabajo en la tormenta de la mundialización. Le Monde, 5 de diciembre 2000]

Hubo una época en la que uno entraba a trabajar de joven en una empresa, y podía pronosticar jubilarse en la misma. Llegó la moda de la prejubilación, destinada a rebajar la media de edad de los trabajadores incentivando a los mayores a dejar el trabajo. Al cabo de unos años, se dieron cuenta de que aquello había sido probablemente un error. Por una parte, cuando se va una persona mayor de 45 años (es cuando uno empieza según la terminología oficial a ser trabajador de edad avanzada), también se va quién ha acumulado más conocimiento y experiencia, y en no pocos casos, se ha tenido que contratar como profesional externo a las mismas personas que se habían despedido como empleados. Ahora, en las grandes corporaciones y progresivamente en las empresas de menor tamaño, la permanencia de un trabajador en la empresa se acorta, la edad media sigue bajando porque se sustituye cada vez más pronto a los trabajadores.

“Lo que debería provocar la reflexión de las empresas, es que los jóvenes responsables dimiten cada vez más pronto. Un joven licenciado de cada tres deja su primer empleo en menos de dos años. Causando baja tan pronto, no dejan siquiera a las empresas el tiempo de rentabilizar su contratación. [...] No es que los jóvenes sean más vagos que antes, solo son lúcidos cada vez más temprano”. [Alexandre de Isnards, Thomas Zuber. L’open space m’a tuer. Hachette.]

Los síntomas de burn-out llegan cada vez más pronto y la rotación de personal aumenta. ¿Durante cuánto tiempo el contratar a jóvenes ilusionados y agresivos podrá seguir compensando los costes de formación, preparación y adquisición de experiencia que representa estos altos índices de turn-over? ¿Acaso hemos entrado en la época del trabajador Kleenex, de usar y tirar?

¿Quién gana en eso?

Seleccionado por Andrés Ubierna

Share
  • Lorie

    Que buen articulo, como todos los que encontre en esta pagina.
    Gracias.

    Quien gana? Creo que gana el empleado pues el corto tiempo en el que permance en la empresa es solo de formación, en tan corto tiempo la empresa no recupera la inversión que hace en su contratación y si asume costos por la poca eficiencia ya que no tiene experiencia ni conocimiento de la empresa y llegan solo a aprender de los demas.
    Pierden los empleados que quedan en la empresa y pierde la empresa, los empleados que quedan porque tienen que volver a convivir con el nuevo que llega a preguntar de todo y no aporta en el crecimiento de los procesos y nunca logra que el cargo que llega a ocupar alcance en algun momento un desarrollo dentro del area.

    Los reclutadores se dejan cegar por el curriculum, por el nombre de la universidad de la que son egresados y los ubican muchas veces en cargos que requieren experiencia y que pueden ser ocupados por personas que llevan mas tiempo en una organización y que realmente pueden desarrollar estos cargos.

    Un consejo, buscar mejores oportunidades es el ideal de todas las personas, pero tambien deben retribuir la confianza que una empresa deposita en ellos cuando los contrata, el ciclo de un empleado en un cargo, considero debe ser una primera etapa de aprendizaje, luego se debe lograr eficiencia en el cargo y por ultimo lograr un desarrollo del mismo, ese es el momento para buscar otro cargo, lo que pasa ahora es que los más jovenes no terminan ni siquiera la etapa de aprendizaje, no se hasta que punto puede ser bueno para ellos mismos.

  • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

    Gracias Lorie por tu aporte!

  • http://www.owe.com Maria Luna Duchoud

    En verdad coincido en lo explicado en lo de “la frustracion laboral”.
    Algo que rescato, leido en notas de LINKEDIn, es que a los trabajadores – rango etareo e/ 38 y 55 o + años- se los considera los pilotos de las “tormentas”, especialmente en Argentina. Esto es por vivir en un pais que se percibe desde el exterior como muy desordenado, or haber pasado tantas crisis politicas. Seria oportuno verle el lado positivo a ese “mote”. No cualquiera puede “pilotear” en medio de las tormentas. Estar nadando en la insertidumbre es para valientes, cientificos, dedicados, constantes y/ o lideres, o sea, muchos de nosotros argentinos. De todos modos las grandes empresas tendran que facilitar calidad de trabajo como calidad de vida de cada empleado. Es un recurso intanglibe pero aporta mucho tanto a empresa como a empleados.

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Gracias María

    • Teresa Kralj

      filosofía barata …

      • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

        Agradezco tu opinión Teresa y quisiera me ayudes a comprender tu mirada, estoy seguro que enriquecerías la mía y la de algunos lectores. Cuáles son tus fundamentos?
        Saludos,
        Andrés

  • http://es.linkedin.com/in/josepserracots Josep

    Yo como profesional quitaría la palabra ” frustración” cual sea el tipo de ella, en general.

    Las palabras negativas no ayudan al progreso. Soy una persona positiva y estoy convencido que podemos mejorar muchas cosas que en un principio pueden parecernos difíciles. Tenemos que aprender a decir lo que queremos decir de una manera eficiente, convincente, teniendo en cuenta que siempre hay excepciones…

    Estoy totalmente de acuerdo en que las empresas prescinden del personal “mayor” con experiencia para contratar a personal más joven. Es un error y lo hemos visto en la Banca, este caos que se ha creado por el impago de las hipotecas, estoy convencido que si hubieran aprovechado la experiencia de los que ya habían pasado por otras crisis, no hubiera pasado lo que ha pasado.

    Somos trabajadores de usar y tirar, esto es debido al exceso de personal cualificado que esta sin trabajo. Lo que no saben las empresas es que esto tendrá repercusión y cuando realmente los necesiten, se irán a mejores empresas porque a nadie le gusta que se aprovechen de ellos. A las personas no las podemos usar y tirar, no somos pañuelos.

    Saludos

  • David Lema

    “La única forma de hacer un gran trabajo es amar lo que haces”. Steve Jobs
    Motivación la falta de motivación, el estar contento con lo que haces te lleva a cambiar de empresa, otro problema grave considero que es la aspiración salarial vs. el sueldo que te van a pagar en la empresa, puede ser que las personas de edad avanzada años atrás no vieron importante capacitarse para estas actualizado en cuando a nuevas tendencias otros enfoques de realizar el trabajo, innovaciones tecnológico, por lo tanto las empresas concluyeron necesario cambiar con personas más jóvenes con ideas “frescas”.

  • http://es.linkedin.com/in/josepserracots Josep

    Muy buen artículo.
    El problema de todo esto no lo tienen los jóvenes, lo tienen los dirigentes, su egoísmo les lleva a esto. No podemos ser egoístas si no todo lo contrario y así recibiremos mucho más.

    El joven y el menos joven son conscientes de que el sueldo que perciben esta por debajo de lo ético y es normal que se aprovechen en aprender lo más rápido para irse a otra empresa. Si estuvieran satisfechos con la empresa, no se irían.

    Se ha comentado en muchísimos foros que las empresas tienen que cambiar y los empresarios de momento no se lo creen, pero se quejan que los trabajadores no rinden, que cada vez somos menos competitivos y siguen haciendo lo mismo, pagar menos y menos así se creen que van a obtener más beneficios.

    Tendremos que esperar a que se den cuenta de lo mal que lo están haciendo algunos. Si es que quieren mejorar antes de cerrar la empresa!!!.

    Saludos

  • Sonnia Navarro

    tener x períodos personal que pone todas sus energías en el proyecto para despues desecharlos es un síntoma mas de deshumanizacion que frustra generaciones

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline