La creación vital (parte 1)

2

foerster
Encontré perdidos por zonas de mi estudio hace tiempo abandonadas, unos apuntes que se nutrieron de fuentes que no registré. Me resultaron valiosos para rescatar aquí algunas de las palabras que resonaron en mí al releerlos.

Mis disculpas a aquellos de los que me nutrí por no mencionarlos ahora, pero no apunté sus nombres. Creo recordar el libro El arte del cambio de Giorgio Nardone, Paul Warzlawick… no volví sobre sus páginas como para estar seguro. Que disfruten estas líneas como lo hago yo al transcribirlas.

Diferentes acciones pueden llevar a la construcción de diferentes “realidades”.

Blaise Pascal en su Pensée 223 desarrolló una argumentación que hoy se conoce como la apuesta de Pascal.  Examina la antigua pregunta de cómo un no creyente puede llegar, por sí mismo o a través de sí mismo, a la fe. La sugerencia es interesante: compórtate como si ya fueras creyente, y la fe seguirá por causa a estas acciones. Y dado que hay al menos una probabilidad de que Dios exista, para no hablar de los potenciales beneficios (paz del alma y salvación), el riesgo de este juego es pequeño. « ¿Qué pierdes en ello? », pregunta retóricamente.

«La decisión de creer se puede mantener con éxito sólo si va acompañada de la decisión de olvidar la decisión de creer», afirma el filósofo noruego Jon Elster en Ulysses and the sirens.

«No son las cosas en sí lo que nos preocupa, sino las opiniones que tenemos de las cosas», decía Epicteto hace unos 1900 años.

Por eso, si logramos motivar a alguien a que emprenda una acción, por sí misma siempre posible, pero que no ha llevado a cabo porque en su realidad de segundo orden no veía ni sentido ni razón en cumplirla, entonces a través de la misma realización de esta acción experimentará algo que nunca explicación o interpretación alguna habría podido inducirlo a ver o experimentar.

«Si quieres ver, aprende a obrar». Heinz von Foerster, 1973

Hans Vaihinger en La filosofía del como si, escrito ya en 1911, demuestra que obramos siempre según supuestos no probados y no probables que, no obstante llegan a resultados concretos y prácticos con los que reafirmamos esos supuestos.

Interactuar con el mundo a partir de un modelo que da sentido a nuestra interacción, como si el modelo fuera existente y no una mera imaginación, lleva a resultados concretos y rápidos.

La pregunta es: «¿Qué presupuesto de tipo como si produce mejores resultados concretos?»

El supuesto de que siendo los problemas que enfrentamos como humanidad de proporciones enormes, sólo una solución igualmente enorme y trascendente puede llegar a tener probabilidades de éxito, es inefectivo, irresponsable e irrespetuoso.

No hay probabilidad alguna de cambio en el mundo sin un cambio personal ejercido libremente por cada uno de quienes habitamos el mundo.

¿Y a vos qué te parece?

Por Andrés Ubierna

 

 

 

Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • Elena

    Estimado Andrés:

    ¡Qué convocatoria!
    Voy a compartir algo de lo que preparé para mi Planificación Anual de este año:

    [...]
    Albert Einstein (1879-1955) nos advirtió:

    • “Si seguimos haciendo lo mismo no podemos esperar resultados diferentes.”
    • “No es posible resolver problemas significativos utilizando la misma forma de pensar que aplicamos en el momento de crearlos.”

    Y expresó:

    “Es una locura pensar que el mundo pueda cambiar sin que cambien nuestros modelos mentales. La crisis es la mejor bendición que puede sucederles a las personas y los países, porque la crisis trae progresos, la creatividad nace de la angustia (…) Es de la crisis que nacen la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar superado. (…) Sin la crisis no hay desafíos, sin ellos la vida es una rutina (…). Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia. Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo. En vez de esto, trabajemos nuestro talento y nuestras habilidades para encontrar soluciones, acabemos de una sola vez con la única crisis amenazadora, que es la tragedia de no querer luchar por superarla”. (“Mi visión del mundo” de Albert Einstein)

    “Lo que hace más de cuatro décadas se llamó contracultura y adhirió a ideales de ecologismo, pacifismo y feminismo (…) ha venido transformándose, hasta desembocar en una Cultura de la Comunión. No obstante, todavía aparece más ligada a un rótulo convencional como el ‘cambio de paradigma’, y lentamente va abonando el terreno para nuevas siembras en el campo de la precepción ligada a un plano depurado de maduración espiritual.” (…)

    “El desafío es vivir de un modo consciente en un Universo interconectado e interdependiente. Donde el bienestar de cada una de las partes es responsabilidad de todas las demás partes, dado que en última instancia todos son segmentos del camino.” (…)

    En ese sentido sobre el concepto de “Comunidad” Einstein dijo:

    “Un ser humano es una parte del todo, llamado por nosotros ‘Universo’, una parte limitada en el tiempo y el espacio. Se experimenta a sí mismo, sus pensamientos y sentimientos, como algo separado del resto, una especie de ilusión óptica de su conciencia. Esta ilusión es para nosotros un estado de prisión, que restringe nuestros deseos personales y el afecto hacia unas pocas personas cercanas a nosotros. Nuestra tarea debe ser liberarnos de esta cárcel ampliando nuestro círculo de compasión para abarcar a todas las criaturas vivientes y la totalidad de la naturaleza en su belleza. Nadie parece capaz de lograr esto por completo, pero la lucha por su logro es en sí misma una parte de la liberación y un fundamento de la seguridad interior.” (Extraído de “Polinización espiritual” Ecología de la Lucidez Fundacional, de Miguel Grinberg)
    [...]

    Creo que hay personas que han explicado mejor -de lo que yo pueda hacerlo- la disquisición a la que nos invitas en esta oportunidad; por eso las repito y comparto.

    Gracias.
    Saludos.

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline