Hablemos de otra clase de compromiso

5

francisco varelaEn mi antigua forma de actuar tenía muy clara mi capacidad de compromiso. El compromiso consistía en ser muy disciplinado a la hora de llevar hasta el final lo que había emprendido… Era el tipo de compromiso en el que uno agarra al destino por la garganta y hace todo lo que sea necesario para triunfar.

Hasta mucho más tarde no pude comprender otro aspecto más profundo del compromiso, de un tipo de compromiso que no comienza con la voluntad sino con la buena disposición. Empezamos a escuchar la voz interna que nos ayuda en el despliegue de nuestro destino. Tenemos la oportunidad de permanecer en un “estado de rendición”, como lo denominó Francisco Varela, sabiendo que cualquier cosa que necesitemos estará disponible en el momento de encontrarnos con nuestro destino. En ese punto alteramos nuestra relación con el futuro.

Cuando operamos en este estado de compromiso, nos vemos como una parte esencial del despliegue del universo. En este estado del ser, nuestra vida rebosa significado y, como dice Martin Buber, sacrificamos nuestra “pequeña voluntad atada” a la “gran voluntad, que se riende al destino del ser”…

Desde este compromiso surge cierto flujo de significado. Las personas se congregan a tu alrededor y comienza a formarse una conversación más amplia. Cuando estás en este estado de rendición, de fascinación, ejerces una enorme atracción, pero no porque seas especial, sino porque las personas se sienten atraídas hacia la auténtica prescencia y hacia el despliegue de un futuro lleno de posibilidades…

La “sincronicidad” puede ser definida como “el encuentro aparentemente accidental de dos cadenas causales sin relación en un suceso coincidente que parece ser al mismo tiempo muy improbable y altamente significativo”.

La gente que viene a ti es la que necesitas para dar curso a tu compromiso.

Se abren las puertas, surge una sensación de flujo y te encuentras actuando en un campo de personas coherentes que tal vez ni siquiera sean conscientes unas de otras.

Ya no actúas individualmente, sino dentro del despliegue del orden generativo. Ésta es la totalidad no fragmentada del orden implicado, de la que parecen surgir sucesos discretos. A estas alturas, tu vida se convierte en una serie de milagros predecibles.

Selección de Andrés Ubierna del libro: Synchronicity: The Inner Path of Leadership de Joseph Jaworski.

Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • http://noposeo alex vasallo alonso

    El compromiso y los valores humanos son claves de la excelecia humana y operativa de las organizaciones del futuro,

  • Elena

    “Ya no actúas individualmente, sino dentro del despliegue del orden generativo. Ésta es la totalidad no fragmentada del orden implicado, de la que parecen surgir sucesos discretos. A estas alturas, tu vida se convierte en una serie de milagros predecibles.”

    Ésto que se narra arriba es precisamente lo que me ocurrió en el año 2004 cuando me preparaba para dar un Concurso de Oposición y Méritos, donde todo se fue dando de tal manera que parecía ser un “encadenado de buenas nuevas”: situaciones que se relacionaban unas a otras para correr los obstáculos del camino y yo… lo sentía como la confirmación de que estaba por el “camino cierto”, lo sentía como si algo “invisible” me estuviese empujando desde atrás para que siguiera con entusiasmo, seguridad y confianza en que todo iba a salir bien… ¡y así fue!

    Y ahora, en estos dos días recalé en dos blogs (Suelto y Puertomanagers) que hablan el “mismo idioma” que hace años estoy hablando, con respecto a cómo deben ser las relaciones interpersonales entre los seres humanos entre sí y entre éstos y el entorno (creación).

    Tú y tu Blog son otro de los “milagros”.

    A propósito:
    http://wwwvivencias12.blogspot.com/2010/05/michio-kaku-fisico-teorico.html
    Michio Kaku, físico teórico
    “Este universo es una burbuja en una sopa de universos”
    Con respecto a esta parte del artículo:
    [...] “las personas se sienten atraídas hacia la auténtica prescencia y hacia el despliegue de un futuro lleno de posibilidades…” [...]

    “Todo llega en su justo momento”, verdad? Ni antes ni después… en el momento preciso.

    Saludos.
    Elena.

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      La sincronicidad es un fenómeno para disfrutar conscientemente: cuando estamos al servicio de la vida, la vida conspira a nuestro favor. Gracias por pasar Elena y me encantó el blog de Michio Kaku.
      Saludos!
      Andrés

  • Pingback: LIDERAZGO DE LA DIVERSIDAD « Coaching Emocional

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline