Hablemos de actitud

7

Hace bastantes años tengo la costumbre de preguntar a mis amigos o conocidos si se consideran personas con buena o mala suerte. Es un ejercicio muy interesante que me ha llevado a constatar un hecho revelador: entre una gran parte de aquellos que se consideran personas con mala suerte, hay motivos objetivos para comprender y compartir su sentimiento [opinión], ya que han sufrido reveses de toda índole que justifican su percepción, su vivencia, y la atribución de ese signo a su vida.

Pero lo más interesante es lo que ocurre entre la amplia mayoría de aquellos que se declaran personas con buena suerte. En una gran parte de las personas que consideran que han vivido una vida afortunada, se observa que también ha habido circunstancias difíciles, llenas de momentos penosos, de grandes sacrificios, penurias y vicisitudes, algunas de ellas tanto o más penosas que las circunstancias de aquellos que se sienten desafortunados.

¿Cómo es posible entonces que haya tantas personas que, a pesar de sus vicisitudes, se consideran personas con buena suerte? ¿Son acaso inconscientes o ingenuos? Nada de eso. Más bien todo lo contrario. Estas personas se consideran con suerte porque, a pesar de todo, sienten [opinan] que esas arduas experiencias les han servido para aprender, para crecer, para mejorar como seres humanos, para ampliar su percepción de la existencia, para relativizar, para soltar y saber que todo lo bueno es un regalo y que de toda adversidad se puede obtener el fruto de la sabiduría si uno pone su empeño en dar un sentido a lo vivido y decide seguir andando para compartir ese fruto con los que le rodean.

Las circunstancias vividas son similares en ambos casos… pero la vivencia y la elaboración del sentido de las experiencias es completamente diferente… unos se sienten víctimas del azar y del infortunio, mientras que otros, lejos de resignarse, deciden asumir la experiencia vivida como un activo, hacia el cual, por extraño que pueda parecer, les “conviene” estar agradecidos.

Notas tomas por Andrés Ubierna, del libro La buena vida, de Alex Rovira.

Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • Jose C

    Esto me hace acordar a la frase, “No hay nadie menos afortunado que el hombre a quien la adversidad olvida, pues no tiene oportunidad de ponerse a prueba.” Séneca

  • http://albeabcn.com Albert Cediel

    Es unica y exclusivamente nuestra percepción la que da un significado bueno o malo a nuestras experiencias. Muchas veces me he preguntado donde radica la diferencia, Porqué unos triunfan y otros fracasan ante el mismo reto? Al final he llegado a la conclusión que la diferencia entre una vida plena o una vida de miserias, en gran parte empieza por nuestras propias creencias. Son las creencias que cada uno ha cultivado através de su experiencia de vida, las que definen el caracter y la capacidad de apreciar o de quejarse, de ser feliz o de vivir en la desgracias, de triunfar o de fracasar. Cuidemos nuestra forma de pensar, pongamole una lupa a nuestros pensasmientos y creencias, la buena noticia es que podemos cambiar aquello que no nos guste de nosotros y poder reivindicar nuestro derecho con nosotros mismos.

    • Claudio G Villar

      Comparto el enfoque de la publicacion y en particular el comentario de Albert Cediel.
      La siguiente frase que cito a continuación, resume de alguna manera lo expresado :
      ” Nada espléndido se ha alcanzado excepto por quienes se atreven a creer que algo dentro de ellos era superior a las circunstancias”. -Bruce Barton.

      Claudio G. Villar

  • Araceli Acosta Riveroll

    Estoy totalmente de acuerdo, vivimos en un mundo de relatividad, no hay buena ni mala suerte, todo es segun con el cristal con que lo mires, y yo prefiero mirar el cristal de la buena suerte. Saludos.

  • http://talentosreunidos.wordpress.com Lelia

    La actitud lo es todo. En mi opinión, todo depende “del cristal con que miramos”. Prefiero ver siempre la parte buena de todo, me gusta elegir ser optimista. He visto el video de la foto que anexas a tu blog !Es impresionante el valor y el coraje que se percibe¡.
    Es muy positivo y hasta saludable “comprometerse a ser felíz” “a estar contenta”, aunque a veces la realidad sea más dura.
    Me ha encantado tu post. Enhorabuena.

  • Patricio Bustamante S.

    Creo que el tema comentado sin ser nuevo, es actual en cuanto al tratamiento del mismo.
    Sin dudas cada uno vivimos y asumimos los momentos y/o circunstancias que se nos van presentando. A su vez, las internalizamos e incorporamos (o no) a nuestras conductas y decisiones.
    Verdaderamente, el punto de fondo esta exactamente en como capitalizamos cada experiencia vivida: con una mirada positiva o con el negativismo del ¿por que a mi?
    Creo que tiene que ver con nuestras miradas a la vida.
    Ello depende de nuestras formaciones personales, tanto en lo cultural, como intelkectual y/o espiritual (sin duda que la dimension religiosa – cualquiera sea – tiene un enorme valor en este tema).
    Agradecido por permitirme dejar esta opinion.
    Atentamente, me despido de todos y cada uno.

    Patricio Bustamante S.
    Ing. Constructor
    Chile.

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline