Estaremos mejor si nuestros jefes cambian

12

boss“En realidad es mi jefe el que necesita un coach…” Esta es una de las frases que suelo escuchar en mi trabajo y que muestra la tendencia a poner el peso causal de los problemas propios en factores externos, con la esperanza ¿cómoda? de quienes buscan estar mejor siguiendo el inútil sendero de cambiar a los demás.

Podríamos parafrasearla de la siguiente manera:

“Todo lo que me mostrás es bárbaro, y me parece fantástico, pero los problemas que tengo se resolverían fácilmente si mi jefe cambia. Es él la causa de mis mayores dolores de cabeza. Por eso creo que tendrías que trabajar con él”.

Recurramos a la genialidad y humor de Quino para captar esta mentalidad.

Cuando mayor poder formal tiene una persona, mayor es la asignación que recibe de ser la causante de los problemas por quienes ocupan niveles jerárquicos menores. Una de las razones, es su capacidad de influenciar positiva o negativamente el funcionamiento de la empresa, y otra tal vez la confusión imperante entre responsabilidad y culpabilidad, y también la atracción del menor esfuerzo, de que es más cómodo quedarse como espectador que critica que meterse en el juego para mejorarlo. ¿Por qué cubrirse con el manto de la inocencia de quien culpa al otro de todos sus males, si al hacerlo se paga el peaje de la impotencia?

Cada cuál hace lo que puede y lo que quiere, pero me interesa esta reflexión sobre la impotencia que genera la mentalidad de quien cree que su vida o trabajo mejorarían sólo si cambian los otros (los gerentes o los de más poder o el gobierno, … las leyes impositivas,…la crisis,…etc., etc., etc….).

En el contexto del aprendizaje, no tiene sentido desafiar la expresión parafraseada al principio con un criterio de verdad o falsedad, de razón o sin razón, ya que lingüisticamente no contiene ni una sola observación, sino un conjunto de opiniones. El criterio más efectivo para invitar a revisar esta perspectiva es evaluando sus consecuencias: si a quien la expresa le suma o quita poder e influencia sobre su propia vida, si le permite percatarse o no de que puede hacer algo para perseguir un futuro mejor que su presente, más allá de lo desafiantes que puedan resultar las circunstancias que su jefe (o cualquier otro) le presenta.

Sería mucho más poderoso para aquel que realmente quiere estar mejor y tiene la oportunidad de trabajar con un coach, articular una mirada que podría expresar de la siguiente manera, siguiendo con el ejemplo:

“Me encantaría que me ayudes a descubrir estrategias más efectivas de acción, ver qué cosas puedo hacer distintas, qué conversaciones tener, que puedo dejar de hacer, qué técnicas puedo aprender, qué cambios de actitud y de formas de pensar podría incorporar… para responder a los desafíos que me plantea trabajar con un director al que hasta ahora no conseguí entender con claridad y no sé qué es lo que realmente espera de mí, ni qué opina de mi trabajo, ni qué cosas desaría que mejore a futuro.”

Metafóricamente: “Yo no elijo los naipes que me tocan, pero sí elijo la forma en la que los juego, y voy a aprovechar la oportunidad de contar con la asistencia de un coach para ver de qué manera puedo jugar mejor las cartas que tengo“.

Te invito ahora a dejar en tus comentarios las razones por la cuáles… NO SOY YO QUIEN NECESITA UN COACH, SINO MI JEFE… ;)

Por Andrés Ubierna

Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • Elena

    Hola!

    Quiero compartir las conclusiones a las que llegó una maestra jubilada de Uruguay: Silvia Rodríguez Borges, luego de relatar un pasaje del libro “Las voces del desierto” de Marlo Morgan, en el artículo “¿Dónde nos apoyamos?” de su Revista mensual “Una Apuesta a la Vida”, de setiembre 2011.

    A lo largo del mismo, se narra la aventura de la autora del libro en el desierto australiano.
    En el último párrafo concluye:

    [...]
    “Nadie nos enseñó el poder del pensamiento. La importancia de la plegaria, de la meditación, de la intuición. Allí reside nuestro poder. Hay una parte nuestra que podemos llamarle de varias maneras: ‘Yo soy’ ‘Yo interno’ ‘Dios en mí’ ‘Yo profundo’ ‘Mi parte divina’ que está esperando para darnos lo que necesitamos.”

    “La gran enseñanza de la historia verídica (…) fue descubrir que en ella estaba el potencial de la solución a esa situación. Todos generalmente aprendimos a ir hacia fuera como ella lo hacía,pidiendo a los otros que le resolvieran su aprendizaje.”

    “Con esto no quiero decir que muchas veces escuchar a otra persona nos hace comprender nuestra situación y resolverla, pero necesitamos desarrollar esa sabiduría que reside en nosotros mismos.
    Nuestro interior es nuestro MÁS GRANDE APOYO CON QUE CONTAMOS por siempre.”

    Y agrego…
    en nuestro interior está la oportunidad de decidir, usando nuestro libre albedrío.
    Por lo tanto las excusas y justificaciones sobre por qué “estamos como estamos” o por qué “nos va como nos va”, no irán dirigidas hacia “un otro” fuera de nos… porque cuando señalo con un dedo inquisidor a alguien frente a mi, tres dedos me señalan y acusan a mí!!!

    Se trata -al decir de Carlos González Pérez- de “empoderarse”, recuperar el poder que habitaba en nosotros y que cedimos a “los de afuera”, pues creíamos que en “otros” estaba el poder de darnos las cosas, o que podían solucionar nuestros problemas, hacernos felices, etc.
    Y cuando éso no ocurre, el único camino que nos queda es hacia nuestro interior y es -seguramente- uno de los más difíciles de hacer.

    Pero, como todo lo que es realmente bueno y verdadero para nuestra evolución y aprendizaje… cuesta trabajo… y mucho…

    Saludos.
    Elena.

  • Noelia

    Buenos días,
    es la frase que más escucho tanto en formaciones de proactividad y efectividad como en las sesiones de coaching. ¿Por qué no cambian los demás?
    Es la pataleta, el victimismo, el mirar que es más fácil que lo de alrededor cambie a cambiar yo mi perspectiva para ver qué puedo hacer…
    Así vivimos hoy, quejándonos y echando las culpas a los demás y al mundo de nuestros males, cuando todo lo que nos pasa es porque hemos elegido.
    Muy buen artículo, felicidades Andrés,
    Noelia

  • Adrián

    Lo veo como un resumen mas que superficial, mas si se trata de relaciones PERSONALES. hay muchos factores ignorados en este “trabajo” y simplemente trata de “vago” a quien se queja de maltrato.
    Sin dudas hay casos donde el empleado pasa sus incapacidades a su jefe y lo culpa de sus males, pero de ahi a generalizar el asunto es casi grotesco.
    Es una muestra mas de los TRABAJOS QUE NO SE NECESITAN, ¿para que sirve un coach? ¿cuanto cobra por algo que un psicologo o un cura hace mejor? ¡Un libro de autoayuda es mas barato!
    Seguramente el texto lo escribe un COACH. Si hay algo que cambiar seguramente una empresa tiene métodos mas serios y efectivos para resoverlos.
    El Coaching es otro invento mas de la moda mercantilista y marketinera que vive el mundo hoy. Es un Cohelo en tu empresa …

  • http://crisisodesafio.wordpress.com Joan López Casanoves

    Muy buenas noches, Andrés, Elena, Noelia y demás amig@s de Puerto Managers,

    ¿Para qué me voy a preguntar qué puedo hacer yo para mejorar mi vida, mi trabajo o mis relaciones si traspasando la responsabilidad a l@s demás todo continuará siendo “fácil”? El Universo es un lugar inhóspito en el que no elegí vivir. ¿Para qué voy a aceptarlo y aceptarme en él si las reglas del juego no me gustan?

    Gracias por compartir tan interesantes reflexiones, Andrés, Elena y Noelia.

    Un abrazo para vosotr@s y para el resto de amig@s del blog.

  • elba

    Hola Andrés, el universo se rige por leyes universales y las aceptamos. ej. la ley de gravedad. Ni forma de resistir.
    Es curioso que las personas rechacemos la ley de causa y efecto, funciona más allá de que la aceptemos, la rechacemos o la ignoremos.
    Sin duda hacernos cargo de nuestras causas (pensamientos, palabras y acciones) y Edificar nuestra vida desde el autodominio resulta mucho mas posibilitante que no hacerlo.
    Sufrimos los efectos de nuestras reacciones en emocionalidades negativas como la ira, la codicia, la arrogancia (pensamientos, palabras y acciones) que nos pertenecen igual que los efectos. Qué grande podemos ser si aceptamos la responsabilidad de quien estoy siendo.
    un beso. y gracias. Elba

  • http://elsibarel.blogspot.com Igor

    Yo creo que una gran mayoría de las personas hemos experimentado estas emociones, hemos creído en estas ideas en algún momento. También creo que cuando uno se descubre ello entonces puede usar una herramienta que en español le dicen gestionar hacia arriba, es decir, gestionar al jefe. Esto que parece raro en un principio tiene muchas lógica si se piensa que las diferencias provienen simplemente de no entendernos, y el gestionar al jefe busca bajar nuestras barreras para escuchar y conocer al jefe para poder direccionar nuestro trabajo a lo que realmente tiene valor.
    Claro que inevitablemente existirán casos dónde ese entendimiento no es posible por motivos personales, y entonces el único camino lógico y saludable es la separación, pero antes siempre está la opción de “gestionar al jefe”.

  • Victor Bergmann

    Muy buenos comentarios. Gracias Andrés, Elena, Noelia.
    Me permito plantear un caso concreto, mi reciente experiencia, quizás alejada de la filosofía que Uds. sabiamente expresan, agradeciendo sus comentarios.
    He trabajado durante 16 años en una empresa internacional, 2° a nivel mundial en su rubro, en desarrollo comercial de un segmento de producto secundario de la empresa, recientemente retirada del mercado local y latinoamericano. Como responsable comercial de 1/5 parte del país y trabajando a distancia de la oficina local de Bs. As., he intentado TODOS los caminos y realizado TODAS las propuestas imaginables para obtener o mejorar los exigentes objetivos definidos por la dirección (el jefe), tratando de sortear una gran falta de herramientas y medios. De hecho generalmente tuve éxito en los resultados, aunque “a costa de un gran desgaste” por la falta de respuestas de la dirección y limitaciones de la organización para dotar de medios y cubrir las necesidades de clientes y mercado, aunque a costa de forzar cambios y realizar propuestas alternativas. O sea, traté de abarcar las áreas de mi competencia, cumplir mis responsabilidades y además me comprometí fuertemente para proponer y llevar a cabo mejoras fuera de mi esfera de influencia. Obviamente no puedo afirmar que tuve una relación fácil con la dirección (el jefe), aunque generalmente logré que apoyaran las propuestas, forzando pequeños cambios que posibilitaron el resultado aunque a costa de un desgaste de la relación.
    Les pregunto: ¿hubiese sido mejor o más inteligente limitarse a hacer sólo lo posible, evitar forzar cambios que incomodan y aceptar la realidad tal cual es (postura habitual entre mis colegas), aún a pesar de condenar los resultados, privilegiando una relación cordial con mis jefes?. Que posición Hubiesen tomado Uds. como expertos.
    Agradezco vuestros comentarios.
    Victor

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Gracias Victor!

      Indagar en nuestra historia, revisarla, con el objetivo de aprender, siempre me resultó de mucho valor, pero para hacerlo con más efectividad primero podríamos preguntarnos concretamente qué queremos aprender de esa historia, qué futuro concreto y observable nos interesa vivir a partir de ahora gracias a esa historia y los dolores que en ella experimentamos, y las heridas que en ella recibimos… y justamente esto es lo que te invito a explorar.

      Además, qué significa para vos “mejor” o “más inteligente”, ya que “hacer lo posible”, “evitar cambios que incomodan”, “aceptar la realidad tal cual es”, son simplemente formas alternativas o caminos diferentes a los que vos elegiste tomar, o medios, que sólo se organizan internamente cuando le damos un sentido, un “para lograr qué”, un objetivo concreto ya sea sobre nuestras tareas, sobre nuestros vínculos, sobre nuestra calidad de vida…

      Luego con ese objetivo concreto en mente y con claridad sobre qué queremos aprender de la historia, estaremos mejor equipados para evaluar el pasado y los caminos que elegimos tomar en función de su impacto. Por otro lado, y reflexionando sobre los dolores de mi propia vida, aprendí que allí donde están nuestras heridas, justamente allí, se esconden nuestro dones.

      Te mando un abrazo y si la querés seguir escribime que con gusto conversamos por skype.

      Andrés

  • Armando Alonso Lopez

    Andres, saludos desde Tijuana, México, sin duda alguna vemos las cosas como quisiéramos que fueran, no como son, uno no elige a los jefes, ellos están ahí, que si bien nos sentimos cómodos con algún perfil no quiere decir que si no lo son no podemos realizar nuestra tarea, mas bien soy de la idea de celebrar tener la oportunidad de conocerme mejor como voy procesando lo que no me gusta y como acomodo esa zona de de comfort de mi personalidad que busca navegar sobre aguas tranquilas, la noticia es que cada día esas agua son mas intranquilas que nunca…..

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Hola Armando y gracias por pasar y dejar tu marca regalándonos tu experiencia… y mis saludos a todo en esa tierra hermosa y fuerte de México donde tengo tantos afectos.
      Un abrazo,
      Andrés

  • Victor Bergmann

    Andrés.
    Muchas gracias por tu respuesta y especialmente por tus reflexiones. Me impactó tu alto grado de percepción….
    Sigo tu blog con interés; he visto y recomendado muchos de tus videos en You Tube. Realmente son excelentes.Coincido con muchos ideas pero no dejo de sorprenderme por lo novedoso de tu enfoque: propone cambios importantes en la manera de ver las situaciones y realidades. Es un desafío para mi incorporarlos de verdad…..

    Me gustaría, dentro de tus posibilidades, conversar contigo por Skype (sin compromiso). Ya te agregué como contacto en esta red. En tal caso avisame por mail.

    Un abrazo.

    Victor.

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline