Esforzarse por vivir una vida ajena

7

ajenaMe despedí de Héctor con un abrazo en el que intenté trasladarle toda la fuerza de mi amor incondicional. Hacía más de 30 años que no veía a Tito, mi amigo fiel de la infancia. Resonaban en mi interior los recuerdos de aventuras traviesas de niños puros que sueñan con grandeza y heroísmo.

El encuentro me marcó. Vi en él no sólo el reflejo de las huellas que nos dejó el tiempo. También noté algo que me inquietaba: los efectos de quien vive una vida ajena…

¿En qué medida lo que quieres lograr en la vida es algo que te pertence, es algo que surgió de indagar a tu corazón y de elegir conscientemente tus propósitos, o es algo que “compraste” casi sin darte cuenta en algún momento en los mercados de la vida?

Cuando buscas alcanzar ciertos logros, ¿estás realmente intentando satisfacer un anhelo propio y actuando en libertad, o  cuando prestas atención te das cuenta que buscas alcanzar estándares ajenos?

Lo que te propongo, es reflexionar sobre esta cuestión de la “propiedad de tus deseos, de tus objetivos, de tus anhelos, de tus propósitos”, ya que son estas las fuerzas que mueven gran parte de tu vida y por supuesto, tu trabajo. El asunto da para libros, pero vale insinuarlo.

Reconozco que me dolió ver lo que produjo en Tito, mi amigo de la niñez, esforzarse durante más de 30 años en vivir una vida ajena.

Sumo para incentivarte, estos párrafos de The Hungry Spirit: Beyond Capitalism, a quest for purpose in the modern world. Charles Handy.

Pasé la primera parte de mi vida tratando de ser otra persona. En la escuela quería ser un gran atleta, en la universidad un miembro admirado de la alta sociedad, luego un hombre de negocios y más tarde el director de una gran institucón. Y aunque, de un modo u otro, sabía que no estaba destinado a alcanzar este tipo de logros, ello no me impidió intentarlo y darme de cabeza, una y otra vez, contra el mismo muro.

El problema era que, al tratar de ser otra persona, me negaba la posibilidad de ser yo mismo. En esa época se trataba de una idea bastante aterradora. Me bastaba con asumir pasivamente las convenciones de la época, valorando el éxito en términos de dinero y estatus social, centrar toda mi atención en ascender en la escala social a pesar de los obstáculos que me ponían los demás y acumular cada vez más cosas y más relaciones, en lugar de buscar el modo de expresar mis propias creencias y mi propia personalidad…

Espero con ganas leer en tus comentarios lo que quieras expresar sobre este tema…

Por Andrés Ubierna para Tito, con amor.

Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • Juan

    Es cierto, se nos ha inculcado una imagen de lo que es la felicidad y vamos tras ella ilusionados.
    Trabajamos incontables horas para comprarla y no disfrutamos de la familia y amigos y al final de nuestras vidas nos damos cuenta que la felicidad no se compra.

  • Vivi

    Cuando no te conoces a ti mismo, te das vueltas por la vida tratando de agradar al resto y adquirir o comprar las expectativas y metas de otros, cuando logras el autoconocimiento y entiendes para que estas aquí, quién eres y que puedes aportar logras la armonía, la paz y la felicidad.

  • Fernanda

    Muy buen post!.
    El vértigo de la vida actual nos lleva a enajenarnos de nuestro propio centro.
    Son “héroes” de su propia vida los que se atreven a hacer lo que verdaderamente sienten desde el fondo de sus corazones.
    Considero muy importante el hecho de conocernos más a nosotros mismos y tener en claro que tomando ese camino es la felicidad ahora. Llegar a un punto de nuestra vida dónde nos arrepintamos de no haber hecho tal o cual cosa debe ser angustiante.
    A vivir conscientes entónces y a empezar a transitar el camino que nos guía el corazón!!!

  • http://www.manuelgranada.com Manuel Granada

    Es un tema que como bien dices, da para libros……
    Creo que uno de los problemas -probablemente pecaré de superficial- es que estamos “educados para el éxito” y que uno de los parámetros del éxito, son lo ojos ajenos que nos miran, no nuestros propios ojos. Es decir, yo tengo éxito en función del reconocimiento ajeno, no en base al hecho de haber alcanzado unos objetivos o no.
    El éxito, al igual que la felicidad, etc….son parámetros difícilmente medibles -por no decir imposibles- y ello hace que los midamos en base a lo que los otros perciben de nosotros.
    Gracias por dejarme participar.

  • Patricio Bustamante S.

    Sin pretender dar lecciones, pero simplemente les regalo mi experiencia.
    Hace unos días atrás revisé otros comentarios y se tocaba el tema de nuestra misión en la vida y se entregaba una respuesta “devolviéndola” con una pregunta: ¿y por qué debemos tener una misión que cumplir?
    El tema da para mucho y, sin dudas para varios libros.
    Creo que hay varias formas de vivir la vida o, simplemente “ir por la vida”.
    Pienso que el ser humano estamos formados para pensar, discernir y tomar decisiones, por lo tanto es lo que nos diferencia de nuestros “hermanos menores” que cada día empiezan a caminar “para el lado en que despertaron”.
    Nuestra educación es un fuerte lastre.
    El medio que nos rodea no nos deja ver lo que realmente nos interesa.
    Podemos seguir con un diagnóstico ya conocido.
    El tema está en conocernos y salir del esquema “pensar con la cabeza de otros”.
    Es cierto que las rfeligiones (cai todas) tocan y orientan sobre el tema.
    También es cierto que la psicología entrega herramientas sobre lo mismo.
    Creo que lo primero es darse cuenta que no nos conocemos a nosotros mismos y estamos caminando por senderos ajenos, al menos no decididos por nosotros.
    Basta ver en las marchas y manifestaciones la enorme cantidad de consignas ques egritan y la mayoría no saben de qué se trata.
    Las preguntas tradicionales ¡Quién soy?, ¿A dónde voy?, ¿De dónde vengo?, ¿Por qué o para qué estoy aquí? y el resto de las tan conocidas, se asumen como “perder el tiempo, pues no tienen respuestas o que las respondan otros o son para tontos graves, etc”.
    Ahí está justamente el asunto: conocerse, autoconocerse.
    Vamos a poder tomar las riendas de nuestra vida y su futuro una vez sepamos quienes somos, hacia donde vamos, nuestras potencialidades, nuestras limitaciones.
    Las religiones nos hablan de nuestra misión en la vida.
    La Naturaleza nos da a conocer nuestrs características que nos indican (de alguna forma) nuestra orientación en la vida.
    Les dejo a los filósofos y pensadores el definir si tenemos o no una misión en la vida. Perosnlamnete creo que sí y es lo que le da sentido a lo que hago, pero respeto auqienes piensan que no tenemos por qué sentirnos con una misión que cumplir.
    Tratar de responder aquellas preguntas fundamentales es el inicio del camino para descubrir hacia dónde debo ir. Cuál es mi Norte. Cuáles mis puntos fijos de orientación en la vida cuando debo tomar decisiones trascendentes.
    Ayer sigería un texto de orientación que, personalmente, me ayudó una enormidad: “En busca de la propia identidad” del Padre Jaime Fernández. Edit. Patris, Stgo. Chile.
    Podemos discrepar de una serie de afirmaciones, pero es una forma de orientarse en el tema.
    Gracias por el tema y por permitirme aportar desde mi vivencia.

    Los abrazo con afecto y les deseo puedan iniciar el camino del autoconocimiento.

    Patricio Bustamante S.
    Ingeniero Constructor
    Chile

  • David Lema

    Se puede caer en este grave error cuando desde el hogar los padres dicen: “quiero que tengas una mejor vida de la que yo tuve” o “quiero que seas alguien en la vida”, el reflejo de los padres buscan en los hijos porque no cumplieron esa meta o ese objetivo anhelado y lo enfocan en ellos, al darse cuenta que eso no lo quería para la vida empiezan los problemas, muchas veces por no “desilusionar” a los padres los hijos siguen ese rumbo.
    Al vivir una vida ajena, no se logra encontrar el sentido de la vida y es ahí cuando nos hallamos con un entramado de desilusiones, ahogados por el día, es querer luchar contra la corriente, como pretender que un tigre no sea salvaje y suponer que está “domado” porque lo criamos desde pequeños.
    El placer se encuentra cuando realizamos lo que en verdad lo deseamos, ese es el caso de los mejores inventores, artistas, apasionados en su trabajo a pesar de que la gente los creía locos, no tenían una acogida en la sociedad, pero a pesar de criticas ellos lucharon porque era lo que deseaban hacer.

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline