Es la política de la compañía

3

Hace pocos años sostuve la siguiente conversación con una empleada de una compañía aérea.

“Aquí están mis vales de viaje de mil millas. ¿Cuántos necesito?”

“Tres. De acuerdo, aquí hay tres.”

“Bien, tres. ¿Hasta dónde puedo ir con ellos?”

“Algo más de dos mil millas.”

“Y, ¿me compensarás la diferencia? Quiero decir, ¿podrías devolverme por lo menos un certificado de 500 millas? Están a la venta.”

“No, usted puede comprar un certificado de 500 millas y utilizarlo ahora para ahorrar millas, pero eso es todo lo que podemos hacer.”

“¿Esto te parece justo?”

“Es la política de la compañía, no puedo hacer nada al respecto.”

“Hay otros clientes que se quejan, ¿o soy el único?”

“Todo el mundo se queja.”

“Su compañía debe hacer reuniones para recibir información de los empleados. ¿Hacen esas reuniones? La mayoría de las grandes compañías las tienen.”

“Oh sí, por supuesto que se hacen.”

“Si hubiese muchos clientes insatisfechos, ¿plantearías el asunto en la reunión? Creo que los que diseñan esas políticas deberían escuchar las opiniones de los clientes, ¿no te parece?”

“No me interesan quienes diseñan esas políticas. No voy a tratar este asunto. Mantengo mi boca cerrada, a menos que me pregunten.”

“¿Pero por qué?”

“Porque me considerarían problemática, dirían que no sé trabajar en equipo y a ese tipo de personas siempre las despiden, yo sería la siguiente. Lo siento, no vale la pena que insista.”

Fuente: Choice Theory, William Glasser

La actitud de esta mujer plantea una situación derivada de una dirección ejercida [bajo un modelo de control unilateral]. La mujer no abrirá la boca en esas reuniones si lo que dice puede ser interpretado, por alguien que esté por encima de ella, como una crítica a la política de la compañía. [Los que dirigen] la compañía sólo están consiguiendo que ella haga un trabajo mecánico. Su cerebro [su mente] no cuenta, y su corazón [su pasión], que es lo que un negocio en este medio tan competitivo necesita desesperadamente, nunca estará con la compañía.

Selección de Andrés Ubierna

Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • http://www.fractalteams.com MIchel Henric-Coll

    Es un triste y excelente ejemplo.
    Pero al final ¿quién es el culpable?
    ¿O todos son culpables?
    ¿La empresa por no permitir ningún replanteamiento de su política,
    los empleados por cavar la tumba en lña que se les enterrarán
    los clientes por seguir aportando su dinero a quienes no les tienen consideración?

    Cuando una empresa me replica de manera obstinada que “es política de la empresa”, le suelo contestar que me alegro conocerlas y que a continuación le voy a informar de cuales son mis políticas como cliente.

  • http://blogsobremanagement.blogspot.com/ BlogSobreManagement

    Buen post.

    No se si es caso real ó novelado, pero la realidad supera a la ficción. Esto nos lo encontramos en las compañías aereas, en hacienda, en grandes almacenes, etc…

    La desmotivación en el desempeño de las tareas es culpa depende del tipo de motivación del trabajador y del tipo de dirección ejercida. Esta asu vez dependerá del ejecutivo y de la política de la empresa en desarrollo del talento.

    He escrito sobre esto un post en mi blog

    http://blogsobremanagement.blogspot.com/2011/03/gadafi-mourinho-y-teresa-de-calcuta.html

    Gracias

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline