Engañar al destino

4

destinoAlgunas personas pueden pensar que debe ser fácil ser feliz mientras uno tenga la suficiente suerte de gozar de salud y ser rico y guapo. Pero ¿cómo podemos mejorar la calidad de vida cuando las cosas no son como queremos, cuando la fortuna nos ha dado malas cartas?

Uno puede permitirse cavilar sobre la diferencia entre el disfrute y el placer si no tiene que preocuparse por si el dinero se termina antes de fin de mes. Para la mayoría de la gente, tales distinciones son un lujo que no pueden concederse. Está bien pensar en los desafíos y en la complejidad si usted tiene una profesión interesante y bien remunerada, pero ¿por qué tratar de mejorar un trabajo que es básicamente aburrido y deshumanizado?

Y ¿cómo podemos esperar que la gente enferma, empobrecida o que ha sido golpeada por la adversidad controle su conciencia?

Seguramente necesitarán mejorar las condiciones materiales concretas antes de que la experiencia óptima de flujo pudiese agregar cualquier cosa estimable a la calidad de su existencia.

En otras palabras, la experiencia óptima debería [para muchos] contemplarse como la capa final de una tarta hecha con ingredientes sólidos como la salud y la riqueza, y que por sí misma es una decoración pobre. Sólo si disponemos de una base sólida de estas ventajas reales nos sirve de ayuda hacer más satisfactorios los aspectos subjetivos de la vida, [concluye la mayoría].

No es preciso decir [para los que vienen leyendo mis escritos] que la tesis que propongo va en contra de esta conclusión.

La experiencia subjetiva no es simplemente una de las dimensiones de la vida, es la vida en sí misma. Las condiciones materiales son secundarias: sólo nos afectan indirectametne, por la vía de la experiencia. Por otro lado, el flujo, e incluso el placer, benefician directamente la calidad de vida. La salud, el dinero y las demás ventajas materiales pueden o no pueden mejorar la vida. A menos que una persona haya aprendido a manejar su energía interna, las oportunidades que ofrecen tales ventajas serán inútiles [para vivir más pleno].

Y al contrario, muchos individuos que han sufrido mucho no sólo han acabado por sobrevivir, sino que también han sido capaces de disfrutar completamente de sus vidas.

¿Cómo es posible que esa gente sea capaz de lograr la armonía interna y crecer en complejidad, incluso cuando le sucedían algunas de las peores cosas imaginables?

Selección de Andrés Ubierna de Flow: The Psychology of Optimal Experience de Csikszentmihalyi. Creative Commons License photo credit: battlestone08

Share
  • Elena

    Andrés:

    has planteado realmente una cuestión muy desafiante para los que nos gusta reflexionar sobre tus convocatorias.
    Muchas veces me he hecho esas mismas preguntas.

    Creo que el “destino” uno mismo se lo va forjando y reforzando con su manera de pensar y actuar.
    Creo también que ya traemos una “misión” y la cumpliremos en la medida en que vayamos tomando las decisiones correctas (libre albedrío) en los momentos decisivos o cruciales de nuestra vida.

    Hay un dicho por ahí que dice: “Si la vida te da limones, haz limonada.” Dicho de otro modo, no te encapriches, ni seas testarudo en salirte con la tuya siempre.
    Ser flexibles, aceptar los cambios, “tener cintura”, saber “driblearle” a las adversidades que se vayan presentando.
    Y si no hay otra opción… atravesarlas.

    Siempre recuerdo una historieta de “Gebé y Doblebé” en la publicación mensual “Ciudad Nueva”, que mostraba al personaje enfrentado a la palabra “DOLOR” -gigante delante de él- y al pasar a través de ella, del otro lado, estaba saliendo y atravesando la palabra “AMOR”… o sea… aceptando el dolor se fortalecía en amor y éste llegaba a su vida.

    Tu comentabas en “Construir una visión” que al ponerle “consciencia y corazón” a la visión que uno haya construido, “el mundo parece conspirar” para que se vayan corriendo los obstáculos, uno a uno y poco a poco.

    La tenacidad y la INTENCIÓN (al decir de Wayne Dyer) son dos armas poderosas a la hora de desafiar al destino que “pareciera” estar en “nuestra contra”.

    Hoy en día somos testigos de los seres que tienen “resiliencia”, que es esa capacidad de algunos metales para volver a su forma original, después de haber tenido que soportar deformaciones, excesos y fuerzas en contrario.
    Por tal motivo se utiliza esa característica para las personas que sobrellevaron la adversidad y la sobrepasaron, saliendo indemnes y/o más fuertes aún.

    En el caso de los docentes, vemos muchos casos de resiliencia entre los niños, ya que ellos aún no están contaminados por el “tener” y otros “condicionamientos”, y sobrellevan de manera más eficaz las adversidades, porque simplemente… se dejan SER” inocente, simple, lisa y llanamente.
    Capacidad ésta que se va perdiendo, en le camino de “volverse adultos responsables”.

    Por algo Jesús dijo: “Vuélvanse como niños”, -seguramente- NO para infantilizarnos, sino para que nos permitamos SER, para “dejarnos ser”, libremente y aceptemos (aceptación no resignación) lo que se va presentando, sin volvernos nosotros mismos el obstáculo que impida que se solucione el conflicto o el problema.

    Como dice esa frase: “Lo que no me mata… me fortalece”
    Y también hay otra que dice: “Dios no nos envía ninguna prueba que no estemos aptos para superar.”

    Trabajar y esforzarse para descubrir qué es lo que nos apasiona en la vida, y de esa manera, lo que sea que se abrace con convicción y apasionamiento, ayudará a superar las adversidades que se presenten.

    Como docentes, ayudar a los niños en “condiciones desfavorables” a “empoderarse” de su vida, y así de su “destino”… es el desafío…!

    Saludos.
    Elena.

  • Pingback: Bitacoras.com

  • Carlos

    Victor, me parecieron muy interesantes tus planteos. Te comento mi experencia personal 2011. Hacia fin de año del año pasado estaba bien con mi trabajo (quizá con mucho stress y pasado de vueltas), con planes de casamiento en marzo de 2011, tenía un pasar económico con cierta tranquilidad y mi familia se encontraba bien. Hasta ahí, si bien como todos, tenía mis problemas, disfrutaba de la vida….
    En enero de 2011, luego de un episodio determinado y dolor de cabeza constante, me detectan un tumor en el cerebro. Obviamente eso golpeó toda mi estructura hasta ahí consolidad y parecía que todo se iba a venir abajo. Obviamente tuve que suspender trabajo, planes de casamiento, etc. A los 15 días ya estaba contando hacia atrás en un quirófano. Afortunadamente todo salió bien en la cirujía, aunque se removió un 50% del tumor solamente. Luego, tuve que someterme a tediosas sesiones de rayos y actualmente a quimioterapia….
    Contrario a todo lo esperado, si bien no te miento he tenido mis días fatídicos, puedo decirte hoy que ese (este) tumor fue lo mejor que me ha pasado (cada vez que escucho a Badía no puedo dejar de empatizar mucho con él). Mi familia estuvo conmigo día y noche. Mi novia (hoy esposa) terminó de comprobarme, por si hubiese tenido alguna duda (que no la tenía) que iba a ser la mujer de mi vida. Al mismo tiempo que me operaban, fui tío. Y recibí un amor de todos mi allegados y amigos que nunca hubiese imaginado. En lo personal, si me lo hubiesen preguntado antes que pasar, hubiese dicho que seguramente caería en un pozo tremendo al saber de la idea; pero me descubrí tremendamente fuerte y emocionalmente estable ante la situación. Puedo decirte también, que al tener esto y saber que lo tendré como una espada de damócles en mi cabeza, disfruto de la vida y aprovecho todo como nunca. Me recibí de ingeniero, estoy por certificar como PMP, me casé (aunque unos meses después), nos compramos una casa y puedo decir que soy un tipo feliz. Mi esposa se soprender al escucharme que fue un gran año para mi. Pero porqué podría decir lo contrario? Si estoy fue casi lo mejor que me pasó y me cambió la vida como no lo hubiese imaginado? Cierro con una frase concepto: “A veces cuando nos estamos hundiendo en el barro, parece que Dios nos pone un pie en la cabeza para hundirnos más…..pero en realidad lo está haciendo para que nos agarremos de él y salvarnos, está en nosotros entenderlo”.

    Saludos!

  • http://crisisodesafio.wordpress.com/ Joan López Casanoves

    Buenos días, Andrés, Elena y resto de familia.

    Un post precioso, Andrés, y un comentario no menos precioso, Elena. Gracias por compartir tan bonitos pensamientos, intenciones y objetivos. Efectivamente, no hay mayor satisfacción que acompañar en un proceso de superación o empoderamiento a quien no sabe o no puede.

    Un abrazo para tod@s.

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline