Encontrar gente creativa es fácil

4

Ken RobinsonEn lugar de buscar la creatividad, podemos fomentarla en las personas con las que ya estamos trabajando y redefinir qué es ser creativo.

Hace poco pedimos lo siguiente, en una reunión con 40 ejecutivos:  “levanten la mano aquellos que se consideran creativos”. Este era un grupo selecto integrado por aquellos que la empresa consideraba el futuro de la organización. Sólo hubo 3 manos levantadas.

La teoría oficial parece indicar que contratar gente creativa aporta a la innovación, a la renovación del pensamiento, y a la revitalización organizacional. Un estudio realizado recientemente por IBM demuestra que los CEOs creen que la “creatividad” es la clave para el éxito de sus empresas en los años por venir, — más importante aún que “el rigor en la ejecución, la disciplina gerencial, la integridad o incluso la visión”. Si esto es así ¿por qué no hubo más ejecutivos levantando sus manos?

Una de las razones por la que resulta difícil reclamar la efectividad como rasgo personal es la imagen que tenemos del genio creativo: una figura solitaria, alguien que nació para crear y que es conducido por una compulsión inexplicable para hacer arte. Si bien estos “genios” nos inspiran, no son precisamente los que están buscando las empresas. Además está el argumento contrario al de la teoría del genio creativo, argumento que propone Ken Robinson diciendo que todos nacemos creativos y que el sistema educativo termina erosionando esta creatividad con pasar unos pocos años en la escuela.

Esta segunda teoría tiene un poco más de peso para aquellos de nosotros que no nos consideramos artistas torturados y que tenemos cuentas que pagar. Aún así, muchos de nosotros no necesitamos que se nos vuelva a enseñar a ser creativos, sino tan solo que se nos brinde apoyo en forma creativa. La creatividad en el lugar de trabajo requiere contexto. La creatividad en el trabajo no es un rasgo de la personalidad, sino que surge de un ecosistema.

Los pensadores creativos no son “productos raros” como tendemos a pensar. Si estás gerenciando un negocio y quieres innovación, flexibilidad, y poder creativo para resolver conflictos, no tienes necesariamente que contratar personas creativas. Probablemente ya las tienes dentro de la empresa. Defino a una “persona creativa” como alguien con la capacidad de identificar y comprender en profundidad ciertos problemas, y luego resolver dichos problmas mediante la ruptura de las convenciones del status quo. Atendiendo esta definición, seamos o no artistas torturados, es probable que todos nosotros podamos encontrar un montón de personas a las que consideremos creativas.

En general, los mejores maestros son los que no siguen “el manual”. Los mismo ocurre con los grandes médicos, empresarios, carteros, e incluso asesores impositivos. Todos ellos están en condiciones de conocer muy bien cierto problema y, cuando se les otorga la posibilidad de moverse libremente con un margen de maniobra amplio, logran encontrar una solución exitosa. … [Esto funciona hasta para una recepcionista]. El hecho de que estas funciones puedan ser pasadas por alto en lo que a la creatividad se refiere, se debe en parte a que etiquetamos algunas áreas como “creativas” (por ej. publicidad, diseño…) y otras no. Este es un síntoma de un problema mayor, y una idea peligrosa cuando se piensa en la creatividad para impulsar el mundo de los negocios.

Entonces… ¿qué puedes hacer? En primer lugar detecta las personas inteligentes y originales que quieran hacer las cosas un poco diferentes, y luego pon en su manos las herramientas y fija las reglas que necesitan para hacer precisamente eso. Aquí van algunas pistas para detectar a la gente creativa que ya está trabajando contigo:

  • La personas creativas son empáticas.
  • Las personas creativas piden ayuda y ofrecen colaboración.
  • Las personas creativas hacen preguntas y cuestionan el status quo.
  • Las personas creativas pueden estar escondidas ya que no necesariamente son las de más alto desempeño y dependiendo de la cultura, pueden sentirse subestimados.

Decimos que queremos que estas personas creativas desafíen el status quo e impulsen la innovación, pero esto requiere un cambio de comportamiento incompatible con la mayoría de las culturas empresarias, como por ejemplo:

  • romper las reglas de vez en cuando,
  • no pedir permiso para avanzar,
  • y no pasarse el día haciendo reportes con números.

En muchas culturas corporativas estos comportamientos son considerados como de alto riesgo. Entonces, si ya tienes identificados a los creativos de tu equipo, cabe una pregunta… ¿como los incentivas a que expresen su creatividad en el trabajo?

  • Redefinir el éxito y su recompensa.
  • Adecuar el espacio físico para que facilite la “polinización cruzada” de ideas.
  • Fomentar ideas locas e ideas que busquen atender necesidades humanas. Por ejemplo: no preguntes “¿Qué tamaño tiene el mercado?” antes de preguntar “¿Qué necesidad estamos atendiendo con esta idea?”.
  • Permitir que las ideas sean presentadas antes de evaluarlas o “cocinarlas”.
  • Crear momentos para que los integrantes del equipo se conozcan unos a otros como seres humanos.
  • Apoyar actividades de investigación cualitativa con clientes o clientes de sus clientes, o con otros empleados.

Para aquellos lectores que se consideren creativos encubiertos en sus lugares de trabajo, por favor, háganse conocer. Tomen algunos riesgos, exploren ideas que les atraigan, y sigan haciendo preguntas y cuestionando. Y si alguien, alguna vez les pide que levanten la mano si se consideran creativos: ¡Háganlo con orgullo!

Traducción libre, infiel y a las apuradas realizada por Andrés Ubierna del artículo de Kate Canales publicado en The Atlantic.

Aquí podrás leer su versión en inglés.

Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • Román

    En mi caso, sin ánimo de pecar de soberbio, me considero una persona creativa. Me ha pasado una vez, un superior me dijo ante una idea que propuse: “…deja de dar ideas, vos acá venis a trabajar, no a dar ideas…”. En otra ocasión me dijo: “…dejá de dar ideas que después nos dan mas trabajo…”.
    Que palabras alentadoras no? Que linda manera de promover la creatividad e innovación, cierto? Cuanto puedo crecer en ese lugar? Que hacer ante esa situación? De que manera poder explotar mi creatividad?
    Me gusta este blog!
    Gracias y saludos!

  • http://notengo Alex Vasallo Alonso

    Encontrar seres humanos creativos es una tarea díficil para las Pymes, no tanto para las grandes organizaciones, que si desean tener personas creativas, les pagan bien

  • Elena

    Andrés:

    literalmente es así:
    “[...] cuando se les otorga la posibilidad de moverse libremente con un margen de maniobra amplio, logran encontrar una solución exitosa. [...]

    Lo que dice Sir Ken Robinson de como la “educación formal” mata la creatividad, es así!

    Los niños hasta los 3 años aprenden “explorando” el mundo que los rodea… yendo de un lado para el otro, juegan, se ensucian, trepan, se caen, tropiezan… ¿pero sabes qué? están haciendo cosas, investigando, equivocándose, ensayan y erran y vuelven a probar y no no hay nadie que les diga cómo hacerlo, son audaces, intrépidos, no conocen los peligros ni los riesgos, ni les temen…

    Son puros, vírgenes de la competitividad y de los resultados, no los conocen ni los necesitan.
    Los mueve la curiosidad y las ganas de hacer y aprender haciendo…

    Yo aplico Brain Gym en mi clase de escuela primaria, donde ya debemos tratar de recomponer la manera natural de aprender, que la escolarización ortodoxa ha inhibido. ¿Cómo? MOVIÉNDOSE.
    Cuando los niños a los 4 años (o antes) entran al “sistema formal”, son coartados en su expresividad y creatividad para resolver problemas.

    Se los empieza a inmovilizar en sillas, bancos, mesas, salones, disciplina, filas, silencio, “levantar la mano para participar”, etc.
    Así como se inmoviliza el cuerpo, se inmoviliza la mente, hasta que el niño necesita el permiso para dibujar, para ir al baño, para comer, para pensar… ¿triste no?

    El Brain Gym dice: “Aprende a moverte, muévete para aprender”.
    A medida que vamos realizando los ejercicios de BG. el cerebro de los niños va quebrando las estructuras impuestas que los han inmovilizado, van resurgiendo desde dentro de sí mismos y se “empoderan” de sus aprendizajes.

    Su cerebro (homolateralizado) se unifica y empieza a trabajar coordinado y bilateralizado, para potenciar las habilidades cognitivas.

    El hemisferio derecho, que es el creativo, de pensamiento abstracto, global y “famosamente denostado”, frente al hemisferio izquierdo, racional, ordenado y analítico, se integra con el derecho para tener una comprensión completa de la realidad y de los aprendizajes.
    No se puede aprender viendo solo una faceta de la realidad.
    Con un cerebro completo se aprende mejor que con uno separado, dividido.

    Con Brain Gym y Programa de Potenciación Creativa (PPC) intentamos y lo estamos logrando, tener alumnos felices, relajados, de mentes alertas y con sus capacidades estimuladas.
    Generando “La hora Artística”, danzando, tejiendo, pintando mandalas, volviendo hacia nosotros, hacia cada unos de ellos, viendo sus singularidades y su similitudes.

    Potenciando la creatividad se potencian todas las demás disciplinas, porque se genera un clima de expresividad, relajada y comprensiva de cada uno y de todos.

    Se estimula el trabajo cooperativo: la ZDP (zona de desarrollo próximo) aprendiendo con el otro, en equipo, solidariamente y no contra el otro, por competencia y rivalidad exacerbadas.

    Las artes generan espíritus libres y mentes pensantes, que serán capaces de resolver lo que se les presente… de manera original y novedosa
    Esa es la tares de la educación: extraer de cada uno lo mejor… y si es en libertad responsable y creativamente, mejor!

    Saludos.

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline