En el país de todos, alguien, cualquiera, nadie

4

En culturas organizaiconales de baja responsabilidad, es posible predecir el resultado: errores que se multiplican, incumplimientos reiterados de objetivos, bajo nivel de servicio, deterioro del clima laboral, alto estrés, pérdida de confianza, huída del talento…

Veamos esta historia acerca de cinco ejecutivos que trabajaban en la misma compañia: los dos hermanos TODOS, ALGUIEN, CUALQUIERA y NADIE .

Había que realizar una tarea muy importante y TODOS estaban convencidos que ALGUIEN iba a hacerla. Era una tarea que CUALQUIERA podría haber hecho, pero NADIE tomó la iniciativa. Ahora ALGUIEN está molesto porque era la tarea de TODOS. TODOS pensaron que CUALQUIERA podría haberla completado, pero NADIE se percató de lo que pensaron TODOS. Al final, TODOS culparon a ALGUIEN porque NADIE hizo lo que CUALQUIERA podría haber hecho.

NADIE se salvó del distanciamiento que esto produjo entre TODOS, además NADIE se hizo cargo y TODOS perdieron la confianza en su capacidad de mejorar a futuro. De hecho, ayer me cruce en el pasillo con ALGUIEN que me contó en forma confidencial (“no se lo vayas a contar a NADIE”, me dijo), que TODOS estaban muy, pero muy lejos de lograr los objetivos comprometidos y que NADIE quería seguir trabajando en esta empresa.

¿Te suena esta música?

Por Andrés Ubierna

Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • http://www.emiliaray.com.ar Emilia Ray

    Es claro que me suena esa musiquita. Creo que hay “varias razones” por lo que ocurre eso:
    1º) La gente “no tiene claro” cuál es su trabajo. En conveniente que desde el ingreso a la organización y en la etapa de inducción cada empleado se le comunique el alcance de sus responsabilidades. O sea que no se realizó un adecuado proceso de Selección de Personal. Parecería que tampoco tienen las Competencias adecuadas para ejercer su función.
    2º) Posiblemente “no han definido” en conjunto (jefe y empleado) los objetivos a cumplir en cada período.
    3º) La “falsa” idea del trabajo en equipo. El hecho de que a un “grupo de empleados” se les haya pedido que realicen tal o cual proyecto, “No” significa que trabajen en equipo. El trabajo en equipo sólo se puede “implementar” cuando se ha conformado realente el EQUIPO, con gente talentosa, entrenada, experta, autónoma, motivada, responsable, comprometida y con orientación al logro de “resultados”. Como ejemplo del funcionamiento de un trabajo en equipo, es el de una gran orquesta, con múltiples músicos y un solo director. Cada integrante “es responsable” de interpretar su instrumento en el momento que le corresponde.
    4º) Se carece de organización y planificación de las tareas. A lo menos una AGENDA con objetivos para no desviarse del tema.
    5º) Siempre debe haber un coordinador/líder (Puede ser situacional, rotativo), que asuma la responsabilidad de “conectar” las acciones de los integrantes y aprovechar el “saber ser” y el “saber hacer” de los Talentos individuales” .

  • Cecilia San Sebastian

    Suena como un hecho real!!

  • http://www.promotoradejuegos.com Alejandro Beunza

    Esta situación se repite en muchas organizaciones, porque no se valora la delegación de funciones y cada cual hace lo que cree debe ser su función. La responsabilidad finalmente de esta falla es del Gerente General, ya que él como responsable de la conducción de la empresa, debería fomentar la cultura de definir las funciones, planeando, dirigiendo y controlando las acciones de su personal subalterno. También será más fácil desarrollarse como gerente si -debajo suyo-, cuenta con profesionales capaces que tengan un criterio tan desarrollado como el del Gerente General. Resulta importante también que el nivel de cultura de los gerentes sea más desarrollada que el promedio. Entendiendo por cultura el conocimiento del arte, música e historia del mundo.

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline