El líder como depositario de anhelos ajenos

7

ITALY-GREECE-BERLUSCONI-PRESSERAl liderar a las personas, te adaptarás a sus necesidades así como a las propias, pero al conectar con las esperanzas y frustraciones de los demás es fácil convertirse en el depositario de sus anhelos. Sin embargo, el deseo de satisfacer las necesidades de los otros puede llegar a ser una vulnerabilidad si eso alimenta tus ansias normales de poder, importancia e intimidad. Esto es mucho más válido si tus propias necesidades no han sido satisfechas adecuadamente. Por eso las personas [con poder] con frecuencia terminan destruyéndose a sí mismas. Terminan tan atrapadas en la acción y la energía que se pierden a si mismas.

Para el liderazgo es importante practicar el arte de la perspectiva [... de estar consciente]. Cuando asumes la tarea del liderazgo, invariablemente te haces eco de muchos sentimientos expresados por la gente que te rodea. Seguramente, algunos de los sentimientos que experimentas en tu rol profesional son “heredados”; todos heredamos algunas virtudes y defectos de nuestros padres y de las generaciones anteriores. Pero hay muchos otros sentimientos que dependen de tu manera de responder ante el ambiente laboral. En cada rol profesional que asumes, la sugerencia es que seas cauteloso acerca de tu inclinación emocional para asumir como propios los sentimientos y problemas de tus colegas dentro de la organización, y estar consciente de cómo esto te afecta.

Cuando lideras, participas de las emociones colectivas, que generan una gran cantidad de tentaciones: las tentaciones de ejercer poder sobre los otros apelan a tu propio sentido de importancia, a las oportunidades de conseguir intimidad emocional y satisfacción sexual. Pero estar conectado con esas emociones (empatÍa) es diferente a entregarte a ellas. Al rendirte a ellas, destruyes tu capacidad para liderar. El poder puede llegar a ser un fin en sí mismo, cuando se desvía la atención de los propósitos más grandes y amplios [que te mueven].

Un sentido de orgullo exagerado puede conducir al autoengaño y a las dependencias anómalas. Las relaciones sexuales con la gente a la que lideras o con extraños, pueden debilitar la confianza, crear confusión y dar una justificación para invalidar tus perspectivas sobre los problemas, o incluso para que seas quitado del juego.

Seleccionado por Andrés Ubierna de Leadership on the Line: Staying Alive through the Dangers of Leading de Heifetz y Linsky.

Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • http://crisisodesafio.wordpress.com Joan López Casanoves

    Buenas tardes-noches, Andrés y amigos y amigas del Puerto.

    En la línea de lo expuesto arriba, quisiera compartir otro argumento que recién vi escrito en el post que Andrés dedica a sus coaches perros: “el buen respeto se gana, no se exige”. En “Educar hoy” escribí hacia septiembre exactamente lo mismo con distintas palabras: algo así como “el respeto no se exige, se obtiene”. Efectivamente, es algo que he corroborado todos y cada uno de los días que durante casi diez años he ejercido de docente ante grupos de educación secundaria en Barcelona y ciudades colindantes de su cinturón industrial. Si uno quiere que los adolescentes recojan los papeles tirados en el patio del Instituto, primero debe recogerlos uno. Si uno quiere que el alumnado con necesidades educativas especiales barra y friegue el suelo de la cantina del centro, no cuesta nada subirse las mangas y darle a la escoba y a la fregona. La pérdida de perspectiva y la falta de conciencia desempoderan al ser humano, que, lejos de ganar respeto y admiración, valores fundamentales del líder, conducen, como manifiesta el post, a la desconexión y al autoengaño, es decir a una ficción de poder, a la extinción de la confianza y de la personalidad. Gracias por compartir estos valores, Andrés.

    Un abrazo para tod@s.

  • Elena

    Tal vez como muchos, el docente es el depositario de múltiples anhelos:
    - los propios,
    - los de sus alumnos,
    - los de los padres,
    - los del Director e Inspector de la institución educativa,
    - los de sus colegas, etc….

    Como bien dijo Joan, no podemos pedir al otro, lo que no somos capaces de brindar.
    “Predicar con el ejemplo”… le dicen, verdad?
    También se dice: “No hagas lo que yo digo, sino lo que yo hago.”

    El liderazgo no se busca, se logra con humildad, sin buscarlo.
    Como el héroe uruguayo José Gervasio Artigas lo lograra, con el ejemplo a lo largo del tiempo, con coherencia y constancia. Con fuertes convicciones del “deber ser”, que no vienen desde fuera, sino desde lo más recóndito del ser.
    Sin buscar el reconocimiento del exterior, sino la paz que proviene de la consciencia tranquila, por haber hecho lo que había que hacer.

    Agradezco la oportunidad de expresar mi pensamiento.

    Saludos.
    Elena.

  • http://crisisodesafio.wordpress.com Joan López Casanoves

    Queridos amig@s de Puerto Managers, Andrés, Elena…

    Muchas gracias, querida Elena, por los enlaces que aportas en tu primera intervención. Ten por seguro que haré uso de ellos y que me encantará hacerlo por tus generosas recomendaciones. En cuanto a los argumentos que expones en tu segunda intervención, estoy completamente de acuerdo con tu punto de vista, cosa que celebro.

    Un abrazo para tod@s.

    • Elena

      Joan:

      nada que agradecer, para mí es un placer acercarte los links de un coterráneo tuyo que tanto me ha inspirado!
      Carlos González es un ser de luz que ha iluminado muchas consciencias.

      Saludos y gracias por tu receptividad.

      • http://crisisodesafio.wordpress.com/ Joan López Casanoves

        Buenos días, Elena, Andrés y resto de familia,

        En absoluto hay de qué. Gracias a ti por compartir tan amablemente cuanto compartes. Es un auténtico honor y un gran placer leerte.

        Un abrazo.

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline