El cinturón negro

7

En el momento de entregar el cinturón negro un maestro le hace la última pregunta antes de su graduación al discípulo. El espera de rodillas, con su cabeza gacha, pensando en las horas y días que le ha llevado lograr este premio…“¿Cuál es el verdadero significado del cinturón negro?. “El final del camino, una bien merecida recompensa al trabajo que he realizado”. El maestro lo mira, y le responde: “Aún no eres merecedor de este cinturón, vuelve el año que viene”

Al año siguiente, se arrodilla frente a su maestro y recibe la misma pregunta: “¿Cuál es el verdadero significado del cinturón negro?, “Es un símbolo de distinción y de la más alta realización de nuestra arte, dice el discípulo”, “Todavía no estás preparado para el cinturón negro, vuelve el año que viene”, le responde el maestro con una voz muy adusta .

Al tercer año, el discípulo, sentado frente a su maestro, espera la pregunta, y responde con un tono más pausado y más sensible: “El cinturón negro representa el principio, el comienzo de un viaje interminable de disciplina, trabajo y búsqueda de normas cada vez más altas”. El maestro con una leve sonrisa dibujada, como si con ella le acariciase su cabeza, le responde: “Ahora si estás preparado, toma tu cinturón negro y comienza tu trabajo”

En línea con esta historia nos podemos preguntar, ¿qué necesitan las empresas para recibir su cinturón negro?

Por Víctor Raiban

Share
  • http://www.suelto.net Pablo

    Genial!

    sds,

    pablo

  • Pingback: Bitacoras.com

  • http://www.genobyte.com.ar Genoud

    Necesita compromiso.
    Y cada nivel por delante lo requiere, pero de todos modos, eso tambien en la realidad es un fetiche.
    La experiencia que se describe es de alguien que tiene la oportunidad de aprender con UN MAESTRO,
    no con un instructor.
    Y lo cierto es que remitiendonos puramente a las artes marciales, hay pocos maestros.
    En Aikido, no le se permitira el uso de la hamaka (una vestimenta negra que va sobre el pantalon) ,
    si no ha demostrado AUN mas compromiso.
    Con cada DAN debera mostrar mas grado de compromiso y no pasara de 4to. Dan si no esta dispuesto
    a que la enseñanza y divulgacion sea parte importante de su vida.
    Practico Aikido desde hace 15 años, veo como en otras “deportes”, hay que diferenciar un deporte de un arte marcial, se entregan graduaciones solo por cumplir con tiempos y formas.
    Cumpliedo tiempos y formas las empresas tendran su cinturon negro.
    Volviendo a la Hakama…es negra, por eso el cinturon es negro, el cinturon no tiene ningun valor,
    la unica batalla es contra uno mismo, nunca fui en post de un cinturon, sino de la enseñanza
    y del cambio interior.
    La empresa que va por el cinturon negro….esta perdida.
    Para trabajar bien no es necesario ningun certificado, hay que tener la voluntad y hacer el esfuerzo,
    se puede tener excelencia y calidad sin certificados, lo inverso no es mutuamente incluyente.

    Saludos

  • http://www.fractalteams.com MIchel Henric-Coll

    En “El peregrino de Compostela”, de Paulo Coelho, es una espada en lugar de un cinturón negro.

  • Arnold Cochran

    Las empresas de hoy, así como el aprendiz de las artes marciales que logra alcanzar un supuesto alto reconocimiento, es confrontado con la realidad de que aun el más codiciado de los logros resulta ser siempre el inicio de un proceso por el cual nos arrojamos al aprendizaje continuo. Este continuo aprendizaje nos debe obligar a ser cada vez más flexibles y atentos a todos los cambios que nos traen cada época, generación, condición económica, cambios políticos y cambios tecnológicos por solo mencionar algunos de mucha relevancia.

    El cinturón negro en una empresa debe significar que no importa cuántos esfuerzos y sacrificios hayamos hecho, siempre estaremos comenzando. Y este comienzo debe ser siempre uno que envuelva cada vez más, mejores principios y valores que inspiren y fortalezcan los componentes intangibles y tangibles de cada miembro, estructura y recurso con la que cuentan las empresas. La cuestión de este principio es el poder ser lo suficientemente humildes y lo menos posible arrogantes, para que esta actitud nos posicione en un pensamiento edificante que nos permita crear, innovar y desarrollarnos en pos de un futuro mejor donde nuestro fin sea el construir y no destruir.

    Arnold Cochran

  • http://puertomanagers.com/ Victor Raiban

    Gracias Pablo, Michel y Genoud por vuestros comentarios!

    Abrazos

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline