Cuando la exigencia mata la excelencia

6

exigenciaLa excelencia en las tareas que realizamos es algo deseable, en el trabajo y en la vida en general, pero cuando quien la exige no logra hacerlo sintonizando con cierta actitud hacia el realizador de dichas tareas, esta exigencia termina matando la excelencia que busca y generando violencia.

Te invito a profundizar este asunto leyendo atentamente un breve y sustancial paper de Carina Tacconi creadora de La Educación del Ser, con el resumen de una conferencia que dió hace un tiempo, y que aporta claridad a la dinámica que causa este fenómeno tan habitual y a las estrategias para superarlo.

Para descargar el paper haz click aquí, y luego de leerlo te invito a que compartas tus propias reflexiones. Gracias!

Andrés Ubierna

Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • Ruben

    Es muy interesante, pero parece que la cultura existente es que lo mas importante es exigir, y la rigidez es como un signo de autoridad, dentro de las creencias que la gran mayoria de las personas tiene incorporado en todos los hambitos.

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Así es Ruben! Por eso, dado que la cultura vigente está llegando a su límite de efectividad, parte de nuestra tarea es impulsar un cambio cultural.
      Abrazo y gracias por pasar!

  • http://haciaotroconsumo.blogspot.com andrea d.

    Tanto en el caso de los adultos como en el de adolescentes y niños, y según se sea más o menos dócil en la respuesta a las exigencias, entiendo que éstas serían la causa no sólo de la violencia, sino también de la apatía y del desgano en los realizadores.
    Mi duda consiste en cómo se encuentra el equilibrio para que el programador se acerque de manera genuina y no se convierta en un manipulador. ¿Cómo reconocer en otros o en nosotros mismos que no es una estrategia para lograr una determinada meta y dejar así conforme al realizador? Evidentemente hay un largo camino por recorrer para mejorar todo esto y sin ninguna duda la salida es comenzar. Y en todos los ámbitos…
    Gracias Andrés, siempre tan enriquecedor.

  • http://storeshare.blogspot.com/ José

    Y es una cultura organizativa inmadura aquella que no permite al programador acordar en vez de exigir u ordenar.
    La ley del talión(ojo x ojo…) nos irá dejando ciegos afirmó Gandhi. ¿Será que vienen cieguitos y con hostilidad heredada quienes ocupan puestos de mando?. Dicha hipótesis vendría a confirmar que la apatía, resentimiento o violencia no es mas que la negación del acuerdo necesario para que el realizador no sea un obediente ciego o un mandamás cuando del otro lado se encuentre(que es lo que pasa). Todos hijos taliónicos, por decirlo de alguna manera, haciendo lo que nos hicieron y logrando magros resultados en términos de disfrute, motivación y nuevos retos.
    ¿Mi opinión?. Cuando el proponente no puede sintonizar con el realizador no hay mas que delegar, de otro modo la excelencia no sobrevendrá.
    Muy buen tema Andrés, clara exposición la de Carina Tacconi y buenos comentarios los de Rubén y Andrea.
    Saludos a todos,
    José

  • carina

    Gracias Andrés por tu sensibilidad .
    Me gustaría sumar, si me lo permitis, algo de la sabiduria de mi alma.
    Antes que nada mencionar que el trabajo original que me permitió llevar este tema al ámbito educativo, es de mi Gran Maestro el Dr. Norberto Levy. Creador de la autoasistencia psicologica. Un recurso y mirada que me ha sido de mucha utilidad para instrumentar mis dones.
    Lo segundo que quiero compartir es, nadie puede dar algo diferente de lo que se da a si mismo. La principal matriz de exigencia existe en el vinculo interno que se da entre el exigidor interior que tenemos dentro y el realizador encargado de ejecutar la tarea. Es decir entre el vinculo interno que se da entre la mente y el cuerpo.
    Cuando exploramos la calidad de vínculo interno, que existe entre estos dos aspectos de nosotros mismos, en general descubirmos que el cuerpo es el menos escuchado. El cuerpo es el niño interior, nuestra parte mas vulnerable y sensible pero al mismo tiempo poderosa cuando fluye con el curso de la energia vital que lo impulsa a seguir su propios metas, su camino, sus sueños e intereses.
    Lo otro que sucede es que la mente no siempre responde a lo que el niño interior, pura expresion de nuestra alma, desea, anhela, sueña. Es decir que nuestro realizador interior, nuestro cuerpo, nuestra alma es manipulad@ por nuestro cuerpo mental iinferior, nuestro ego a seguir el camino que este imprime segun las creencias, los mandatos externos, haciendo abuso de nuestra vulnerabilidad y miedo a la exclusion, el rechazo, la discriminación a la no acepetación. Para hacerlo utilizar mecanismos como el control, los premios, castigos, autoritarismo, manipulacion…etc. Todo esto sucede en nuestro mundo interno y si sucede en nuestro interior como no vamos a permitir que no nos suceda en la relacion con el afuera.
    Entonces, lo primero que es saludable hacer es un camino de conexión interior que permita encarnar estos dos aspectos liberar su verdad y ponerlos a dialogar. Este es un trabajo maravilloso, una experiencia vivencial que nos ayuda a darle vida, luz a la principal causa de sufrimiento humano. La matriz de la exigencia que oprime al niño interior y a la libre expresión del alma y su camino.
    Con amor, Carina Tacconi.

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline