Cambio de enfoque

3

sengeCuando preguntamos a la gente qué se siente al formar parte de un gran equipo, nos llama la atención el peso que se atribuye a esa experiencia. Las personas se sienten parte de algo mayor que sí mismas, tienen la sensación de estar conectadas, de ser generativas. Para muchas personas, la experiencia de formar parte de grandes equipos sobresale como un período singular y plenamente vivido. Algunas pasan el resto de sus vidas buscando maneras de recobrar ese espíritu.

En la cultura occidental, la palabra más precisa para describir lo que sucede en una organización inteligente, una organización que aprende, es un vocablo que no ha gozado de gran difusión en los últimos cien años. Es una palabra que empleamos desde hace años en nuestra tarea con organizaciones, aunque siempre aconsejamos no usarla abusivamente en público. La palabra es “metanoia”, y se puede traducir por desplazamiento mental o cambio de enfoque, tránsito de una perspectiva a la otra.

Tiene una rica historia. Para los griegos, significaba un desplazamiento o cambio fundamental; más literalmente, trascendencia (meta, por encima o más allá, como en “metafísica”) de la mente (noia, de la raíz nous, “de la mente”). En la tradición cristiana temprana (gnóstica), cobró el sentido específico de despertar la intuición compartida y conocimiento directo de lo más elevado, de Dios. “Metanoia” era quizás el término clave de los cristianos primitivos como Juan el Bautista. En el corpus católico, la palabra metanoia se tradujo eventualmente como “arrepentimiento”.

Captar el significado de “metanoia” es captar el significado más profundo de “aprendizaje”, pues el aprendizaje también supone un decisivo desplazamiento o tránsito mental.

El problema de hablar de “organizaciones que aprenden” es que “aprendizaje” ha perdido su significado central en el uso contemporáneo. La mayoría de la gente pone ojos vidriosos cuando se habla de “aprendizaje” u “organizaciones que aprenden”. Es natural, pues en el uso cotidiano aprendizaje ha pasado a ser sinónimo de “absorción de información”. “Sí, en el curso de ayer aprendí todo sobre ese tema.” Sin embargo, la absorción de información dista de constituir el verdadero aprendizaje. Sería descabellado decir: “Ayer leí un gran libro sobre ciclismo. Ahora he aprendido cómo es”.

El verdadero aprendizaje llega al corazón de lo que significa ser humano. A través del aprendizaje nos re-creamos a nosotros mismos. A través del aprendizaje nos capacitamos para hacer algo que antes no podíamos. A través del aprendizaje percibimos nuevamente el mundo y nuestra relación con él. A través del aprendizaje ampliamos nuestra capacidad para crear, para formar parte del proceso generativo de la vida. Dentro de cada uno de nosotros hay un hambre profunda por esta clase de aprendizaje.

Como dice Bill O’Brien, de Hanover Insurance, para los seres humanos el aprendizaje es “tan fundamental como el impulso sexual”.

Este es pues el significado básico de “organización inteligente”, una organización que aprende y continuamente expande su capacidad para crear su futuro. Para dicha organización, no basta con sobrevivir. El “aprendizaje para la supervivencia”, lo que a menudo se llama “aprendizaje adaptativo” es importante y necesario. Pero una organización inteligente conjuga el “aprendizaje adaptativo” con el “aprendizaje generativo”, un aprendizaje que aumenta nuestra capacidad creativa.

Audaces pioneros señalan el camino, pero gran parte de este territorio aún permanece inexplorado.

Seleccionado por Andrés Ubierna de La quinta disciplina de Peter Senge.

Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • Pingback: Cambio de enfoque | Puerto Managers Blog | Mirando hacia delante | Scoop.it

  • Elena

    Excelente selección… conceptual como siempre.

    Escribes o transcribes:

    “El verdadero aprendizaje llega al corazón de lo que significa ser humano.
    A través del aprendizaje nos re-creamos a nosotros mismos.
    A través del aprendizaje nos capacitamos para hacer algo que antes no podíamos.
    A través del aprendizaje percibimos nuevamente el mundo y nuestra relación con él.
    A través del aprendizaje ampliamos nuestra capacidad para crear, para formar parte del proceso generativo de la vida.
    Dentro de cada uno de nosotros hay un hambre profunda por esta clase de aprendizaje.”

    Como docente comento:

    Ese “hambre” tal cual lo expresa el propio origen de la palabra “alumno” (de alĕre, alimentar) es lo que el aprendizaje sacia…
    Pero si el aprendizaje se realiza en colaboración con otros… ¡mejor!
    El hombre (gregario) aprende más y mejor en equipo, con otros o junto a los otros.

    Existe un experimento con ratones de laboratorio donde se le estudió el cerebro a:
    * un ratón que estaba solo y aprendía a su ritmo, por ensayo y error;
    * el de los que aprendían juntos, entre varios pero sin estímulos lúdicos ni desafíos nuevos;
    * y a los que aprendían juntos, entre varios, pero con juegos, laberintos, sorpresas dentro de la ratonera donde eran estudiados.

    Estos últimos desarrollaron un cerebro más pesado (no por grande) sino por estar lleno de mielina (que acelera las interconexiones neuronales), resolvían antes y mejor los desafíos a los que se los exponía (de forma colaborativa y del error de uno, aprendían todos), disminuyendo la violencia entre ellos por el confinamiento y/o la ansiedad por el encierro.

    El aprendizaje por ZDP (zona de desarrollo próximo) de Vigotsky y el pensamiento sistémico y de retroalimentación de Morin, es lo que en las escuelas intentamos reproducir.

    En aulas donde se trabaje en equipos, donde se realice metacognición, se debata, se confronte, se argumente y contrargumente, desde edades cada vez más tempranas.
    Aprendiendo a escuchar y exponer; a preguntar y repreguntar (por la calidad y el nivel de las preguntas, se puede deducir el nivel conceptual y de inteligencia, de los que las realizan)

    Me gusta el planteo de Senge, donde da cabida a la INTUICIÓN, dentro del pensamiento sistémico, combinado con la INTELIGENCIA. (http://es.wikipedia.org/wiki/Metanoia)
    (http://es.wikipedia.org/wiki/Pensamiento_sist%C3%A9mico)

    Para mí allí está el kid de la cuestión.
    Los niños son muy intuitivos. Y la intuición es una manera muy sofisticada de inteligencia y no “primitiva” como algunos pretenden calificarla.

    Ese acercamiento a nuestra “capacidad creativa”, a través del “aprendizaje adaptativo” junto con el “generativo”, es lo que nos acerca a la manera de aprender de los niños…
    Y a propósito, quiero compartir un poema con el que ambienté mi aula para la despedida del año, con niños y padres… de Líber Falco:

    “INFANCIA”

    “Vivías en una casa grande.
    Grandes pájaros asomaban a tus ventanas.
    Y como su todo por primera vez
    por vez primera todo se aprestara a vivir
    cada mañana de nuevo y siempre
    descubrías las cosas y los seres del mundo,
    de nuevo y siempre cada mañana siempre.

    Mas, el tiempo pasó.
    Pasaron días y días; tiempo y tiempo.
    Y vino, y sobrevino la noche.”

    Esa “noche” que sobreviene, puede llegar a ser nuestra “adultez sabionda”, que cree que todo lo sabe, que no tienen nada más que aprender (y mucho menos de los niños), cuando de ellos, de los niños y su luz, y sus ganas por vivir y ser, y de su intuición, debiéramos nutrirnos y aprender…

    Andrés, en tu Blog, “Todo tiene que ver con todo”…
    ¡Qué placer, tu capacidad de asociar los temas, que se enraban unos con otros!

    Saludos.
    PD.: otro poema de Líber Falco:

    LA MONEDA.

    Mira cómo los niños,
    en un aire y tiempo de otro tiempo,
    ríen.
    Cómo en su inocencia,
    la Tierra es inocente
    y es inocente el hombre.
    Míralos cómo al descubrir la muerte
    mueren, y ya definitivamente
    ya sus ojos y sus dientes
    comienzan a crecer junto a las horas.

    Deja que ellos guarden sin saberlo,
    el secreto último de su inocencia
    nuestro último sueño, ya olvidado.

    Cuando todo termine,
    deja que un niño lleve
    nuestra única y última moneda.

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline