Aprender a fallar o fallar en aprender

15

clasesEn lo profundo del invierno, finalmente aprendí que había dentro mío un verano invencible. Albert Camus

Era mediados de enero. No veía nada a mi alrededor mientras cortaba camino hacia el edificio austero de psicología del otro lado del campus de Harvard. Una vez allí, me detuve frente a la puerta cerrada del despacho de mi profesor. Alcé mi mirada recorriendo los números de identificación en la planilla de la cartelera, columna por columna, y me resultó difícil ver con claridad lo que estaba ante mis ojos. Una vez más, mi ansiedad me había dejado prácticamente ciego.

Mis primeros dos años de facultad fueron infelices. Siempre sentía la espada de Damocles colgando sobre mi cabeza. ¿Si me perdía una palabra crucial durante una clase? ¿Si me pescaban desatento durante un seminario y no era capaz de responder una pregunta del profesor? ¿Si no tenía la oportunidad de corregir mi tarea por tercera y última vez antes de entregarla? Cualquiera de estas situaciones podría conducir a un desempeño imperfecto, a fallar, y a poner fin a la posibilidad de convertirme en el tipo de persona y tener el tipo de vida que visionaba para mí mismo.

Ese día, parado frente a la puerta de mi profesor, se materializó uno de mi mayores miedos. Fallé en conseguir una “A”. Corrí de regreso a mi habitación y cerré la puerta.

A nadie le gusta fallar, pero hay una diferencia entre un deseo natural a no equivocarse o fallar y un miedo intenso a fallar. El temor natural a equivocarnos nos puede motivar a tomar las precauciones necesarias y a trabajar con más dedicación para lograr lo que nos proponemos. Por contraste, el miedo intenso o la aversión a la falla o el error con frecuencia nos juega en contra, condicionándonos a rechazar el error con tanta fuerza y energía que no podremos tomar los riesgos que son necesarios asumir para crecer. Este miedo sobrecargado no solo compromete nuestro desempeño sino que además obtura la totalidad de nuestro bienestar psicológico.

Fallar es una parte inevitable de la vida y una parte críticamente importante de cualquier vida que pueda considerarse exitosa. Aprendemos a caminar cayéndonos, a hablar balbuceando, y a pintar una figura haciendo garabatos. Aquellos que temen con tanta intensidad equivocarse, terminan desaprovechando su potencial. O aprendemos a fallar o fallamos en aprender. 

Para sumar tu reflexión, pregunto: siendo esto tan obvio, ¿por qué será que nuestras escuelas o el sistema educativo en el que crecimos no nos ayuda a aprender a equivocarnos?

Selección de Andrés Ubierna del libro Being Happy: You Don’t Have to Be Perfect to Lead a Richer, Happier Life, de Tal Ben-Shahar.

Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • http://institutoaprendizaje.com Jose Ignacio Fernandez

    Querido Andrés:

    No se puede dar lo que no se tiene. No podrás ayudar a un alumno en su aprendizaje del error si tu no crees que un error es una oportunidad para el aprendizaje. Muchos de nosotros hemos sido formados en el “miedo a fallar”. Nuestros maestros nos “atizaban” alguna que otra bofetada o nos daban el “premio” al error con un buen reglazo en las manos o en los dedos. Así es imposible establecer la creencia útil de “He cometido un error y puedo aprender de él”.

    Actualmente en la Comunidad de Madrid hay un proceso abierto para crear un modelo educativo que a mi modo de entender, va a perjudicar seriamente al individuo en particular y a la sociedad en general: separar a los muchachos más listos, más inteligentes de los que no lo son. Eso, a parte de injusto, no permitirá evolucionar esta creencia de la que estamos hablando.

    Hay mucho trabajo por delante. Cambiar el modelo actual del sistema educativo que está anclado en la época industrial ( formar productores, trabajadores) y transformarlo en formar personas, llevará su tiempo.

    Y concluyo: la información no es aprendizaje. El aprendizaje se produce cuando esa información la incorporas a tu experiencia. Y en la experiencia se producen, también los errores.

    Un cálido saludo digital :-)

    José Ignacio

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Gracias José Ignacio por esta nítida reflexión que agrega mucho valor al posteo, como ya es habitual en vos!
      Un lujo contar con tu aporte,
      Andrés

  • http://www.consultorbetancourt.com Manuel Betancourt

    El día que la formación escolar permita aprender a equivocarnos, la sociedad tendrá un cambio gingante en su estructura. Mientras se mantenga un modelo de formación donde hay buenos y malos estudiantes, los estudiantes, en especial en primaria y secundaria, seguiran formandose sobre paradigmas equivocados que llevan al fracazo anticipado de las personas, por que en el colegio no fueron BUENOS ESTUDIANTES, no pueden ser buenos en la vida.

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Hace tiempo que me sorprende descubrir la simpleza de los cambios que podrían producir mejoras significativas en la humanidad. Sin embargo, parece que “simple” no es sinónimo de “fácil”, ya que nos está costando bastante liderar estos cambios para que sean una realidad cotidiana. Un abrazo Manuel y muchas gracias por tu aporte!!!

  • Facundo López Sanz

    Estimados colegas, me alegra comentarles que ya hay colegios en los cuales se les da la oportunidad a los chicos de aprender a partir del “error”, y que están lejos del sistema educativo de antaño.
    Se les expone un tema, se les pide a los chicos que compartan sus observaciones y luego el docente va encursando el tema, dando las debidas explicaciones de porqué sí o porqué no aplican las observaciones brindadas por los chicos.
    Siempre dentro de un ambito de respeto para no coartar el compartir y la frescura que tienen nuestros hombres del mañana.
    Saludos cordiales

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Gracias Facundo! Me sería de mucha utilidad al igual que para muchos de nuestros lectores, si tenés la gentileza de compartir los nombre de algunos de los colegios o escuelas en los cuales el error de los alumnos esté incorporado, “valorado y premiado” como una oportunidad de aprendizaje y que no sea castigado con bajas calificaciones. Un gran abrazo! Andrés

  • GiIena

    En mi opinión, la gente que no permite a los demás aprender de sus errores lo hace por propia inseguridad. Ellos no se permiten el fallo y cualquier cosa que haya alredededor susceptible de provocar uno les da pavor, más aún si ese fallo les puede perjudicar.

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Gracias Gilena por tu aporte a la reflexión! Coincido con lo que decís, y además creo que nadie puede impedirnos aprender de nuestros errores, pero sí considero que nuestro sistema educativo castiga al que se equivoca, y evalúa como equivocado al alumno que no da la respuesta correcta, considerando correcta sólo aquella información que coincide con la que dicen los libros de texto. Por eso pienso que este es un sistema que no fomenta el desarrollo humano, sino la incorporación de información.

  • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

    Para enriquecer la reflexión, sugiero la lectura del siguiente artículo donde cuento un caso real sobre la respuesta genial de un alumno poco común en un exámen de física:

    http://andresubierna.com/2011/once-ladrones-de-mejoras-y-una-anecdota-interesante/

  • Facundo López Sanz

    Andrés: Un colegio que está aplicando el error como parte del aprendizaje es el Buenos Aires Master. Y otra cosa peculiar de este colegio, al cual asisten mis dos hijos que están en el jardín, que desde el mismo jardín trabajan por proyectos. Por ej: Reconocimiento de Sonidos e Instrumentos musicales.
    Se establece el alcance del aprendizaje pretendido, se establece un inicio y un fin del proyecto, la fase de recopilar elementos, la fase de ejecucion de actividades, el control y seguimiento de la ejecución, y finalmente la fase de cierre. Obviamente, y en pos del afán de las pequeñas criaturas en satisfacer su curiosidad, a veces los proyectos se extienden un poco en el tiempo, pero creo que eso a veces sucede en los proyectos de la vida “laboral”

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Buenísimo el dato! Gracias Facundo!

  • Facundo López Sanz

    Me encantó la anécdota del barómetro.

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Me alegro mucho Facundo! Gracias por sumarte a este espacio!

  • http://beyond-leader.blogspot.com/ Roger Callao

    Buena reflexión, Andrés.

    O empezamos a integrar el error y el fracaso en nuestros procesos hacia la consecución de los objetivos, o esos errores y fracasos que con seguridad estarán ahí, nos bloquearán. Si no admitimos la posibilidad de que suceda, en el momento en que surjan nos frustarán y eso evitará la recuperación.

    Los bloqueadores de nuestras actividades más potentes somos nosotros mismos. El “no puedo” es nuestra máxima falta de poder.

    Lo que sí creo es muy importante en los tiempos que corren, después de admitir que podemos equivocarnos, es errar deprisa, cambiar rápido de dirección y continuar rápidamente con nuestro proceso, continuando el ciclo tantas veces como sea necesario a la máxima velocidad.

    Es posible hacer las cosas bien a la primera, pero no es habitual. Lo normal es como Tomás Alba Edison, hacerlo a la 2.000, y yo no me creo mejor que él.

    Gracias por tus post

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline