Alcances y límites actuales del liderazgo y sus consecuencias para la humanidad

5

La difusión y aplicación de los últimos enfoques del liderazgo han servido para mejorar la vida laboral de las personas y contribuir al éxito de las empresas. Liderazgo, coaching, manejo de emociones y otras herrarmientas del managment, han permitido mejorar el desarrollo de las organizaciones, compatibilizando el éxito del negocio con el aspecto humano (tanto el de sus integrantes como el de los de la comunidad), dos cuestiones que no siempre estaban alineadas. Se pueden mencionar numerosas empresas con resultados positivos en ambas dimensiones. Sin embargo, si analiza el liderazgo en las organizaciones políticas y económicas, y particularmente en aquellas que forman parte de los gobiernos y organizaciones de la naciones, ¿podremos encontrar ejemplos numerosos, en los que el liderazgo de sus gobernantes y/o de sus organizaciones políticas y económicas contribuyan al “desarrollo” o “progreso” de los países y mejorar las condiciones de vida de las personas?

Como respuesta a esta pregunta, cito a continuación los siguientes ejemplos, que nos muestran un enfoque bastante desalentador al respecto.

Dijo el presidente de una de las mayores empresas de alimentos del mundo:

“Al día de hoy el 35% del maíz de los EEUU se destina a producir biocombustible. Desde el punto de vista medioambiental eso es una aberración, pero lo es mucho más cuando en el resto del mundo nos estamos quedando sin alimentos. Es absolutamente inmoral condenar a cientos de millones de personas al hambre y a la pobreza extrema a causa de esta política. La vertiginosa inflación de los precios de los alimentos es consecuencia de la política de los EEUU, que desvía cultivos hacia la producción de biocombustibles en lugar de alimentos”, – Peter Brabeck – Letmathe, presidente de Nestlé -

También las catástrofes ambientales ponen en evidencia la ausencia de un liderazgo político y económico que permita mejorar la vida de las personas.

Al respecto, veamos lo que el sociólogo chileno Fernando de la Cuadra expone:

“Los últimos acontecimientos que han conmovido al mundo demuestran fehacientemente un fenómeno que viene siendo expuesto y discutido desde hace varias décadas. El agotamiento de un modelo productivista y predatorio que amenaza cada vez con mayor intensidad las bases materiales de la vida sobre el planeta. Dicho modelo, que ha generado un crecimiento exponencial de explotación de los recursos naturales y que estimula un consumismo desenfrenado, es responsable tanto de provocar un agotamiento de los recursos como de producir toneladas de basura que contaminan diariamente las aguas, el aire y la tierra. Cada año se pierden 14,6 millones de hectáreas de bosques y miles de especies, reduciendo y erosionando irreversiblemente la diversidad biológica. Continúa la devastación de las selvas, con lo cual el mundo pierde anualmente cerca de 17 millones de hectáreas, que equivalen a cuatro veces la extensión de Suiza. Y como no hay árboles que absorban los excedentes de CO2, el efecto invernadero y el recalentamiento se agravan. La capa de ozono, a pesar del Protocolo de Montreal, no se recuperará hasta mediados del siglo XXI. El dióxido de carbono presente en la atmósfera (370 partes por millón) se ha incrementado en un 32% respecto del siglo XIX, alcanzando las mayores concentraciones de los últimos 20 millones de años, y hoy añadimos anualmente a la atmósfera más de 23.000 millones de toneladas de CO2, acelerando el cambio climático. Cada año emitimos cerca de 100 millones de toneladas de dióxido de azufre, 70 millones de óxidos de nitrógeno, 200 millones de monóxido de carbono y 60 millones de partículas en suspensión, agravando los problemas causados por las lluvias ácidas, el ozono troposférico y la contaminación atmosférica local.

En síntesis, este conjunto de indicadores medioambientales revela cada vez con mayor claridad que si la humanidad no cambia su estilo de desarrollo, en menos de un siglo colocaremos en serio riesgo la supervivencia del planeta y del género humano. Las sucesivas catástrofes ambientales y “climáticas” que viene sufriendo el planeta desde Chernobyl y la reciente tragedia de la planta de Fukushima, permiten decir sin exageración que nos encontramos en un estadio avanzado de riesgo de la sustentabilidad de la especie.” …. Y finalmente concluye :

“El modelo actual no puede solucionar la crisis ecológica, porque hacerlo requiere fijar límites a la acumulación, lo cual es una opción inaceptable para un sistema social sustentado sobre el imperativo de crecer o morir. En términos ecológicos es profundamente insostenible.”

Ante este panorama, podríamos concluir como respuesta a la pregunta planteada, que no se visualiza hoy en los gobiernos, organizaciones políticas y económicas de los estados, un liderazgo con la perspectiva de formular un cambio que permita mejorar la vida de las personas en un marco de respeto a las comunidades y a la naturaleza. Creo entonces, que el liderazgo y las herramientas del managment, aún no han podido instalarse en los niveles superiores de conducción de la humanidad, y dado el escenario existente, se vislumbran escasas posibilidades de que puedan trascender del ámbito de las empresas.

Por Claudio Gerardo Villar.

Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • http://albeabcn.com Albert Cediel

    Con todo mi respeto amigo Andrés, y está muy bien ser crítico para conseguir mejorar. Tras leer tu artículo de hoy, me queda un mal sabor de boca, por lo que me permito girar la moneda y decir que:

    Cada vez hay más democracias, menos corrupción, más seguridad y mejores condiciones económicas. … pero no consumimos buenas noticias. El pesimismo tiene mejor prensa. Muchas cosas no van bien, ¡pero como especie no cesamos de mejorar!
    El planeta alberga cada vez a más humanos, ¡y aún así la proporción de los bien alimentados crece! Frenemos la superpoblación, y pronto habrá alimento de sobra para todos.
    Media España era tercer mundo hace poco, y hoy vive bien. Y muchas partes del tercer mundo siguen saliendo de la pobreza.
    Los derechos humanos aprobados hace 60 años, son más jóvenes que Mick Jagger: ¡han supuesto un colosal incremento de valores! ¿No es motivo para ser optimista?
    Hemos acabado con la explotación infantil en muchas partes del mundo. Protegemos los derechos de la mujer. Aquí la educación es pública y universal. ¡Son principios que no conocían nuestros abuelos!
    Hay enfermedades, cáncer, muerte… Sí, la vida es dura, pero paliamos cada día más dolencias. Antes encerrábamos o quemábamos a los locos, ahora los curamos.
    Hay cambio climático… Siempre lo hubo, pero ahora estamos reaccionando. Disponemos de toda la tecnología para generar energía renovable y para reciclar todo al 100%.
    De todos modos, la culpa es de todos: aunque los periódicos destacasen en portada una buena noticia, los lectores las pasaríamos por alto, porque nos deja más huella lo trágico, lo negativo. Te impactará más una noticia que diga: “mil muertos más por terrorismo, que mil muertos menos en carretera”.

    A los optimistas les cuesta cotizar al alza en esta sociedad… Ser optimista es la apuesta difícil, incómoda: ¡la cómoda y facilona es ir de pesimista!. Al pesimista le ven con aura intelectual, de rigor crítico. Y al optimista con halo de bobo del que burlarse.

    Obama ha desbloqueado la investigación con células madre que Bush vetó: ¡vendrán avances fabulosos para la humanidad! Viviremos más años y más sanos…

    Nos imponemos a la cruel y despiadada naturaleza: lo natural del ser humano primitivo era ser depredado en cuanto empezaba a envejecer un poco… Ha sido lo artificial lo que nos ha salvado y nos ha humanizado. ¡La cultura humana es artificio, al fin y al cabo!
    Nos encanta la naturaleza para domeñarla: si tan maravillosa fuese, preferiríamos vivir en cuevas. Y no, ¿verdad?

    Saludos y gracias por tus aportaciones y sobretodo por permitirnos esculpir las nuestras.

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Gracias Albert y encantado de recibir tu perspectiva la que suma al diálogo!

      Considero que pensar lo artificial y lo natural como opciones entre las cuales elegir es una mentalidad que nos aprisiona y que limita nuestras elecciones las que, desde ese modelo, terminan siendo destructivas. No me veo como parte del grupo que piensa y siente que “nos encanta” la naturaleza “para dominarla”, sino de aquellos que piensan y sienten que les encanta la naturaleza para colaborar con ella y para amarla, lo que implica respetarla.

      Me gusta más pensar la validación de lo artificial sólo en el marco del respeto por lo natural. Creo que pensar lo artificial y tecnológico sin atender los valores humanos y el respeto por lo natural, es irrespetuoso tanto de lo humano como de lo natural, y que lo natural tiene una sabiduría a la que pocos aún acceden concientemente.

      Cualquier artefacto es tan bueno o malo como la conciencia de quien lo crea y de quien lo usa.

      Mi postura es que el progreo tecnológico es fantástico y maravilloso siempre que vaya acompañado de un progreso paralelo en el desarrollo o expansión de la conciencia.

      Te hago llegar un abrazo, y nuevamente gracias por tu reflexión,

      PD: El artículo es obra de Claudio Villar, y no todo lo que expresa es compartido por mí, aunque considere que todo lo que dice suma a nuestro enriquecimiento. De hecho te invito a escribir un artículo que publicaría aquí. Tomás la invitación?

  • http://www.camisetasespana.com Replicas Camisetas de Futbol

    Se trata de artículos maravilloso lo que tengo que piensa de mí mismo! gracias por compartir!

  • Claudio G Villar

    Creo que existen en la actualidad consecuencias concretas de gran impacto desfavorable sobre la naturaleza, la cuales son mensurables, tal como lo reflejan los indicadores medioambientales citados en la publicación. Sabemos por ejemplo, que un accidente nuclear tiene consecuencias catastróficas ya que puede acabar con la vida de miles de personas y afectar a las futuras generaciones de una manera impredecible. De todos modos, dadas las necesidades de abastecer de energía a una población creciente, podría ser aceptable incurrir en el riesgo. Esto dependerá de los beneficios que perciban los ciudadanos y de la probabilidad de que sucediera tal accidente. El punto en cuestión no es que existe el riesgo, sino si se pueden asumir las consecuencias cuando el riesgo se transforma en un evento catastrófico. Sigue siendo inevitable entonces prestar atención a cómo se acumulan factores que hacen que la probabilidad de accidentes nunca sea suficientemente baja, y esto, lejos de ser pesimista, significa tomar conciencia si se puede asumir ese riesgo. Podemos pensar, siendo optimistas, que se trata de circunstancias excepcionales: hoy es un terremoto de grado 9 seguido por un tsunami. (Caso – Fukushima), ayer fue un error humano (Caso – Chernóbil), mañana será un ciclón o un ataque terrorista. Se trata de “una excepcionalidad”, que pareciera ser que ya dejó de ser excepcional. Los resultados de lo acontecimientos recientes y la historia de los accidentes de estas características, nos demuestran que nuestras organizaciones técnicas, institucionales y políticas no tienen, hasta la fecha, respuestas adecuadas ante tal “excepcionalidad”. No parece entonces que las diferentes formas de organización con las que hemos gestionado la energía nuclear den suficientes garantías. Quizás en una sociedad diferente a la nuestra las respuestas existirán. El estudio y aplicación de fuentes de energías alternativas renovables, hoy de baja utilización, son quizá la esperanza de que exista un futuro con más respeto por la naturaleza y el planeta.
    Siendo consciente, prefiero creer entonces que tal vez la humanidad se encuentre en una situación similar al de la “senda del guerrero” y no pensar que estamos en el final del camino donde todos lo miedos han sido superados.
    En definitiva, independientemente del juicio valor que podamos hacer sobre el contenido de la publicación, creo que permite tomar conciencia y reflexionar al respecto.

    Claudio G Villar

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline