¿Actitud optimista?, sí pero cómo

11

Los lunes suelen ser los días que se viven más “negativamente”, tal vez por eso sean los de mayor tasa de infartos, así como los domingos tienen la particularidad de ser los preferidos de los suicidas.  ¡Qué buen día para escribirte algunas líneas sobre el optimismo!

Yendo a las fuentes encontré lo siguiente:

El optimismo es uno de los tópicos que mayor interés ha despertado entre los investigadores de la psicología positiva. Puede definirse como una característica disposicional de personalidad que media entre los acontecimientos externos y la interpretación personal de los mismos. Es la tendencia a esperar que el futuro depare resultados favorables.

El optimismo es el valor que nos ayuda a enfrentar las dificultades con buen ánimo y perseverancia, descubriendo lo positivo que tienen las personas y las circunstancias, confiando en nuestras capacidades y posibilidades junto con la ayuda que podemos recibir.

La principal diferencia que existe entre una actitud optimista y su contraparte –el pesimismo- radica en el enfoque con que se aprecian las cosas: empeñarnos en descubrir inconvenientes y dificultades nos provoca apatía y desánimo. El optimismo supone hacer ese mismo esfuerzo para encontrar soluciones, ventajas y posibilidades.

En general, parece que las personas más optimistas tienden a tener mejor humor, a ser más perseverantes y exitosos e, incluso, a tener mejor estado de salud física. De hecho, uno de los resultados más consistentes en la literatura científica es que aquellas personas que poseen altos niveles de optimismo y esperanza (ambos tienen que ver con la expectativa de resultados positivos en el futuro y con la creencia en la propia capacidad de alcanzar metas) tienden a salir fortalecidos y a encontrar beneficio en situaciones traumáticas y estresantes.

Hasta aquí, lo que leí en Psicología Positiva, y desde allí me dirigí a la página del “filósofo estratégico” Max More (¡qué nombre y qué título ¿no?!, vale la pena investigar su pensamiento) y me encontré con la siguiente frase:

Optimismo: El combustible de los héroes, el enemigo de la desesperación, el creador del futuro.

Para diferenciarlo del optimismo ingenuo, en uno de sus artículo, More habla del Optimismo Dinámico, al que define como una actitud positiva y energizante [usa la palabra: empowering] hacia nuestras posibilidades individuales y colectivas.

Es más, este optimismo se puede aprender… y dadas sus virtudes para nuestra vida en general y el trabajo en particular, imagino que te estarás preguntando “¿cómo?”… y la respuesta es: cultivando ciertas prácticas.

Así que, para los que quieran aprender optimismo, aquí van las prácticas que propone More parafraseadas libremente, que pueden resultarte algo conductistas pero de utilidad como orientación:

INTERPRETAR POSITIVAMENTE LAS EXPERIENCIAS

  • FOCALIZARSE: Poner énfasis en los aspectos divertidos, constructivos y no limitantes de la vida.
  • ABSTENERSE DE LA QUEJA: Evitar la queja y el “lloriqueo” inútil sobre las dificultades que enfrentemos. Aceptar al mundo tal cuál es y no quejarse de “lo injusta” que es la vida.
  • CUESTIONAR LOS LÍMITES: Desafiar las creencias limitantes sobre nosotros, los otros y nuestra sociedad. Mantener una apertura creativa fundamental hacia las posibilidades futuras.
  • SENTIDO DE RESPONSABILIDAD Y ABUNDANCIA: En vez de sentirse obligado por los demás o las circunstancias, a hacer determinadas cosas, descubrir la libertad de elección para hacer lo que elegimos hacer. Reconocer que el mundo es un lugar repleto de oportunidades. Vivir “para”, en lugar de vivir “por”.
  • HUMOR: Ver los propios errores o dificultades con sentido del humor. Permitir que el humor saludable y propio de un buen carácter renueve nuestras perspectivas y disuelva el pensamiento dogmático.

INFLUENCIAR POSITIVAMENTE

  • RACIONAL: Utilizar la razón para conducir la vida, analizando las emociones y deseos, aprendiendo de ellas pero no permitiendo que ellas conduzcan nuestras vida.
  • AUTO MEJORA: Considerar que cada uno de nosotros somos como un proceso y estamos en continua mejora y no vernos como un producto terminado. Que la mejora no esté motivada por el miedo, sino por una imagen propia que nos inspira.
  • EXPERIMENTACIÓN: Probar con frecuencia nuevos enfoques, buscar formas distintas de alcanzar los objetivos, y tener la voluntad de asumir riesgos calculados.
  • AUTO CONFIANZA: Creer con convicción que tenemos la capacidad de sacar algo bueno de toda experiencia, aún de las más dolorosas.
  • RESPONSABILIDAD PERSONAL: Hacerse cargo de crear las condiciones para el éxito. Percatarse de las formas en las que contribuimos a que nos pase lo que nos pasa. Vivir en consonancia con los valores propios.
  • SELECCIÓN AMBIENTAL: Acercarse a personas y situaciones positivas y crear ambientes propicios. Buscar a personas que nos brinden respaldo e inspiración, y dejar a aquellos que nos desalientan, nos distraen y nos socavan la autoestima.
Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • Marcelo Carlos Aguilar

    Completamente de acuerdo con la nota vertida más arriba.
    Independientemente de mi opinión personal, está demostrado que alguien que, en primer lugar, se encuentre preparado para realizar una tarea, y simultáneamente entregue su máxima atención, concentración, esfuerzo y dedicación, tenderá a alcanzar los mejores resultados posibles si presenta “una actitud positiva”. Y funciona de esta manera porque una “actitud positiva” generará muchísimas más posibilidades de arrojar como resultado un trabajo de mejor calidad. Esto lo explica el hecho de que (también está demostrado) una persona con actitud negativa está bloqueando, con su actitud, lo mejor de sí en términos de creatividad, calidad del trabajo, e inclusive en términos de esfuerzo.
    Ni qué hablar si hablamos de un Líder “Positivo”, que contagia ese optimismo y mentalización positiva, al mismo tiempo que orienta, coordina, brinda soporte, etc., etc… !!!

    Saludos Cordiales

  • http://puertomanagers.com/ Victor Raiban

    Andy, esta es una historia real: Yo tenía un socio en el uruguay que había pasado la guerra, había perdido todo, su familia ( solo pudo reencontrarse con un hermano), bienes materiales, todo. Para sobrevivir. sacaba las coronas de oro a los cadaveresen Treblinka. Pudo escapar del campo, y vivió un año debajo de la cama de un amigo polaco.
    Cada vez que su hijo se quejaba de la mala suerte oporque las cosas que no le salían bien, Jaim su padre, le decía: ” hijo queres escuchar lo que es mala suerte”, ” todo depende de ti, y de tu mirada, asi que no te quejes y busca una salida al problema”
    Te aseguro, que era un gran maestro del optimísmo, siempre tenía una mirada positiva de las situaciones, por cierto lo recuerdo con gran afecto. Construyo una familia hermosa y un gran imperio económico.

    Abrazos!

  • http://www.pazoscarballal.blogspot.com David Pazos

    Muy interesante el post, realmente me parece que una actitud positiva es fundamental en cualquier faceta de la vida, si vemos algo negro… al final lo convertiremos en negro. Como comenta Marcelo Carlos Aguilar en comentarios anteriores, un líder positivo contagia su positivismo a sus subordinados, al igual que una persona negativa, influye negativamente ante las personas que lo rodean, es la figura del “cenizo”, comentada en http://www.expansion.com/2011/03/11/empleo/desarrollo-de-carrera/1299859293.html?a=1efa1d562335c0069663e93d971365ea&t=1300278914

  • http://www.hejlerconsulting.com.ar Karina

    Estimado Andres,

    Conciso, concreto y acertado según mi punto de vista.
    Me ayudará a resumir lo que vivo día a día e intento transmitir a quienes me rodean. La alegría de vivir y la energía para encarar permanentes desafíos, sin que eso denote inconformismo sino mas bien un “proceso continuo y estimulante de mejora, física, espiritual y profesional”.
    Un gustazo!! =)

  • Claudio Gerardo Villar

    Una actitud negativa o positiva se descubre en la manera en que enfrentamos determinadas situaciones, y sobre todo, es más notoria cuando estamos ante situaciones no deseadas. Una reunión de trabajo es un ámbito en el que muy a menudo se detectan claramente las actitudes de las personas. Están las personas de actitud mental positiva (AMP), y como contrapartida aquellas de actitud mental negativa (AMN). En las primeras, encontraremos cualidades como empatía, propuestas de cambio, entusiasmo y compromiso, entre otras. En cambio, las personas de AMN, por lo general muestran su actitud negativa ante cualquier cambio que se pueda proponer. Paradójicamente en estos casos su negatividad es manifestada con alguna afirmación que suena como irrefutable, como por ejemplo: “Esto siempre se hizo así, no se por qué quieren hacer cambios”. Y la enuncian aunque se les haya explicado previamente los objetivos que se buscan, las ventajas y los logros esperados. Las personas de AMN no escuchan o no quieren escuchar, tampoco “ven” o quieren ver, porque no tienen expectativas de progreso, en consecuencia no esperan nada del futuro que pueda surgir de algo que se proponga. Su negatividad es tal, que casi siempre lo encontramos como víctimas, con bajo nivel de compromiso, y por lo general, todo lo que hacen, lo hacen solo para mantener su “comodidad”. En definitiva, podríamos decir que su comportamiento o actitud es propia de un ser no consciente.
    Centrar mi comentario en la actitud negativa de las personas en lugar de hacerlo sobre la actitud positiva, tema de la publicación, no pareciera ser de alguien que tenga una actitud mental positiva. Sin embargo, lo positivo que encuentro es poder mencionar o identificar todas las características de los individuos de AMN, para intentar encontrar, si con las prácticas de Max More u otras, podemos ayudar a estas personas a lograr que interpreten positivamente sus experiencias. Este es un desafío que nos podemos plantear ante la pregunta :”Actitud optimista?, sí pero cómo.

    Claudio Gerardo Villar

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Me encantó, como siempre… gracias Claudio!

  • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

    Gracias Karina, David, Víctor, Marcelo por sus aportes!!!

  • Jose

    ¿Llendo a las fuentes? Ejem……. Es “yendo”, maestro…… qué gaffe!!!!!
    José

  • http://noposeo alex vasallo alonso

    La actitud positiva y el espíritu emprendedor es muy importante para los pequeños y medianos negociantes topes.

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline