A los quejosos profesionales

8

Vamos a suponer que pudiéramos hacer una pregunta a todas aquellas personas del mundo que no se encuentran en una situación de hambruna, enfermedad o pobreza y que en apariencia tienen muchas razones para vivir. Y que pudiéramos pedirles una respuesta honesta a la pregunta “¿Cómo estás?”. Millones de personas dirían: “Muy mal”. Si les preguntáramos el porqué, casi todos culparían a otra persona de su estado de ánimo… Difícilmente encontraríamos a una persona que no haya dicho alguna vez: “Me estás volviendo loco… Estoy muy enfadado… ¿No te importan mis sentimientos? Me irritas tanto que no puedo pensar con claridad”. Nunca se nos ocurre que estamos eligiendo ese malestar del cual nos quejamos tanto.

En cualquier circunstancia, siempre estamos escogiendo todo lo que hacemos, incluyendo el sentirnos mal. Las otras personas no tienen la capacidad de hacernos sentir mal, ni de hacernos felices. Todo lo que podemos intercambiar con ellos, dar o recibir, es información. Pero por sí misma, la información no puede obligarnos a hacer o sentir algo específico. Va hasta el cerebro, donde la procesamos y, luego, decidimos qué hacer con ella. … Elegimos todas nuestras acciones y pensamientos y, así, indirectamente, escogemos casi todos nuestros sentimientos y mucha de nuestra fisiología. Por muy mal que uno pueda sentirse, mucho de lo que le sucede al cuerpo cuando sufre o se está enfermo, es resultado indirecto de acciones y pensamientos que uno ha escogido a diario. Cuando estamos deprimidos, creemos que no tenemos control sobre nuestro sufrimiento, que somos víctimas de un desequilibrio químico en el cerebro y que, por lo tanto, necesitamos drogas como el Prozac para volver a compensarlo. Hay muy poca verdad en esta forma de ver las cosas. En realidad, tenemos mucho control sobre nuestro sufrimiento. Rara vez somos víctimas de lo que nos ha sucedido en el pasado y, … la química de nuestro cerebro es la normal en relación a lo que elegimos hacer. Las drogas para el cerebro pueden hacernos sentir mejor, pero con ellas no solucionamos los problemas que nos han llevado a escoger el sentirnos desgraciados.

Las semillas de casi toda nuestra infelicidad se siembran muy pronto en nuestras vidas: desde el momento en que encontramos personas que han descubierto no sólo lo que es correcto para ellas, sino también y, desafortunadamente, para nosotros. Armadas con este descubrimiento y siguiendo la tradición destructiva que ha dominado nuestro pensamiento durante miles de años, estas personas se sienten con el deber de forzarnos a hacer lo que “saben” que es correcto. La forma que elegimos para resistirnos a esa fuerza es, de lejos, la mayor fuente de desdicha humana.

Con estas palabras, y con cuarenta años de práctica psiquiátrica, William Glasser en su libro Choice Theory presenta un modelo que pretende responder a la siguiente pregunta: “¿Cómo puedo ser libre para vivir mi vida como quiero y, a la vez, construir las relaciones que quiero con las personas que quiero?”.

Por sus implicancias en la cultura y efectividad organizacional, en la calidad de las relaciones que construimos y en el nivel de bienestar que experimentamos, este tema es un temón de aquellos. Así que seguiré publicando algunas reflexiones de Glasser en futuros posteos, pero ahora me interesan los comentarios que puedas hacer sobre las implicancias de esta perspectiva. Veamos, por ejemplo, esta cuestión:

¿Qué pasa con la libertad de elección de aquellos que, hace diez años o más, se quejan de lo mal que están en su lugar de trabajo y siguen eligiendo ir al mismo trabajo día tras día?

Por Andrés Ubierna con selecciones de Choice Theory: A New Psychology of Personal Freedom, de Willam Glasser.

Share
  • http://exitosi.com Rosangel

    Me río con este post, porque vivimos sumergidos dentro de una sola queja y pareciera que existe el deseo oculto de que pudiera venir “alguien” de la nada a rescatarnos y resolver nuestros problemas cual historia de super héroes-
    Cuando yo digo en mis talleres que la responsabilidad de sentirnos bien y motivados es de nosotros mismos, la gente se me queda viendo como si estuviera hablando de invasores del espacio. En las organizaciones se ha quedado grabado en piedra que alguien nos tienes que motivar y si ese alguien no nos motiva empezamos a trabajar sin ganas y hacer las cosas de mala manera. Es un comportamiento infantil que ha sido apoyado y justificado por años.
    En los matrimonios, familias, colegios, escuelas, comunidades, países en todas partes nos quejamos pero muy pocos hacemos algo para resolver la situación. Es muy cómodo quejarse y no hacerse cargo.

  • Pingback: Bitacoras.com

  • http://www.serhumanoytrabajo.com Esteban Owen

    Respecto de la pregunta que plantea el artículo al final: “¿Qué pasa con la libertad de elección de aquellos que, hace diez años o más, se quejan de lo mal que están en su lugar de trabajo y siguen eligiendo ir al mismo trabajo día tras día?” …

    … muchas personas responsabilizan al trabajo (a la empresa) de su malestar, pero el malestar “estructural” es interior, es propio. Siendo así, pueden cambiar de trabajo (de empresa) todas las veces que quieran, pero de lo que se trata es de que descubran la libertad del “ser”.

    Creo que el primer paso es que cada uno se encuentre consigo mismo, pero ¿cómo nos vamos a encontrar con nosotros mismos si no somos capaces de dedicar siquiera 15 minutos por día para estar a solas con nosotros mismos? En cambio, preferimos (me corrijo: muchos prefieren, ya que afortunadamente hace tiempo decidí otra cosa), muchos prefieren entregar una hora, dos horas, o más, cada día a sentarse frente a un aparato de televisión y dejar que otros (“Otros”, con mayúsculas) planten en su mente las semillas de todos los malestares, todos los miedos y todas las frustraciones posibles.

    Apaga el televisor, siéntate a solas, escucha tus pensamientos. Medita.

    Saludos,

    Esteban Owen

  • http://crisisodesafio.wordpress.com/ Joan López Casanoves

    Buenas tardes… días para vosotr@s.

    Uno de los mejores artículos que he leído en la vida. Efectivamente, el cambio está en nuestro interior. Si la cuestión es quejarse, todo el mundo tiene derecho a hacerlo, pero es gratuito comenzar por dejar de hacerlo y cambiar una mentalidad quejumbrosa que nos puede conducir a actuar y, por lo tanto, a cambiar de ruta y de estilo de vida.

    Gracias por una reflexión tan sensata y, sobre todo, útil. Saludos.

  • Adrian

    Me encanta este tema!

    La creencia subyacente es que existe el “Inception emocional”.
    Mis emociones son causadas por los demás
    “Cómo querés que no me sienta como me siento si él/ella sigue haciendo lo que hace”
    Con este mindframe. Estamos a la deriva del viento de los demás o de los hechos.

    Concuerdo que el “deber ser” es la causa del sufrimiento del mundo.
    Estos es fácil de comprobar en casos obvios como:
    “Tengo que ser abogado porque es lo que quieren para mí”
    Pero es un poco más sutil cómo opera en los que quieren y no logran imponer su “deber ser” en los demás.
    La “desobediencia” de los demás les genera sufrimiento.

    En mi familia cuento con hermosos ejemplos de este tipo de paradigma, que me llevan a pensar que sería muy difícil ser feliz si yo lo adoptara, porque “si el universo no se alinea a mis exigencias es imposible ser feliz” (si A no consigue trabajo, si B me dice lo que me dijo, si C y D no se reconcilian, si E no se cura de su enfermedad).
    Un mindset como este da que pensar que si por azar tenemos un momento de felicidad, va a durar sólo hasta que el primer patito se salga de la fila.

    Un enfoque mucho más efectivo a mi criterio es el que mencionás: “nadie puede sembrar una emoción en tu interior.”
    Mis emociones son fruto de mi modelo mental y mi particular interpretación de la realidad (del gap entre mis expectativas y la realidad percibida).

    Cualquiera sea la perspectiva que se elija, lo interesante es que “creamos lo que creemos”.
    Tanto si creo que soy protagonista como víctima emocional, es lo que voy a crear para mi vida.

    Yo decido pensar que puedo elegir las emociones que quiero sentir.

    Podría parecer que este paradigma nos insensibiliza o nos aliena (nos lleva a tener menos expectativas), pero en realidad ocurre todo lo contrario.
    Estamos mucho más abiertos a vivir concientemente las emociones y transitar las que no nos agradan con sabiduría y curiosidad casi científica, y vivir con el entusiasmo más a flor de piel.

    No digo que sea así de fácil lograrlo, pero es algo que se puede ir desarrollando, o para los más escépticos una creencia romántica que vale la pena probar.

    PD: Mi experiencia demuestra que, como todo cambio, es más difícil de adoptar a medida que sos más grande

  • http://www.cafe-prensa.blogspot.com Sergio Serafini

    Me encanta este tema porque no se trata del ser positivo en tu vida, sino del ser objetivo y comprender que el presente y futuro depende de nuestras acciones, y de las personas que tenemos a nuestro lado, cito una frase de Ismael Serrano canta autor español, “El Principio de Incertidumbre – El observador por el mero hecho de ser testigo influye en la realidad q esta observando…”

  • http://mejorartutrabajo.blogspot.com/ Jonathan

    Me encanto este post, pero me gusto aún más lo que dijo Adrián “Yo decido pensar que puedo elegir las emociones que quiero sentir” – En estos momentos me ayudó mucho recordar este principio básico que solemos perderlo de nuestra mente

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Gracias Jonathan por pasar y dejar tu huella!

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline