foersterContinúo con el artículo cuya primer parte publiqué ayer.

Gregory Bateson: «Quien quiera hacer el bien debe hacerlo en los pequeños detalles. El bien general es la coartada de los patriotas, los políticos y los bribones».

Si observamos la historia vemos que, desde la Inquisición, la Revolución francesa hasta Stalin, Hitler y Mao Tse Tung, invariablemente y sin excepciones las peores atrocidades cometidas han sido resultado directo de la imposición al otro del bien común por parte de cierto grupo de poder cuyo propósito fue siempre mejorar el mundo.

Cuando miro en la televisión, odio, violencia y espanto, pienso que no les fue muy bien.

Cuando tomo un subte o el colectivo y veo los rostros de los innumerables transeúntes que día tras día viajan como bestias hacia una nueva jornada laboral, anestesiados para no sentir la vida mísera que llevan, pienso que no les fue muy bien.

Cuando escucho la gran cantidad de hombres y mujeres que fueron violados o maltratados de niños por algunos de sus familiares más cercanos, pienso que no les fue muy bien. Cuando observo los cuerpos esqueléticos de los chicos desnutridos del mundo, pienso que no les fue muy bien.

Cuando observo los misiles impactando en Bagdad, pienso que no les fue muy bien… ¿donde está el mundo mejor?

Así que mejor me dedico a ser mejor en las pequeñas cosas.

Heinz von Foerster (1973): «Obra siempre de modo que aumentes el número de posibilidades de elección».

Hace muchos siglos esta misma manera de ver las cosas fue puesta de manifiesto en un fascinante relato:

Tras su muerte, el sufí Abu Bakú Shibli se aparecio en sueños a uno de sus amigos.

«¿Cómo te ha tratado Dios?», preguntó el amigo. El sufí respondió: «Apenas estuve ante su trono, me preguntó: “¿Sábes por qué te perdono?” Y dije: “¿Por mis buenas acciones?” Pero Dios dijo: “No, no por tus buenas acciones”. Pregunté entonces yo: “¿Por mi adoración sincera?” Y Dios dijo: “No”. Entonces dije yo: “¿Por causa de mis peregrinaciones y de mis viajes para alcanzar conocimientos e iluminar a los demás?” Y Dios respondió de nuevo: “No. Por nada de esto”. De modo que pregunté: “Señor, entonces ¿por qué me habéis perdonado?” Y respondió Dios: “Te acuerdas que un gélido día de invierno mientras paseabas por las calles de Bagdad viste un gatito hambriento que desesperadamente buscaba ponerse a cubierto del viento helado y tú tuviste piedad de él, lo recogiste y lo pusiste bajo tu abrigo de pieles y lo llevaste a tu casa?” “Sí –dije–, Señor, lo recuerdo.” Y dijo Dios: “Porque trataste bien aquel gatito, Abu Bakú, por esto te he perdonado”»

Por Andrés Ubierna

Share

foerster
Encontré perdidos por zonas de mi estudio hace tiempo abandonadas, unos apuntes que se nutrieron de fuentes que no registré. Me resultaron valiosos para rescatar aquí algunas de las palabras que resonaron en mí al releerlos.

Mis disculpas a aquellos de los que me nutrí por no mencionarlos ahora, pero no apunté sus nombres. Creo recordar el libro El arte del cambio de Giorgio Nardone, Paul Warzlawick… no volví sobre sus páginas como para estar seguro. Que disfruten estas líneas como lo hago yo al transcribirlas.

Diferentes acciones pueden llevar a la construcción de diferentes “realidades”.

Blaise Pascal en su Pensée 223 desarrolló una argumentación que hoy se conoce como la apuesta de Pascal.  Examina la antigua pregunta de cómo un no creyente puede llegar, por sí mismo o a través de sí mismo, a la fe. La sugerencia es interesante: compórtate como si ya fueras creyente, y la fe seguirá por causa a estas acciones. Y dado que hay al menos una probabilidad de que Dios exista, para no hablar de los potenciales beneficios (paz del alma y salvación), el riesgo de este juego es pequeño. « ¿Qué pierdes en ello? », pregunta retóricamente.

«La decisión de creer se puede mantener con éxito sólo si va acompañada de la decisión de olvidar la decisión de creer», afirma el filósofo noruego Jon Elster en Ulysses and the sirens.

«No son las cosas en sí lo que nos preocupa, sino las opiniones que tenemos de las cosas», decía Epicteto hace unos 1900 años.

Por eso, si logramos motivar a alguien a que emprenda una acción, por sí misma siempre posible, pero que no ha llevado a cabo porque en su realidad de segundo orden no veía ni sentido ni razón en cumplirla, entonces a través de la misma realización de esta acción experimentará algo que nunca explicación o interpretación alguna habría podido inducirlo a ver o experimentar.

«Si quieres ver, aprende a obrar». Heinz von Foerster, 1973

Hans Vaihinger en La filosofía del como si, escrito ya en 1911, demuestra que obramos siempre según supuestos no probados y no probables que, no obstante llegan a resultados concretos y prácticos con los que reafirmamos esos supuestos.

Interactuar con el mundo a partir de un modelo que da sentido a nuestra interacción, como si el modelo fuera existente y no una mera imaginación, lleva a resultados concretos y rápidos.

La pregunta es: «¿Qué presupuesto de tipo como si produce mejores resultados concretos?»

El supuesto de que siendo los problemas que enfrentamos como humanidad de proporciones enormes, sólo una solución igualmente enorme y trascendente puede llegar a tener probabilidades de éxito, es inefectivo, irresponsable e irrespetuoso.

No hay probabilidad alguna de cambio en el mundo sin un cambio personal ejercido libremente por cada uno de quienes habitamos el mundo.

¿Y a vos qué te parece?

Por Andrés Ubierna

 

 

 

Share

La manera en la que nos relacionamos con el trabajo, la manera en la que lo interpretamos o consideramos, tiene raíces culturales con fuertes consecuencias en nuestro nivel de bienestar y en nuestra efectividad.

Abraham Maslow escribió que “el más hermoso de los destinos, la más maravillosa de las buenas fortunas que puede sucederle a un ser humano, es que le paguen por hacer aquello que ama hacer”.

Dice Tal Ben-Shahar en Happier:

La psicóloga Amy Wrzesniewski y sus colegas sugieren que la gente experimenta su trabajo en uno de los siguientes tres modos: como una tarea, como una carrera, o como una vocación.

La mayoría percibe el trabajo como una tarea, con el foco puesto en la compensación financiera más que en la satisfacción personal. En este caso la gente sale a trabajar a la mañana en primer lugar porque siente que “tiene que hacerlo” más que porque sienta que “quiere hacerlo”. No espera del trabajo más que cobrar el sueldo a fin de mes o a fin de semana, y aguarda con ganas que llegue el viernes o algún feriado o las vacaciones.

La persona que experimenta el trabajo como una carrera está motivado principalmente por factores extrínsecos, como ganar más dinero o crecimiento -en poder o prestigio. Espera con ganas una próxima promoción, un ascenso jerárquico…

Para una persona que experimenta su trabajo como una vocación, el trabajo es un fin en si mismo. Mientras el sueldo o los honorarios son algo por cierto importante, como así también lo es el crecimiento, trabaja principalmente porque quiere hacerlo. Está motivado por razones intrínsecas y experimenta una sensación de realización personal al realizar ese trabajo, sus metas son autodefinidas. Se siente apasionado con lo que hace y de su tarea obtiene satisfacción y plenitud; considera su trabajo como un privilegio más que como una tarea.

Por Andrés Ubierna

Share

jefemalaondaEn un artículo publicado por el diario La Nación se reflejan los resultados de una investigación de la Revista Journal of Personality and Social Psycology realizado por científicos franceses, canadienses y estadounidenses donde destacan que “los empleados más agresivos y desagradables alcanzan a ganar sueldos de hasta un 18% mayor que sus pares más simpáticos, altruistas y educados”.

Dicen así: “Los individuos poco sociables pueden ser considerados más competentes por su falta de afecto y calidez. Los duros dan lo mejor de sí en un ambiente a menudo muy egoísta como el del trabajo, mientras que los amables entre concesiones, sonrisas y bromas se arriesgan a quedarse atrás”.

Este tipo de informes muestran solo una parte de la historia, una historia que proponemos cambiar definitivamente, así que les ofreceré una mirada mas sistémica que incluya otras variables.

Si vamos a estas compañías a preguntar a sus directores que características tendrían que tener sus líderes, no creo que nos respondan que valoran más los perfiles con mala onda, poco sociables, egoístas y agresivos. Nos dirán que quieren ejecutivos con empatía, competencias emocionales y que trabajen en equipo en pos de retener los talentos organizacionales, lograr un alto compromiso y cuidar el clima laboral…

Entonces… ¿Por qué las compañías entregan más valor económico a personas de estas características pagándoles en promedio un 18% más?

Parece que esto fortalece los aportes de Chris Argyris sobre la Teoría Oficial y la Teoría en Uso, lo que se dice y lo que se hace, el discurso oficial sobre la acción y las acciones que se llevan a la práctica.

Dice Andrés Ubierna: “Estas diferencias entre la teoría oficial y la teoría en uso, generan la patología esquizofrénica característica de las rutinas defensivas organizacionales. Con lo cual, y si bien no conozco investigaciones cualitativas al respecto, hay algunas preguntas que vale la pena explorar para intentar poner algo de luz sobre la pata oculta de la mesa: ¿Con qué clase de ejecutivos prefiere trabajar la gente talentosa para poner en acción todo su talento? ¿Cuál es el costo, económico y en sufrimiento humano, de las rutinas defensivas? ¿Cuánto están dejando de ganar las empresas por brindar este incentivo económico a este perfil de ejecutivos? Y cuál es también el costo que pagamos como sociedad.”

Para vislumbrar el costo económico de una de las consecuencias de este tipo de prácticas, te sugiero leer este artículo sobre el estrés y salud psicológica.

Para entender el efecto en la rotación del talento y el nivel de compromiso de estas políticas, te sugiero ver este video.

Y para finalizar, más allá de las “atractivas” derivaciones éticas de esta cuestión, quiero traer un ejemplo que citó Andrés en otro artículo: La región andina de Kimberley Clark… Esta región, una de las más pobres del mundo, logró en el 2009 el 40 % de aumento neto de ingresos operativos de Kimberley Clark en el mundo.

Cuando se le pregunto a Sergio Nacach, su director regional, las razones de esta cultura ganadora, no respondió que fue porque tienen en su equipo a los ejecutivos más mala onda, con mal trato y desagradables, a quienes los reteiene pagándoles mejores salarios e incentivos pagos que a los talentosos y con competencias sociales y humanas. Muy lejos de esto, su respuesta fue que este logro impresionante fue el resultado de algo que se puede decir con una sola palabra: “Amor”.

¿Vos qué pensás?

Por Víctor Raiban

Share

LibertadPara la libertad sangro, lucho, pervivo.
Para la libertad, mis ojos y mis manos,
como un árbol carnal, generoso y cautivo,
doy a los cirujanos.

Para la libertad siento más corazones
que arenas en mi pecho: dan espumas mis venas,
y entro en los hospitales, y entro en los algodones
como en las azucenas.

Para la libertad me desprendo a balazos
de los que han revolcado su estatua por el lodo.
Y me desprendo a golpes de mis pies, de mis brazos,
de mi casa, de todo.

Porque donde unas cuencas vacías amanezcan,
ella pondrá dos piedras de futura mirada
y hará que nuevos brazos y nuevas piernas crezcan
en la carne talada.

Retoñarán aladas de savia sin otoño
reliquias de mi cuerpo que pierdo en cada herida.
Porque soy como el árbol talado, que retoño:
porque aún tengo la vida.

MIGUEL HERNÁNDEZ, El hombre acecha, (1938-39)

Selección de Andrés Ubierna, fuente El mundo en verso.

Share

contactoEl maestro dijo al hombre de negocios:

- Como los peces mueren en la tierra seca, así perecerás cuando te enmarañes en el mundo. El pez debe volver al agua, tú debes volver a la soledad.

El hombre de negocios estaba sorprendido.

- ¿Acaso debo renunciar a mi negocio e ingresar en un monasterio?

- No. No. Guarda tu negocio y penetra en tu corazón.

Esta bella anécdota la contó Kenneth Goodpaster, un antiguo profesor de Harvard, un hombre con un corazón verdaderamente generoso. Aprendí lecciones de liderazgo ético de Ken y entendí que el liderazgo no es una experiencia cerebral, sino que se trata de una práctica.

Ken tiene una agenda muy apretada, y viaja de una parte a otra del mundo, enseñando, gestionando seminarios empresariales y encontrando siempre tiempo para su familia. Sin embargo, el año que lo conocí, siempre lo vi atendiendo hasta los menores detalles como si cada tarea fuera lo más importante para él.

Al final de una reunión solía recoger las tazas de café vacías en la mesa cuando todos se habían ido. Viendo el modo en que Ken dirige su vida y su trabajo, entendí que un líder consciente puede pensar en ideas abstractas, pero vive con su atención centrada en detalles concretos.

El secreto del liderazgo de alta sensibilidad es sencillamente el siguiente: prestar atención y entregar el corazón a los detalles… Hay un mercado en declive de los discursos ampulosos y los pensamientos nobles. Lo que los seguidores quieren ver es una vida vivida en detalle, en resonancia con principios trascendentes.

La percepción que tienen los seguidores de los líderes no es producto de una autoridad en torno a ellos, sino de pequeños detalles de la vida cotidiana.

La sensibilidad es un poderoso medio de comunicación en nuestras vidas. Los líderes que entienden el lenguaje de la sensibilidad saben que produce un profundo impacto en la mente de la persona con la que se está en contacto.

El contacto puede ser puramente físico, como estrechar la mano de alguien, si bien el impacto emocional incluso de un contacto físico es inconfundible. Las manos de un líder son poderosos mensajeros de sus emociones. Los seguidores responden en sl sentido físico y emocional diciendo: “He sido tocado por su noble gesto”.

En la evolución de la conciencia humana, el contacto desempeña un papel muy importante. Los líderes que creen en el contacto de alta sensibilidad también ven su impacto entre sus colegas. Estos líderes transmiten su energía y entusiasmo a todas las personas que tocan. Puede ser mediante una mirada amable, o incluso un simpático gesto de aprobación. Puede ser a través de un mensaje escrito, o incluso un momento silencioso compartido con un colega que ha sufrido una situación dolorosa.

Selección de Andrés Ubierna de Leading Consciously: A Pilgrimage Toward Self-Mastery

Share

Una característica común de las personas que se declaran felices es su capacidad para valorar y disfrutar de lo que tienen; la conciencia del valor de aquello que tenemos y que nos da la vida y de las pequeñas grandes alegrías de ésta.

La felicidad parece emerger de la toma de conciencia de aquello que es obvio y que, precisamente por ello, obviamos: un buen estado de salud, la compañía de nuestros afectos, el contacto con la naturaleza, una buena conversación, tener el privilegio de trabajar en algo que amamos…

En la antigua Grecia existía un concepto que, por desgracia, ha caído en desuso con el paso del tiempo: obnosis. La obnosis hace referencia a aquello que es obvio y paradójicamente acaba siendo obviado… Obviamos lo obvio. Un ejemplo simple sería decir que sin un aire respirable moriríamos o enfermaríamos. Pero quizás sólo daremos valor al hecho de tener un aire respirable el día que tengamos que pagar por respirar; cuando los estados deban financiar sus políticas medioambientales a través de un impuesto que grave nuestro consumo de aire como ciudadanos. Porque es obvio que si no respiramos, morimos, pero normalmente no nos damos cuenta de ello.

Merece la pena abrir los ojos aquí y ahora para darnos cuenta de todo cuanto nos rodea y por lo que podemos sentirnos felices y agradecidos: desde el latido de nuestro corazón, la salud de nuestro cuerpo, la buena música de fondo que nos acompaña, la existencia de un ser querido o el buen vaso de agua que sacia nuestra sed. Cuestiones cargadas de valor.

Merece la pena darnos cuenta de ello y procurar cuidar esas pequeñas grandes cuestiones… Como bien lo expresa Paracelso: “Quien conoce ama. Y quien ama es feliz.”

Selección de Andrés Ubierna de La buena vida de Alex Rovira.

Share

wild¿Es necesario escapar de la cárcel para experimentar la libertad más plena?

Depende… ¿En dónde crees que se encuentran las cadenas que te aprisionan y en qué lugar habita esa libertad que tu alma anhela?”

Cuando supe de tu vida, recordé el instante en que me descubrí prisionero o de mi nombre, o de mi cuerpo, o en mi matrimonio, o en mi trabajo, en mi sociedad o en mi cultura, en mi vida… y así me experimenté, como un prisionero y así me hacía miserable.

Por eso, en algún momento tal vez, decidí escaparme hacia esa libertad que en mí se hallaba allí fuera, más allá de esos barrotes, y dejé detrás mi nombre, mi familia, mis títulos y mi trabajo, y mi sociedad, y me encaminé también hacia rutas salvajes, y allí fui libre y feliz,… y ese fue uno de mis benditos viajes.

Hoy estoy vivo… encontré que hay también otros viajes y otros caminos hacia la libertad y la dicha plena.

Uno que también recorrí es el que emprenden los que de pronto se descubren prisioneros de sus propias cadenas, los que ven que los barrotes del afuera son un reflejo fiel que les devuelve el espejo de los que tienen adentro. Y estos en vez de buscar en algún lugar otro espejo que les devuelva otro reflejo, deciden mirarse allí y transformarse hacia dentro aprovechando el afuera…

Y llega un momento en que se liberan y experimentan una dicha completa en todo lo que les trae el mundo y se sienten igual de bien danzando desnudos con los lobos del bosque, así como en el medio del subte enfundados en sacos y corbatas.  Integran la dualidad y la trasciendan a cada paso, y de pronto arriban a una estación de su camino, en la que descubren que este mundo es perfección en la imperfección que aquí es la única perfecta, y a esa imperfección también abrazan y besan.

Con toda mi alma en memoria de Christopher McCandless, mi amado Alexander Supertramp

Por Andrés Ubierna

Share

jobs“No quiero ser el muerto más rico del cementerio, lo que quiero es acostarme cada día sabiendo que hoy hice algo genial”. “Si vivo este día como si fuera el último, seguro que algún día tendré razón”. Steve Jobs, el empresario mas admirado y respetado de los últimos tiempos, lideró Apple con la excelencia de un líder talentoso y la cuota de responsabilidad y humanidad que destaca su obra.

Una empresa como Apple, tan asociada a la figura de Jobs, tenía en él su mayor fortaleza, pero también su mayor debildidad. ¿Cómo será el futuro de Apple sin Jobs? No pocos pronosticaban la pérdida de valor por su muerte.

Hasta ahora Apple no perdió valor significativo en las acciones después de su partida. Dos días después de la muerte de Jobs la acción solo había perdido 0,23 % de su valor. Probemos algunas razones.

Con este final en mente, Steve Jobs, trabajó en dos pilares: El primero fue crear una cultura fuerte sustentada en valores claros y seguidos por sus ejecutivos. El segundo, formar a sus sucesores y darles una estabilidad en la compañía (desde que se conoció su enfermedad en el 2004, Apple tuvo una muy baja rotación de sus altos potenciales) y así también realimentar el primer pilar.

Una compañía valiosa tiene gente talentosa, y si es la mejor en su especialidad, creativa, humana e innovadora, tendrá un plus distintivo ante su competencia.

Steve Jobs apuntaba a los mejores en sus especialidades, y resultaba irresistible a la hora de convencerlos a que dejen sus viejos empleos. El testimonio de John Sculley, ex vicepresidente de Pepsi es muy significativo al respecto. Sculley recuerda que Jobs le dijo: “¿Quieres cambiar el mundo, o prefieres seguir vendiendo agua azucarada como hasta ahora?”

Darles una visión y un propósito significativo, respaldado por su ejemplo, resultaba más que suficiente para atraer a los mejores.

Otro pilar importante en esta estrategia fue la Universidad Apple orientada a generar aprendizajes a partir de situaciones de aplicación concreta. Fue creada en el 2008 con la ayuda de Joel Podolny, ex decano de la Universidad de Negocios de Yale. Este es un elemento fundamental que ayuda a fomentar y consolidar los principios y acciones a seguir de acuerdo a los lineamentos de Jobs.

No sorprende que un líder genial y humano como Steve Jobs haya pensado en preparar las cosas para luego de su muerte. Esto era un pretexto para dejar su legado y hacer una compañía que lo trascienda, porque sus valores y propósito son los que marcaron y marcarán a toda una generación.

Como escuché de un prestigioso coach de football americano, Bobby Bowden, “Hay dos cosas de las cuales nadie se salva: de los impuestos y de la muerte”. Tal vez por eso, rescato, entre otras, la enseñanza que Jobs nos deja sobre la responsabilidad de todo gran líder, consciente de su impermanencia, para con las generaciones por venir.

Por Víctor Raiban

Share

En esta interesante conferencia TED, Larry Lessig argumenta a favor de crear nuevas condiciones legales que faciliten la creatividad, la innovación y la expresión libre de una mayor cantidad de gente mediante el uso de las nuevas tecnologías, en un contexto cultural en el cual estamos viviendo un cambio sin precedentes, donde la humanidad está pasando de ser espectadora de actos creativos concentrados en unos pocos autores, a ser simultáneamente espectadora y creadora global. [Luego de darle play, podrás seleccionar los subtítulos en español.]

Seleccionado por Andrés Ubierna

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline