goreUna de la empresas con cultura de management más innovadora es Gore. Así que traigo algunas notas que tomé de The Future of Management de Gary Hamel.

Hay una diferencia clara entre comprometerse y cumplir. Como Bill Gore afirmaba: “los autoritarios no pueden imponer compromiso, solo obediencia”.

Él creía que el compromiso voluntario es mucho más valioso para una organización que el simple hecho de resignarse a cumplir.

Esta noción es la base de uno de los pilares filosóficos de Gore: “Todos los compromisos son autoimpuestos”. En la práctica, esto significa que los asociados negocian con su pares sus responsabilidades y el trabajo que se les asigna. En Gore, las tareas no se asignan, se aceptan.

Sin embargo, puesto que a los asociados se les evalúa y se les remunera con base a su contribución al éxito del equipo, tienen al aliciente de comprometerse a hacer más en vez de menos. Si bien los asociados tienen la libertad para responder con un “no” a cualquier solicitud, cuando se comprometen es como si hubieran hecho un juramento sagrado.

A los asociados nuevos se les advierte regularmente que no deben excederse, porque si no logran cumplir su compromiso, su remuneración se verá afectada.

Aunque el proceso de negociar los compromisos es dispendioso, los beneficios para la moral de los empleados son apreciables. En Gore, prácticamente todos los empleados pueden decir con toda franqueza: “Hago exactamente lo que me comprometí a hacer”.

Los ejecutivos seniors llegados de otras compañías al comienzo quedan atónitos ante el carácter del compromiso voluntario. Los que sobreviven deben adaptarse a la vida en este entramado. Steve Young, experto en marketing de consumo venido de Vlasic Foods, afirma no haber tardado en descubrir que “si aquí uno le ordena a alguien que haga algo, esa persona jamás volverá a hacer nada por uno”.

¿Qué reflexiones quisieras hacer sobre este tema?

Seleccionado por Andrés Ubierna

Share

buceoTe propongo avanzar con el tema de ayer deteniéndonos en una faceta en particular: el impacto que el contexto tiene en la efectividad que logramos con nuestras conversaciones.

Cuando conversamos no sólo describimos un mundo que está allí afuera sino que cultivamos realidad. Con nuestras conversaciones tenemos la posibilidad de hacer que pasen cosas. Los pedidos, ofertas, compromisos y opiniones, tienen una importancia destacable en este sentido. Cuando comencé a aproximarme a la capacidad generativa del lenguaje, aprendí una lección que tuvo enorme impacto en mi efectividad, y que podría enunciar de la siguiente manera: una buena conversación en un mal contexto es una mala conversación.

Allí supe que muchas veces mis conversaciones no producían el efecto deseado, no tanto por el asunto conversado sino por el contexto en el cual conversaba. Este contexto estructura el proceso de interacción, y por lo tanto, su efectividad.

Invertir tiempo y esfuerzo en crear contextos efectivos es entonces una acción de liderazgo con buen rendimiento.

Entre algunos de los factores que afectan el contexto, se encuentran:

  • El momento, el lugar y el medio (presencial, telefónico, vía mail…)
  • La elección de los interlocutores.
  • Los valores en uso.
  • La emocionalidad.
  • La actitud y disponibilidad.
  • Las intenciones vigentes en cada uno de los interlocutores.
  • Las forma en la que conversamos.
  • Los modelos mentales de los que participan en la conversación.
  • El lenguaje utilizado.
  • La secuencia conversacional.
  • La autoridad y roles de los interlocutores, y los juegos de poder.

Para ejemplificar este tema, voy a compartir un video con el que me rei a carcajadas, y que hace unos días me envió Víctor Raiban. El humor es un recurso de aprendizaje efectivo… veamos si resulta útil ahora para aprender sobre algunas cosas que en ciertos contextos no es conveniente hacer…

Y ahora, queridos lectores, espero sumen comentarios con sus ejemplos de conversaciones en contexto inadecuados… los espero!!!

Por Andrés Ubierna

Share

En enero de 2007 Joshua Bell, virtuoso violinista contemporáneo reconocido mundialmente, participó de un interesante experimento diseñado por el periódico The Washington Post: ¿sería capaz su música de llamar la atención por sí misma en un contexto popular y en un momento inapropiado?

Vestido sencillamente – con un vaquero, camiseta manga larga y gorra – se presentó de incógnito para dar un concierto “espontáneo” a la hora pico de utilización del servicio de subterráneo. Utilizó junto con sus virtudes de violinista, un violín Stradivarius de 1713 valuado en US$ 3,5 millones.

El momento duró 43 minutos. En ese tiempo pasaron por el lugar 1097 personas.

Contra las expectativas de grandes resultados, apenas 1 persona lo reconoció, 7 personas pararon para escuchar sus melodías mágicas y 27 contribuyeron con el “artista callejero”. Al finalizar, había reunido en su estuche de violín u$s32, aportados espontáneamente por sus oyentes. Esta contribución estuvo muy lejos de los u$s 100 que habían pagado en promedio quienes concurrieron a su concierto previo.

Creemos que esta experiencia muestra la importancia de invertir en crear un contexto adecuado y un significativo grado de coincidencia entre lo que ofrece el especialista y lo que busca la gente.

Seguramente muchas interpretaciones al respecto se pueden hacer y otras tantas preguntas pueden surgir.

Fuente: Puerto Experto

Por Andrés Ubierna

Share

Luego de leer este artículo algunos se preguntarán por qué publicar en este espacio algunas notas filosóficas que tomé sobre el problema del bien y del mal… Ud., mi querido lector, sabrá evaluar el valor de este artículo. Además desoyendo las sugerencias de los expertos en blogs, posteo este extenso ensayo con selecciones del libro de Hubert Benoit, La doctrina suprema, El Zen y la psicología de la transformación. Buen provecho.

monkLa creación del universo puede representarse como el resultado del interjuego, concomitante y conciliatorio, de dos fuerzas que se oponen y complementan entre sí. Esto lo podemos plasmar como la interacción de tres fuerzas: una positiva, una negativa y una conciliatoria. Principio positivo inferior, principio negativo inferior y principio conciliatorio superior.

Los dos principios inferiores son los dos polos de la manifestación, y en este plano de manifestación ninguno de los dos principios es absolutamente positivo o negativo. La relación entre estos principios desde la perspectiva en la cual la percibimos, el interjuego, es temporal, pero los principios en sí no pueden estar sujetos al tiempo porque no pueden estar sujetos a las limitaciones de su propio interjuego; son intermediarios entre el Principio Superior y su manifestación. Por lo tanto la manifestación creativa en este plano en el que vivimos y trabajamos, se despliega en el tiempo pero es en sí un proceso intemporal.

Por ejemplo, mi cuerpo no fue sólo creado el día en que fui concebido (con partículas que ya estaban en el flujo creativo), sino que además está siendo creado en todo momento incesantemente, y cuando muera las células que lo componen seguirán alimentando el proceso creativo.

Para este proceso creativo los dos principios inferiores son imprescindibles para la existencia de todos los fenómenos. En algún momento o lugar predomina uno, en otro el otro, pero en la totalidad del universo ambos están en equilibrio. Ambos principios están en el mismo nivel. Ninguno es superior al otro… pero…

¿Por qué entonces consideramos que el bien es superior al mal, o la luz a la oscuridad, o el amor al odio?

Porque cuando encaramos este tema desde nuestra experiencia vital aquí, en este plano en el que experimentamos la vida, fuera de la abstracción intelectual, vemos que existe una parcialidad innata por las manifestaciones donde impera el principio positivo. Vemos que esta parcialidad es reflejo lógico del deseo o impulso irracional a vivir inherente a la vida.

Pero además, cuando nos imaginamos a un hombre sabio, libre y que vive de acuerdo a su conciencia superior, identificado perfectamente con el Principio Superior y vinculado en armonía con el orden cósmico, liberado de toda preferencia…, experimentamos una intuición inconmovible de que este hombre sabio actúa de manera constructiva y por amor, de que sus acciones no están basadas en el odio y la destrucción, y simultáneamente no logramos concebir que sus actos sean oscuros o destructivos.

La clave es no criticar nuestra orientación afectiva hacia uno de estos principios. La clave para entender esto no está en tomar partido por la racionalidad (masculino) y negar la afectividad (femenino) ni en hacer lo opuesto, porque esto sería negar lo que experimentamos más allá de la razón. La clave es mirar estos principios desde una perspectiva trascendente e integradora en la que todo se concilia.

Los dos principios tienen un carácter antagónico, en lucha (que es lo que la mayoría percibe) pero además tienen un aspecto complementario. Son a la vez Combate y Colaboración.

Por ejemplo, al concebir dentro de nosotros impulsos constructivos a los que llamamos virtudes y negativos a los que llamamos defectos o vicios, podemos pensar (y de hecho la gran mayoría piensa) que evolucionar consiste en “eliminar” por completo nuestros defectos para que solo queden virtudes, pero con el tiempo descubrimos que esto no funciona.

Cuando el hombre pelea contra sus defectos, desde su mismo nivel de consciencia dual, les da fuerza y no logra su cometido. Cuando el hombre integra sus defectos desde una perspectiva conciliatoria, los acepta y les da un sentido constructivo, de valor, entonces esos defectos ya no lo dominan y logra trascenderlos. Y si bien los defectos y las virtudes siguen oponiéndose, ambos aspectos se vuelven colaborativos y armoniosos en su evolución. Y el hombre, así liberado de este aparente conflicto, experimenta paz y armonía y equilibrio.

Si bien la parcialidad intelectual del hombre que aún no ha expandido su consciencia es errónea, su parcialidad afectiva hacia el bien, no puede considerarse equivocada.

¿Por qué, desde le punto de vista afectivo, se considera superior totalmente al principio positivo sobre el negativo? Si la creación implica tanto construcción como destrucción, ¿porqué la palabra “creación” evoca necesariamente la idea de construcción y no la de destrucción?

Si bien estos dos principios inferiores no son uno causa del otro, sino que derivan de manera independiente de una causa primera (la propia creación), cuando los vemos en acción observamos que es el juego de lo positivo el que da inicio al juego de lo negativo. Y en este sentido es que “sentimos” su superioridad indiscutible, porque lo experimentamos como el origen. La primacía del aspecto positivo sobre el negativo no consiste en una precedencia cronológica, sino en una capacidad de activación que el principio positivo tiene sobre el negativo (Ej.: La luz sobre un objeto “activa” su sombra). Los dos principios nouménicamente iguales son fenoménicamente de calidad activa diferente. Es como si el principio conciliador se manifestara en la creación en un flujo que pasa por lo positivo para activar lo negativo.

La acción concreta de la caridad posee una superioridad indiscutible sobre el asesinato, aunque ambos actos no son otra cosa que el juego creativo. El hombre que asesina, también busca algún bien para sí mismo (fuerza positiva), pero se asocia a medios destructivos en forma reactiva e inconsciente, y produce destrucción. Es una acción que tomó para construir pero que produce destrucción (en un lugar y momento). Es como si intento levantar (fuerza constructiva) una piedra de 200 kgs., en lugar de levantarla la piedra terminará hundiéndome (destrucción).

Cuando el hombre ha alcanzado la “realización”, hace el “bien”, pero ese “bien” simplemente es consecuencia del proceso interno que ha llevado a la Conciencia Divina de este hombre a un estado de síntesis triple. Este “bien” es la simple consecuencia de una “comprensión liberadora” integrada en el ser total, y esta comprensión ha arrasado con todas las creencias de la preeminencia de un principio inferior sobre el otro. Este hombre no hace otra cosa que el “bien” pero precisamente porque ha dejado de “idolatrarlo”, y ya no está apegado a nada. Es un tema de conciencia. Su comportamiento procede de una actividad pura; porque responde espontáneamente y activamente a las circunstancias guiado por su conciencia y sin reaccionar a lo negativo ni aferrarse a lo positivo.

El camino a la realización no puede ser moral, es transmoral. De hecho la moral se opone al logro de libertad de conciencia, debido a que limita y no libera, manteniéndonos en el juego de la dualidad y desatendiendo la unidad conciliadora.

No estoy diciendo que el hombre que busca la liberación de su conciencia debe esforzarse por negar su preferencia afectiva por el “bien”. La acepta y la vive naturalmente con la misma neutralidad intelectual con la que acepta la totalidad de su vida interior.

Además, este tipo de ser humano sabe abstenerse de convertir equivocadamente esta preferencia afectiva real y prerracional, en una parcialidad intelectual que se opondría al establecimiento de su paz interior. No toma intelectualmente partido para guiar su conducta y simultáneamente reconoce y acepta su preferencia afectiva por el amor y el bien, y desde esta conciencia actúa.

La moral (y el bien y amor) que los demás ven en los actos del hombre realizado deriva naturalmente de su conciencia, y no de un esfuerzo voluntario por actuar con virtud “bien y amorosamente”. Su amor y su bien le son naturales, orgánicos, no “sintéticos”. El bien superior del principio conciliador se convierte en su naturaleza y ya no le es ontológicamente posible actuar fuera de ese espacio consciente que estructura su existencia en unidad.

Que tengas una hermosa semana de trabajo atendiendo tu preferencia afectiva por el bien y el amor.

Selección de Andrés Ubierna

Share

¿Puedes ponerte en los zapatos de tu enemigo?

Muchos están programados para competir, para ganar y derrotar al otro. Piensan en un mundo de rivalidades,  escasez y  mezquindad. “Si él gana, yo pierdo. Si él asciende a un puesto mejor que el mío, es mi enemigo”.

Al que piensa distinto se lo margina y denosta, sencillamente se lo desprecia.

Como dice Andrés Ubierna “¿Alguna vez escuchaste a algún estúpido que piense igual que vos?, claro que no, porque con frecuencia convertimos en estúpidos sólo a los que piensan diferente a nosotros mismos”.

El diferente asusta porque invita a lo desconocido y entonces se lo considera amenazante y se lo ataca,  ridiculiza, aísla. Se busca poner en evidencia sus errores y caricaturizarlo, tildarlo de loco, de raro o poco confiable.

En las oficinas estas formas de agredir y calificar se manejan también en el “radio pasillo” y suelen minar la confianza o el prestigio de cualquier persona que sea eje de estos comentarios.

Si pudiésemos entender con mayor profundidad al otro, evitaríamos grandes sufrimientos y pérdidas de efectividad en las organizaciones y en la vida en general. Sólo poniéndonos en el lugar del otro, esforzándonos por vislumbrar el “mundo” que da sentido a que el diferente diga lo que dice y haga lo que hace. No hace falta estar de acuerdo, ni propongo la despersonalización y ni mimetizarnos con el otro; sugiero indagar lo que el otro piensa , tener empatía por lo que el otro siente. Lo que propongo es dejarnos influenciar por la historia del otro y ponernos en sus zapatos, compartir su historia y entenderlo.

Los invito a ver el video para profundizar esta idea de que no necesitamos estar de acuerdo para resolver gran parte de nuestros conflictos, y marcarnos con fuego que antes de buscar un acuerdo, lo que primero necesitamos hacer más que nada es entendernos. [Dale "play" y luego selecciona la opción de subtítulos en español]

 

Por Víctor Raiban.

Share

mandelaEn nuestra cultura solemos confundir responsabilidad (habilidad de responder por nuestras acciones ante las circunstancias) con culpabilidad (habilidad de culpar o culparnos por las circunstancias). Cuando enfrentamos un problema o estamos insatisfechos con alguna circunstancia o resultado, la culpabilidad no resulta para nada efectiva, ni en el plano emocional, ni en el relacional, ni en operativo. Así que aquí te traigo una anécdota que cuenta Nelson Mandela en su libro Long Walk to Freedom:

El reverendo Andre Scheffer era pastor de la Iglesia Misionera Reformada de Holanda en África. Tenía un sentido del humor sarcástico y le gustaba ironizar sobre nosotros. Una vez dijo: “En este país, los hombres blancos tienen que enfrentar una tarea más árdua que los hombres negros. Cuando los hombres blancos nos encontramos con un problema, tenemos que buscar la solución. Pero cuando los negros tienen un problema, encuentran una excusa. Sólo dicen ingabilungu“, [expresión que significa "son los blancos"].

Esta fue la manera de decirnos que siempre podíamos elegir culpar al hombre blanco por todos nuestros problemas. Nos tranmitió la idea de que teníamos que observarnos interiormente y asumir la responsabilidad por nuestras acciones, algo con lo que estuve incondicionalmente de acuerdo.

Por Andrés Ubierna

 

 

Share

missionHacer siempre lo mismo esperando lograr algo diferente, es la estrategia de la locura. Entonces cada vez que busquemos mejorar un resultado, un vínculo o lo que sea, tendremos que reflexionar sobre nuestras acciones y comportamientos, los que a su vez están condicionados por nuestros modelos mentales, marcos interpretativos, paradigmas culturales, etc.

Si definimos al aprendizaje como el proceso mediante el cual aumentamos nuestra capacidad de logro, entonces podemos atender este proceso desde difernetes niveles.

Simplificando las cosas, veamos dos de estos niveles…

  • Aprendizaje de lazo simple: es aquel mediante el cual conseguimos mejorar nuestra efectividad haciendo lo mismo mejor. Este aprendizaje produce lo que se denomina “mejora continua”.
  • Aprendizaje de lazo doble: es  aquel mediante el cual conseguimos aumentar nuestra capacidad de acción efectiva alterando el modelo interpretativo desde el cual actuamos. O sea: interpretar de manera diferente una situación, para ver cosas que desde la interpretación original no veíamos y así disponer de estrategias de acción que desde la mirada anterior no podíamos siguiera imaginar. Este aprendizaje deriva en lo que llamo “mejoras revolucionarias”.

Para quienes están comprometidos con mejorar o facilitar mejoras en algún campo vital, adquirir destrezas de aprendizaje de lazo doble abre una potente ventana de posibilidades, como líderes, como gerentes, como personas. Esta es la razón por la que con cierta frecuencia traigo este tema al blog.

La realidad queda definida por el punto de observación desde donde mira el sujeto. Si el sujeto (individual o colectivo) mira su realidad desde un punto diferente, entonces cambia el mundo que se presenta ante él así como su significado. Veamos un ejemplo histórico mencionado por Nardone y Watzlawick en L’arte del cambiamento.

Durante el siglo XV el poder imperante de la Iglesia católica se enfrentó al problema del culto pagano al agua que se practicaba en los campos toscanos. La gente del lugar profesaba y practicaba cultos específicos a las divinidades del agua de algunas fuentes a las que se atribuían poderes sobrenaturales. Las autoridades eclesiásticas intervinieron de manera decidida, reprimiendo violentamente aquellas creencias y destruyendo los lugares de culto cercanos a las fuentes milagrosas.

Pero ni siquiera el recurso de la represión violenta sirvió para eliminar el culto a las divinidades del agua. Se cuenta que en 1425, San Bernardino y otros sacerdotes, luego de intentar sin éxito que sus sermones dieran resultado en este sentido, encontraron una solución y pusieron en práctica una jugada decisiva.

Contruyeron iglesias sobre las ruinas de los templos paganos [lo mismo hizo la Iglesia en innumerables lugares alrrededor del mundo] que consagraron al culto de María, la Madre de Jesús (dos ejemplos de esto son la iglesia de Santa Maria delle Grazie, cerca de Arezzo, y la capilla de la Madonna del Parto, en Monterchi). Y ellos mismos comenzaron a promover el culto de aquellos lugares afirmando que las fuentes poseían virtudes milagrosas por efecto de la presencia de la Virgen.

Más allá de las cuestiones éticas vinculadas a esta maniobra, me interesa mostrar cómo lograron alterar la percepción religiosa y las creencias populares, y modificar el comportamiento de la genta llevándola al culto cristiano de la Virgen.

En una situación en la que ni las predicaciones ni la represión violenta habían dado resultado alguno, tuvo éxito un movimiento estratégico que actuaba sobre el nivel de las mismas creencias y cultos populares, pero que introducía en ellos una nueva variable que cambió por completo la perspectiva, el significado, la intepretación colectiva de los fenómenos que habían dado origen al culto. Así se logró modificar los comportamientos.

Espero que tomes esta historia como un ejemplo de los efectos que las modificación del marco interpretativo puede tener en los comportamientos, que te sea de utilidad para comprender el punto y que dejes tus comentarios que siempre nos enriquecen. ¡Muchas gracias!

Por Andrés Ubierna.

Share

ajenaMe despedí de Héctor con un abrazo en el que intenté trasladarle toda la fuerza de mi amor incondicional. Hacía más de 30 años que no veía a Tito, mi amigo fiel de la infancia. Resonaban en mi interior los recuerdos de aventuras traviesas de niños puros que sueñan con grandeza y heroísmo.

El encuentro me marcó. Vi en él no sólo el reflejo de las huellas que nos dejó el tiempo. También noté algo que me inquietaba: los efectos de quien vive una vida ajena…

¿En qué medida lo que quieres lograr en la vida es algo que te pertence, es algo que surgió de indagar a tu corazón y de elegir conscientemente tus propósitos, o es algo que “compraste” casi sin darte cuenta en algún momento en los mercados de la vida?

Cuando buscas alcanzar ciertos logros, ¿estás realmente intentando satisfacer un anhelo propio y actuando en libertad, o  cuando prestas atención te das cuenta que buscas alcanzar estándares ajenos?

Lo que te propongo, es reflexionar sobre esta cuestión de la “propiedad de tus deseos, de tus objetivos, de tus anhelos, de tus propósitos”, ya que son estas las fuerzas que mueven gran parte de tu vida y por supuesto, tu trabajo. El asunto da para libros, pero vale insinuarlo.

Reconozco que me dolió ver lo que produjo en Tito, mi amigo de la niñez, esforzarse durante más de 30 años en vivir una vida ajena.

Sumo para incentivarte, estos párrafos de The Hungry Spirit: Beyond Capitalism, a quest for purpose in the modern world. Charles Handy.

Pasé la primera parte de mi vida tratando de ser otra persona. En la escuela quería ser un gran atleta, en la universidad un miembro admirado de la alta sociedad, luego un hombre de negocios y más tarde el director de una gran institucón. Y aunque, de un modo u otro, sabía que no estaba destinado a alcanzar este tipo de logros, ello no me impidió intentarlo y darme de cabeza, una y otra vez, contra el mismo muro.

El problema era que, al tratar de ser otra persona, me negaba la posibilidad de ser yo mismo. En esa época se trataba de una idea bastante aterradora. Me bastaba con asumir pasivamente las convenciones de la época, valorando el éxito en términos de dinero y estatus social, centrar toda mi atención en ascender en la escala social a pesar de los obstáculos que me ponían los demás y acumular cada vez más cosas y más relaciones, en lugar de buscar el modo de expresar mis propias creencias y mi propia personalidad…

Espero con ganas leer en tus comentarios lo que quieras expresar sobre este tema…

Por Andrés Ubierna para Tito, con amor.

Share

Vivimos en una época convulsa y llena de “rápidos” por los que nos desplazamos en nuestro quehacer diario. Hemos puesto nuestro piloto automático que nos lleva por los senderos habituales de nuestra vida sin apenas realizar ningún esfuerzo mental consciente, no tomando en consideración la mayor parte de las cosas que suceden a nuestro alrededor. Tan sólo focalizamos nuestra atención en una pequeña parte de la realidad que nos rodea.

Donde focalizamos nuestra atención y como lo hacemos tiene un gran impacto en nuestro estado interno y, como consecuencia, en la calidad de nuestras experiencias y en nuestra forma de actuar. En última instancia, la calidad de nuestras vidas la determina la calidad de nuestro pensamiento. La calidad de nuestro pensamiento, a su vez, la determina la calidad de nuestras preguntas, ya que las preguntas son la maquinaria, la fuerza que impulsa el pensamiento. Sin las preguntas, no tenemos sobre qué pensar. Sin las preguntas esenciales, muchas veces no logramos enfocar nuestro pensar en lo significativo y sustancial.

“Hacer preguntas es prueba de que se piensa.” Rabindranath Tagore

Las preguntas tienen una extraña cualidad: no puedes dejar de responderlas. Te obligan a reflexionar sobre tu experiencia. Incluso si la respuesta que te das es “no sé” para llegar a ella primero has tenido que pensar en la pregunta y revisar tu experiencia. Te permiten facilitar que emerjan nuevas y poderosas respuestas interiores para hacer frente a las diversas situaciones de la vida. Nos ayudan a tener acceso a los recursos y capacidades que hay dentro de nosotros permitiéndonos aflorar nuestro poder personal.

En todo momento nuestra evaluación de la situación que estamos viviendo determina donde enfocamos nuestra atención. Las evaluaciones no son otra cosa que preguntas que nos hacemos a nosotros mismos. Nuestro estado interno y en último lugar, nuestra vida, es el resultado de las preguntas que nos hacemos.

Para dominar nuestro estado debemos, por tanto, controlar la calidad de las preguntas que nos hacemos a nosotros mismos. Para ello es conveniente:

- Eliminar aquellas preguntas limitantes que nos hacen entrar en un bucle negativo sin fin.

- Hacernos preguntas que nos potencien y nos motiven a hacer cosas y a sentimos bien.

Te propongo que cada vez que finalices tu jornada, pienses en tres situaciones que has vivido y te hagas las siguientes preguntas:

  • ¿Qué puedo aprender de esta situación?  Enfoca tu pensamiento hacia el aprendizaje.
  • ¿Qué hay de bueno en esta situación que no he notado?  Enfoca tu pensamiento en la búsqueda de algo positivo, en una situación que podría ser inicialmente mala o desagradable.
  • ¿Qué otras alternativas pueden aplicarse a esta situación? Enfoca tu pensamiento en más opciones de respuesta.

Por José Ignacio Fernández, Master Practitioner PNL, PNL Coach invitado por Andrés Ubierna

Share

Leí en alguna parte que las grandes preguntas son el abrelatas de la conciencia. Casi todos los grandes descubrimientos surgieron de plantearnos grandes preguntas. Sin embargo muchas veces observo que una parte de nuestra autoestima está asociada a nuestra capacidad de dar respuestas correctas y no a nuestras curiosidad por plantearnos preguntas poderosas.

Tal vez una de las causas de este modelo de sobrevalorar la respuesta correcta sea la educación. En mi caso al menos, obtenía buenas calificaciones por parte de mis profesores en la medida que respondía adecuadamente las preguntas que me hacían.

¿Qué es lo que hace grande a una pregunta?

Una gran pregunta es la que ilumina nuevos mundos impulsándonos en un emocionante viaje de descubrimiento, en cierta medida caótico e incómodo, hacia lo desconocido. Y si no nos rendimos y aceptamos humildemente nuestro “no lo se” y seguimos adelante, esa pregunta grande nos ayuda a crecer en conciencia. ¿Estamos dispuestos a plantearnos esas grandes preguntas cuyas respuestas desconocemos y descubrir posibilidades que tal vez contradigan nuestra manera actual de vernos a nosotros mismos y al mundo que nos rodea?

Para ser grande o poderosa una pregunta no tiene necesariamente que implicar grandes cuestiones filosóficas o científicas o vitales. Tan sólo es necesario que por el sólo hecho de plantearla, le da chance a la opción de cambiar el curso de los acontecimientos de mi vida. Por ejemplo: “¿Acepta como esposa a…?” ;)

Sobre esta clase de preguntas leí alguna vez:

“Una de las maneras más efectivas para encontrar la solución a un problema o la respuesta a un desafío que enfrentamos es hacer preguntas poderosas. La pregunta poderosa conduce inevitablemente a una respuesta poderosa. Las preguntas importan. En los negocios, quienes logran un desempeño notable son brillantes haciendo esa pregunta poderosa. La que los conduce rápidamente al lugar que necesitaban llegar y les brinda la pieza que les faltaba encontrar… Hacerte en la vida una pregunta de gran alcance te permitirá ingresar en un nuevo conjunto de posibilidades que te perderás mientras permanezcas encerrado en una manera vieja de ver las cosas. Como la lección que se encuentra en lo que llamas fracaso. O la oportunidad que habita en un traspié.”

Así que hoy te invito a escribir en un papel estas 7 preguntas y regalarte algunos minutos para reflexionarlas y expresar tus respuestas.

  1. ¿Cómo quiero que me recuerde la gente que me rodea?
  2. ¿Hacia qué ó quienes puedo sentir gratitud y cómo puedo expresarla?
  3. ¿En qué cosas estoy desperdiciando mi vida?
  4. ¿Qué sueños tengo pendientes y a qué le asigno el poder de impedirme inicar su persecusión?
  5. ¿Cuándo fue la última vez que les dije a mis afectos que los amaba?
  6. ¿En qué personas que me rodean encuentro algo que admiro y cómo se los estoy haciendo saber?
  7. ¿Que me impide tomar la inciativa y dar a otros lo que me gustaría recibir de ellos?

Y para ponerle un toque más de humor a tanta cuestión y traer la alegría y frescura de las preguntas de los niños, recordé a Les Luthiers y su genial La Gallina Dijo Eureka:

Por supuesto que me encantaría que sumes en tus comentarios cualquier pensamiento sobre este tema o si querés ayudanos a abrir nuestra mente con tus propias preguntas poderosas, con seriedad, con humor, con profundidad… o como se te antoje. ¡Gracias y feliz jornada!

Por Andrés Ubierna.

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline