Las respuestas de Empresarios, Directores Generales de empresas públicas y privadas, Consejeros delegados, Directores de Programas Executive, Directores de Áreas de Gestión, de Medio Ambiente y de Nuevas Industrias de la Escuela de Organización Industrial, a las pregunta sobre cuál es su visión sobre las características y habilidades que deberían poseer los empleados del futuro.

Vía go4it, seleccionado por Andrés Ubierna

Estamos llegando tarde, pues, luego de escuchar con gran respeto y atención estas perspectivas, la mía es que las características mencionadas no responden a una necesidad futura sino actual, pero me interesa conocer tu opinión, por lo que te invito a que compartas tus comentarios al respecto. ¡Gracias!

Share

stevejobs3En su libro El camino de Steve Jobs, Jay Eliot ex vicepresidente de Apple, describe a Jobs y cuenta por qué lo considera único y un ejemplo a seguir. Tomaré algunas citas del libro para mostrar por qué pienso que Steve Jobs es un líder  del que podemos aprender mucho.

  1. Pasión por lo que haces: Como todos los grandes líderes que he conocido y con los que he trabajado, él tiene su propio objetivo personal, casi irracional. Su obsesión es una pasión por el producto… una pasión por la perfección del producto. ¿Cómo?, es fácil: Steve es el consumidor más grande del mundo. Steve Jobs es sordo a: “No podemos” o “No debes”.
  2. El éxito esta en los detalles: Para Steve lanzar un producto a tiempo no era tan importante como lanzarlo bien, tan creado a la perfección para el usuario como fuera posible.
  3. Reconocer a la gente: Mientras Ian trabajaba en una tienda Apple recibió un mail que lo sorprendió. Un cliente a quien había ayudado, satisfecho e impresionado, envió un correo a Steve Jobs, en el que hablaba bien del servicio. Steve le mandó un mail a Ian  con copia al cliente: “Buen trabajo”. Imagine Ud. a un CEO de la talla de Steve Jobs respondiendo a un cliente y tomando la molestia de dar feedback a su vendedor… Otro ejemplo: Steve realmente aprecia a su gente, les hace notar esto, Steve nos dijo: “los artistas firman su trabajo” y decidió que los ingenieros dejasen sus firmas en la carcasa de la primera Mac.
  4. Crear cultura de equipo:  Steve era el maestro en convertir el cliché de la construcción de equipo en un arte. El trataba a las reuniones de equipo como una experiencia total, como un elemento esencial de la creación del producto. Motivaba en las reuniones a la discusión abierta. Las únicas veces que vi a Steve realmente frustrado fue cuando sentía que alguien no era directo o franco.
  5. Aprender a reconocer una mala decisión y asumir responsabilidad ante todo: Estando de licencia por enfermedad, y luego de haber dejado pasar un tiempo para que su remplazo (el vicepresidente a cargo) reconociera el defecto de antena del iphone 4, lo llamó y despidió diciendo, “así no se hacen las cosas en Apple”.
  6. Dejarse influir por los talentosos y elegir a los mejores: Cuando se trata de cazar talento, Steve nos da un gran ejemplo. Usó sus habilidades de imán de talento para una tarea: crear un equipo de ventas al por menor y lo llevó a Ron Johnson, MBA de Harvard. Actualmente la mitad de los 46 mil empleados son de las tiendas minoristas, aún cuando todos vaticinaban un error estratégico ocuparse de la venta al por menor.
  7. Celebrar con tu gente los logros y los éxitos: Un día fuimos al sector de empaque en la planta de Mac. Él pensaba que los equipos no se embalaban rápido y bien. Enfrente de toda la gente del sector hizo que revisarán y mejorarán la forma de embalar las computadoras. Se sentía la incomodidad de la gente pero cuando terminaron todos aplaudieron y vitorearon. Entonces ordenamos pizzas y bebidas y festejamos juntos la mejora del método.
  8. Dejar un legado para que te recuerden aún cuando no estés más: Siempre consideré el periodo que Steve no estuvo en Apple como un exilio. Seguía siendo una presencia invisible. Incluso los empleados que llegaron después que se había ido no podían evitar sentir su huella. Un empleado que nunca conoció a Steve me dijo: “Tenía la impresión que era todavía su compañía”. Había la misma penetrante sensación de orgullo, energía y pasión que Steve Jobs mantenía viva en muchas personas que habían estado bajo su liderazgo.

Quiero terminar con una frase de este genio:

“Tienes que confiar en algo. Tu instinto , tu destino, tu vida, tu karma, lo que sea. Este enfoque nunca me ha fallado y ha marcado toda la diferencia en mi vida”.

Seleccionado por Víctor Raiban.

Share

A veces sobran las palabras, al menos las nuestras en este caso… sólo te sugerimos enfáticamente que veas a pantalla completa este video de TED, escuches con atención, te encontrarás con emoción, realización, liderazgo, talento, propósito claro, compromiso, conciencia, valores, logros, diversidad, desarrollo humano, …

Algunas ideas fuerza:

  • Vitalidad, Energía, Entusiasmo y Fuerza y Logros.
  • Convivir íntimamente en ánimo de perfección y en afán de excelencia, en una estricta disciplina de coordinación y organización para buscar la armónica interdependencia entre “voces” e “instrumentos”.
    • Así se forma un espíritu solidario y fraterno.
    • Se desarrolla su autoestima.
    • Y se cultivan los valores éticos y estéticos.
    • El sentido de responsabilidad, de compromiso, de generosidad, de entrega a los demás.
    • De la contribución individual para el logro de inmensos objetivos colectivos.
  • Lo más miserable, lo más trágico de la pobreza no es la falta de pan y de techo, es el sentirse nadie, el no ser nadie, el carecer de identidad, el carecer de estima pública, el ser ignorado.
  • La orquesta como creadora de cultura, fuente de intercambios de nuevos significados.
  • La misma riqueza espiritual que viene de la música y por la música, termina por vencer la pobreza material.

Por Víctor Raiban y Andrés Ubierna.

Share

poetas¿Por qué son tan importantes las palabras? Creo que son lo que nos hace humanos, lo que nos ayuda a simbolizar el mundo, es la herramienta fundamental para conocernos, conocer al otro y reconocernos continuamente y agradecer lo que somos. Nos ayudan a nombrar pensamientos y emociones, son un puente hacia nosotros mismos y hacia el otro. Son el equilibrio entre la cabeza y el corazón.

Pero, ¿no necesitamos también hechos? Naturalmente. De qué sirve decir si no haces o hacer si no dices. Por ejemplo, si quieres a alguien, puedes demostrarlo no sólo regalándole una flor, sino también cuidándolo, cocinando para esa persona cuando está cansada. Pero también debes expresar lo que sientes, decir de vez en cuando que la quieres.

¿Cómo te han ayudado a ti las palabras? Para mí hay canciones, poemas, frases, ensayos que son arbotantes, cimientos, puentes o cúpulas que me han estructurado. Son como mantras u oraciones que me acompañan en la vida. Leo mucho y subrayo todo lo que creo que me puede servir. Antes lo transcribía todo, ahora mi hermana me ayuda con este trabajo que es básico para mí. A veces creo que podría hilvanar mi discurso con las palabras de otros, porque las he interiorizado y forman parte de mí. Las palabras siguen siendo propiedad intelectual del autor, pero cada uno les da su particular propiedad anímica.

¿Qué pueden hacer las palabras contra la violencia? Ramón Llull dice que son el arma más peligrosa. Y los dictadores siempre temen a los poetas. Desgraciadamente, contra la violencia no pueden hacer nada. Pero creo que nunca debemos renunciar a la posibilidad de acercarnos a través de las palabras a cualquier cosa.  Si no hubiese personas que lo hubieran intentado, que lucharon contra la ambición y la manipulación a través de las palabras, quizá no existiría la humanidad, porque ha habido individuos que con un botón podrían haber acabado con el mundo.

Cuando analizas a personas como Mandela, Martin Luther King o Gandhi te das cuenta de que con sus discursos han logrado transformar su entorno.

¿Dan más felicidad las palabras que el dinero? El dinero no da la felicidad, pero ayuda a la comodidad y a la creación de confort, de bienestar. Si no tienes un mínimo de dinero es muy difícil que te sientas a gusto. Yo creo que va bien pasar una vez en la vida una situación de precariedad para darle el valor justo a todo. el problema es cuando la felicidad depende del dinero, porque entonces únicamente conlleva tristeza. La felicidad básicamente depende de tres cosas: del amor, de darle sentido a tu vida –cada uno debe encontrar el suyo– y de saber apreciar lo esencial. Con el dinero, la cuestión básica es saber si tú lo tienes a él o él te tiene ati.

¿Qué palabras no debemos pronunciar nunca? La palabras tóxicas. Se ha estudiado que la línea que separa la violencia verbal y la física es extremadamente tenue. En el cerebro se despierta una reacción cuando insultamos y es muy fácil pasar a la acción. Se ha de tener elegancia psicológica y espiritual para expresar lo que sientes en lugar de agredir.

¿Pervertimos las palabras si las gritamos? Sí, porque no sólo importa lo que decimos sino cómo lo decimos. El lenguaje también se compone de gestos, de miradas, de tonos de voz…

Los políticos también pervierten las palabras en las ruedas de prensa. Cuando hablamos de efecto colateral o fuego amigo empleamos eufemismos. No hay nada colateral, todo está en el sistema. Si han muerto miles de personas es una indecencia decir que es un efecto colateral. La gente no es imbécil y al final se da cuenta.

Entrevista “Lo que crees es lo que creas” realizada por Marga Durá a Alex Rovira con motivo de su libro Palabras que Curan.

Selección por Andrés Ubierna

Share

verbalabuseEn su libro Comunicación no violenta, Marshall Rosenberg nos presenta un método de comunicación que reemplaza las pautas de reacción verbal defensiva, de ataque o huída, ante los juicios y críticas de otras personas, para responder con respeto, franqueza, comprensión y compasión, incluso en las condiciones más extremas.

Si bien este es un tema con alcances que superan los límites de lo organzacional, está presente en las salas de reuniones y en otros ámbitos de interacción en las empresas.

El libro de MR contiene una gran cantidad de ejemplos que ilustran su método. Transcribo una de las situaciones reales allí expuestas, que nos permite vislumbrar la técnica y descubrir la efectividad de su enfoque ante lo que podría considerarse un ataque verbal.

El siguiente diálogo ocurrió durante un taller que estaba coordinando. Al cabo de media hora de haber comenzado mi presentación hice una pausa e invité a los participantes a expresar su opinión. Uno de ellos alzó la mano y declaró: “¡Usted es el disertante más arrogante que hemos escuchado!”

Cuando alguien se dirige a mí de esa manera se me presentan varias opciones. Una de ellas es tomar el comentario como una ofensa personal; sé que hago esto cuando tengo gran necesidad de humillarme, defenderme o poner excusas. Otra opción (en la que tengo mucha práctica) es atacar a la otra persona por el ataque que percibo haber recibido. En esta oportunidad opté por una tercera, centrándome en lo que podría ser la causa de ese comentario.

MR: (tratando de adivinar cuál era la observación que hacía esta persona): ¿Su reacción se debe a que me llevó 30 minutos exponer mis ideas antes de darles la oportunidad de hablar?

Phil: No, usted simplifica las cosas.

MR: (tratando de lograr mayor clarificación): ¿Su reacción se debe a que yo no haya mencionado que para algunas personas este proceso puede resultar de difícil aplicación?

Phil: No, no a algunas personas; ¡a usted!

MR: Entonces, ¿su reacción se debe a que yo no he dicho que, a veces, el proceso me resulta difícil?

Phil: Correcto.

MR: Entonces, ¿usted se siente molesto porque le habría gustado que yo diera indicios de tener problemas con el proceso?

Phil: (luego de una pausa): Correcto.

MR: (sientiéndome ahora más relajado luego de haber tomado contacto con los sentimientos y necesidades de la otra persona, dirijo mi atencion a lo que él quizás requería de mí): ¿Quiere decir que le gustaría que en este momento yo admitiera que también para mí este proceso significa un gran esfuerzo cad vez que quiero aplicarlo?

Phil: Sí.

MR: (luego de tener claridad sobre sus observaciones, necesidades, peticiónes, observo en mi interior para ver si estoy dispuesto a hacer lo que él me pide): Sí, este proceso a menudo me resulta muy difícil. A medida que avancemos con el taller, probablemente me escuchen describir diversos incidentes en donde he tenido que realizar grandes esfuerzos… o incluso he perdido contacto completamente… con este proceso, esta concientización que les estoy presentando hoy. Pero, lo que me mantiene en la lucha es la conexión estrecha que establezco con otras personas cuando logro ser fiel al proceso.

Ahora te invito a compartir tus reflexiones sobre el tema, o tus sugerencias para responder a la agresión verbal con respeto, entendimiento, empatía, sin defensividad y con efectividad.

Para quienes quieran profundizar sobre la comunicación no violenta, pueden hacerlo ingresando aquí, y si estás en Argentina, accede aquí.

Por Andrés Ubierna.

Share

narracionesUna importante forma de comunicación que produce efectos notables en los comportamientos es el empleo de metáforas, el relato de anécdotas, cuentos o historias. El lenguaje evocador es, desde siempre y tal vez por su efectividad, el tipo de comunicación preferido por grandes líderes, revolucionarios, religiosos y dictadores. Me pregunto porqué aún no resulta un recurso utilizado con mayor frecuencia por parte de managers y líderes de empresas.

Esta modalidad de comunicación minimiza la resistencia ya que quien la escucha no se ve sometido a exigencias directas o a juicios explícitos sobre su forma de pensar y comportarse, y tiene un enorme poder evocador y ejemplificador en la audiencia con gran capacidad para alterar su marco conceptual y conductual.

Todos experimentamos la fuerza de una parábola, una frase, una narración o una poesía. Aún siendo plenamente conscientes de que no es más que una ficción, experimentamos determinadas emociones evocadas por esta clase de comunicación y vivimos una experiencia real y concreta.

La eficacia y el poder de esta estrategia de comunicación es un conocimiento utilizado en diversos contextos desde hace muchísimos siglos. Basta con pensar en las parábolas de Cristo o las anécdotas de Buda.

En el campo de la publicidad, para aducir un ejemplo más del poder del lenguaje evocador para inducir a concepciones y comportamientos nuevos, una de las tareas primarias es la invención de un eslogan que evoque fantasías y sensaciones.

Pero para quien aun necesite más fundamentos para aceptar y comenzar a emplear este tipo de lenguaje en su capacidad de afectar comportamientos humanos, le será difícil resistirse a la rigurosa demostración hecha por el famoso Ph.D. en sociología de la Universidad de Princeton, David Phillips, con lo que denominó “efecto Werther“.

La publicación de la novela de Goethe Los sufrimientos del joven Werther, que narra el desengaño amoroso y el suicidio del protagonista, provocó por toda Europa una oleada de suicidios por imitación. El efecto fue tan potente que en varios países las autoridades prohibieron la circulación del libro.

La investigación de Phillips sigue las huellas del “efecto Werther” en los tiempos modernos. Su estudio demuestra que, inmediatamente después de un suicidio de primera plana, aumenta vertiginosamente la frecuencia de suicidios en aquellas zonas en las que el hecho obtuvo una gran resonancia.

En EE.UU, los dos meses sucesivos a un suicidio de primera página se producen una media de 58 suicidios más por encima de la cifra normal. Pero, además se presenta una impresionante semejanza entre las condiciones del primer suicida famoso y las de quienes se suicidan posteriormente. Por ejemplo: si el suicida famoso es anciano, aumentan los suicidios de ancianos; si el suicida pertenece a un determinado grupo social o a cierta profesión, aumentan los suicidios en esos mismos ambientes.

Pero Phillips profundizó su análisis y demostró que dicho efecto funciona también para otras acciones, como actos heroicos. La condición previa es que sean actos que reciben difusión y que el receptor sea una persona semejante o se sienta semejante, al protagonista del hecho narrado.

Parece evidente, a partir de este estudio, el poder evocador de las narraciones y su eficacia para provocar conductas de emulación por parte de la audiencia del mensaje que se considere semejante al protagonista del suceso narrado. Lo que no resulta evidente es la razón por la cuál no se utiliza este medio con mayor frecuencia por parte de los líderes de las organizaciones.

Así que te invito a dejar un comentario con tus apreciaciones sobre este asunto.

Por Andrés Ubierna con selecciones del libro de Nardone y Watzlawick, L’arte del cambiamento.

Share

leonardHace ya unos años, en la empresa en la que trabajo, participé de una actividad de capacitación sobre liderazgo. Andrés, en su rol de facilitador comenzó a explicar las pautas de la actividad en el primer encuentro. Después, no recuerdo muy bien  cuáles fueron los primeros conceptos que desarrolló, pero  sí recuerdo una de las primeras preguntas que hizo a todos los que participaban de la actividad,  y los conceptos que derivaron de ella. Esa  pregunta concentró mi atención y hasta el día de hoy no dejo de tenerla en cuenta en muchas situaciones. La pregunta era bastante sencilla, no obstante a nadie se le ocurrió  dar una respuesta  durante el  breve silencio que hizo Andrés luego de enunciarla:  ¿Ustedes pueden elegir no ir al trabajo mañana? ….. Preguntó Andrés…. ¿pueden hacerlo? insistió, y ante la falta de una respuesta de los participantes y luego de un breve  silencio, dijo: “Sí que pueden hacerlo”…y continuó: ….“lo que no pueden hacer es  elegir las consecuencias por no ir al trabajo”.

Fue entonces cuando algunos de los conceptos que fue desarrollando,  de alguna manera los encontraba relacionados con esta pregunta: Empatía, compromisos conversacionales, feedback, disculpa efectiva, el perdón,  el aprendizaje mutuo y el control unilateral. A todos estos conceptos, en algún aspecto les encontraba alguna relación con nuestras acciones y sus consecuencias. Fui percibiendo a través de esos conceptos, de qué manera nuestras acciones afectan a nuestra tarea, a la relación que tenemos con otras personas,  a nosotros mismos y a la naturaleza.

En definitiva, en forma inconsciente  o consciente  nuestras prácticas individuales o colectivas generan consecuencias favorables o desfavorables  en alguna de las dimensiones que mencionara A manera de ejemplo si analizamos las consecuencias de una práctica colectiva, como las generadas por la manera de hacer negocios que han fomentado las sociedades en los últimos 200 años, por un lado podemos comprobar que se ha conseguido un crecimiento económico con un alto grado de desarrollo tecnológico, el cual se podría considerar como la principal consecuencia favorable. Pero pero como contrapartida no se ha logrado el bienestar general de la sociedad. En este aspecto, como dato general, podemos decir que naufragamos en el tercer milenio con cerca del 40% de la humanidad sumida en la miseria, hambre y sed.

En este mismo blog, en la publicación “Economía Consciente”, se planteaba el rol que ha tenido el capitalismo  “a  la hora de promover crecimiento económico, pero lo ineficiente que ha resultado para fomentar bienestar y felicidad en la sociedad”. Y también  propone como “El gran reto para  la economía consciente, a la responsabilidad social corporativa de alinear el afán de lucro de las empresas con la humanización de sus condiciones laborales y el respeto por el medio ambiente”.

También Annie Leonard,  en su documental  “La historia de las cosas”,  propone la posibilidad  de satisfacer nuestras necesidades energéticas mediante la conservación de los recursos renovables, fabricar nuestras COSAS sin emplear sustancias tóxicas ni generar desechos, y reemplazar la cultura del consumismo por una cultura comunitaria y plena de compromiso cívico.

Por otra parte, también Peter Senge, aunque con cierto enfoque orientado al medio ambiente, en su obra “The Necessary Revolution: Working Together to Create a Sustainable World” plantea la necesidad de generar una revolución para “reducir, globalmente en un 80%, las emisiones de dióxido de carbono  en los próximos 20 años y disminuir también drásticamente nuestro consumo de agua y energía”. Y sostiene que para que esta revolución se produzca: “debemos dejar de pretender que los problemas son de otros, dado que en un mundo interconectado no importa en cual lado del barco está el hueco, todos somos responsables de nuestros asuntos fundamentales: alimentos, agua, energía, desperdicios y residuos tóxicos. Y cada uno de nosotros tiene que ser parte de la solución.”

En síntesis, con diferentes  matices o enfoques,  las tres  publicaciones citadas,  proponen  la necesidad de generar una forma diferente de hacer negocios. Ignorar  estas nuevas perspectivas sería como  no considerar la simple pregunta que nos formulara  Andrés  en aquel momento, llevada a este ejemplo:

¿Podemos como sociedad  elegir  seguir manteniendo la manera en que hemos generado negocios en los dos últimos siglos?

La respuesta para este caso pareciera ser la misma que nos dio  Andrés en aquel encuentro:

” Si que podemos hacerlo, lo que no vamos a poder elegir son las consecuencias”

Y algunas de las consecuencias ya la estamos viendo, la inequidad social y el impacto ambiental cada vez más crecientes, son las más notorias, y no las hemos elegido. Debemos entonces elegir cambiar nuestras prácticas o acciones individuales y colectivas para no profundizar consecuencias no deseadas como las mencionadas. Creo que las tres ideas o perspectivas citadas tienen ese propósito.

Dejo abierta la posibilidad para que el lector pueda reflexionar sobre nuestras acciones y sus consecuencias.

Por Claudio Gerardo Villar.

Share

karinaSegún las investigaciones que Daniel Goleman hizo sobre 181 modelos de destrezas utilizados en diversas organizaciones, las dos terceras partes de las competencias consideradas claves para un liderazgo efectivo implicaban habilidades netamente emocionales.

Esta necesidad no se limita al liderazgo ni a las organizaciones, porque la emoción es un fenómeno que ocurre en las personas donde quiera que estén y sea lo que sea que hagan. No podemos separarnos de nuestras emociones, hacerlo es separarnos de la vida.

En simultáneo la educación y el desarrollo de estas habilidades es escaso o nulo en la gran mayoría de las personas.

La combinación de estos dos factores: una altísima criticidad de competencias emocionales y la paupérrima educación emocional, es un camino directo al desastre.

¿Qué estamos haciendo con este desafío y en especial con los niños y su educación emocional?

Hace pocos días me “reencontré” con Carina Tacconi, y luego comencé a explorar sobre su trabajo en la Educación del Ser. Me inspiró (y me llegó al alma), y decidí comenzar a compartir en este espacio algunos de sus pensamientos y sentimientos sobre este tema que se reflejan en su vida y en sus escritos. Aquí va el primero, para que lo leas y sientas y dejes luego tus comentarios:

Educar la emoción, la educación que nos falta.
Una carencia formativa que padecemos todos y que sufren los niños.

Sonrojada, tensa y con el pecho oprimido intentaba
escuchar lo que la maestra quería explicarle.
Era tan gigantesca la inseguridad, la vergüenza,
el miedo que no podía dejar entrar ni una palabra.
Inmóvil empezó a transpirar y temblar, la panza
le dolía mucho, no podía hacer nada con esa
fuerza arrolladora que explotaba en su interior.
Acorralada por lo que sentía y temerosa por
el enojo de la maestra frente a lo que a ella
le pasaba, Clara una niña soñadora, sensible
y creativa, quebró en un llanto desesperado.
Todos la miraban…nadie la comprendía o si pero nadie hablaba.
En ese momento escucho una voz que le preguntó:
“¿se puede saber por qué lloras?… en la escuela no se llora.”

Esta historia puede ser la historia de muchos de nosotros, recuerdos intensos o frágiles nos traen a la memoria aquellos momentos en los que alguien nos enseño a reprimir nuestra emoción, a no escucharla, a silenciarla o anestesiarla. Crecimos creyendo que lo mejor que podíamos hacer con lo que sentíamos era taparlo, retraerlo, oprimirlo, callarlo o disfrazarlo.

El sistema educativo sabe guiarnos en el proceso de aprendizaje que nos lleva a  conquistar nuevas habilidades y destrezas físicas, sociales, intelectuales, tecnológicas pero ignora o desoye la necesidad de educar al cuerpo emocional.

La educación emocional es una deuda pendiente en los colegios y en la sociedad.
Podemos pensar, podemos hacer pero no sabemos que hacer ni como integrar la energía emocional y usarla en beneficio de nosotros mismos y de la humanidad.

De esta ignorancia participa toda la sociedad pero a  la escuela como agente  formativo este vacío  se le hace más evidente.

Sabemos poco sobre la emoción, nos guste o no,  toca reconocer que somos analfabetos emocionales, no fuimos educados emocionalmente y los tiempos que corren nos muestran esta realidad cruda e intensamente. Ataques de ira, tristeza, pánico, encierro, rebeldía, apatía, depresión son solo señales de un corazón abandonado, sin guía, sin cause.

La ignorancia emocional unida a la sobreestimación de las habilidades intelectuales hace que a la emoción se la desoiga, se la reprima, se la critique, con mucha suerte se la deje salir para después terminar con un “no pasa nada”  y a seguir al ruedo.

Pero lo cierto es que pasa, y pasa muy hondo profundo y fuerte y los costos de estos mecanismos hoy más temprano que nunca se empiezan a ver.

Nos toca a nosotros, padres y educadores,  tomar la iniciativa, puesto que la emoción es sobre todo energía vital que nos impulsa a vivir, crear, cuidar y manifestar lo que esencialmente somos.

No hay escuelas y a veces tampoco hogares que sepan educar al cuerpo emocional, un aspecto central de todo ser humano.

Yo fui una de esos tantos niños que sentí que en la escuela no podía Ser. La curiosidad, el impulso vital hacia lo que me gustaba y motivaba era desoído, las injusticias sostenidas por los adultos, el maltrato, la falta de escucha, de libertad para expresarme y manifestar mis talentos, mi modo personal de aprender y mi creatividad no tuvo espacio ni lugar y con esto mi esencia se fue debilitando y rindiendo. Apareció la apatía, la desmotivación y un enojo profundo con el afuera que por un tiempo se tradujo en encierro y rebeldía. El mismo enojo fue el que con su sabiduría me fue regresando a casa, el mensaje más profundo que provenía de él me hizo recuperar la conexión con mi esencia, con mi verdadero yo y de a poco fueron aflorando mis dones y el conocimiento intuitivo que de ese espacio brotaba con una certeza pocas veces vivida.

Se que mi historia es la de muchos que hoy en mi tarea cotidiana acompaño a regresar a casa a niños y grandes por eso también se que es posible cambiar esta realidad y que no es muy difícil hacerlo si hay apertura, sensibilidad y amor.

Share

jedi¿Cómo podemos definir al que llamamos bien supremo, aquel por el cual todos los demás bienes son deseables pero sin el cual ninguno de ellos sería apetecible?

Exploremos una posible respuesta siguiendo un razonamiento imaginario.

  1. Hagamos una lista 10 cosas o logros materiales que desearíamos tener o alcanzar, más allá que estas cosas valiosas sean o no realizables. Animémosnos a desear en grande.
  2. Ahora respondamos a la siguiente pregunta: “¿Para qué quiero todo esto?, ¿Qué es lo más importante que quiero lograr, el deseo supremo, sin lo cual nada de todo lo que puse en la lista tendría sentido alguno?”

Las respuestas de todos aquellos a quienes les hice esta pregunta, incluyéndome, es: Felicidad, Plenitud, Amor, Paz, Libertad, todos estados internos y por lo tanto de realización incondicional.

Investiguemos por otro camino. Imaginemos que en este preciso momento llega a la puerta de nuestra casa un Duende muy poderoso que nos propone elegir entre las siguientes opciones límites:

“Te concederé todo lo que escribiste en la lista en forma inmediata y para siempre, pero el precio que tendrás que pagar es experimentar continuamente desdicha, frustración, angustia, y no tendrás la posibilidad de elegir otra cosa. Ó podrás realizar por siempre un estado continuo e intenso de felicidad, plenitud, paz y libertad, pero no tendrás nunca nada de lo que pusiste en la lista. Tienes 3 segundos para responder antes de que desaparezca.”

¿Cuál sería tu elección?

La experiencia individual y colectiva de felicidad, paz, libertad y amor, es el fin supremo y universal al que aspira llegar el ser humano. Es ético todo pensamiento y acto que contribuye a crear un campo fértil para esta experiencia. Quienes no siguen este camino no solo deshonran la vida ajena, sino la propia.

Todo esto es para plantearte una pregunta descubierta por Víctor Raiban en el Grupo Ola Oportunidades Laborales en Argentina, de la red LinkedIn, que es la siguiente:

¿Sacrificarías tu vínculo laboral y una excelente remuneración, si la cultura y/o valores de la empresa para la que trabajas entran conflicto con tus propios valores?

Por Andrés Ubierna.

Share

heartHay un virus que acompaña desde hace años a millones de hombres y mujeres a lo largo del mundo y que produce estragos de tamaños siderales con grandes costos económicos y humanos: el estrés.

En su libro Stress Management, Charlesworth y Nathan incluyen los resultados de una serie de investigaciones realizadas en EE.UU. y que son reproducidos por Fredy Kofman en Metamanagement.

  • 30 millones de norteamericanos padecen enfermedades cardiovasculares producidas por hábitos y estrés.
  • Cada añó 1 millón de norteamericanos sufren un ataque al corazón.
  • 25 millones de norteamericanos padecen de alta presión arterial.
  • 8 millones de norteamericando sufren de úlceras.
  • 12 millones de norteramericanos padecen de alcoholismo.
  • 5.000 millones de dosis de tranquilizantes se prescriben cada año.
  • 3.000 millones de dosis de anfetaminas se prescriben cada año.
  • 5.000 millones de dosis de barbitúricos se prescriben cada año.
  • 700 millones de dólares se gastan por año para reclutar reemplazos para ejecutivos con enfermedades cardiovasculares.
  • 19.400 millones de dólares por año se pierden en las empresas debido a muertes prematuras.
  • 15.600 millones de dólares por año se pierden en las empresas debido al alcoholismo.
  • 15.000 millones de dólares por año se pierden en las empresas debido al ausentismo relacionado con el estrés.

El estrés impacta a la sociedad en su conjunto, no sólo a las organizaciones empresarias. Pero esta enfermedad tiene cura.

Este es un virus que requiere un tratamiento multiestratégico. Por un lado, revisar los factores externos que contribuyen al estrés y ver si es posible modificar alguno de ellos (traslados, horarios, iluminación, sonidos, colores, estímulos sensoriales…). Por el otro, podemos encarar una serie de estrategias que sólo dependen de cada uno de nosotros. Una de ellas consiste en desarrollar lo que el Dr. Herbert Benson, fundador de la Mind Body Clinic de la Universidad de Hardvard, denomina respuesta de relajación a una situación estresante.

Las estrategias endógenas incluyen la alimentación, el descanso, el ejercicio y la meditación. Aprovechar además el mecanismo mediante el cual para nuestro sistema biológico, la información que pasa por la mente es automáticamente verdadera. Nuestro cuerpo no es capaz de distinguir si las imagenes que habitan nuestra mente son reflejos de acontecimientos externos o producto de la imaginación. Esto lo podemos emplear a favor de nuestro bienestar.

Y a vos ¿cómo te va con el virus del estrés? ¿cuál es la estrategia que usas para enfrentarlo?

Por Andrés Ubierna

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline