Una nueva civilización está emergiendo en nuestras vidas, y hombres ciegos están intentando en todas partes sofocarla. Esta nueva civilización trae consigo nuevos estilos familiares; formas distintas de trabajar, amar y vivir; una nueva economía; nuevos conflictos políticos; y, más allá de todo esto, una conciencia modificada también (…).

El amanecer de esta nueva civilización es el hecho más explosivo de nuestra vida. Es el acontecimiento central, clave para la comprensión de los años inmediatamente venideros. Es un acontecimiento tan profundo como aquella primera ola de cambio desencadenada hace diez mil años por la invención de la agricultura, o la sísmica segunda ola de cambio disparada por la revolución industrial. Nosotros somos hijos de la transformación siguiente, la tercera ola.

Selección de Víctor Raiban del clásico La Tercera Ola, de Alvin Toffler.

En 10 años nada va a ser igual. Te invito a pensar juntos un futuro probable con consecuencias directas en las condiciones de trabajo y las relaciones interpersonales de los ejecutivos hacia dentro y fuera de  las empresas.

En nuestro mundo, por ejemplo en la web 2.0 vemos ciertas prácticas en el mercado laboral que eran impensadas años atrás: Las empresas buscan talentos en Facebook y Linkedin,  así como  los postulantes pueden llegar a tener contactos por estos medios con los tomadores de decisiones,  gerentes y CEOS.

De la misma manera celulares inteligentes con acceso a Linkedin, Facebook, Sonico, y blogs se consideran  imprescindibles a la hora de ofertar, negociar y demandar servicios.

Algunas compañías como IBM y Google, ya están trabajando con escenarios futuros posibles para atender cuestiones prácticas en los negocios. Por ejemplo podrá analizarse la probabilidad de éxito de una cancióna partir de las bases de datos de las universidades.

Parte de la inteligencia aplicada  vendrá del uso de la herramienta de la web 3.0  que  ya muchos  llaman inteligencia artificial. Lo que no sabemos aún es qué lugar ocupará la inteligencia orgánica, es decir la humana.

Ahora bien…¿Cómo imaginás el mundo del trabajo dentro de 10 años? ¿Qué crees que pasará con las jerarquías y con el lugar de trabajo?

Share

El lenguaje es la manera en la que los gerentes hacen que pasen cosas. Si la tarea de un gerente es lograr llevar al sistema organizacional del que forma parte a niveles de mayor efectividad, entonces, la manera particular en la que interactúa con las personas que forman parte del sistema, o sea la comunicación, se convierte en un factor clave del desarrollo gerencial.

Sobre estas ideas reflexiono en el siguiente video. Luego de que lo veas me gustaría que me cuentes cuál es tu propia perspectiva.

Share

La expresión de los valores humanos en los actos de quienes dedican su tiempo y esfuerzo en lograr resultados económicos, tiene un impacto mayúsculo en dichos resultados. La virtud en el carácter humano vale per se, pero para quienes buscan maximizar el retorno a la inversión de los accionistas, las evidencias de las investigaciones cada vez más frecuentes que muestran este vínculo entre humanidad y efectividad, les aportan fundamentos sólidos para animarse a declarar que toda conducta laboral que no cuide la humanidad genera pérdidas económicas a la empresa, además de sufrimiento humano.

Por supuesto que necesitamos invertir en infraestructura técnológica y en excelencia operativa, y contar con talento y altos niveles de competencias en cada una de las áreas de una empresa, pero también necesitamos más humanidad, y viendo el estado de las cosas, es en esta segunda pata de la ecuación donde hoy tenemos una interesante y poderosa oportunidad de mejora.

Por eso me pregunto y te invito a indagarte sobre el impacto en los números (que es lo que aparentemente importa en el modelo mental vigente, y por ende, es con esos números con los que se mide a la gente) cuestiones tales como:

  • ¿Cuál es el valor económico producido por un equipo de directores que demuestre humildad y vulnerabilidad, comparado con el de otro equipo que opera en la desconfianza y con ocultamientos relevantes?
  • ¿Cuál es la contribución a la efectividad organizacional de una sonrisa, o de palabras tales como: “Muchas gracias”, “Buen día…”, “Me equivoqué”, “Lo siento”…?
  • ¿Cuánto cuesta, (no sólo en sufrimiento humano y en conciencia, sino en cantidad de clientes, market share, pérdida de talento, ingresos por ventas, rotación de personal, motivación, ausentismo, productividad industrial, capacidad innovadora, etc., etc., etc. …) el resentimiento, la envidia, la soberbia, la queja irresponsable, la mentira, la falta de respeto, la apatía, la arrogancia, la amenaza, el incumplimiento, el maquiavelismo, la desidia, la bronca…?

Para examinar el valor de lo invisible en el problema específico de la motivación, te traigo este video TED de Daniel Pink, experto en estrategia y transformación económica y autor de A Whole New Mind y Drive, que examina los resultados irrefutables de un experimento realizado por sociólogos, y que por algún motivo dentro del mundo organizacional no son atendidos por la mayoría de los gerentes. Los métodos tradicionales de recompensas no suelen ser los más efectivos. [Si querés, elegí la opción de subtítulos en español en la base del video]

Espero tus comentarios…

Por Andrés Ubierna.

Share

Mecer es un peruanismo que quiere decir, mantener largo tiempo a una persona en la indefinición y en el engaño, pero no de una manera cruda o burda, sino amable y hasta afectuosa, adormeciéndola, sumiéndola en una vaga confusión, dorándole la pila, contándole el cuento, mareándola y aturdiéndola de tal manera que se crea que si, aunque sea no, de manera que por cansancio termine por abandonar y desistir de lo que pide, reclama o quiere conseguir.

Mecer, es un quehacer difícil, que requiere talento histriónico, gracia, desfachatez, simpatía y solo una pizca de cinismo.

Detrás del “meceo” hay, por supuesto, informalidad y una tabla de valores trastocada. Pero también una filosofía frívola, que considera la vida como una representación en la que la verdad y la mentira son relativas y canjeables en función , no de la correspondencia entre lo que se dice y lo que se hace, entre las palabras y las cosas, sino de la capacidad de persuasión del que “mece” frente a quien es “mecido”.

Y mientras leía estas líneas en la columna de Mario Vargas Llosa del Diario La Nación de hace algunos domingos atrás, me vinieron a la mente varios recuerdos del mundo organizacional, de los juegos políticos en la empresa. Recuerdos que a la distancia parecen propios de una comedia televisiva, que me generan la simpatía de la anécdota. Aumentos de sueldos que nunca llegaron, promociones prometidas y reiteradamente incumplidas, esperanzas de beneficios y reconocimientos frustrados, contratos arduamente trabajados y continuamente postergados…

Te invito ahora a que compartas alguna experiencia mecedora por la que atravesaste, y por que no, alguna en la que vos pudiste haber ejerecido este arte.

Por Pablo Staffolani.

Share

Si le preguntan a cualquier estadounidense, o a cualquier hombre de negocios inglés [o de cualquier parte], qué es lo que más le impide disfrutar de la existencia, contestará «la lucha por la vida». Lo dirá con toda sinceridad; está convencido de ello.

En cierto sentido, es verdad; pero en otro, y se trata de un sentido muy importante, es rotundamente falso.

La lucha por la vida, desde luego, es algo que ocurre. Puede ocurrirle a cualquiera de nosotros si tiene mala suerte. Le ocurrió, por ejemplo, a Falk, el héroe de Conrad, que se encontró en un barco a la deriva, siendo uno de los dos únicos hombres de la tripulación que disponían de armas de fuego, y con nada de comer excepto los demás hombres. Cuando ambos agotaron la comida en que podían estar de acuerdo, comenzó una auténtica lucha por la vida. Falk venció, pero se hizo vegetariano para el resto de sus días.

Ahora bien, no es a esto a lo que se refiere el hombre de negocios cuando habla de «la lucha por la vida». Se trata de una frase inexacta que ha adoptado para dar dignidad a algo básicamente trivial. Pregúntenle a cuántos hombres conoce, con su mismo estilo de vida, que hayan muerto de hambre. Pregúntenle qué les ocurrió a sus amigos que se arruinaron. Todo el mundo sabe que un hombre de negocios arruinado vive mejor, en lo referente a comodidades materiales, que un hombre que nunca ha sido bastante rico como para tener ocasión de arruinarse.

Así pues, cuando la gente habla de lucha por la vida, en realidad quieren decir lucha por el éxito. Lo que la gente teme cuando se enzarza en la lucha no es no poder conseguirse un desayuno a la mañana siguiente, sino no lograr eclipsar a sus vecinos.

Es muy curioso que tan pocas personas parezcan darse cuenta de que no están atrapadas en las garras de un mecanismo del que no hay escapatoria, sino que se trata de una noria en la que permanecen simplemente porque no se han percatado de que no les va a llevar a un nivel superior. Estoy pensando, por supuesto, en hombres que andan por los altos caminos del poder, hombres que ya disponen de buenos ingresos y que, si quisieran, podrían vivir con lo que tienen. Hacer eso les parecería vergonzoso, como desertar del ejército a la vista del enemigo, pero si les preguntas a qué causa pública están sirviendo con su trabajo no sabrán qué responder, excepto repitiendo todas las perogrulladas típicas de los anuncios sobre la dureza de la vida.

Fuente: La conquista de la felicidad, Bertrand Russell

Mi perspectiva personal podría ponerla tan simple como esto: es totalmente posible ser simultáneamente exitoso y feliz. Cuando juego, juego para ganar y me esmero con todo lo que tengo para lograrlo. Me encanta ganar cuando juego, pero elijo no jugar de cualquier manera ni ganar a cualquier precio.

Me pareció útil el estilo provocador de Bertrand Russell porque me interesa despertar la mayor cantidad posible de intercambios sobre este tema. Me pregunto ¿por qué hay tantos que luchan por el éxito y pagan un precio tan alto como su felicidad? Y llevado el asunto al extremo, como en la película El Abogado del Diablo, están incluso los que llegan hasta la auto traición y venden su alma a cambio de fama, poder y éxito.

Sumate con tus comentarios así hacemos juntos que la conversación se ponga buena.

Por Andres Ubierna

Share

La difusión y aplicación de los últimos enfoques del liderazgo han servido para mejorar la vida laboral de las personas y contribuir al éxito de las empresas. Liderazgo, coaching, manejo de emociones y otras herrarmientas del managment, han permitido mejorar el desarrollo de las organizaciones, compatibilizando el éxito del negocio con el aspecto humano (tanto el de sus integrantes como el de los de la comunidad), dos cuestiones que no siempre estaban alineadas. Se pueden mencionar numerosas empresas con resultados positivos en ambas dimensiones. Sin embargo, si analiza el liderazgo en las organizaciones políticas y económicas, y particularmente en aquellas que forman parte de los gobiernos y organizaciones de la naciones, ¿podremos encontrar ejemplos numerosos, en los que el liderazgo de sus gobernantes y/o de sus organizaciones políticas y económicas contribuyan al “desarrollo” o “progreso” de los países y mejorar las condiciones de vida de las personas?

Como respuesta a esta pregunta, cito a continuación los siguientes ejemplos, que nos muestran un enfoque bastante desalentador al respecto.

Dijo el presidente de una de las mayores empresas de alimentos del mundo:

“Al día de hoy el 35% del maíz de los EEUU se destina a producir biocombustible. Desde el punto de vista medioambiental eso es una aberración, pero lo es mucho más cuando en el resto del mundo nos estamos quedando sin alimentos. Es absolutamente inmoral condenar a cientos de millones de personas al hambre y a la pobreza extrema a causa de esta política. La vertiginosa inflación de los precios de los alimentos es consecuencia de la política de los EEUU, que desvía cultivos hacia la producción de biocombustibles en lugar de alimentos”, – Peter Brabeck – Letmathe, presidente de Nestlé -

También las catástrofes ambientales ponen en evidencia la ausencia de un liderazgo político y económico que permita mejorar la vida de las personas.

Al respecto, veamos lo que el sociólogo chileno Fernando de la Cuadra expone:

“Los últimos acontecimientos que han conmovido al mundo demuestran fehacientemente un fenómeno que viene siendo expuesto y discutido desde hace varias décadas. El agotamiento de un modelo productivista y predatorio que amenaza cada vez con mayor intensidad las bases materiales de la vida sobre el planeta. Dicho modelo, que ha generado un crecimiento exponencial de explotación de los recursos naturales y que estimula un consumismo desenfrenado, es responsable tanto de provocar un agotamiento de los recursos como de producir toneladas de basura que contaminan diariamente las aguas, el aire y la tierra. Cada año se pierden 14,6 millones de hectáreas de bosques y miles de especies, reduciendo y erosionando irreversiblemente la diversidad biológica. Continúa la devastación de las selvas, con lo cual el mundo pierde anualmente cerca de 17 millones de hectáreas, que equivalen a cuatro veces la extensión de Suiza. Y como no hay árboles que absorban los excedentes de CO2, el efecto invernadero y el recalentamiento se agravan. La capa de ozono, a pesar del Protocolo de Montreal, no se recuperará hasta mediados del siglo XXI. El dióxido de carbono presente en la atmósfera (370 partes por millón) se ha incrementado en un 32% respecto del siglo XIX, alcanzando las mayores concentraciones de los últimos 20 millones de años, y hoy añadimos anualmente a la atmósfera más de 23.000 millones de toneladas de CO2, acelerando el cambio climático. Cada año emitimos cerca de 100 millones de toneladas de dióxido de azufre, 70 millones de óxidos de nitrógeno, 200 millones de monóxido de carbono y 60 millones de partículas en suspensión, agravando los problemas causados por las lluvias ácidas, el ozono troposférico y la contaminación atmosférica local.

En síntesis, este conjunto de indicadores medioambientales revela cada vez con mayor claridad que si la humanidad no cambia su estilo de desarrollo, en menos de un siglo colocaremos en serio riesgo la supervivencia del planeta y del género humano. Las sucesivas catástrofes ambientales y “climáticas” que viene sufriendo el planeta desde Chernobyl y la reciente tragedia de la planta de Fukushima, permiten decir sin exageración que nos encontramos en un estadio avanzado de riesgo de la sustentabilidad de la especie.” …. Y finalmente concluye :

“El modelo actual no puede solucionar la crisis ecológica, porque hacerlo requiere fijar límites a la acumulación, lo cual es una opción inaceptable para un sistema social sustentado sobre el imperativo de crecer o morir. En términos ecológicos es profundamente insostenible.”

Ante este panorama, podríamos concluir como respuesta a la pregunta planteada, que no se visualiza hoy en los gobiernos, organizaciones políticas y económicas de los estados, un liderazgo con la perspectiva de formular un cambio que permita mejorar la vida de las personas en un marco de respeto a las comunidades y a la naturaleza. Creo entonces, que el liderazgo y las herramientas del managment, aún no han podido instalarse en los niveles superiores de conducción de la humanidad, y dado el escenario existente, se vislumbran escasas posibilidades de que puedan trascender del ámbito de las empresas.

Por Claudio Gerardo Villar.

Share

En el año 2007, Mario Cucinella, conocido arquitecto italiano cuya máxima personal «más con menos» permea su vida y obra, propuso por primera vez el innovador diseño de una “casa recargable” de 100 metros cuadrados de extensión, que almacenaba agua de lluvia en tanques subterráneos y se podía recargar como un teléfono móvil mediante paneles solares, energía eólica y materiales de alta tecnología. El metro cuadrado de la casa costaba 1.000 euros, frente a los 2.636 de media típicos en Italia. Además, la “casa recargable” emitía cero emisiones de carbono, eliminaba casi en su totalidad las facturas del agua, la luz y la calefacción; y producía un excedente de energía, que se podía vender a los vecinos o utilizar para accionar un coche eléctrico.

La visión de Mario Cucinella de la casa del futuro personifica todos los elementos de la “mentalidad superadora”: la profunda predisposición a percibir e interpretar la realidad con la mirada de quien quiere ser, hacer y conseguir mucho más con mucho menos. Cuando se aplica la mentalidad superadora al proceso de imaginar un futuro diferente y positivo, se generan innovadoras imágenes mentales impensables para la mayoría de las personas, pero que automáticamente activan la imaginación de éstas y les permiten concebir y obtener resultados extraordinariamente positivos tanto en sus iniciativas empresariales como en sus vidas personales.

Analicemos, por ejemplo, la mentalidad superadora en el contexto de los diferentes tipos de procesos mentales que solemos adoptar – consciente o inconscientemente – cuando elegimos cómo y cuánto invertir en nuestra educación y desarrollo profesionales a lo largo de nuestras vidas adultas, decisión que a menudo determina nuestras opciones futuras en el mercado de trabajo. Por una parte, están aquellas personas que invierten mucho tiempo y dinero para desarrollar un mayor talento y obtener un mejor salario. En cambio, hay muchas personas poco cualificadas que buscan un salario más bajo y representan una ventaja de costes para sus empleadores. Muy rara vez, cuando por ejemplo hay una gran escasez de mano de obra no cualificada, nos encontramos con que ésta recibe salarios relativamente altos por habilidades poco cualificadas. Por otra parte, cuando se aplica una mentalidad superadora a las opciones educativas y profesionales de una persona, surgen al menos dos categorías de trabajadores cualificados, las cuales han experimentado un auge significativo durante la primera década del siglo XXI. Una son las personas que combinan el trabajo en la oficina con el teletrabajo, y originan así un mayor equilibrio entre la vida personal y laboral, a la vez que mantienen una alta productividad y salario. La otra son los profesionales altamente cualificados —como diseñadores de moda, enólogos, artistas, desarrolladores de videojuegos, directivos de I+D o deportistas— que han hecho de su pasión su profesión y cuyo nivel de creatividad y/o productividad es tan excelente que sus empleadores casi siempre obtendrán un alto retorno sobre sus salarios, aún cuando estos sean descomunalmente altos.

En modo análogo, en mi último libro describo una serie de empresarios que, al adoptar una mentalidad superadora, crean mucho más valor para el cliente a costes infinitamente menores que el promedio de la industria (lo cual generalmente se traduce en buenos productos y servicios a precios increíblemente bajos). Puede parecer magia pura, pero los ejemplos de esto abundan en todo tipo de industrias europeas, desde los muebles (Ikea) a los vuelos comerciales (easyJet, Ryanair), a la moda (Zara, H&M, etc.) e incluso – aunque usted no lo crea – en el caso de productos generalmente considerados de lujo, como el caviar, el cual, desde el año de 1993, es cultivado por piscicultores franceses que ofrecen un producto de calidad igual al ruso o el iraní, a la mitad del precio.

Lo anterior sugiere que podemos beneficiarnos enormemente del gestionar nuestra mentalidad del mismo modo en que muchas personas eligen sus gafas: de acuerdo al clima que prevalece allá afuera y a las oportunidades que esperamos encontrar. Sin embargo, gestionar nuestra mentalidad es algo que, según los psicólogos y la experiencia de la mayor parte de las personas, resulta muy difícil de lograr. Es por ello que he dedicado mi último libro al reto central de: cómo desarrollar con éxito esta importante habilidad.

Por Piero Morosini.

Piero Morosini es líder en el campo del pensamiento gerencial, conferencista, y autor de reconocido prestigio internacional, quien ayuda a individuos y organizaciones del mundo entero a usar eficazmente su imaginación para crear nuevos y exitosos futuros. Su último libro, “Las Siete Llaves de la Imaginación” ha sido publicado en Junio del 2010 por LID Editorial, Madrid. (www.sevenkeystoimagination.com)

Share

Aprender algo implica descubrir, mediante la acción reflexiva, nuevas y mejores formas de pensar y hacer las cosas, y así aumentar la capacidad individual y colectiva para producir el futuro deseado, trascender los límites actuales y expandir la capacidad de acción efectiva.

El camino del aprendizaje es representado en las distintas tradiciones con una variedad de metáforas. De todas ellas hoy tomo la de “la senda del guerrero” ya que me parece adecuada para abrir un diálogo sobre el miedo en la experiencia del aprendiz.

En su investigación antropológica sobre los toltecas, Carlos Castaneda muestra como su maestro yaqui Don Juan Matus, le hablaba con frecuencia del miedo en la vida de quienes buscan convertirse en hombres y mujeres de conocimiento en grado de maestría. Rescato lo siguiente de Las enseñanzas de Don Juan, el primero de esta serie de libros:

Cuando un ser humano emprende concientemente el camino del conocimiento, no tiene claros sus objetivos, su propósito es débil, su intención vaga. Sueña con recompensas que nunca se materializarán ya que no sabe nada de las dificultades del camino.

Lentamente comienza a crecer, poco a poco primero, a grandes pasos después y sus pensamientos entran en colisión. Lo que aprende no es nunca lo que esperaba o imaginaba, y así empieza a sentir miedo.

Crecer no es nunca lo que uno imagina. Cada paso es una nueva tarea y el miedo crece sin cesar y sin piedad. Así, el camino del ser humano que aspira al conocimiento se convierte en un campo de batalla y él en un guerrero. Ha tropezado con su primer enemigo natural: ¡El miedo! Si el aprendiz se retira, su enemigo habrá logrado robarle su oportunidad de crecimiento.

“¿Qué le pasa a esta persona que se vuelve atrás?” Nada, salvo que no crecerá o retardará su camino. Su enemigo habrá puesto fin, al menos por el momento, a la realización de sus anhelos de saber.

“¿Y qué puede hacer para sobreponerse al miedo?” La respuesta es simple: No escapar. Debe desafiar su miedo y, a pesar de él, dar el siguiente paso, y el siguiente, y el siguiente. Puede estar completamente asustado y aún así no detenerse. Esa es la regla. Y el momento llegará cuando su enemigo se retire. Entonces se sentirá seguro de sí, su intención se hará fuerte y el aprendizaje ya no será una tarea terrorífica.

Las emociones son excelentes consultores, pero pésimos “gerentes” de nuestra vida

Ni reprimirlo ni permitirle dominar nuestras vida, la clave es relacionarnos con el miedo (o con cualquier otra emoción) de una manera particular, explorando formas de intervenir en el sistema coherente del que forma parte la emocionalidad, la corporalidad y el lenguaje.

Un proceso que implica competencia emocional y que nos permite comprender y responder al miedo para no darle el poder de achicar nuestras vidas, de robarnos nuestras posibilidaddes de explorar nuevos mundos, de crecer, de aprender y de ir en busca de nuestros sueños, podría esquematizarse de la siguiente manera:

  • Percatarnos de que estamos sintiendo miedo, y para lograr esto debemos estar continuamente atentos, no sólo a lo que pasa allí afuera, sino a lo que “nos pasa” aquí dentro con lo que pasa allí fuera.
  • Aceptar esa experiencia emocional que llamamos temor y que sentimos en diferentes grados, desde una simple preocupación hasta el miedo intenso.
  • Valorarla como señal de nuestro sistema de detección de riesgos, de que hay algo a lo que le asignamos importancia que, dado lo que está pasando, interpretamos que corre riesgo.
  • Escuchar y entender la historia o interpretación que le da sustento a ese temor que estamos sintiendo.
  • Analizar si en esa historia opera alguna distorsión cognitiva y reinterpretarla.
  • Actuar en consecuencia en el mundo externo para minimizar el riesgo de que ocurra lo que tememos.
  • Actuar en el mundo interno de nuestra conciencia, para aceptar en paz la posibilidad de que, aún habiendo minimizado el riesgo, este peor escenario golpee nuestras vidas, confiando en que pase lo que pase, tenemos dentro la capacidad para convertir toda pérdida externa en sabiduría interna.

El resultado de este proceso, que conlleva tanto acción en el mundo externo como en el interno, es vivir en paz y equilibrio ante los riesgos propios de la vida y el crecimiento.

¿Qué te parece?

Por Andrés Ubierna

Share

En el momento de entregar el cinturón negro un maestro le hace la última pregunta antes de su graduación al discípulo. El espera de rodillas, con su cabeza gacha, pensando en las horas y días que le ha llevado lograr este premio…“¿Cuál es el verdadero significado del cinturón negro?. “El final del camino, una bien merecida recompensa al trabajo que he realizado”. El maestro lo mira, y le responde: “Aún no eres merecedor de este cinturón, vuelve el año que viene”

Al año siguiente, se arrodilla frente a su maestro y recibe la misma pregunta: “¿Cuál es el verdadero significado del cinturón negro?, “Es un símbolo de distinción y de la más alta realización de nuestra arte, dice el discípulo”, “Todavía no estás preparado para el cinturón negro, vuelve el año que viene”, le responde el maestro con una voz muy adusta .

Al tercer año, el discípulo, sentado frente a su maestro, espera la pregunta, y responde con un tono más pausado y más sensible: “El cinturón negro representa el principio, el comienzo de un viaje interminable de disciplina, trabajo y búsqueda de normas cada vez más altas”. El maestro con una leve sonrisa dibujada, como si con ella le acariciase su cabeza, le responde: “Ahora si estás preparado, toma tu cinturón negro y comienza tu trabajo”

En línea con esta historia nos podemos preguntar, ¿qué necesitan las empresas para recibir su cinturón negro?

Por Víctor Raiban

Share

El liderazgo eficaz no es menos noble o vil que el uso creativo y saludable que se haga del propio yo, y esto se manifiesta en cierta madurez o sabiduría emocional que se refleja en la manera en la cuál los líderes eficaces se relacionan con otras personas. Esto afirman Bennis y Nanus.

Te invito entonces a explorar esta idea viendo el video y dejar luego tus comentarios.

Por Andrés Ubierna

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline