Los mejores programas de liderazgo “no alcanzan” para desarrollar líderes si quienes participan no son efectivos en su gestión. El liderazgo es una fenómeno humano y es posible aprenderlo, pero este aprendizaje se testea midiendo las mejoras logradas en el desempeño de las organizaciones o equipos que se lideran. El aprendizaje siempre incluye la experiencia, la práctica, además de la teoría. Y esa práctica del liderazgo se ejerce en el día a día del trabajo.

Te propongo seguir juntos el tema viendo y escuchando este video, para luego dejar tus comentarios sobre la pregunta del título o cualquier otras reflexión que quieras aportar.

Share

Los lunes suelen ser los días que se viven más “negativamente”, tal vez por eso sean los de mayor tasa de infartos, así como los domingos tienen la particularidad de ser los preferidos de los suicidas.  ¡Qué buen día para escribirte algunas líneas sobre el optimismo!

Yendo a las fuentes encontré lo siguiente:

El optimismo es uno de los tópicos que mayor interés ha despertado entre los investigadores de la psicología positiva. Puede definirse como una característica disposicional de personalidad que media entre los acontecimientos externos y la interpretación personal de los mismos. Es la tendencia a esperar que el futuro depare resultados favorables.

El optimismo es el valor que nos ayuda a enfrentar las dificultades con buen ánimo y perseverancia, descubriendo lo positivo que tienen las personas y las circunstancias, confiando en nuestras capacidades y posibilidades junto con la ayuda que podemos recibir.

La principal diferencia que existe entre una actitud optimista y su contraparte –el pesimismo- radica en el enfoque con que se aprecian las cosas: empeñarnos en descubrir inconvenientes y dificultades nos provoca apatía y desánimo. El optimismo supone hacer ese mismo esfuerzo para encontrar soluciones, ventajas y posibilidades.

En general, parece que las personas más optimistas tienden a tener mejor humor, a ser más perseverantes y exitosos e, incluso, a tener mejor estado de salud física. De hecho, uno de los resultados más consistentes en la literatura científica es que aquellas personas que poseen altos niveles de optimismo y esperanza (ambos tienen que ver con la expectativa de resultados positivos en el futuro y con la creencia en la propia capacidad de alcanzar metas) tienden a salir fortalecidos y a encontrar beneficio en situaciones traumáticas y estresantes.

Hasta aquí, lo que leí en Psicología Positiva, y desde allí me dirigí a la página del “filósofo estratégico” Max More (¡qué nombre y qué título ¿no?!, vale la pena investigar su pensamiento) y me encontré con la siguiente frase:

Optimismo: El combustible de los héroes, el enemigo de la desesperación, el creador del futuro.

Para diferenciarlo del optimismo ingenuo, en uno de sus artículo, More habla del Optimismo Dinámico, al que define como una actitud positiva y energizante [usa la palabra: empowering] hacia nuestras posibilidades individuales y colectivas.

Es más, este optimismo se puede aprender… y dadas sus virtudes para nuestra vida en general y el trabajo en particular, imagino que te estarás preguntando “¿cómo?”… y la respuesta es: cultivando ciertas prácticas.

Así que, para los que quieran aprender optimismo, aquí van las prácticas que propone More parafraseadas libremente, que pueden resultarte algo conductistas pero de utilidad como orientación:

INTERPRETAR POSITIVAMENTE LAS EXPERIENCIAS

  • FOCALIZARSE: Poner énfasis en los aspectos divertidos, constructivos y no limitantes de la vida.
  • ABSTENERSE DE LA QUEJA: Evitar la queja y el “lloriqueo” inútil sobre las dificultades que enfrentemos. Aceptar al mundo tal cuál es y no quejarse de “lo injusta” que es la vida.
  • CUESTIONAR LOS LÍMITES: Desafiar las creencias limitantes sobre nosotros, los otros y nuestra sociedad. Mantener una apertura creativa fundamental hacia las posibilidades futuras.
  • SENTIDO DE RESPONSABILIDAD Y ABUNDANCIA: En vez de sentirse obligado por los demás o las circunstancias, a hacer determinadas cosas, descubrir la libertad de elección para hacer lo que elegimos hacer. Reconocer que el mundo es un lugar repleto de oportunidades. Vivir “para”, en lugar de vivir “por”.
  • HUMOR: Ver los propios errores o dificultades con sentido del humor. Permitir que el humor saludable y propio de un buen carácter renueve nuestras perspectivas y disuelva el pensamiento dogmático.

INFLUENCIAR POSITIVAMENTE

  • RACIONAL: Utilizar la razón para conducir la vida, analizando las emociones y deseos, aprendiendo de ellas pero no permitiendo que ellas conduzcan nuestras vida.
  • AUTO MEJORA: Considerar que cada uno de nosotros somos como un proceso y estamos en continua mejora y no vernos como un producto terminado. Que la mejora no esté motivada por el miedo, sino por una imagen propia que nos inspira.
  • EXPERIMENTACIÓN: Probar con frecuencia nuevos enfoques, buscar formas distintas de alcanzar los objetivos, y tener la voluntad de asumir riesgos calculados.
  • AUTO CONFIANZA: Creer con convicción que tenemos la capacidad de sacar algo bueno de toda experiencia, aún de las más dolorosas.
  • RESPONSABILIDAD PERSONAL: Hacerse cargo de crear las condiciones para el éxito. Percatarse de las formas en las que contribuimos a que nos pase lo que nos pasa. Vivir en consonancia con los valores propios.
  • SELECCIÓN AMBIENTAL: Acercarse a personas y situaciones positivas y crear ambientes propicios. Buscar a personas que nos brinden respaldo e inspiración, y dejar a aquellos que nos desalientan, nos distraen y nos socavan la autoestima.
Share

“El autoconocimiento nos pone de rodillas y es muy necesario… Si eres humilde, nada te toca, ni las alabanzas ni las desgracias, porque sabes lo que eres. Si te culpan, no te sentirás abatido. Si alguien te llama santo, no te pondrás a ti mismo en un pedestal.” Madre Teresa de Calcuta.

Si el aprendizaje permanente es la única manera de sostener mejoras en escenarios como los que se nos presentan día a día dentro del mundo laboral, entonces una pregunta crucial es ¿cómo infunde el líder el espíritu de aprendizaje en la organización?. La respuesta de los expertos es: invirtiendo en crear y cuidar una plataforma de valores sobre la que se sostengan los procesos humanos y técnicos de quienes operan la empresa. Ahora bien, ¿cuáles son los valores organizacionales que hacen del aprendizaje permanente una realidad?

El Dr. Debashis Chatterjee propone los valores de la humildad, la fe y la conciencia de calidad total, en su libro El Liderazgo Consciente.

Exploremos un poco a cada uno de ellos y tratemos de comprender qué lo lleva a Chatterjee a considerarlos los ingredientes esenciales de un liderazgo generador de una cultura de aprendizaje.

La humildad: El primer paso para el aprendizaje es la humildad. Es el terreno en el que se reconoce los límites propios tanto en las formas de pensamiento como de acción. ¿Cuántas ideas o propuestas son descartadas sin ser consideradas por aquellos que suponen saber que “no va a funcionar”? ¿Cuánta erosión del capital social se produce a partir de la soberbia de quienes creen ser dueños de la verdad? ¿Cuál es el costo económico (además del humano) de darle poder formal en las organizaciones a personas poco humildes?

La fe: Tagore nos dice que “la fe es el pájaro que siente la luz y canta aún cuando el amanecer está a oscuras”. El aprendizaje con frecuencia implica atravesar las noches oscuras de la confusión, el miedo, la ansiedad, la inseguridad, la incompetencia para llegar al amanecer de una nueva capacidad, donde nuevamente experimentamos claridad, seguridad, entusiasmo y competencia. No es posible andar este camino sin fe en que pase lo que pase tenemos en nosotros la capacidad para sacar algo bueno de toda experiencia. Esta fe nos ayuda a vivir el aprendizaje con optimismo esencial.

Conciencia de calidad total: La conciencia de calidad proviene de la calidad de la atención que ponemos en cualquier tarea que nos ocupe. Krishnamurti define el aprendizaje como “el presente activo”. Cuando nuestra atención permanece anclada en el presente, ingresamos en un cierto estado de flujo, donde no experimentamos esfuerzo y accedemos a nuestro talento. En este estado de atención el cuerpo se integra a la mente y esta al corazón. En palabras de Harry Remde: “Este es el objetivo del oficio, que encierra tantas posibilidades. El artesano aprende acerca de sí mismo mientras trabaja. Mientras aprende, el trabajo existe. Comienza a entender, siendo tan dependiente del oficio como éste de él… El corazón da un salto. La cabeza sabe. El cuerpo realiza. Éstos son los tres ingredientes de un oficio.”

Dejanos tus comentarios y abramos un diálogo sobre estas ideas.

Por Andrés Ubierna

Share

Hace ya varios años era frecuente tomar el caso del desastre del Challenger como un ejemplo típico de rutinas defensivas organizacionales. A pesar de lo trillado de este caso, creo que sigue aportarndo aprendizajes.  En particular me interesa detenernos en lo que sucede cuando las figuras de máxima autoridad dan, en forma implícita o explícita, el mensaje “no me traigan problemas o malas noticias”.

Para eso recurro a algunos párrafos del libro de Paul Ekman, Telling Lies: Clues to Deceit in the Marketplace, Politics, and Marriage, Third Edition para invitarte a reflexionar sobre este tema.

El lanzamiento del Challenger el 28 de enero de 1986 fue visto por millones de telespectadores. El acontecimiento había recibido mucha publicidad porque una maestra de escuela, Christa McAuliffe, formaba parte de la tripulación. Entre los telespectadores había muchos escolares, incluidos los alumnos de la maestra, que tenía que dar una clase desde el espacio. Pero setenta y tres segundos después del despegue el Challenger estalló, causando la muerte de las siete personas que iban a bordo.

La noche anterior al lanzamiento, los ingenieros de Thiokol, la empresa que había fabricado los cohetes propulsores, recomendaron oficialmente que se aplazara el despegue porque el frío anunciado en el pronóstico meteorológico podría reducir peligrosamente la elasticidad de unas juntas de goma. Y si eso ocurría, la consiguiente pérdida de combustible podría hacer que los cohetes propulsores estallaran. Los ingenieros de Thiokol llamaron a la NASA instándola a que aplazara el lanzamiento previsto para la mañana siguiente.

La fecha de lanzamiento ya se había aplazado tres veces… y Lawrence Mulloy, director de propulsión de la NASA discutió con los ingenieros de Thiokol diciendo que no había pruebas suficientes de que el frío pudiera dañar las juntas de goma. Mulloy habló aquella noche con el director de Thiokol, Bob Lund, pidiéndole que pensara como director en lugar de pensar como ingeniero. Al parecer, Lund así lo hizo: dejó de oponerse al lanzamiento y anuló la decisión de sus propios ingenieros. Mulloy también se puso en contacto con Joe Kilminister, uno de los vicepresidentes de Thiokol, pidiéndole que firmara el visto bueno para el lanzamiento. Lo cual hizo a las 23:45 enviando un fax a la NASA. Allan McDonald, director de propulsión de Thiokol, se negó a firmar la autorización y dos meses después abandonó su puesto en Thiokol.

Más adelante, la comisión presidencial investigadora del caso, descubrió que a cuatro de los altos ejecutivos de la NASA responsables de autorizar cada lanzamiento se les había ocultado toda información sobre las discrepancias entre los ingenieros de Thiokol y el equipo de cohetes de la NASA la noche en que se decidió realizar el lanzamiento.

¿Cómo pudo Mulloy seguir con el despegue y ocultar información relevante sabiendo que el Challenger podría estallar?

Richard Feynman, el premio Nobel de física que fue nombrado para formar parte de la comisión presidencial que investigó el caso, escribió lo siguiente sobre la mentalidad de gestión que influyó en Mulloy:

“Cuando el proyecto lunar llegó a su fin, la NASA tuvo que convencer al Congreso de que existía un proyecto que sólo la NASA podía llevar a cabo. Para conseguirlo parecía necesario exagerar… Los “peces gordos [de la NASA] que intentan que el Congreso dé el visto nuevo a sus proyectos no quieren oír hablar de estas cosas [problemas, riesgos, etc.]. Es mejor que no las sepan porque así pueden ser más “honrados”: ¡no quieren hallarse en la posición de tener que mentir al Congreso! Así que, muy pronto, las actitudes empiezan a cambiar: la información que vienen de abajo y que es desagradable -”Tenemos un problema con las juntas que deberíamos solucionar antes de proceder con el lanzamiento”- es suprimida por los mandos medios.” [Pues durante años se desalientó la comunicación de “problemas” o de “malas noticias”.]

La decisión de Mulloy de proceder con el lanzamiento fue un error de juicio influenciado por años de alentar una exageración sobre las capacidades de la NASA. La decisión de Mulloy de ocultar la información a sus superiores fue una mentira por omisión alentada por los peces gordos de la NASA con su continuo mensaje del tipo “a nosotros no nos digas nada malo”. Mulloy (como otros ejecutivos de la NASA) había aprendido y “sabían” que las malas noticias o las decisiones difíciles no debían llegar hasta arriba.

Mulloy mintió ocultando información relevante a sus superiores y lo considero responsable por ello y por la decisión que tomó, pero estos últimos también deberían asumir responsabilidad por el desastre. Son responsables de hacer un aporte a la creación de una atmósfera laboral con las condiciones que contribuyeron al error de Mulloy y a su determinación de no hacerles partícipes de la decisión de continuar con el lanzamiento.

¿Qué pensás?

Por Andrés Ubierna

Share

Vemos que caen las acciones de Apple cuando su CEO, Steve Jobss, decide por razones médicas dar un paso al costado. ¿Los líderes se amoldan a las compañías o las compañías se deben ajustar a sus líderes?

“Tener una gran idea o ser un líder carismático visionario es dar la hora; crear una compañía que pueda prosperar más allá de la presencia de cualquier líder y a través de múltiples ciclos de vida, es construir un reloj”. Built to Last, de Collins y Porras.

Dice Andrés Ubierna, en relación a esta cuestión:

“El propósito central de una organización es su identidad más profunda, su ADN espiritual, su razón de existir. Es aquello que no se rinde aún cuando la empresa llegase a enfrentar el riesgo de perder dinero o incluso perecer por sostener este principio. Y está más allá de toda visión o de cualquier estrategia, ya que estos sí son aspectos que necesitan de una dinámica temporal.

Los que enuncian el propósito central de una empresa son sus líderes en forma individual y compartida, como resultado de una profunda introspección. Este propósito central debe ser capaz de resistir la prueba del tiempo, y está constituido por la misión y los valores centrales. Esta filosofía atraviesa el corazón de sus líderes, y por ello mismo, son los líderes quienes la encarnan día a día. Estos principios que se enuncian como misión y valores habitan en el alma de los líderes y son a la vez el alma de la empresa

Por eso creo que las compañías están tan expuestas a lo que le suceda a sus líderes. También por eso, es fundamental (y poco frecuente) para toda empresa que anhele perdurar, que las estrategias de sucesión atiendan con énfasis estas cuestiones. Sino, muerto el líder, muere la empresa. Los hombres y mujeres pasan… pero sus propósitos pueden permanecer vivos.”

Walt Disney fue único, pero su misión y valores, fueron su legado. Su propósito trascendió, porque dejó una empresa con líderes con corazones que resonaron en la misma sinfonía que él creó. Sin otros que encarnen este “corazón”, nada hubiera quedado de esta compañía, como la Metro Goldwyn Mayer que languideció y se perdió en el tiempo.

Cuando los nuevos líderes asumen como propia la misión y valores centrales de una empresa, comienzan a estar al servicio de estos principios, comienzan a “latir con su ritmo”. Ellos, los nuevos líderes,  posibitarán la sustentabilidad de la empresa, solo cuando estén al servicio del credo y de los valores centrales, porque estos elementos son la declaración inalterable del por qué y para qué están en sus comunidades, el sentido de su existencia. No son “las horas que indica el reloj de una persona”, (por más carismática estrella que sea). Son las piezas, únicas tal vez, pero piezas al fin, de un reloj que perdura.

¿Qué pensás?

Por Victor Raiban

Share

Si descubrimos que vivimos y trabajamos en contextos emocionales (no podemos elegir no hacerlo) y que cada emoción que sentimos condiciona la selectividad de nuestra percepción y nos predispone a determinada acción, entonces podremos darnos cuenta cabal de las posibles implicancias de ser emocionalmente incompetentes.

En este video profundizo un poco más sobre este asunto…

Por Andrés Ubierna

Share

Los líderes necesitan cambiar su enfoque del liderazgo para convertirse en “hacedores de sentido”. Al menos esto afirman Dave y Wendy Ulrich en The Why of Work: How Great Leaders Build Abundant Organizations That Win. Aquí van algunos aspectos de su razonamiento…

Dos líderes acaban de ser notificados de una crisis. Las acciones que tomen en los próximos minutos, horas, y días reflejan sus supuestos básicos y enfoques de liderazgo…

El líder A se toma un tiempo para reflexionar acerca de quién es él ó ella y qué es lo que hará. Trabajar para aprovechar las circunstancias, estar personalmente equilibrado, y asegurarse de contar con los medios necesarios para hacer frente al desafío. Cree que para responder con efectividad debe permanecer centrado, demostrando que sabe qué hacer y cómo hacerlo. Para resolver esta crisis, planea ejercitar su buen juicio, ser auténtico, estar emocionalmente equilibrado y listo para actuar respetando sus valores centrales.

El líder B también se toma un tiempo para reflexionar. Pero sus primeros pensamientos son sobre quiénes podrían verse afectados por esta crisis. ¿Qué significa esta crisis para los empleados?, ¿para los clientes?, ¿para los inversionistas? Trata de reflexionar bajo esta lente de aumento, preguntándose de qué manera, las decisiones qué pueda tomar impactarán en estos stakeholders, tanto en el corto como en el largo plazo. Luego piensa sobre cómo puede hacer para comprometer a otros a que lo ayuden a responder a esta crisis con efectividad. Mientras idea formas de superar la crisis, está simultáneamente pensando en cómo se sentirán los demás en relación a las formas en la que la crisis puede ser superada.

Ambos enfoques del liderazgo son válidos e importantes. Muchos líderes son entrenados en el enfoque A, que busca como punto de apoyo ante las crisis, la confianza personal y pone énfasis en la acción. Otros, no muchos, son entrenados en el modelo B, cuyo foco es buscar formas de generar confianza en los demás y de inspirarles un sentido o propósito significativo.

¿Cuál es el modelo en uso que ves con más frecuencia y cuál es el que considerás más efectivo?

Por Andrés Ubierna

Share

En un interesante artículo de Warren Bennis llamado La ventaja del liderazgo, encontré las siguiente perspectiva sobre el carácter del lider ejemplar:

Hay muchas definiciones de carácter, pero el carácter de quienes lideran con el ejemplo va más allá de la conducta ética (a pesar de ser esta esencial). La palabra misma proviene del griego y significa grabado o inscripción. Para los líderes que conozco, el carácter tiene que ver con lo que somos, con nuestra forma particular de organizar nuestra experiencia. El gran psicólogo William James lo describió como “la actitud mental o moral particular [que hace que uno se sienta] más profunda e intensamente activo y vivo … una voz interior que habla y dice: Este es el verdadero yo.

Los líderes eficaces – y la gente eficaz – conocen muy bien a esta voz. Entienden que no hay diferencia entre ser un líder eficaz y convertirse en un ser humano plenamente integrado.

Muchos aspectos del carácter – como nuestro grado de energía o nuestra habilidad cognitiva – vienen con nosotros desde el nacimiento, mientras que otros son influenciados por nuestra vida familiar, las relaciones con nuestros padres, maestros y amigos. Sin embargo, el carácter se desarrolla durante toda la vida, incluyendo la vida laboral. Los líderes pueden ayudar a otros a ser más conscientes de sus capacidades innatas. Mediante el exámen de los tipos de decisiones que toman y las que no toman, los altos ejecutivos pueden desarrollar su propio carácter y cultivar un nuevo liderazgo en la organización.

Dentro del ámbito laboral, el carácter del líder está enmarcado por el propósito que lo mueve, su competencia y su integridad. La mayoría de los altos ejecutivos tienen la motivación y las competencias necesarias para liderar. Pero con demasiada frecuencia las organizaciones ascienden a personas que carecen de una brújula moral. Yo los llamo “triunfadores destructivos”. Rara vez son gente mala, sino que no utilizan los recursos para ningún propósito más elevado que el logro de sus propios objetivos, que a menudo disminuyen los de la empresa. Estos líderes rara vez perduran, por la sencilla razón de que sin los tres ingredientes – el propósito, la competencia y la brújula moral – es difícil involucrar a otros y sostener resultados significativos.

Qué pensás al respecto: ¿es posible ser mejor líder de lo que se es como persona?

Y para terminar, te dejo esta frase de Heráclito:

El alma está teñida por el color de tus pensamientos.
Alberga sólo pensamientos coherentes con tus principios y que puedan soportar la más intensa luz del día.
El contenido de tu carácter es tu elección.
Día a día, lo que eliges, lo que piensas y lo que haces es en lo que te conviertes.
Tu integridad es tu destino… es la luz que guía tu camino.

Por Andrés Ubierna

Share

Hace ya 14 años Arie De Geus reflexionaba sobre la tasa de mortalidad de las empresas exitosas diciendo que la expectativa de vida promedio de una empresa Fortune 500 o equivalente (o sea de una compañía exitosa), es de 40 a 50 años, mientras que la de un ser humano es de 75 años. En ese momento, él explicaba este fenómeno de “mortalidad prematura” diciendo que las compañías mueren porque sus gerentes se focalizan en la actividad económica de producir bienes y servicios, y olvidan que la verdadera naturaleza de sus organizaciones es la de ser esencialmente una comunidad de seres humanos en un contexto ecológico. También afirmaba que el establishment legal, los educadores de negocios y la comunidad financiera, cometen todos el mismo error, que genera a la larga una enorme destrucción de capital y miseria social.

Ahora bien, si parto del supuesto de que nadie se equivoca intencionalmente, entonces este error implica una inconciencia. Si pienso en los gerentes, me animo a decir que los que cometen este error no se percatan de ciertos cambios que ocrren en el contexto en el que operan las organizaciones, cambios que presentan nuevos desafíos para sostener el éxito. Según Arie De Geus muchos gerentes no ven, ni desarrollan una sensibilidad cuidadosa de las señales del cambio en la comunidad y en el planeta. Y sigue su razonamiento con la siguiente pregunta:

“¿Por qué es tan difícil para los gerentes desarrollar o mantener su sensibilidad y fallan en ver las señales de los cambios que vienen por delante?”

Esta es una pregunta bien interesante y el autor encontró 5 respuestas posibles:

  • Teoría 1: Los gerentes son estúpidos.
  • Teoría 2: Podemos ver algo distinto, sólo cuando una crisis abre nuestros ojos.
  • Teoría 3: Podemos ver únicamente aquello que ya hemos experimentado.
  • Teoría 4: No podemos ver lo que emocionalmente nos cuesta ver.
  • Teoría 5: Podemos ver solo aquello que es relevante para la visión de futuro que nos hemos construido previamente.

¿Qué pensás de todo esto? Según tu experiencia laboral, ¿se sigue cometiendo hoy el mismo error que se cometía hace más de 14 años? Si es así, ¿cuál es tu propia explicación?

Por Andrés Ubierna

Share

El razonamiento ético es el proceso de pensamiento que implica evaluar un evento particular, las estrategias de acción y sus consecuencias, en el contexto de estándares espirituales, culturales, o ideológicos. Es una de las habilidades para tratar con problemas éticos usando los propios estándares y valores para juzgar una adecuada estrategia de acción.

Me importa aportar al desarrollo de la habilidad de razonar éticamente, especialmente en los profesionales del coaching, así que supongamos que Usted es un coach profesional y que enfrenta las siguientes situaciones. ¿Qué haría en cada una de ellas? ¿Cómo sus procesos de pensamiento y elecciones están siendo influenciados por sus sistemas de creencias, valores, carácter, visión personal e identidad profesional?

1. Durante una relación de coaching, usted y su cliente se dan cuenta que disfrutan mucho estando juntos y se sienten físicamente atraídos.

2. Una empresa lo contrata como coach de algunos de sus gerentes comerciales durante una transición. Como parte del acuerdo el director comercial insiste en tener acceso a todas las notas tomadas durante sus encuentros de coaching.

3. Durante una reunión de coaching, recibe información sobre un perjuicio financiero que su cliente puede ocasionarle a la empresa para la que trabaja (y que es quien paga sus honorarios profesionales).

4. El director comercial de un equipo de gerentes de venta con quienes usted está trabajando, le informa que uno de dichos gerentes está siendo considerado en la nómina de gente a despedir en una próxima reestructuración del área, y le pide que no comente esta información con él.

5. Usted está trabajando con varios ejecutivos de cuenta. Uno de ellos le pone de manifiesto su odio hacia un compañero del grupo y le comenta detalles de cómo planea sabotear su carrera.

6. Un cliente le cuenta en un encuentro de coaching sobre las innovaciones de un nuevo producto que está por ser lanzado al mercado, y le aconseja sobre los beneficios que obtendría usted al comprar rápidamente acciones de la compañía que paga sus honorarios.

7. Una gran empresa le ofrece un contrato exclusivo para realizar todo el trabajo de coaching con sus ejecutivos distribuidos en 7 países del mundo. Un contrato, muy lucrativo por cierto. Sin embargo, su esposo/a trabaja allí, y no sólo sería un potencial cliente sino que además se beneficiaría enormemente con la información que usted le podría brindar.

¡Espero con ganas leer sus comentarios!

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline