Las creencias son las normas de tu vida, las reglas según las cuales vives. Estas normas pueden ser liberadoras y potenciadoras, y darte permiso para lograr tus objetivos y vivir de acuerdo a tus valores. Pero también pueden ser obstáculos que hagan imposibles tus objetivos o que te lleven a pensar que no eres capaz de alcanzarlos.

Las creencias no son teorías huecas, sino principios de acción, de modo que si quieres saber qué es lo que cree una persona fíjate en lo que hace, no en lo que asegura creer. Nuestras relaciones, nuestras capacidades y nuestras posibilidades se ven influenciadas por nuestra creencia al respecto.

Construimos las creencias basándonos en nuestras experiencias. Luego actuamos como si fuesen la realidad. En cierto sentido son profecías que se autorrealizan. Si crees que eres una persona agradable actuarás como tal, abordarás a la gente abiertamente, te mostrarás sociable y disfrutarás con la compañía de otras personas. Éstas a su vez te acogerán con agrado y eso reforzará tu creencia. Solemos pensar que las creencias están formadas por la experiencias, pero lo contrario también es cierto.

Esto significa que puedes elegir tus creencias. Si los resultados que estas obteniendo [y la manera en que estás experimentando la vida] te gustan, sigue actuando como hasta ahora y mantén tus creencias. Pero si no te gustan actúa de forma distinta y cambia tus creencias.

Las creencias pueden cambiar y realmente cambian. Sin embargo, la creencia de que las creencias pueden cambiar es en sí misma un desafío para muchas personas, proque las ven como posesiones personales. Hablan de “tener” y “preservar” creencias, de “ganarlas” y de “perderlas”. Y, claro está, nadie quiere “perder” nada. Resulta mucho más productivo hablar de “abandonar” o “superar” creencias que de “perderlas”.

También sucede que hemos invertido personalmente en nuestras creencias. El mundo tiene sentido para nosotros cuando nos las confirma, es predectible y nos preoporciona sensación de seguridad y certidumbre. Incluso puede suceder que nos recreemos en el desastre a condición de que lo hayamos predicho. “Ya te lo dije” es una frase que produce cierta satisfacción, no porque hayamos deseado que la cosa saliese mal, sino porque nuestras creencias quedan confirmadas.

Hasta acá, las ideas importantes expresadas en forma simple por Joseph O’Connor y Andrea Lages en Coaching con PNL. Ahora, ¿cómo vinculamos esto con el coaching?

Coaching es facilitar un aprendizaje o el logro de mejoras. No todo proceso de coaching requiere intervenir a nivel de las creencias, ya que hay aprendizajes que se consiguen haciendo lo mismo mejor [coaching o aprendizaje de lazo simple] y trabajando dentro del marco de creencias del coachee.

Un buen coach nunca interviene a un nivel de potencia mayor al mínimo necesario para atender el contrato que hizo con su cliente, así como un buen médico no realizaría una cirugía de alta complejidad para extraer una astilla clavada en el pulgar de su paciente.

Sin embargo hay situaciones de coaching que no pueden atenderse sin trabajar las creencias [coaching o aprendizaje de lazo doble] y en esos casos hablamos de coaching transformacional.

Es interesante notar que las creencias, sean consensuadas colectivamente o juicios individuales no compartidos por otros, son construcciones del lenguaje. La forma en la que estructuramos nuestro hablar es un reflejo de las creencias que sostenemos. Por lo tanto, el lenguaje es un campo fértil para el diseño de nuestras creencias. Cambiar la forma en la que hablamos es una estrategia efectiva para modificar nuestras creencias limitantes.

Por Andrés Ubierna.

Share

Los que me conocen saben que considero a la autenticidad como un valor a respetar para poder mantener relaciones efectivas. Sin embargo, reconozco que en ciertas situaciones ser auténtico puede implicar no ser amoroso, ser cruel, generar destrucción, o incluso pérdidas de vidas. Por eso creo sumamente necesario para nuestra paz interna, para construir vínculos genuinos y para mejorar la efectividad laboral, reflexionar sobre los dilemas que nos plantea el compromiso con la autenticidad. Así que, aprovechando que en estos tiempos dispongo de energía para dedicarle al tema, me sumergí en la lectura de Como detectar mentiras, de Paul Ekman, donde la mentira está tratada con maestría y rigor científico.

Dice el autor: “Mentir es una característica tan central de la vida que una mejor comprensión de ella resulta pertinente para casi todos los asuntos humanos. A algunos este aserto los hará estremecerse de indignación, porque entienden que la mentira es siempre algo censurable. No comparto esa opinión. Proclamar que nadie debe mentir nunca sería caer en un simplismo exagerado; tampoco recomiendo que se desenmascaren todas las mentiras.”

¿Tiene límites la autenticidad?

Ahora te invito a que te animes a sumarte a esta reflexión, a dar ejemplos donde aún sabiendo que la mentira dolería en tu consciencia, elegirías conscientemente el camino del ocultamiento o el falseamiento, al de la verdad. ¿En qué situaciones optarías por la mentira?

Share

Hay personas muy talentosas que aún deseándolo no consiguen plasmar ese talento en efectividad laboral, ni en mayor bienestar vital, ni en relaciones de confianza y respaldo. Algunos terminan solos, enfermos mental y físicamente, y en la calle. El talento no alcanza.

Para cocinar logros extraordinarios es necesario incluir en la receta tres elementos: Talento, Conciencia y Compromiso. Sin conciencia el talento es peligroso, potencialmente destructivo, pues carece de un marco de referencia ético que oriente la manera en la que el talentoso responde a cada situación que se le presenta. Y sin compromiso genuino con un propósito significativo, el talento no tiene el combustible necesario para plasmarse en contribuciones de valor.

Leyendo Empresas (+) Humanas de Alejandro Melamed, tomé nota de algunas reflexiones que hace el autor. Así que reproduzco estas anotaciones, dándome el permiso de no reflejar textualmente lo escrito por Alejandro pidéndole las disculpas del caso:

En su libro El talento nunca es suficiente, Johm C. Maxwell sostiene que la diferencia entre los talentosos y los verdaderamente exitosos es que éstos logran implementaciones exitosas del talento. Maxwell modeliza una serie de dimensiones a atender para que el talento natural se manifiete en acciones efectivas.

  • CONVICCIÓN: Nos lleva a creer en nuestro propio potencial, en nosotros mismos y en nuestra misión. Creer en nosotros mismos eleva el propio talento.
  • PASIÓN: Crea el “fuego interno”, el combustible necesario para que nos sobrepongamos a cualquier obstáculo. Es la base de la excelencia, la llave para el éxito, aquello que contagia positivamente. Para descubrir qué nos apasiona Maxwell sugiere tres preguntas: ¿Por qué cantamos? ¿Por qué lloramos? ¿Por qué soñamos?. La pasión estimula nuestro talento natural.
  • INICIATIVA: Es lo que nos impulsa a tomar acción, a avanzar sin esperar que todo esté perfecto. Abre la puerta a las oportunidades. Activa nuestro talento.
  • FOCO: Es esencial para todo aquel que quiera sacar lo mejor de su talento, porque lo direcciona.
  • PREPARACIÓN: Nos permite pararnos adecuadamente ante los posibles escenarios que nos traiga la vida.
  • PRACTICA: Es lo que afina nuestro talento y conduce a un desempeño consistente y a un desarrollo sostenido. Nos permite el descubrimiento de nuevas oportunidades de mejora.
  • PERSEVERANCIA: Implica terminar lo que comenzamos y no desistir ante las dificultades. Nos permite realizar  nuestro destino a partir de nuestra determinación. Es lo que sostiene al talento.
  • VALOR: Nos permite asumir los riesgos de la vida y vivir sin arrepentimiento permanentes, reafirmando nuestras convicciones ante cada desafío. Pone a prueba nuestro talento.
  • DISPOSICIÓN AL APRENDIZAJE: Es el deseo de escuchar, conocer y aplicar. Es lo que expande nuestro talento.
  • CARÁCTER: Está compuesto por cuatro elementos: autodisciplina, valores centrales, sentido de identidad e integridad. Los talentosos superan con su carácter la adversidad, hacen las cosas que consideran correctas y toman el mando de sus vidas. El carácter es lo que protege nuestro talento.
  • RELACIONES: Están vinculadas con experiencias compartidas, reciprocidad y confianza, y tienen influencia decisiva en el encuentro de circunstancias propicias para expresar nuestro talento.
  • RESPONSABILIDAD: Es la habilidad de dar a cada circunstancia una respuesta consciente. Es lo que fortalece nuestro talento.
  • TRABAJO EN EQUIPO: Divide el esfuerzo y multiplica el efecto. Es lo que multiplica el talento.

¿Cuál es tu experiencia o tu teoría sobre la relación entre talento y efectividad?

Por Andrés Ubierna.

Share

Hace un tiempo conversaba con un gerente de desarrollo de una empresa cliente sobre el diseño de una actividad que me pidieron facilitar. En un momento de la charla, le escuché decir algo así: “La audiencia es un grupo de ejecutivos muy exigentes, muy preparados…, así que fijate de no exponer temas muy básicos ni simples,… no te lo digo para ponerte presión, no me malinterpretes, sino para cuidar tus posibilidades futuras con nosotros”. En ese momento y dado el contexto de la conversación, interpreté que a los adjetivos “básico” y “simple”, esta persona les estaba dando el mismo significado que “obvio”.

Un par de años atrás me encontraba facilitando una reunión con un equipo de directores, y en un cierto momento el grupo descubrió que había contribuído a crear, sin percatarse, un estandar en la organización que llevaba a los ejecutivos a confundir “complejidad” con “inteligencia y con efectividad”. Habían ido instalando un modelo cultural: la gente ya operaba bajo el supuesto no cuestionado de que, por ejemplo: “cuanto más difícil y compleja la idea que presentes, más efectiva la considerarán y mejor te irá”.

Acordándome de estos ejemplos, y avanzando sobre la frase de Leonardo Da Vinci: “La simplicidad es el summun de la sofisticación”, pensé que sigue siendo de ayuda recordar las famosas The Laws of Simplicity del profesor de Artes y Ciencias de la Comunicación del MIT, John Maeda.

Las 10 leyes de la simplicidad

1.- Reducir: La manera más simple de alcanzar la simplicidad es mediante la reducción razonada.
2.- Organizar: La organización permite que un sistema de muchos parezca de pocos.
3.- Tiempo: El ahorro de tiempo se experimenta como simplicidad.
4.- Aprendizaje: La sabiduría hace todo más simple.
5.- Diferencias: La simplicidad y la complejidad se necesitan entre sí.
6.- Contexto: Lo que se encuentra en la periferia de la simplicidad no es para nada periférico.
7.- Emoción: Es mejor más emociones que menos.
8.- Confianza: Confiamos en la simplicidad
9- Fracaso: Algunas cosas nunca podrán simplificarse.
10.- La Única: La simplicidad consiste en sustraer lo que es obvio, y añadir lo significativo.

Las 3 claves de la simplicidad

1.- ALEJAMIENTO: Más aparenta ser menos al simplemente moverlo muy, muy lejos.
2.-APERTURA: La apertura simplifica la complejidad.
3.- POTENCIA: Usar menos, ganar más.

Por Andrés Ubierna

Share

Un espeleólogo, hombre aficionado a explorar las grutas y cavernas, llevaba a su pequeño hijo de cuatro años, a conocer por primera vez una cueva, en la cual el pequeño descubrió “el eco” arrojando una piedrecilla.

El chico sorprendido gritó: “Horrible” y el eco le regresó el grito; gritó “Espantoso” y el eco devolvió nuevamente el grito.

El chico tembló de miedo ante lo desconocido y le preguntó a su padre sobre esa resonancia. El padre inteligentemente lo tomó en sus brazos y le dijo: Hijo mío, escucha nuevamente y gritó: “Maravilloso” y el eco le devolvió en sus diversas voces gritos de “bello, espléndido, extraordinario, excelente”, con iguales resultados.

El niño sonrió y le volvió a preguntar: ¿Qué es papá? y él le respondió: ES LA VIDA HIJO MÍO. Como le hablas te contesta.

Seleccionado por Andrés Ubierna del libro El Ser Excelente, de Miguel Ángel Cornejo.

Este posteo es el primero de la programación de verano… durante enero y febrero, postearé una vez por semana y en marzo retomaré el ritmo de cinco semanales.

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline