¿Cuándo mentir es “mejor” que ser auténtico?

39

Los que me conocen saben que considero a la autenticidad como un valor a respetar para poder mantener relaciones efectivas. Sin embargo, reconozco que en ciertas situaciones ser auténtico puede implicar no ser amoroso, ser cruel, generar destrucción, o incluso pérdidas de vidas. Por eso creo sumamente necesario para nuestra paz interna, para construir vínculos genuinos y para mejorar la efectividad laboral, reflexionar sobre los dilemas que nos plantea el compromiso con la autenticidad. Así que, aprovechando que en estos tiempos dispongo de energía para dedicarle al tema, me sumergí en la lectura de Como detectar mentiras, de Paul Ekman, donde la mentira está tratada con maestría y rigor científico.

Dice el autor: “Mentir es una característica tan central de la vida que una mejor comprensión de ella resulta pertinente para casi todos los asuntos humanos. A algunos este aserto los hará estremecerse de indignación, porque entienden que la mentira es siempre algo censurable. No comparto esa opinión. Proclamar que nadie debe mentir nunca sería caer en un simplismo exagerado; tampoco recomiendo que se desenmascaren todas las mentiras.”

¿Tiene límites la autenticidad?

Ahora te invito a que te animes a sumarte a esta reflexión, a dar ejemplos donde aún sabiendo que la mentira dolería en tu consciencia, elegirías conscientemente el camino del ocultamiento o el falseamiento, al de la verdad. ¿En qué situaciones optarías por la mentira?

Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • http://andresubierna.com/ Victor Raiban

    Que buen tema Andy, en mi caso a veces me vi en situaciones que elegí ocultar la verdad o tergiversarla, dos ejemplos me vienen a la memoria: Cuando se que alguién tiene cancer y esta persona no lo sabe y o cuando se que van a despedir por cualquier motivo a un ejecutivo, y por razones profesionales me entero antes que el.
    Este límite lo investigue hace mucho cuando ; entiendo que no miento cuando es necesario “no decir la verdad”. Cuando esta en juego la salud, la emoción y la estabilidad psicológica de alguien y no hay un beneficio propio, elijo ocultar cierta información que puede ser destructiva o q!ue no estoy autorizado para contarla.

    Abrazos!

  • Pingback: Tweets that mention ¿Cuándo mentir es “mejor” que ser auténtico? | Puerto Managers -- Topsy.com

  • Antonio

    Cuando el beneficio o provecho de la mentira sea inversamente proporcional al presumible daño. Cuando la mentira no altere nuestros principios.
    Cuando la mentira cause al receptor un mayor bien que la verdad.

  • Allan

    Optaría por la mentira cuando decir la verdad implica crueldad para con el otro. ¿Significa esto entonces no decir nunca la verdad sobre un determinado tema? No, significa estar consciente de nuestra responsabilidad en el proceso de comunicación, es sopesar las implicaciones de lo que decimos, medir las consecuencias, observar el contexto. Ahora bien, ¿qué significa crueldad ? ¿Es lo mismo para ti que para mi? Acá caemos en el llamado marco compartido de obviedad, que en algunas ocasiones no es tan obvio.

  • http://es.linkedin.com/in/immapascual Imma

    Realmente en muy pocas ocasiones opto por la mentira,tengo que pensar cuando dije la última tanto a nivel personal como profesional.
    Yo tengo otra manera de hacer , cuando hay algo en lo que no estoy de acuerdo obvio decir la verdad o lo pero me cuesta mucho mentir

  • http://www.fractalteams.com Michel Henric-Coll

    Tal vez en lugar de preguntarnos sobre la mentira sería más conveniente preguntarnos sobre la honestidad, o de manera más general: la ética.

    En algunas oportunidades, no es ético decir la verdad; en la mayoría no lo es mentir.

    En lugar de preguntarnos si tenemos que decir o callar esta mentira, nos preguntamos si es ético o no decir estas cosas.

    Resulta difícil determinar un sistema de reglas para saber cuando mentir o no, pero disponemos de varios para saber si algo es moral o no.

    Pero si queremos quedarnos dentro del marco de la alternativa verdad / mentira, tal vez nos podemos preguntar cómo nos sentiríamos / que nos parecería si fueramos nosotros a quien se dijera esta mentira.

    Y siempre nos quedará el imperativo kantiano: actuar como si quisiéramos que nuestro comportamiento se convirtiera en principio universal.

    mhc

  • Pingback: Tweets that mention ¿Cuándo mentir es “mejor” que ser auténtico? | Puerto Managers -- Topsy.com

  • Raul Reyes

    Con la verdad es como se toman las mejores decisiones, en estos tiempos en los cuales el tiempo juega un papel crucial por lo tanto la decision debe ser basada en la verdad.

    Los presidentes y dueños de negocios desean saber la verdad por sobre todas las cosas, la mentira siempre tiene efectos colaterales “dificiles de predecir” al contrario que con la verdad,

  • Sandra

    Interesante tema de discusión. Personalmente la mentira no tiene cabida en mi vida. Logré erradicarla. Es cierto que hay situaciones en donde decir la verdad puede causar severos problemas, pero el arte de decir la verdad evitando daños a terceros es todo un desafío. Cuando se logra ese desafío te das cuenta que no tiene sentido mentir, a lo sumo ocultas, pero no metis.
    El problema es que cuando lográs esta forma de vida, no lográs entender por qué la gente tiene necesidad de mentir, si diciendo una verdad suavemente no se lastima a nadie.

  • http://tektonar-caborca-mexico.blogspot.com TEKTONAR

    PERDON¡¡¡ De que estamos hablando cuando nos referimos a la autenticidad???
    Ser auténtico es mantener la coherencia con nuestra realidad, o con lo que realmente somos de tal forma que cuando vemos la necesidad de mentir lo que necesitamos cuestionarnos es sobre la premisa que tenemos sobre lo que es el ser humano y si esta reflexion no nos conduce a eliminar la mentira como opcion quiere decir que no estamos conscientes de nuestros valores reales y debemos buscarlos más al fondo de nuestra existencia… Necesitamos el retorno a nuestro origen y recapacitar profundamente en lo que somos: Vida, Individuo, raciocinio, ente social, necesidades reales de sobrevivencia y desarrollo… Tomado del libro “PARAISO EXPRESO” Por: TEKTONAR

  • alex vasallo alonso

    la mentira nunca es rentable y menos en una empresa. El empresario que miente está condenando su negocio a una mueste súbita y rápida, en esta aldea global y ante la agresiva competencia.

  • Pingback: Tweets that mention ¿Cuándo mentir es “mejor” que ser auténtico? | Puerto Managers -- Topsy.com

  • Jorgelina

    En la revista LR del domingo 9 de enero de 2011 Teresa Batallanez nos ofrece un artículo muy interesante sobre el concepto actual de autenticidad: “mostrarse tal cual sos” y “no tener nada que esconder”. Apela (y comparto) a definir la transparencia como “valiosa si se ejerce en la forma de hacer las cosas de tal modo que éstas expresen la honestidad de la persona. Por su parte, la autenticidad no es gran cosa si significa liberar sentimientos o acciones sin que importen los efectos.” A esto agrego, tener en cuenta también el contexto.

    Considero que si poseo una verdad que no es mía o que no me implica, y me he comprometido o me han pedido reserva sobre la misma, no me corresponde sacarla a la luz. Tampoco implica que esta verdad me lleve a mentir. Hay formas (expresiones) que nos permiten hacerle saber con mucha cordialidad a nuestro interlocutor que no somos los dueños de esa verdad. No es una tarea sencilla, requiere mucha práctica pero su fruto es deliciosamente constructivo.

    Esta práctica también habla de cuan confiables somos a la hora de recibir o de tener que trasmitir una verdad.

  • http://www.gfimpronta.blogspot.com Monica

    Muy buen tema!
    Elijo la verdad, atemperada a veces, dicha a destiempo cuando es necesario cuidar al otro.
    Considero que la verdad tiene matices, puede anunciarse a gritos o susurrarse delicadamente. Puede decirse de manera temprana o demorarse lo suficiente para que el otro pueda manejarla.
    Hay muchas maneras de decir una verdad, de tal modo que podemos relativizarla y darle la importancia y trascendencia deseada.
    El manejo de ciertas herramientas que permiten detectar la mentira en el otro, no me otorga, sin embargo, el derecho de ir desenmascarando mentiras por la vida. La gente miente por motivos que “en ese momento” considera importantes. Elijo dejar pasar muchas mentiras, disfruto incluso de otras, y atesoro algunas mentiras detectadas en el otro, como signos de interrogación o ases en la manga.

    Saludos!

  • http://www.ypf.com Alejandro Gabrielli

    Muy interesante planteo. En mi caso, creo que no es posible una aproximación al tema desde un enfoque costo-beneficio. Veo las comillas de “mejor” y no puedo evitar cuestionar la existencia de una forma objetiva de medición del resultado del ser auténtico o no.
    La respuesta está dentro de cada uno de nosotros, y creo que lo más importante es estar muy conectado con nuestra conciencia, pero no desde su concepción moral, sino profundamente humana. Todos podríamos permitirnos ser auténticos y no mentir, siempre que alberguemos compasión en nuestros sentimientos. No tengo dudas de que si se tienen en cuenta todos los factores presentes en cada situación – incluyendo percepciones y sentimientos – y logramos despojarnos de preconceptos y prejuicios sobre los demás, pueden alcanzarse experiencias verdaderamente enriquecedoras, en las que se comparte todo el conocimiento e información disponible.
    También creo en la necesidad que existe en el ambiente empresario de generar confianza. Si todos nos permitiéramos sentir que nuestro aporte se basa nuestros aspectos diferenciadores, y mostrar nuestra vulnerabilidad despojados de esa necesidad de perseguir el modelo de “exito”, podríamos generar vínculos en los que se nos permitiría dar a entender que cierta información no podemos proporcionarla porque nuestra conciencia nos dice que el “mejor” resultado se dará si no lo hacemos.
    En resumen, en mi huilde opinión, creo que el desarrollo de la conciencia, la práctica de verdadera compasión y el despojo de los prejuicios, podría permitirnos alcanzar un nivel de autenticidad plena.

  • Luis Cominelli

    A los que les gusta la serie Dr. HOUSE, les recomiendo que vean el capitulo 6, de la 7ma temporada (se llama Politica), en donde se trata este tema. Muy interesante.

  • http://www.linkedin.com/in/andresubierna Andres Ubierna

    Les agradezco el haber comentado y el excelente nivel de las reflexiones.

    Para aportar algo más al tema, les paso la definición de mentira que da Paul Ekman:

    “Para definir una mentira no sólo hay que tener en cuenta al mentiroso sino también a su destinatario. Hay mentira cuando el destinatario no ha pedido ser engañado, y cuando el que la dice no le ha dado ninguna notificación previa de su intención de mentir. Sería extravagante llamar por ejemplo mentirosos a los actores teatrales…

    En mi definición de una mentira o engaño (que tomo como sinónimos), hay una persona que tiene el propósito deliberado de engañar a otra, sin notificarla previamente de dicho propósito ni haber sido requerida explícitamente a ponerlo en práctica por el destinatario.”

    Está el mentiroso que oculta, y está el mentiroso que falsea. “Este último da un paso adicional: no sólo retiene información verdadera, sino que presenta información falsa como si fuera cierta.”

    Según la definición de este autor, el ocultamenteo es una forma de mentira, ya que cumple con el criterio que toma para su definición.

    Un gran saludo para todos y nuevamente gracias!

  • http://www.linkedin.com/in/eduardodemarcos Eduardo de Marcos

    Parece un tema con varias facetas, y ante todo gracias me hizo pensar.

    Ya hace años Andy, (y aprovecho para saludarte) me enseñaste acerca del SINCERICIDIO y ahora invento otra palabra el “SINCERIDAMAGE.” Ambos sinceramientos, con uno y con el otro pueden ser evitados con el silencio. ? o acaso cuando manejabas paraste frente a un policía para decirle que el semáforo anterior lo pasaste en rojo porque estabas distraído hablando x teléfono? Pero el silencio nos puede ayudar muchas veces a resguardar nuestra autenticidad.

    Me resulta difícil opinar en forma estricta a la pregunta sobre 3 términos subjetivos o interpretativos. (mentira, mejor y ser auténtico). La mentira con uno mismo, o con otro, tiene diferentes grados y no se me ocurre un criterio de ordenamiento. Hay mentiras de todo tipo: “almorzamos la semana que viene”, “te llamo en 2″, “te queda bien” (jajajaj, perdón), “papá: me lo rayaron en el estacionamiento”, “ya te pagué”, “vamos a la pesca así le subimos cuando nos canten”. Por otro lado, al tener info valiosa, la administración de la verdad permite ejercer poder sobre el otro… y quien no toma de esa droga diariamente?

    La propuesta de cuando mentir es “mejor” que ser auténtico, también me hace preguntar mejor para quién? para mí? para el otro? éticamente mejor? mejor para mi ego? para mi alma? para mi empresa? para mi calidad de vida pues me evito posibles problemas? Por otro lado, me pregunto si alguien asegura su idoneidad para evaluar qué es mejor o qué daño le puedo hacer a un otro, con qué derecho elegimos por el destino del otro? si ser auténtico depende de la evaluación del daño al otro? Es conveniente que le diga a mi mejor amiga que la están engañando? y si fuera a mi padre? uf, qué lío.

    Y el Ser Auténtico, es otro valor, que todos tenemos, pero seguramente, basados en mi identidad psico-socia-familiar. en un orden de prioridad distinto en la lista personal de Prioridad de mis Valores. Si en un robo domiciliario me preguntan “dónde está tu hija?” rápidamente el “ser auténtico” se des-barrancará de la tabla de posiciones de valores personales, y sin lugar a dudas, estaré muy en paz con eso. Aquí donde la flexibilización de la prioridad de los valores, podría salvar vidas. Y también adhiero al principio kantiano.

    Pero si quiero compartir algo más general y resonó en lo que leí de alguien de uds respecto al uso de la conciencia. En un contexto en donde la evolución es el centro (mi caso), la mentira/verdad parcial/ puede ser también una experiencia necesaria y muy útil, para rumbear hacia la grandeza (mi caso), y me ha servido muchas veces para ser cada vez más íntegro. Quién no le mintió a sus padres?Saben cuánto crecí como padre en la primer mentira de mi hija a los 16 años (al menos la 1ra que me enteré…)? Y ahora que pasó el tiempo, la agradezco. ¿Cuánto de la sombra habrá que conocer para llegar avanzar a la luz? Entonces estoy agradeciendo la mentira de mi hija? Podríamos lograr interpretar algún día, que todo lo que pasa puedo hacerlo útil? Me llegará el día en que me vea impedido opinar porque asiento lo que es? Bendito ese día.

    Sintetizando, lo importante es estar atento con el corazón abierto, hablar lo mínimo indispensable, y desarrollar un yoga de la conciencia, para ser flexible con nuestros valores. Mentira, mejor y ser auténtico se definen en una sóla acción que enmudece y anula todo lo escrito. Esa acción para mí es mirar profundamente a los ojos del otro. Mirarnos mutuamente las almas, sentir esa conexión, disfrutarla, sentir lo que va pasando en el cuerpo, gozarla.. Mirarnos en silencio hasta que aparezca la risa, el momento presente y nada más. Todo lo otro se habrá ido. Lleva sólo un par de minutos. Probalo.Propongo hablar menos y mirar más a los ojos. “Ahora te veo”. Saludos, Eduardo.

    • http://www.linkedin.com/in/andresubierna Andres Ubierna

      Hola Edu!!! Una alegría encontrarte por aquí y recibir este valioso y profundo comentario. Gracias!

      Te invito a profundizar aún más tu aporte y seguir enriqueciendo el diálogo respondiendo a la siguiente pregunta: “¿Qué criterio práctico utilizás para elegir la opción de mentir (incluyendo ocultar, no expresarle cierta información mediante tu silencio) a tu interlocutor?”

      Un gran abrazo!

      • http://www.linkedin.com/in/eduardodemarcos Eduardo de Marcos

        Gracias, Andy, tomo tu invitación, y mi mayor desafío: ser breve !!! :)

        Para mí, la herramienta práctica más efectiva para decidir una acción es el SENTIR. Por eso, señalaba en el comentario anterior la importancia de salir de las creencias limitativas como la del “deber ser”, flexibilizando la prioridad de los valores y los prejuicios, lo que hace todo el mundo etc., y MIRAR A LOS OJOS PARA SENTIR. Registrar mi cuerpo y sentir para dónde. Ver señales, esperar en silencio. Sentir, hacia una acción que me deje en paz.

        Me acuerdo que frente a la mentira de mi hija estaba enojadísimo, al principio. Y sentía la bronca que tenía. Ninguna decisión en ese momento me hubiera dejado en paz, salvo esperar a cambiar mi estado y recuperar el SENTIR, el equilibrio. Las miradas a los ojos en silencio, ya son un clásico inexplicable. Gracias mentira !!!

        Frente al cadete de la oficina, que se lleva material de oficina para la escuela de sus hijos, hay unas cuantas respuestas posibles, incluyendo la opción de mentir/ocultar/no expresar cierta info. En ese momento buscaría equilibrarme, Interpretar el SENTIR, para que lo que decida me deje en PAZ. Es más fácil escribirlo que hacerlo. Pero sé que si hago lo que más puedo en tal sentido, estaré en PAZ.

        Y ahora bien concreto, el criterio práctico sería BUSCAR ESTAR EN PAZ con lo que vaya a decidir, A TRAVÉS DEL SENTIR.

        AbraZoo y … “Ahora te veo” con alegría !!!! :))
        Edu.

        • http://www.linkedin.com/in/andresubierna Andres Ubierna

          Gracias a vos Edu!!! Me encantó el aporte… Ahora te veo!

  • Claudio Gerardo Villar

    Creo que hay innumerables situaciones en las que mentir es mejor que ser auténtico o decir la verdad. El criterio y el sentido común, a través del cual privilegiamos otros valores con los que nos manejamos en algunas situaciones, está por encima del hecho de decir la “verdad” o “mentir”. Una situación muy obvia es aquella en las que las personas que pueden resultar afectadas por nuestra “verdad” o “mentira”, por su condición o comportamiento, no respetan otros valores esenciales que se ponen en juego en dicha situación (Por ejemplo: la honestidad o el respeto por la vida, son valores que por lo general, no están presentes en un ladrón o un secuestrador, en una situación de robo o secuestro). Entonces, aún cuando consideremos que la verdad es un valor esencial de toda persona integra, no deberíamos sentir que estamos dejando de ser auténticos al mentir ante situaciones como las mencionadas.
    Otra situación que podría citar, es la que se puede presentar en la relación con personas con problemas cognitivos y/o psicológicos, En el primer caso, muchas veces se da con personas de edad avanzada. Hay personas de edad avanzada que reúnen tres características por las cuales a veces mentirles es mejor que decirles la verdad: No escuchan, pierden el criterio y sentido común, y como consecuencia de las dos primeras, terminan persiguiendo objetivos intrascendentes o de baja prioridad, y lo hacen de manera obsesiva.
    Al mentirles, el “daño” hacia ellos resulta menor o nulo, respecto del “daño” que les provocaría el esfuerzo por alcanzar un objetivo, que de conseguirlo, no les reportará el beneficio que esperan. En definitiva, creo que hay situaciones en la que mentir o ser autentico resulta ser un dilema, y creo que el dilema debe resolverse con criterio y sentido común. Si en esta situaciones mentir es no ser auténtico, entonces prefiero no serlo, sabiendo que hay otros valores en juego que son mas importantes que decir la verdad o mentir. Protegernos o salvaguardar a terceros de un posible daño físico y/o psicológico, prevalece sobre el valor de la verdad. Entonces, dada una situación, debemos plantearnos cuales de todos los valores que estamos dispuestos a honrar, debemos priveligiar para que la consecuencias de nuestro accionar generen el menor daño a un tercero y a nosotros mismos. Dicho de otra manera, hay situaciones en las que debemos resolver el dilema entre decir la verdad o mentir, teniendo en cuenta que hay otros valores que están en juego, y que en determinadas circunstancias, están por encima del valor “la verdad”. Y seguiremos siendo auténticos, aunque no digamos la verdad, porque privilegiamos determinados valores según las circunstancias. De nos ser así, no existirían los dilemas.
    Claudio Gerardo Villar

    • http://www.linkedin.com/in/andresubierna Andres Ubierna

      Gracias Claudio! Me resulta clarísimo tu razonamiento, super práctico y consciente. Una alegría encontrate por aquí. Aún mantengo el recuerdo del espacio de aprendizaje que compartimos.
      Un abrazo de los grandes!

    • http://blog.fractalteams.com Michel Henric-Coll

      Efectivamente Claudio, el simple hecho de decir algo que no es no es criticable ‘per se’.

      Un deontólogo diría que una mentira siempre es mentira, cuales que sean las circunstancias e intenciones, y por tanto inadmisible.

      Un teleólogo diría que no es el hecho en sí que ha de ser juzgado, sino su situación en un sistema y contexto (algo que ilustras perfectamente en tu comentario).

      Al fin y al cabo, mentir o no mentir requiere disponer de un modelo ético para discernir las prioridades en los valores.

      Una observación sobre tu llamada al “sentido común”. Desconfío enormemente del supuesto sentido común. Es una forma de evitar pensar y reflexionar adoptando los comportamientos más comunes, que suelen ser estereotipos enraizados. Creo que es preferible replantear el sentido común y si al final adoptamos la postura común, por lo menos que sepamos exactamente por qué.

      Saludos ;-)

  • Laura Rojas

    La verdad es que es un buen tema, he aquí mi aporte:

    Yo considero que deberíamos considerar algo muy importante, y sería algo como la pregunta del $1.000.000, ¿A quien mentimos? Si nos estamos mintiendo a nosotros mismos, sea cual sea la mentira, según mi criterio perderíamos cualquier tipo de autenticidad, valor, respeto, entre otras cosas. Es cierto, no podemos vivir solo de verdades, porque serían como dardos envenenados para todos, yo me considero una persona muy sincera, pero como siempre es inevitable decir esas mentirillas blancas que comenta Eduardo de Marcos. Ahora, la otra pregunta del $1.000.000 es ¿Que beneficio obtengo? Si el beneficio es dañar a una persona, cliente, empleado, pues es muy bajo caer allí, ahora que si le dices una mentira a estas personas para que luego cuando se enteren también les puedas hacer daño, entonces es lo mismo pero en tiempos diferentes. Las verdades más duras pueden decirse sin lastimar, todo depende de como lo digas.

  • Pingback: Tweets that mention ¿Cuándo mentir es “mejor” que ser auténtico? | Puerto Managers Blog -- Topsy.com

  • Pingback: Ocultarle información al jefe | Puerto Managers Blog

  • http://mimajestad.blogspot.com/ Addax

    ¡Buenos días a todos!

    Pienso que no hay caminos al ser, al estar siendo, y que una persona es una variable que no se encierra en ningún marco. Una persona no es ‘verdadera’ por decir la verdad ni ‘mentirosa’ por decir alguna mentira. Una persona es mucho más que cualquier etiqueta y una persona es también mucho más que lo que ella haga ─y lo que otra persona diga que haga─ con su vida (mentir, decir la verdad, manejar un automóvil o dar un sermón en alguna Iglesia).

    Desde este modo de ver, no existe el camino de la verdad y el camino de la mentira, eso es una construcción intelectual que se adopta sin más criterio que aceptar lo que otros dicen en una sociedad preestablecida. Lo único que existe son las cosas que la gente hace. Lo que uno pudiera decir de aquello (que está trabajando, está comiendo, que está economizando, viviendo, surfeando, etc.) es sólo un atrevimiento.

    La mente tiende a crear escenarios desde su intelecto y crea en lugares en donde no había nada. Luego, se cree los escenarios que construye y dice “existe la verdad”, “existe la mentira”.

    Uno piensa que existe “lo cierto”. Pero no existe tal cosa. A una persona se le pregunta algo y esta persona está en la disyuntiva de si decir la verdad o de si mentir. Eso no existe. Lo real es cualquier cosa que esta persona haga. La etiqueta de su comportamiento es inexistencia, más allá de que la sociedad, la cultura y la mente en todo eso, la haya creado y puesto como absolutamente existente.

    Si la verdad, en el ejemplo que puse, existiese, la mentira de esta persona sería la verdad, porque ella misma no puede ser más (o menos) de lo que ella misma es en un presente cualquiera. ¡Un saludo!

    • http://blog.fractalteams.com Michel Henric-Coll

      Estimado Addax, pienso que no hay que confundir la sinceridad con la Verdad, ni el constructivismo con la mentira.

      Cuando uno afirma algo que no corresponde a su propia idea de lo que es verdadero, está mintiendo. Si dice que ha estado en una reunión de trabajo cuando estaba de copas con amigos, no está creyendo en ninguna construcción personal de la realidad, está mintiendo.

      ¿Convierte una persona en una mentirosa por decir una mentira? Desde luego que no, del mismo modo que tener un accidente no convierte a uno en un mal conductor o equivocarse en una decisión convierte a uno en un mal gestor.

      Para ser considerado mentiroso, creo que hace falta cierto grado de repetición pero también de intenciones. Es lo que distingue una mentira “piadosa” para evitar hacer daño de una mentira egoísta que dice uno para evitar asumir una responsabilidad.

      Si no existe la sinceridad ni la mentira, entonces tampoco existe la ética. ¿Volvemos al nivel de paramecios?

      • http://mimajestad.blogspot.com/ Addax

        ¡Hola, don Michel, buenos días!
        Mire, es sencillo lo que digo. El mundo, antes de la mente [humana], no era como ahora es. ¿Qué sucedió en el mundo? Pues vino la intelectualidad, hizo el mapa y dividió el mundo. Antes del ser humano, el mundo no estaba dividido.

        Los mapas y las divisiones políticas (y cualquier división) son una invención del ser humano y sólo existen porque hay psicología detrás que las soporta. Desde este punto de vista, ni los mapas ni las divisiones políticas son reales, son meras construcciones que supuestamente pudieran tender a organizar algo. Igualmente, antes del lenguaje, en la mente humana, no había todo lo que ahora hay con un lenguaje. En la mente humana no había conceptos, opiniones, puntos de vista, teorías, enfoques y todo el enorme etcétera que hay hoy. Los seres humanos, a través de miles [¿millones?] de años, desarrollaron la comunicación con sus pares y esto es el lenguaje que aprendemos en nuestros hogares y en las escuelas. Sin embargo, en la mente no había todo aquello. Y esto no es un retroceso. Es adecuado pensar y tener un lenguaje.

        Lo que a este modo de entender las cosas no le parece adecuado es creerse la invención y ponerla como real.

        Yo, como representante de toda la humanidad, cree el mapa y dije “esto es hasta aquí y aquello es distinto a esto” sin más criterio que poder hacerlo. Luego, miles de años con lo mismo, nace otro ser humano y es francés o argentino o paquistaní. ¿No ve que eso no existe y que en la constitución como real de aquello que no existe se producen las bases de cualquier parecer, científico y no cientifico, social y no social? En este marco, la verdad y la mentira son una construcción del lenguaje, del pensamiento, son un proceso posterior. Pensar que el producto del pensamiento es concreto como una roca en la montaña es parte del condicionamiento psicológico.

        El lenguaje es como nacer escuchando el Do Mayor de un violín constantemente y sin mínimamente pausa alguna. Mientras viva, nunca se dará cuenta que existe algo así como el Do Mayor del violín (ni la ausencia del Do Mayor) puesto que esto compone la trama misma de todo cuanto es real para Ud. Luego, de repente, el Do Mayor del violín cesa o para siempre o por unos momentos, y Ud. ahora observa un estado por completo diferente, indudable: antes había sonido y ahora no lo hay; es un hecho. La sutileza del Do Mayor es que con este sonido indudable Ud, construyó su parecer y fue hasta la Luna, creó el automóvil e Internet: se creyó que existe y constituyó todo un escenario desde esa “normalidad”. Pero, ese día que, por algún motivo, dejó de sonar ese Do Mayor, gracias a ese día, se da cuenta que mucho de lo que antes decía que sin dudar existe lo hace sólo porque aún sigue su psicología sosteniéndolo.

        ¡Un saludo!

  • Elena

    Quiero felicitar la idea de Andrés al crear este Blog. Por la calidad de las propuestas”, que nos hacen reflexionar, incluso cuando no estamos frente a la PC.

    Hoy me descubría a mí misma repensando sobre este tema, mientras me preparaba para salir a trabajar.
    Aún sigo rumiando las ideas, para incluir mi participación…

    Los aportes de los otros participantes son interesantes para confrontar o hallar similitudes.

    Está muy buena la posibilidad de hurgar dentro de nosotros mismos, sobre temas que dábamos por sentado o que creíamos tener muy claros… “Cogito, ergo sum”…

    “¡Me voy!… Pero volveré!” … jejeje

    Gracias.
    Saludos.
    Elena.

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Festejo Elena tu experiencia con gratitud y alegría!

  • Elena

    Andrés:

    La “calidad de auténtico” o “autenticidad”, tiene cinco acepciones, que van desde:
    lo “Acreditado de CIERTO y POSITIVO (…)”, hasta… “HONRADO, FIEL A SUS ORÍGENES Y CONVICCIONES. Es una persona muy auténtica.”

    Para mi reflexión necesito clarificar los significados de VERDAD, MENTIRA y AUTÉNTICO, para decidir a qué clase de personas o en que tipo de circunstancias nos queremos parecer o encontrar, respectivamente…

    Por definición VERDAD tiene las siguientes acepciones:

    “1. f. Conformidad de las cosas con el concepto que de ellas forma la mente.
    2. f. Conformidad de lo que se dice con lo que se siente o se piensa.
    3. f. Propiedad que tiene una cosa de mantenerse siempre la misma sin mutación alguna.
    4. f. Juicio o proposición que no se puede negar racionalmente.
    5. f. Cualidad de veraz. Hombre de verdad.
    6. f. Expresión clara, sin rebozo ni lisonja, con que a alguien se le corrige o reprende.

    7. f. realidad (‖ existencia real de algo).” Y de aquí en más, todo lo relacionado con la “Alegoría de la caverna” y “La idea de Bien”… para otra ocasión, si?

    [...]
    “~ moral.
    1. f. verdad (‖ conformidad de lo que se dice con lo que se piensa).

    la pura ~.
    1. f. La verdad indubitable, clara y sin tergiversación.

    una ~ como un templo.
    1. f. coloq. Aquella que es evidente, o la que se tiene por tal.

    ~es como puños.
    1. f. pl. coloq. verdades evidentes.

    ajeno de ~.
    1. loc. adj. Contrario a ella.

    a mala ~.
    1. loc. adv. Con engaño, con artificio.”
    [...]

    Por definición MENTIR tiene las siguientes acepciones:

    “1. intr. Decir o manifestar lo contrario de lo que se sabe, cree o piensa.
    2. intr. Inducir a error. Mentir a alguien los indicios, las esperanzas.
    3. tr. Fingir, aparentar.
    4. tr. desus. Falsificar algo.
    5. tr. desus. Faltar a lo prometido, quebrantar un pacto.”

    Ahora, AUTENTICIDAD y el ser AUTÉNTICO también tiene varias connotaciones:
    Por ejemplo el MODO puede ser:
    -de aspecto…
    -de procedimiento…
    -de moderación o templanza…
    -de urbanidad y cortesía…

    O desde el punto de vista filosófico:
    -”Forma variable pero siempre determinada que puede recibir un ser, sin dejar de ser el mismo.”

    Por lo tanto:
    Una persona honrada, auténtica y fiel a sus orígenes y a sus convicciones.

    Se podrían realizar las siguientes preguntas:

    Una persona que tiene como modus vivendi, la mentira, el engaño y la falsedad, y siempre se muestra y se comporta así con todos y en todos lados… ¿no es fiel a sí misma y coherente con su forma de ser y pensar?
    ¿No es auténtica a sí misma y con los otros?
    ¿Más allá de que yo comparta o no, su forma de vida y de relacionamiento?

    Para mí es un tema ético-moral:

    -”Conjunto de normas morales que rigen la conducta humana. Ética profesional”
    -”Perteneciente o relativo a las acciones o caracteres de las personas, desde el punto de vista de la bondad o malicia.”
    -”Que no pertenece al campo de los sentidos, por ser de la apreciación del entendimiento o de la conciencia. Prueba, certidumbre moral.”
    -” Conjunto de facultades del espíritu, por contraposición a físico.”
    -”Hábito de obrar bien, independientemente de los preceptos de la ley, por sola la bondad de la operación y conformidad con la razón natural.”

    Recuerdo la película “Cuestión de honor” con Jack Nicholson y Tom Cruise, donde el coronel (Nicholson), frente al abogado (Cruise) y la inquisitoria demanda: -”¡Quiero la verdad!”…
    le responde:
    - “¿Quiere la verdad?… ¡No sabe qué hacer con la verdad!”

    Creo que de eso se trata.
    Decir la verdad y ser conscientes de la responsabilidad que conlleva, decirla y mantenerla. Y aceptar las consecuencias.
    Lo que los demás hagan con la “verdad” es problema de cada uno: mío y de los que la reciben…

    Yo no voy a dejar de ser quien soy, por temor a lo que genere en los otros la verdad que tenga que decirles. Ése es y será el aprendizaje que “los demás” deberán hacer por sí solos… y yo… también.

    Disfrazar la verdad para que la otra persona no sufra, es menoscabar su capacidad de reacción, aceptación y superación o no, de la misma.
    Si está en mi la información, la doy a conocer (cuidando -por supuesto- el “cómo” la digo).

    Sería muy egoísta y muy engreído de mi parte, prejuzgar la incapacidad de la otra persona para superar y sobrellevar la verdad que yo tuviera para decirle.

    No creo que mentir sea nunca la mejor opción.
    Aunque lo hagamos… he ahí “nuestro” aprendizaje.

    Los límites a nuestra autenticidad, siempre los pondremos nosotros… y nos haremos cargo luego, de las consecuencias personales y grupales.
    ¡Todo un desafío!

    De eso se trata vivir, no?… de aprender…

    Saludos.

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Excelente Elena! Como siempre y lo que destaco y refuerzo es esto que decís: “Disfrazar la verdad para que la otra persona no sufra, es menoscabar su capacidad de reacción, aceptación y superación o no, de la misma.
      Si está en mi la información, la doy a conocer (cuidando -por supuesto- el “cómo” la digo).

      Sería muy egoísta y muy engreído de mi parte, prejuzgar la incapacidad de la otra persona para superar y sobrellevar la verdad que yo tuviera para decirle.

      No creo que mentir sea nunca la mejor opción.
      Aunque lo hagamos… he ahí “nuestro” aprendizaje.”

      Gracias de corazón!

      • http://blog.fractalteams.com Michel Henric-Coll

        Dices: “Sería muy egoísta y muy engreído de mi parte, prejuzgar la incapacidad de la otra persona para superar y sobrellevar la verdad que yo tuviera para decirle”.

        ¿No es la recíproca igual de legítima?

        Es decir ¿no sería a su vez egoísta e irresponsable de nuestra parte prejuzgar la Capacidad de la otra persona para superar y sobrellevar la verdad que yo tuviera para decirle”.

        Las palabras pueden ser más punzantes que una daga ¿quién nos da la autoridad suficiente como para decidir nosotros que la otra persona es capaz de sobrellevar todas las verdades?

        ¿No podemos pensar que nuestra decisión de que los demás pueden asumir cualquier verdad es una falacia personal y que imponérsela es asumir una decisión que no nos pertenece?

        Existe siempre una tercera vía: el silencio.

        • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

          Gracias Michel! ¿Una forma de atender lo que leo en tu comentario podría expresarse así “tratar al otro como el otro quiere ser tratado”? En ese caso, tal vez podríamos escuchar del otro cuál sería la opción de su preferencia entre el silencio, la mentira, o escuchar nuestra verdad, en vez de elegir sólo escuchando nuestra preferencia y supuestos sobre la preferencia ajena…
          Un abrazo!

          • http://blog.fractalteams.com Michel Henric-Coll

            Mi propósito era reflexionar.
            Lo que respondes me parece muy bien.
            Un abrazo Andrés.

        • Elena

          Michel:

          en nosotros está la opción… el libre albedrío…

          “El que calla, otorga…”

          Debemos realizar lo que nuestra consciencia nos dicte… lo que nos dé paz o tranquilidad interna, por estar haciendo lo que nos dicta nuestra consciencia, nuestro corazón, nuestras convicciones, el amor y el respeto hacia la otra persona.

          Algunas veces sentiremos que debemos hablar… otras callar… pero siempre deberá nacer de nuestras más profundas convicciones del “Deber ser”, del “Bien Común”… “si es bueno para el otro, es bueno para mi” y viceversa; con la franqueza de estar haciendo lo que sentimos que debemos hacer y luego aceptar lo que sobrevenga como consecuencia, ya sea por haber hablado o por haber callado.

          La empatía es buena consejera, saber ponerse en el lugar del otro y, querer y creer sentir lo que el otro siente… y tratar al otro como me gustaría que me tratasen a mí.

          Muchas veces decidimos por “cómo” nos gustaría que nos dijeran o no, una noticia a nosotros mismos.

          Todas las decisiones que tomamos en la vida tienen consecuencias, por eso creo que involucra responsabilidad y madurez poder enfrentar “lo que se venga” luego de decidir comprometerme con “el otro”, ya sea hablando o callando…

          Nada de lo que hagamos deja de impactar en el Universo, aunque no seamos conscientes de ese hecho… igualmente ocurre.

          Dicen: “Ni un pétalo de una rosa cae, sin que el Universo se entere”

          ¡Gracias por el rico intercambio!

          Saludos.

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline