Valores | ¿Qué esperanza te mueve?

8

Más de una vez me he encontrado reflexionando sobre el valor de la Esperanza. Solemos apuntar que “es lo último que se pierde”. Nunca supe decidir si esta intuición era feliz o desgraciada. ¿Es la explicación optimista de quien se niega a aceptar una derrota total? ¿O, más bien, la articulación pesimista y cínica de quien se burla de los esfuerzos por evitar el fracaso?

Un Borges muy temprano, aborda el tema con inusual valentía. En su ensayo “El tamaño de mi esperanza” deja escapar una confesión:

“… lo venidero nunca se anima a ser presente del todo sin antes ensayarse, y (conste) que ese ensayo es la esperanza. Bendita seas, esperanza, memoria del futuro, olorcito de lo por venir …”

En aparente contradicción a esta versión “optimista”, Alejando Dolina en “Lo que me costó el amor de Laura”, nos advierte que:

“Yo sé que hay una trampa en cada sueño,
que la esperanza es un castigo más…”.

Alguna vez me animé a preguntarle al querido Alejando el por qué de esa idea. Y me sorprendí al comprender que la propia explicación cobijaba una esperanza. Aprendí al escuchar lo que me decía Dolina, que vivir esperanzado tal vez sea un engaño, pero es la mejor forma de vivir. La tarea del héroe no consiste en esquivar su destino sino, más bien, en cumplirlo. Aun sospechándola falaz, hemos de seguir a la Esperanza, porque el héroe (nosotros) siempre adivina que más allá de derrotas circunstanciales, el triunfo final consiste en enfrentar el desafío.

Allí está entonces la Esperanza, metida entre nosotros. Empujándonos para alcanzar nuestra meta, impulsándonos a hacernos cargo de nuestras gestas heroicas, sosteniéndonos para convertirnos en responsables de que las cosas ocurran y sucedan. Desde el ánfora de Pandora hasta un rincón de nuestra conciencia; para bien o para mal, ella nos invita a la acción aún en medio del desconcierto y la desazón.

A esta altura, adivinará el lector que me gusta creer que podemos rebelarnos al mito de la falacia que acompaña cada sueño. O en todo caso, yo también creo que lejos de abandonar nuestro camino, nuestro deber es recorrerlo. Aunque para hacerlo debamos perseguir un sueño loco. Puede que el resultado alcanzado no sea nunca el planeado, pero es en el camino de buscarlo que nos esperan nuestros mejores momentos…

Es verdad, quien no sueña jamás se desengaña. Quien no se esperanza, nunca se desilusiona. Quien no ama, no sufrirá el abandono. Pero a pesar de los desengaños, desilusiones y sueños fallidos, la esperanza nos sigue emocionando.

Tal vez estas reflexiones que ahora intento no sean más que la búsqueda, también esperanzada, de almas cómplices en la rebelión. Al principio conspiraremos en silencio, compartiendo un secreto prometedor. Poco a poco, otros se unirán a nuestras huestes; nuevos héroes en la tripulación de nuestro Argo. Y llegará el día, ya está próximo, en que nuestra ilusión reventará en un grito. Y que tiemblen los vicios y los males cuando miles de héroes esperanzados buscan la concreción de un destino mejor.

Por mi querido César Grinstein, de su libro Conversar.

Y ahora que leíste estas palabras, contame… ¿qué esperanza te mueve?

Share
  • Pingback: Tweets that mention Valores | ¿Qué esperanza te mueve? | Puerto Managers -- Topsy.com

  • http://www.sanstegmann.com Santiago Stegmann Lavista

    Materializar ProVEA o integrarme a un equipo de consultores capaz y altamente motivado.

    ProVEA: es un grupo de consultores para la dirección de las Organizaciones que provee de Valor Estratégico Agregado (VEA).

    ProVEA se involucra en relaciones en las que VEA claramente que el Valor Estratégico que Agrega a los stakeholders, supera los costos del vínculo.
    Misión
    ProVEA considera que su papel en el complejo mundo de la consultoría es ayudar a cambiar las realidades de sus clientes por lo que un elemento básico de su actividad es, precisamente, la orientación hacia la acción.
    Esta orientación a la acción, que es una de las características diferenciales de proVEA, se complementa con el desarrollo de metodologías y procedimientos propios de análisis, diagnóstico y generación de alternativas y soluciones con objeto de afrontar cada situación concreta como es, única.
    Los consultores de proVEA saben que la consultoría sólo es verdaderamente útil cuando se consiguen resultados tangibles y, por ello, trabajan con los responsables de la administración pública, empresa o institución de que se trate para llegar a decisiones compartidas y encontrar soluciones realistas.

    Proyectos
    Los proyectos de proVEA incluyen un amplio abanico de temas que preocupan a gestores públicos y privados y que se abordan siempre desde la perspectiva del vértice de la organización: estrategias de futuro, reestructuraciones administrativas, integración de organizaciones, falta de rentabilidad económica, desarrollo profesional del personal, planes de incentivos, mejora de la calidad de servicio, nuevos instrumentos de dirección, nuevos productos, etc.

    Operativamente, proVEA dedica a cada proyecto el número de profesionales estrictamente necesario para garantizar la validez de las soluciones recomendadas y su puesta en práctica, y utiliza el personal de la organización cliente tanto como sea posible. De esta manera, se consigue una gran economía de costos para los clientes y se garantiza, con la intervención extensa del personal del cliente que las nuevas ideas y soluciones se conviertan en cambios permanentes.

    Capacitación
    ProVEA cumple su misión a través de la prestación servicios de capacitación con el siguiente enfoque:
    - Orientación a resultados prácticos en el puesto de trabajo.
    - Rentabilidad de la inversión de tiempo y dinero realizada en capacitación.
    - Ambiente profesional en la realización de las acciones de capacitación.
    - Innovación, tanto en contenidos como en metodologías de capacitación.
    - Organización impecable de la acción formativa.
    - Innovación en las metodologías y contenidos

    Organización de Eventos

    • http://www.linkedin.com/in/andresubierna Andres Ubierna

      Gracias Santiago por hacer que tus esperanzas profesionales sean atestiguadas por los lectores de Puerto Managers!
      Un abrazo.

  • Hernan

    Creo que el valor de la esperanza está en saber que, más allá del resultado al que se llegue, llegamos a eso haciendo todo lo que estaba a nuestro alcance sin bajar los brazos en ningún momento en búsqueda de nuestros objetivos, y no nos quedamos con la insatisfacción de sentir que podríamos haber hecho más… Es imporante igualmente saber reconocer cuando parar, sino se vuelve una obsesión.

    • http://www.linkedin.com/in/andresubierna Andres Ubierna

      Gracias Hernán por destacar la importancia del proceso y el valor de lo que ponemos para caminar hacia nuestro sueño, así como la aceptación de nuestros límites con humildad.
      Un abrazo!

  • http://www.materiablogger.com Edgardo Tamarit

    La esperanza, me parece está emparentada siempre con la acción. Es decir, siempre empiezas algo con un objetivo y un recorrido concreto. Eso te lleva a tener la esperanza de lograrlo.

    Ahora bien, en una nota que escribí, dejé un pensamiento analítico sobre la falta de acción y el porque de esto. La titulé…

    “Algunas veces tienes que estar preparado para fallar”

    Un par de acontecimientos sucedidos a personas cercanas, me han hecho pensar en cómo la gente percibe las fallas últimamente.

    Es decir, tengo la impresión de que estoy viendo a demasiada gente estática, sin probar modificaciones en sus emprendimientos o crear nuevas ideas a menos que estén seguros del éxito.

    Personalmente creo que todos deberían tener la oportunidad de probar, fallar y sí…puede ser que hagas un lío.
    Aprendemos haciendo. A veces nos enteramos de la manera más difícil, pero nos queda lo aprendido.

    Muchas veces nuestras lecciones más grandes vienen de nuestros fracasos más importantes y más públicos. Todos hicimos cosas que se estrellaron en el camino. Es fácil decir no me importa, y hacer como que no nos interesa lo que otros piensen, pero creo que es poco probable. Lo que podemos hacer, es no dejar que esos factores nos detengan.

    La pérdida financiera, o haber dañado a alguna persona es una cosa que puede detenernos. Pero si hablamos de algo que no funcionó y pudo ser vergonzoso podemos superarlo.La gente se reirá, pero finalmente pasará a la siguiente noticia. Nuestros amigos seguirán siendo nuestros amigos y si hemos tenido una buena imagen en el pasado, por lo general puedes contar con el apoyo de tus clientes y los lectores también.

    He cometido algunos errores en antiguos emprendimientos fuera de línea, algunos grandes y otros pequeños. De las cenizas que quedaron, he aprendido mucho, todavía mantengo la mayor parte de los contactos realizados con buena relación y en algunos casos hasta he construido nuevas amistades. Eso no me detuvo, tal vez me hizo dudar en algún momento, pero mi espíritu emprendedor siempre fue por más.
    El fracaso es una mala palabra para mucha gente. Sólo de pensarla te puede llenar de temor. Pero siempre es mejor intentar y fallar, que nunca intentar por temor al fracaso.

    • http://www.linkedin.com/in/andresubierna Andres Ubierna

      Gracias Edgardo por compartir la sabiduría que transpira en tus palabras!
      Un abrazo!

  • Pingback: Tweets that mention Valores | ¿Qué esperanza te mueve? | Puerto Managers -- Topsy.com

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline