Toma de decisiones | El exceso de confianza

1

Hace unos días, en el artículo sobre Cisnes Negros, te hablaba del paper Smart People, Dumb Decisions [Gente Inteligente, Decisiones Estúpidas] de Michael Mauboussin publicado en el número Marzo-Abril 2010 de la revista The Futurist, y aquí va mi traducción sobre otra de las ideas allí expresadas.

EL EXCESO DE CONFIANZA: EL FACTOR QUE MÁS EMPOBRECE NUESTRAS DECISIONES

El proceso que seguimos naturalmente para tomar decisiones nos hace vulnerables a determinados errores mentales. Un ejemplo es lo que los psicólogos llaman la “visión interna”, que explica cómo evaluamos problemas focalizándonos en una tarea específica, usando la información que está al alcance de la mano, y haciendo predicciones sobre la base de este conjunto limitado de inputs. Este enfoque es común a todas las formas de planificación y casi siempre nos pinta un cuadro demasiado optimista.

El exceso de confianza, fundamental para la visión interna, suele producirnos tres ilusiones que pueden hacer descarrilar las decisiones: la ilusión de superioridad, la ilusión del optimismo y la ilusión del control.

La superioridad ilusoria

Para presentar la primera ilusión, te invito a que participes (honestamente!) en la siguiente encuesta:

[poll id="6"]
[poll id="7"]
[poll id="8"]

Si eres como la mayoría de la gente, habrás puesto un “sí” a las tres preguntas. Esto demuestra la ilusión de superioridad, y sugiere que las personas sostenemos una visión positiva poco realista de nosotros mismos, ya que es imposible que la mayoría esté por encima del promedio. ;>)

Para citar algunos ejemplos: El College Board invitó a los examinadores de escuelas superiores para que se evalúen a sí mismos siguiendo una serie de criterios.  Ochenta y cinco por ciento se evaluó por encima de la media en llevarse bien con otros, el 70% por encima de la media en su capacidad para dirigir a otros, y el 60% por encima de la media en sus habilidades deportivas. Otra encuesta muestra que más del 80% de la gente se considera mejor automovilista que la media.

Sorprendentemente, las personas menos capaces son, a menudo, quienes tienen las mayores brechas entre lo que piensan que pueden hacer y lo que realmente logran. En otro estudio, los investigadores preguntaron a los sujetos que evaluaran sus probabilidades de éxito en una prueba de gramática. Los que se encontraban en el cuartil inferior en su desempeño gramatical,  habían exagerado dramáticamente su probabilidad, expresando que en la próxima prueba lograrían resultados que los ubicarían en el cuartil superior. Incluso los individuos que reconocían estar por debajo de la media, tendían a minimizar sus carencias asignándole instrascendencia en sus probabilidades futuras.

La optimismo ilusorio

La mayoría de las personas vemos nuestro futuro más brillante que el de los demás. Por ejemplo, investigadores preguntaron a estudiantes universitarios que evalúen sus probabilidades de tener varias buenas y malas experiencias en el transcurso de sus vidas en comparación con sus compañeros. La inmensa mayoría de los estudiantes se mostró propensa a proyectar muchas más buenas experiencias y muchas menos malas experiencias que sus compañeros.

El control ilusorio

Nos comportamos como si los sucesos aleatorios estuviesen sujetos a nuestro control. Veamos el ejemplo de un estudio en el que los investigadores invitaron a dos grupos de empleados de oficina para que participen en un sorteo de lotería, con un costo de $1 y un premio de $50. A uno de los grupos se le permitió elegir sus billetes de lotería, mientras que el otro grupo no tuvo esta opción. Aun cuando la probabilidad de ganar de ambos grupos estaba signada por el azar, los participantes no se comportaron en línea con este hecho.

Antes del sorteo, uno de los investigadores les preguntó a los empleados a qué precio estarían dispuestos a vender sus billetes. La oferta promedio del grupo al que se le permitió elegir los billetes fue de aprox $9, mientras que la oferta del grupo que no tuvo esta opción fue de menos de $2. Las personas que creen tener algún tipo de control perciben que sus probabilidades de éxito son mejores de lo que realmente son. Las personas que no tienen un sentido de control no muestran el mismo sesgo.

La administración de activos financieros puede ser uno de los mejores ejemplos de la ilusión de control. Las investigaciones demuestran que, evaluados en conjunto, los mejores rendimientos de los portfolios de inversiones armados por las más reconocidas administradoras financieros, son a lo largo del tiempo, más bájos que los índices de mercado, un hallazgo conocido por toda empresa de inversión. La razón es bastante sencilla: Los mercados son altamente competitivos, y los administradoras de dinero cobran honorarios que disminuyen las devoluciones al inversionista.

A pesar de esta evidencia, las administradoras de activos se comportan como si pudiesen proporcionar mejores rendimientos que los del mercado. Estas empresas de inversión se basan en la visión interior para justificar sus estrategias.

Una amplia gama de profesionales se respaldan habitualmente en la visión interna para tomar decisiones importantes con resultados que son con frecuencia pobres. Esto no quiere decir que los tomadores de decisiones sean negligentes, ingenuos o maliciosos: Alentados por ilusiones, la mayoría de nosotros creemos estar tomando la decisión correcta y tenemos fe en que los resultados serán satisfactorios.

Espero tus comentarios para debatir estas ideas y enriquecernos mutuamente. Un abrazo.

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline