Responsabilidad | El poder de las etiquetas

6

Las personas tenemos – tal vez como un resabio cultural acuñado desde una infancia donde no saber se parece a un pecado -, necesidad de ordenar todos los estímulos que recibimos en categorías conocidas o al menos reconocibles.

Así, cuando una imagen, un sonido, un olor llegan a nuestros sentidos, inmediatamente se desata en nosotros un mecanismo de identificación que dice “esto es tal cosa”, “esto se parece a tal cosa”, etc. en un esfuerzo de reducir lo nuevo a una categoría conocida. Es como si el pensamiento anduviera continuamente “pegando etiquetas” a cada situación que se nos atraviesa.

La utilidad del mecanismo es innegable, lo conocido nos da seguridad, podemos entenderlo, saber cómo tratarlo, etc. mientras que lo desconocido sacude ese confort y nos genera incertidumbre.

No obstante, estas inocentes etiquetas que pegamos a cuanta realidad, situación, o persona pasan por nuestro camino, pueden encerrar una doble trampa. Por un lado, siempre está la posibilidad de colocar la etiqueta equivocada, clasificando algo (o alguien) como lo que no es, lo que implicará desandar el camino recorrido con los consecuentes costos de oportunidad, tiempo, relaciones, etc.

Pero amen de la equivocación hay además otro aspecto a destacar, ya que las etiquetas pueden simultáneamente llevarnos a la trampa de la inacción frente a una situación determinada cuando se combinan con otra tendencia natural de los humanos: la atribución de la culpa de lo que nos pasa a terceros.

Por ejemplo, si pegamos a un fracaso conversacional la etiqueta “es que con esta persona no se puede dialogar” de ahí en más no podremos ya comunicarnos; si pegamos a una búsqueda de empleo la etiqueta “es que buscan gente sólo sin convicciones” esa etiqueta inhibirá en adelante cualquier posibilidad de ingresar a la compañía que nos interesa.

La etiqueta que colocamos nos libera de responsabilidad por la cuestión, pero a la vez nos sepulta cualquier posibilidad de lograr lo que queremos, ya que damos todo el poder sobre la situación a un tercero cuyos actos no están bajo nuestro gobierno. En el ejemplo anterior, tendremos que esperar a que el otro aprenda a dialogar como nosotros queremos para poder comunicarnos, o a que la empresa que buscamos decida buscar gente como nosotros pensamos que somos, para poder ingresar, lo cual puede no ocurrir nunca.

¿Cuántas oportunidades, cuántas relaciones, cuántos sueños habremos dejado en manos de esas inocentes o perversas etiquetas? ¿Cuánto poder sobre nuestro destino estamos dejando que nos quiten?

Por Horacio Mazzini para Puerto Managers.

Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • Pingback: Tweets that mention Responsabilidad | El poder de las etiquetas | Puerto Managers -- Topsy.com

  • http://www.sanstegmann.com Santiago Stegmann Lavista

    Esto de “etiquetar” es como “estereotipar”:
    El concepto de estereotipo ha ido evolucionando a través del tiempo y lo que originalmente se utilizaba para denominar a la impresión tomada de un molde de plomo de la original para luego ser repetidos en una imprenta, hoy, se amplió y se usa mucho más también para identificar y nombrar a aquellas personas que normalmente se agrupan y comparten, ya sea cualidades o características físicas. Por ejemplo, aquellas personas estudiosas y que además están acompañadas por una serie de características físicas como ser anteojos, el pelo cortado y peinado extremadamente prolijo, convencionalmente, son el estereotipo de lo que se conoce como nerd o traga, según las culturas de las cuales provengamos.

    Corriéndonos de las definiciones actuales y pasadas, el estereotipo no es ni más ni menos que una generalización. Para los seres humanos, sin excepciones, es muy difícil sustraerse de este tipo de cuestiones, asimismo como el prejuicio sobre situaciones y personas es parte de nuestras vidas, el estereotipo también sigue este mismo camino.

    Sin dudas habrá y hay estereotipos a los cuales nos guste pertenecer, por ejemplo, cuando pensamos en alguien flaco, alto y con rasgos muy armónicos en su cara, inevitablemente, nos refiere al estereotipo de la o del modelo. Pero claro, también está la situación anterior que les comentaba más arriba, la del traga o nerd, en la cual la generalización o estereotipo no resulta ser tan agradable, ni simpática como la de la modelo.

    Es que el camino seguro de estas generalizaciones a veces desemboca en casos de encasillamiento de las personas antes de conocerlas y ahí entra en juego el famoso prejuicio: ah no, no me junto con el chico de anteojos porque seguramente es aburrido y está todo el día sentado detrás de un libro, en tanto, esto no sería nada, ya que la situación podría agravarse y no quedarse nada más que en un prejuicio y avanzar en el fomento de situaciones de discriminación.

    Lamentablemente, aunque tanto desde el seno académico como puede ser la escuela, o desde el plano familiar, se trabaje para que los chicos no caigan en estas generalizaciones a veces tan peligrosas, sin dudas, la televisión o el cine, que tienen una presencia tan importante en las vidas de los más jóvenes, son las que más fomentan esto de los estereotipos.

  • http://www.sanstegmann.com Santiago Stegmann Lavista

    En nuestras discplinas científicas, tiene que ver con nuestra tendencia a modelar la realidad y, de acuerdo a nuestra percepción, idear patrones para conducirnos en ella; con nuestros paradigmas:
    Paradigma: clase de elementos con similitudes. El término tiene también una concepción en el campo de la psicología refiriéndose a acepciones de ideas, pensamientos, creencias incorporadas generalmente durante nuestra primera etapa de vida que se aceptan como verdaderas o falsas sin ponerlas a prueba de un nuevo análisis, salvo “cambios paradigmáticos”.
    Nuestro paradigma es algo así como nuestro mapa de la realidad.

  • http://andresubierna.com/ Victor Raiban

    Hola Horacio, cuanta verdad ! a medida que leía tu artículo, pasaba en mi mente como diapositivas etiquetas que hice o que tuve sobre mi espalda.

    Gracias por poner luz en este tema.

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline