Los quejosos profesionales [Notas destacadas]

3

La cultura de la víctima quejosa y los patrones explicativos

Con frecuencia inhabilitamos nuestro poder de superación por la dificultad individual y colectiva que tenemos para auto observarnos y cuestionar las formas particulares de pensar, las maneras de interactuar y las estrategias de acción con las que intentamos crear el futuro que deseamos.

Al encontrarse ante circunstancias no deseadas, muchos se convierten en “quejosos profesionales”. En otros prima el cuidado de la imagen pública de inocencia ante el error y de protagonismo ante el éxito. Y aún cuando la necesidad de mejorar sea acuciante, un comportamiento impotente observado es el de “tirar la pelota afuera” asignando el peso causal de la situación insatisfactoria al pasado, y a factores externos o fuera del ámbito de incumbencia de quienes declaran estar insatisfechos con su presente. Por ejemplo, cuando el resultado de un examen es satisfactorio: “Yo aprobé”. Y cuando no lo es: “Ellos me bocharon”. Esta forma de hablar proviene de una manera particular de observar el mundo y observarse, pero.. ¿cuáles son las consecuencias? Cuando empleamos un lenguaje en el que no participamos, solemos exigir o esperar que otros cambien para poder estar mejor en el futuro.

Quejarse y culpar al pasado o a factores externos, no son estrategias que funcionen. Esta conciencia de víctima inocente de las circunstancias, genera incapacidad e impotencia, pues oculta las posibilidades que tenemos en nuestras manos para dar forma al futuro que soñamos.

Dado que el lenguaje refleja (como todo comportamiento) la cultura imperante, en la forma en que explicamos lo que pasa cuando lo que pasa no coincide con lo que queremos que pase, tenemos un clave para operar el cambio: expliquemos nuestros problemas con responsabilidad.

Una confusión que suele eclipsar la toma de responsabilidad, es confundirla con culpabilidad. Yo responsable por lo que hago ante las circunstancias, pero no soy responsable por dichas circunstancias.

Veamos ejemplos simples de la cultura de víctima quejosa:

  • “¿Por qué no está listo el informe?”… “Porque la gente de comercial no me pasó los datos en tiempo y forma”.
  • “¿Por qué no llegaste a horario?”… “Porque me sonó el teléfono cuando estaba por salir para la reunión”.
  • “¿Por qué no logramos mejorar nuestro market share?”… “Porque nuestro competidor invierte más en publicidad que nosotros”.

El gran problema de estas explicaciones, más allá de que puedan ser ciertas, es que inhabilitan al protagonista de la situación para que encuentre la posibilidad de contribuir a crear un futuro distinto y mejor, en caso de que se encuentre ante las mismas circunstancias en el futuro. De todos los factores causales, el énfasis explicativo de la víctima está puesto en aquellos sobre los que no tiene poder.

En una cultura protagónica de responsabilidad, ante las mismas situaciones no deseadas, podríamos elegir explicaciones cuyo énfasis causal esté puesto en factores endógenos. El protagonista elige descubrir cómo está contribuyendo por acción, omisión o actitud a que pase lo que pasa, y por ende, es capaz de descubrir posibilidades para diseñar estrategias efectivas en caso de que en un futuro, al enfrentar circunstancias similares, quiera lograr algo distinto.

Veamos los mismos casos, desde esta perspectiva, y reflexionemoes sobre las consecuencias futuras de esta nueva forma de explicar la situación:

  • “¿Por qué no está listo el informe?”… “Porque no anticipé que la gente de comercial tenía un lanzamiento y que se podían demorar con la entrega”.
  • “¿Por qué no llegaste a horario?”… “Porque me sonó el teléfono cuando estaba por salir para la reunión y decidí atender la llamada”.
  • “¿Por qué no logramos mejorar nuestro market share?”… “Porque no dedicamos tiempo a diseñar estrategias creativas de comunicación dentro de los límites presupuestarios de este año, que nos permitan superar a nuestro competidor ante la mayor inversión en publicidad que está haciendo”.

Las explicaciones responsables generan posibilidades de accionar en pos del futuro buscado.

Si las explicaciones de víctima quejosa generan tanta impotencia, ¿qué ganan quienes las usan? Te invito a compartir también la más grande explicación de víctima que hayas escuchado.

Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • Pingback: Tweets that mention Los quejosos profesionales [Notas destacadas] | Puerto Managers -- Topsy.com

  • Adrian Fernández

    La explicación de víctima aparece a partir de creencias que adoptamos inconscientemente desde pequeños.
    Son suficientes dos o tres retos fuertes de nuestros padres cuando nos mandamos “una” para que deduzcamos que si en la siguiente nos despegamos del problema, nos ahorraremos el reto.

    Como padres construimos estas creencias en nuestros hijos, también sin darnos cuenta. Castigamos el error, y muchas veces ayudamos a que nuestros hijos se sientan menos queridos cuando hacen algo que no nos gusta.
    En un niño una conducta de víctima se potencia en un entorno que castiga el error.

    Algunas creencias que grabamos a fuego desde niños:
    - “Para estar seguros y ser felices necesitamos la aprobación de los demás (en este caso, padres, maestras, etc).” En esa aprobación solemos arraigar nuestra autoestima, y casi siempre queda allí para el resto de los días.
    Primera ironía: Nuestra (propia) estima colgada de la estima que nos tienen los otros. Esto rompe un poco la definición de AUTOestima, ¿no?

    - “Nuestro bienestar y nuestro éxito proceden de ser “inocentes” y de complacer a los demás.

    Desde pequeños creemos que responsabilidad y culpabilidad son lo mismo. Creemos que ser responsable de algo es “ser causante” o “culpable” de eso; y ser culpable es malo.
    Entonces defendemos nuestra inocencia despegándonos del problema.

    Segunda ironía: Despegarnos del problema nos quita todo poder de acción: si no cambian las circunstancias, nosotros seguiremos fracasando inocentemente.

    Todo se reduce a una elección: “inocencia con impotencia” o “responsabilidad con poder”.
    Una muy buena medida de madurez del ser humano es la capacidad de tomar responsabilidad por todo lo que nos ocurre en la vida (responsabilidad incondicional).

    Explicaciones de víctima conozco muchas:
    Desde cosas profundas que tiñen todas nuestras decisiones, como la creencia en el “destino” (como opuesto del libre albedrío), hasta cosas de todos los días como saludarnos con la frase “Cómo te trata la vida?”

    Cuando recién nos conocíamos con mi equipo, usaba cotidianamente explicaciones tales como “llegué tarde porque el tránsito es un desastre / los subtes se quedaron / no me sonó el despertador”.
    Hoy saben que me importa menos que lleguen tarde que cómo explican su llegada tarde;
    Así que ante tales cuestiones recibo mensajes del estilo “Me quedé dormido, llego aprox 10:30″, o “Salí muy tarde de casa”.

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline