La integridad que se juega en las pequeñas cosas

5

Hace unas semanas atrás conversábamos con un ejecutivo de una organización cliente sobre el tema de la integridad y como se juega en cada una de las elecciones y decisiones que tomamos. Considerábamos situaciones “dilemáticas”, y evaluábamos el impacto en la integridad en función de decidir un camino de acción u otro. Como la dinámica resultó muy interesante, se me ocurrió invitarte a jugar un rato en este espacio simulado.

Imaginemos la siguente situación: Te encontrás en tu oficina, con tu agenda bien planificada, con claridad sobre las tareas urgentes y las importantes, y estás finalizando una reunión con uno de tus reportes. De pronto, te confiesa que está pasando por graves problemas que influyen en su trabajo. Te sentís preocupado por él, pero en 5 minutos te esperan en una reunión muy importante y no quisieras hacer esperar a las 5 personas que coordinaron sus horarios para estar allí presentes. ¿Que harías?

Pensemos ahora esta otra situación: Atendés una llamada telefónica de la dirección del colegio de tu hija invitándote a participar en un comité de actividades especiales con el fin de conseguir elementos para el campo de juegos de la escuela. Unos minutos antes, tomaste la decisión de no aceptar más compromisos, porque crees que no estás dedicando bastante tiempo a tu familia ni a ti mismo. Pero valoras lo que la escuela quiere hacer y sabés que contás con la capacidad, recursos y contactos que ayudarían a concretar el proyecto. ¿Que contestarías?

¡Espero que te sumes al juego y compartas tus propias respuestas!

Por Pablo Staffolani | Fuente consultada: Stephen Covey, Primero lo Primero.

Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • Pablo

    En el primer caso lo hablaría luego de la reunión en el primer momento libre que tenga.
    En el segundo caso priorizaría la familia sin dudarlo, o dentro de la agenda de actividades que tengo vería si esta es mas importante que alguna otra que pudiera descartar.

    Saludos.

    Pablo.-

  • http://www.linkedin.com Ana

    En el primer caso me disculparía con mi reporte por no poder proseguir con nuestra conversación en ese momento debido a que hay 5 personas esperándome y le emplazaría para retomarla mas tarde u otro día.
    En el segundo caso y una vez tomada la decisión, me disculparía amablemente por no tener tiempo suficiente para poder participar activamente en esa importante labor.

    Un saludo,

  • María Ana Rial

    Andrés:
    En el primer caso me disculparía con mi reporte, ya que hay gente esperando pero antes de irme fijaría un compromiso con el para hablar del tema. En es segundo, evaluaría que tan importante es para mi hijo mi participación en el proyecto del colegio.

  • Diego Sampietro

    Andrés / Pablo: Tal como surge de los comentarios anteriores, hay multiples formas de “acomodar” situaciones como las que plantean sin necesariamente perder la integridad. La sensación (o tal vez más que sensación) que se produce en estos momentos la llaman disonancia cognitiva. Nos vemos atrapados entre dos realidades contradictorias y el tener que elegir entre una de ellas nos produce como mínimo disconfort. En mi caso, lo más importante es mentenerte fiel a tus valores. Naturalmente cada uno tiene su propia escala de valores, pero es muy importante cada tanto tomarse un momento de reflexión y revisar si seguimos manteniendo el mismo ranking, y en caso de cambios, analizar porqué cambiamos. Y decidir si tenemos que re-encauzar nuestras conductas o revisar nuestra escala de valores.
    Lo más dificil debe ser cuando descubrís que tu escala de valores ha cambiado… porque en el fondo significa que vos mismo has cambiado… y el río que siempre renueva su agua dejó de ser el mismo río.

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline