La actitud hacia la vida

2

Lo que de verdad necesitamos es un cambio radical en nuestra actitud hacia la vida.

Tenemos que aprender por nosotros mismos y, después, enseñar a los desesperados que en realidad no importa que no esperemos nada de la vida, sino que la vida espera algo de nosotros.

Tenemos que dejar de hacernos preguntas sobre el significado de la vida y, en vez de ello, pensar en nosotros como seres a quienes la vida les inquiriera continua e incesantemente.

Nuestra contestación tiene que estar hecha no de palabras ni tampoco de meditación, sino de una conducta y una actuación correctas.

En última instancia, vivir significa asumir la responsabilidad de encontrar la respuesta correcta a los problemas que ello plantea y cumplir las tareas que la vida asigna continuamente a cada individuo.

El hombre en busca de sentido, Viktor Frankl

Share
  • http://turismonay@hotmail.com MARÌA GUADALUPE MURILLO

    La vida es tan bella que pensamos y hacemos planes a largo tiempo porque creemos que la inmensidad de distancia que nos separa del cielo nos pertenece asì como la inmensidad del mar, y la velocidad de los vientos. pero no queremos recordar que de nosotros solo es este instante. pero que hermoso es fantasear, por eso siempre planeamos. El sueño es la ilusiòn optica y auditiva màs emocionante que nos ha dado Dios.

  • http://andresubierna.com/ Victor Raiban

    Andy, me ha llegado a mis manos esta cita que creo oportuna compartir, el optimismos es parte de la actitud de como nos paramos ante la vida.

    “Ya véis que no soy un pesimista ni un desencantado, ni un vencido, ni un amargado por derrota ninguna: a mí no me ha derrotado nadie; y aunque así hubiera sido, la derrota sólo habría conseguido hacerme más fuerte, más optimista, más idealista; porque los únicos derrotados en este mundo son los que no creen en nada, los que no conciben un ideal, los que no ven más camino que el de su casa o su negocio, y se desesperan y reniegan de sí mismos, de su patria y de su Dios, si lo tienen, cada vez que les sale mal algún cálculo financiero o político de la matemática de su egoísmo.
    ¡Trabajo va a tener el Enemigo para desalojarme a mí del campo de batalla! El territorio de mi estrategia es infinito, y puedo fatigar, desconcertar, desarmar y aniquilar al adversario, obligándolo a recorrer distancias inmensurables, a combatir sin comer, ni beber, ni tomar aliento, la vida entera, y cuando se acabe la tierra, a cabalgar por los aires sobre corceles alados, si quiere perseguirme por los campos de la imaginación y del ensueño.
    Y después el Enemigo no puede renovar su gente, por la fuerza o el interés, que no resisten mucho tiempo; y entonces, o se queda solo, o se pasa al Amor, y es mi conquista, y se rinde con armas y bagajes a mi ejército invisible e invencible.
    Fragmento de “La Universidad y el alma argentina”, discurso pronunciado el 18 de setiembre de 1918 por Joaquín V. González.

    Abrazos!

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline