En qué difieren psicología positiva y auto-ayuda

5

Recurro con frecuencia a los modelos que plantea la psicología positiva ya que los encuentro muy efectivos para responder a los desafíos humanos que nos plantea el mundo del trabajo.

Lo que me mueve a escribir este posteo es aportar algo de luz a la confusión general que muchos tienen entre la psicología positiva y la psicología pop o new-age o auto-ayuda.

Uno de los efectos de esta confusión es la descalificación de las miradas y técnicas que propone la psicología positiva, con lo cual una gran cantidad de personas se pierden la posibilidad de aplicarlas y experimentar sus beneficios.

La gente desconfía de las propuestas de auto-ayuda y transfiere esta desconfianza a la psicología positiva.

Dos razones principales que gatillan este rechazo de muchos hacia las alternativas de la auto-ayuda: la simpleza de sus ideas y una historia de frustraciones repetidas de aquellos que compraron (y creyeron) en las grandes promesas incumplidas por una parte sustantiva de las propuestas de los mercaderes de esperanza disfrazados de gurus.

Por otro lado, uno de los factores que alimenta la confusión entre la psicología positiva y lo más lamentable de las propuestas de auto-ayuda, es la simpleza de ambas. Pero simpleza no siempre es sinónimo de “poco rigor científico”.

Si bien la mayoría de las opciones de auto-ayuda prometen mucho y entregan poco, y casi todas sus “fórmulas para ser feliz, resolver sus problemas de pareja y hacerse millonario en 10 pasos” carecen del testeo científico, no sucede lo mismo con las propuestas de la psicología positiva. Pero… “quien se quemó con leche, ve un líquido blanco y llora”.

La psicología positiva es el estudio científico del funcionamiento humano óptimo. Tiene entonces una enorme importancia para el mundo del trabajo. Fue en 1998 que Martin Seligman, presidente de la prestigiosa American Psychological Association, la presentó formalmente como campo de investigación y estudio.

Como lo expone Tal Ben-Shahar en Happier: Learn the Secrets to Daily Joy and Lasting Fulfillment: “La psicología positiva es simple y accesible -como lo es la psicología pop- pero es simple y accesible de una manera completamente diferente”.

Establece un puente entre el mundo académico y la comprensión de la gente común. “Los psicólogos positivos, luego de sumergirse en las profundidades de un fenómeno, emergen del otro lado de la complejidad con ideas accesibles y teorías prácticas, y con técnicas y tips que funcionan. Esto no es una tarea sencilla. Leonardo da Vinci lo expresó con estas palabras: la simplicidad es el summun de la sofisticación.

Al ocuparse de destilar la esencia de la buena vida, los psicólogos positivos, junto con otros científicos sociales y filósofos, dedicaron una enorme cantidad de tiempo y esfuerzo para llegar a la simplicidad del otro lado de la complejidad. Sus ideas… pueden ayudarlo a llevar una vida más feliz y satisfactoria. Yo se que pueden, pues fue lo que hicieron por mí.”

Espero que la próxima vez que te encuentres con las propuestas simples de la psicología positiva, no las descartes por su sencillez, o porque mencionan palabras como amor, felicidad, optimismo, grandeza, …, sino que las pases por el tamiz de la prueba práctica, y las evalúes por el impacto, en tu propia experiencia vital y laboral, de haber trabajado con ellas.

Por Andrés Ubierna

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline