El trabajo en el que estoy ¿es para mí?

5

Releyendo el libro Winning de Jack Welch, encontré una serie de criterios con indicios que pueden servir como indicadores para construir una opinión sobre cuánta afinidad tenemos con el trabajo que estamos realizando. Acá comparto una versión adaptada de lo que afirma Welch.

Criterio Considere la siguiente señal como favorable… Considere la siguiente señal como desfavorable…
Relaciones Los compañeros nos agradan. Podemos relacionarnos con ellos y disfrutamos sinceramente de su compañía. Compartimos valores y sueños. En el trabajo estamos actuando un personaje para relacionarnos con los demás. No nos interesa tener una vínculo más franco y personal con la gente con la que trabajamos
Desarrollo El trabajo nos ofrece la oportunidad de crecer como persona y como profesional. Sentimos que aprendemos cosas que consideramos valiosas y que ni siquiera necesitábamos aprender. No tenemos en el trabajo nadie de quien aprender, ni nadie a quien admirar.
Opciones El trabajo que hacemos, la empresa en la que trabajamos, o la gente con la que trabajamos, aporta al fortelecimiento de nuestras credenciales y nos abre opciones profesionales a futuro. La empresa, la industria u otros aspectos de nuestro trabajo, no mejoran nuestras opciones profesionales a futuro.
Autorreferencia Elegimos el trabajo atendiendo nuestro propio deseo. Elegimos el trabajo desatendiendo nuestro propio deseo, por ejemplo por presiones de nuestro conyuge, o para demostrar lo equivocado que estuvo aquel profesor o familiar que en algún momento nos dijo que nunca llegaríamos a nada.
Sentimiento Nos apasiona lo que hacemos, nos entusiasma, nos divierte, consideramos que hacemos un aporte significativo, nos llega al alma. Nos pesa lo que hacemos. Nos decimos cosas como por ejemplo: “me quedo aquí sólo hasta que encuentre algo mejor” ó “trabajo aquí por que el sueldo es inmejorable”, ó “hago esto por obligación pero no por vocación”.

¿Qué consecuencias tiene estar trabajando en algo que no es para uno?

Por Pablo Staffolani para Puerto Managers.

Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • http://www.linkedin.com Ana

    Excelente post como siempre, Andrés.
    La consecuencia de desempeñar un trabajo con el que no nos identificamos porque no nos gusta o porque no nos sentimos capacitados, es la falta de actitud.Esta misma falta de actitud que, lamentablemente, es patente en las direcciones de algunas empresas. Esa misma falta de actitud que es fácilmente detectable en los procesos de selección de personal y que, erróneamente, no se detecta.
    La misma falta de actitud que consigue cerrar empresas y la misma que se carga a personas con actitud y motivación.

  • Pepa

    No siempre podemos escoger…

  • Pingback: SemanaRAF 14 – 2010 « SemanaRAF

  • Mariano

    He leido varios de tus posts Andres y he visto al igual que en este cuanta importancia e hincapie haces en lo que refiere a la autodeterminacion y la actitud personal frente a los desafios.

    En lo personal coincido mucho en tus apreciaciones , pero muchas veces hay que tener en cuenta que muchos en las organizaciones padecen de “miopia” y minan el entusiasmo drenando ese plus extra a la hora de generar compromiso con la tarea , creo que las empresas deberian estar atentas a esta actitud por parte de quienes dirigen las distintas areas.
    Demas esta decir que si la tierra del compromiso personal no es fertil inutil es tratar de infundir entusiasmo y compromiso/motivacion en la personas.

    Hoy que estamos en un mundo con una mirada mas dual que nunca donde se ve al individuo como un todo unico e irrepetible y al individuo como un numero y/o engranaje en la maquinaria de una empresa , se deberia replantear el camino y la vision que se quiere adoptar para pensar hacia donde no solo se dirije en los numeros, sino con el capital humano , ese rumbo como bien dice Ana mas arriba puede llevarlos al fracaso teniendo en sus filas profesionales excelentes.

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline