El sarcasmo suele ser devastador

22

Él era un ingeniero avezado que dirigía un proyecto de desarrollo de software y presentaba al vicepresidente de desarrollo de productos de la empresa el resultado de meses de trabajo junto a su equipo. Los hombres y mujeres que habían trabajado durante varias horas al día, semana tras semana, estaban allí con él, orgullosos de presentar el fruto de su dura tarea. Pero cuando el ingeniero concluyó la presentación, el vicepresidente se volvió hacia él y le preguntó en tono sarcástico: “¿Cuánto tiempo hace que terminó la escuela primaria? Estas especificaciones son ridículas. No tienen la menor posibilidad de ir más allá de mi escritorio”.

El ingeniero, absolutamente incómodo y desalentado, guardó silencio y mostró una expresión taciturna durante el resto de la reunión. Los hombre y mujeres de su equipo hicieron algunas observaciones desganadas -y algunas hostiles- para defender su esfuerzo. El vicepresidente recibió una llamada y la reunión se interrumpió bruscamente, dejando una sensación de amargura e ira.

Durante las dos semanas siguientes, el ingeniero se sintió obsesionado por los comentarios del vicepresidente. Desalentado y deprimido, estaba convencido de que jamás le asignarían otro proyecto de importancia en la compañía, y estaba pensando en reununciar a pesar de que hasta ese momento disfrutaba trabajando allí.

Finalmente, el ingeniero fue a ver al vicepresidente y le recordó la reunión, sus comentarios críticos y el efecto demoralizante que habían tenido. Después planteó cuidadosamente la siguiente pregunta: “Estoy un poco confundido con respecto a lo que usted quiere conseguir. Supongo que no pretendía avergonzarme, simplemente. ¿Tenía alguna otra intención?”.

El vicepresidente quedó atónito. No había notado que su comentario, que había sido hecho al pasar, hubiera tenido un efecto tan desvastador. En realidad, pensaba que el plan de software presentado era prometedor, pero que necesitaba más elaboración. En ningún momento había sido su intención descartarlo como algo inútil. Simplemente no se había dado cuenta, dijo, de lo inadecuada que había sido su reacción, ni había querido herir los sentimientos de nadie. Y, aunque tardíamente, se disculpó.

Fuente: La Inteligencia Emocional, Daniel Goleman

Me encantaría leer tus comentarios sobre este tema del sarcasmo, sus efectos en la tarea, en las relaciones, en el clima laboral, y tus reflexiones sobre cuál pensás que es la razón por la cual, a pesar de ser tan destructivo, sigue estando presente y hasta incluso se lo confunde con la inteligencia.

Share
  • Pingback: Tweets that mention El sarcasmo suele ser devastador | Puerto Managers -- Topsy.com

  • Maria

    Me gustó mucho el artículo y me doy cuenta que lamentablemente el sarcasmo se ha vuelto algo usual en algunos directivos.
    Me sucedió algo muy particular en uno de mis trabajos cuando un gerente cuestionó mis conocimientos académicos diciendo “sobre tus conocimientos académicos prefiero no enterarme”. Eso fue más que devastador al punto que me quitó el entusiasmo que tenía para llevar adelante mi tarea. El desenlace fue que finalicé renunciando. Ni siquiera tuve ganas de preguntarle por qué se había expresado de esa manera. El me quitó el deseo de continuar.
    Ya ve hasta que punto puede incidir el sarcasmo.

  • Pingback: Bitacoras.com

  • Pingback: Tweets that mention El sarcasmo suele ser devastador | Puerto Managers -- Topsy.com

  • Javier

    El sarcasmo es una critica indirecta pero la mayoria de las veces evidente.
    En mi caso, lo han utilizado muchas veces contra mi por motivacion y yo lo he utilizado a su vez pocas veces.
    La clave radica en la relacion de complicidad que exista en los que son participes del sarcasmo.
    Si es nula o muy poca complicidad, el sarcasmo es la pero motivacion.
    Si la complicicdad es alta, siempre se rsponde con otro sarcasmo y las dos partes acaban poniendose las pilas.

    • Maria

      Entiendo la explicación Javier, pero en mi caso la complicidad no era alta y era obvio que había algo más de fondo, por tal motivo no me puse las pilas. De otra forma si lo hubiera hecho, pero en este caso me pareció una absoluta falta de respeto, considerando además que tengo 25 años de experiencia laboral dentro de mi país y fuera de él.
      Para complicar la cosa, no soy persona de utilizar sarcasmos porque me desagradan, entonces fue mucho peor.

  • Ana

    Lamentablemente es muy común, pero sólo deja ver la inoperancia e ineptitud para realizar un análisis válido de las situaciones.
    Si verdaderamente estuvieran a la altura del cargo, de la mano de los conocimientos teóricos y habiendo vivido la práctica; estas cosas no sucederían. Por la simple razón de que serían concientes de las consecuencias que provocan sus dichos y decisiones en las personas que dependen de ellos.
    Pero este hecho, que no es más que respetar y tratar de lograr lo mejor de los demás, es sentido común (que ya no sólo es el menos común de los sentidos, sino que parece se va perdiendo a medida que se asciende en el organigrama corporativo).

  • Fernando

    Digo yo… cuando una persona tiene gente a cargo, no es más fácil no dar vueltas, evitar sarcasmos y otro tipo de situaciones (que lo único que generan es malestar, pérdida de tiempos y productividad) y hablar directa y claramente con la persona que corresponde ya sea para motivarla, animarla o llamarle la atención por determinada situación o actitud?
    Me parece que los seres humanos nos estamos acostumbrando tanto a complicar las cosas que ni siquiera somos capaces de detenernos a pensar que esas actitudes nuestras perjudican, primero que a nadie, a nosotros mismos, ya que además de todas las pérdidas que mencioné antes nos enfrentaremos a situaciones en las que tendremos que aclarar lo ocurrido y perderemos lo más importante, EL RESPETO DE LOS DEMAS Y HACIA LOS DEMAS.
    Saludos.

    • MARIA

      Me gustó el final Fernando, EL RESPETO DE LOS DEMAS Y HACIA LOS DEMAS, algo que al parecer muchas personas no tienen.
      Muy interesante tu comentario.

  • Viviana Pejovés

    Definitivamente el sarcasmo reiterado puede terminar afectando el clima laboral de una empesa. Sin embargo, desde la perspectiva del empleador también puede ser utilizado como una forma de medir el manejo de una persona ante una situación adversa.

    Si el trabajador opta por quedarse callado, apagarse y deprimirse buscando apoyo o solidaridad con sus compañeros se muestra para mi gusto “debil”. Si responde el comentario tomándolo a broma o diciendo algo que lo contrarreste elegantemente, en el caso del artículo, es posible que el superior advierta que su observación estuvo fuera de lugar y que el trabajador tiene una personalidad a prueba de balas.

    Pese a ser una situación incómoda es un momento espectacular para que el trabajador sea VISIBLE y lo capitalice en su futuro laboral al interior de dicha empresa.

    Una indiscresión: soy fan de Dr. House.

    • MARIA

      Estimada Viviana,
      No viene al caso, pero creo que corresponde precisar el motivo por el cual me quedé callada. El momento en que conversé con mi jefe, coincidió con período muy difícil en mi vida, ya que mi madre estaba agonizando en una unidad de cuidados intensivos. Soy hija única, no tengo padre ni hermanos, por lo cual todo el peso recae en mí. En mi trabajo, no tenía compañeros, sólo mi jefe, ya que es un lugar donde la gente viene en caso de reuniones específicas. En esas reuniones la mayoría de los asistentes forman parte de la comisión directiva, quienes también conocían de primera mano la historia.
      Creo que no era el momento para salir con planteamientos extraños, ni sarcasmos.
      También sé que los problemas personales no deben afectar las tareas, pero en este caso era imposible que no lo hiciera.
      Toda esta explicación es para de cierta manera justificar el haberme quedado callada.
      Trabajé años en el exterior, con personas de más de diez nacionalidades, he pasado por mucho y me han sucedido una innumerable cantidad de acontecimientos, que pude manejar sin problema alguno. Pero en este momento estaba absolutamente saturada.
      Comento todo ésto ya que tú has mencionado sobre quedarse callado y mostrarse débil.

  • Armando Alonso

    Sin duda alguna en el camino de la vida laboral uno se encuentra con sarcasmos y mas, en verdad que duelen cuando uno los toma de quien vienen y mas cuando algún superior lo hace, tener la fortaleza de cribar lo que venga en la lucha del día a día

  • Armando Alonso

    Sin duda alguna el sarcasmo es algo que duelo, mas cuando se trabaja con constancia, para que venga alguien a hacerle al simpatico y bajar el animo de un equipo de trabajo y mas cuando se trata de algún jefe, pero son las cosas del día a día, con eso y mas habrá que lidiar

  • Roberto

    Me parece que el sarcasmo y la ironía llevan una componente de agresividad velada y suelen ser devastadoras en los equipos, por lo que requieren un buen manejo por parte de los líderes. Una forma de disminuir el efecto nocivo es que el líder entrenado se incorpore como un miembro del equipo y ocupe las mismas mecánicas de interacción con su persona. Por ejemplo, si quien lidera se llama Juan y quienes presentan el proyecto son Pedro y Diego, el comentario de Juan puede ser “Me parece que deberé hablar con Juan, Pedro y Diego para mejorar ciertos ripios que veo en la presentación”. Esta forma da a Pedro y Diego un espacio de mejora en que se ha auto involucrado Juan. Y agrega una componente lúdica, que siempre es sana en un equipo.

    House es admirable por lo que sabe, es ingenioso por lo que logra relacionar y es detestable por como actúa, en la consciencia de ser Gurú. Para el equipo, es un mal necesario porque salva vidas. Pero en la vida real, lo aconsejable es deshacerse de los Gurú…

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline