El poder de las explicaciones

6

La forma en la que explicamos lo que pasa cuando lo que pasa no coincide con lo que queremos que pase, tiene consecuencias decisivas para nuestro futuro. Veamos un poco más en profundidad a qué me refiero…

Una explicación no remite a la verdad. Es apenas (y no menos)  una articulación narrativa, una historia, que surge como respuesta a las preguntas que se hace un observador de una situación determinada. Pero que una explicación no represente “la verdad” no significa que no revista suma importancia. Bien por el contrario, las explicaciones resultan decisivas a la hora de transitar (o no) por los senderos de la eficiencia, la productividad y la armonía.

Si las explicaciones no son verdades “objetivas”, en un [mundo que se ocupa de buscar La Verdad] estaremos impedidos de preferir una y descartar otras. Pero en un mundo [que se ocupa de buscar más efectividad, confianza y bienestar]… podemos elegir aquellas explicaciones que (sin importar sin son “más” verdaderas que otras) nos resulten más útiles.

En mi opinión, las explicaciones son “buenas” cuando cumplen con dos requisitos:

  1. Sirven a los propósitos de la persona que las articula.
  2. Mantienen congruencia con otras explicaciones previamente articuladas y aceptadas (lo que incluye a los valores previamente declarados por la persona que emite la opinión).

Entre las explicaciones congruentes, algunas sirven mejor que otras a los objetivos de quienes las articulan… hay explicaciones que abren posibilidades de acciones con mayor probabilidad de alcanzar los objetivos.

En este sentido cada explicación es como un mapa… no tiene sentido dirimir si un mapa demográfico es mejor que uno fitográfico. Todo depende de para qué ha de utilizarse el mapa. Con las explicaciones sucede lo mismo. La clave está en la coherencia entre la articulación (que debe ser congruentes con otras articulaciones previamente aceptadas) y los intereses de quien la utiliza.

Más allá de los objetivos específicos relativos a cada situación, hay dos intereses generales que mueven en forma distinta a quienes articulan explicaciones, [con consecuencias bien diferentes en su capacidad de abrir o cerrar posibilidades futuras]:

  1. No verse comprometido con la situación.
  2. Asumir responsabilidad para poder así intervenir en la situación.

El primer tipo de explicaciones son llamadas “explicaciones tranquilizadoras ó irresponsables ó impotenetes o victimizantes”, son características de la cultura de la queja improductiva, de la impotencia, del espectador inocente, de la habilidad de buscar culpables, de la incapacidad de responder a las circunstancias, de que todo siga igual, de que tropecemos una y otra vez con la misma piedra, de que no mejoremos, de que los demás nos arruinen la vida…

El segundo tipo, es decir las que remiten a generar posibilidades de intervención, a la toma de responsabilidad y a la acción, son llamadas “explicaciones generativas ó responsables ó protagónicas ó movilizadoras”. Son características de la cultura protagónica, de emprendimiento, innovación, mejora, aprendizaje, desarrollo, de poder para intervenir en el curso de los acontecimientos, de liderazgo, de hacernos cargo al menos de nuestra propia vida…

Este es el poder que tenemos guardado en la forma que le damos a las explicaciones…

Fuentes bibilográficas: principalmente Conversar de César Grinstein, y algo de Metamanagement de Fredy Kofman.

Por Andrés Ubierna

Share
  • Pingback: Tweets that mention El poder de las explicaciones | Puerto Managers -- Topsy.com

  • Pingback: Tweets that mention Comentario en El poder de las explicaciones por Tweets that mention El poder de las explicaciones | Puerto Managers ... -- Topsy.com

  • http://es.linkedin.com/in/josepserracots Josep

    La comunicación cada vez es más importante, a mi me preocupa e intentaré mejorarla.

    El problema que tenemos cuando explicamos algo, es que no sabemos que entienden nuestros oyentes, si realmente entienden lo que nosotros queremos transmitir. Muchas veces no es así y luego vienen los problemas de falta de entendimiento, yo creía, yo pensaba, yo entendí…….A veces es interesante preguntar a ver que han entendido para estar seguros que nos hemos expresado correctamente.

    Saludso

  • http://www.maersoft.com.ar Sergio Broutvaien

    Andrés: me encantó este artículo, tal vez por que identifica con mucha precisión algunas cosas que suceden en mi organización. Mi opinión personal es que cualquier inversión que se haga sobre la comunicación en un proyecto cualquiera, es poca. Claramente, como te escuche decir en más de una oportunidad, la gente no escucha y prefiere tener razón a entender lo que le están diciendo. Creo que esta es una de las causales directas de las “explicaciones tranquilizadoras”
    Te deseo lo mejor en este fin de año a vos y a todo tu equipo, en especial a Victor Raiban, compañero de la infancia y mi coach en la adultez

    • http://www.linkedin.com/in/andresubierna Andres Ubierna

      Gracias Sergio por tus deseos y te hago llegar un fuerte abrazo junto los mejores de los míos!

  • http://www.sentilecto.com Carlos Gonzalez

    Bateson decía que toda explicación es una tautología. Yo estoy más cerca del pensamiento del citado antropólogo que del expresado por el autor de la nota. No sé si respecto de las explicaciones -además- no deberíamos considerar siempre el proceso psíquico desarrollado por Festinger que conocemos como disonancia cognitiva.

    Creo que tanto los atributos como las modalidades asignados en la nota respecto de las explicaciones son -desde cierta perspectiva- reconocibles, pero en mi opinión algo someros en la caracterización de un hecho tan particular a la psiquis de los individuos como es el de explicar.

    La explicación que se hace de las explicaciones omite toda la investigación de Dan Ariely -por cierto interesante y fecunda- privando a los conceptos de ciertas perspectivas que pudieran serles inescindibles.

    Muchos saludos,

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline