El miedo a hablar del miedo

5

Supongamos que hace unos meses me encontraba facilitando un encuentro sobre competencias emocionales con un equipo de ejecutivos seniors dentro de un proceso de desarrollo que habíamos comenzado en el 2008. Supongamos también que el grupo estaba formado por unas doce personas de tres niveles jerárquicos, incluyendo al CEO de la empresa quien hasta el momento había mostrado una excelente actitud participativa y abierta. Y por último, supongamos que luego de explicar las consignas de un ejercicio sobre el miedo me encontré participando de una interacción que comenzó supuestamente de manera similar a la siguiente:

El CEO dirigiéndose a mi persona, pero mirándo al resto del equipo, dijo: “Andrés, este tema del miedo está muy bien, pero no es un issue dentro de esta compañía, por lo que no veo que nos aporte valor trabajar nuestros miedos y dedicarle tiempo. En mi caso, dudo realmente que alguno de los presentes me tenga miedo en algo. Me esfuerzo por ser abierto y comprensivo, recibo a todos, los trato bien y todos saben que conmigo pueden hablar de lo que sea sin tapujos…”

Y dirigiéndose entonces al resto del equipo, realizó un chequeo de la siguiente forma: “¿Acaso alguno de ustedes piensa distinto?…

Y contestó, luego de unos instantes de silencio, su propia pregunta así: “No, entre nosotros es imposible que haya miedo, puede haber desacuerdos, planteos diversos, pero nos tenemos, y me tienen, total confianza. El miedo acá no existe.”

Wowwww…¿interesante?… imagino que tenés ganas de que te cuente cómo siguió esta supuesata historia, pero pefiero compartir lo que Pilar Jericó nos comenta en su excelente blog sobre el miedo a hablar del miedo. Dice así:

Alguna vez me han preguntado el motivo por el que escribí sobre el miedo. El origen se remonta a 1998 cuando estaba haciendo mi tesis doctoral sobre gestión del conocimiento (que luego se acabó convirtiendo en la gestión del talento). Lo que más me interesaba por aquella época era indagar en las causas por las que las personas no comparten todo cuanto saben. En aquel entonces, se hablaba de bases de datos, tecnología, calidad e incluso, gestión de personas. Pero yo no recuerdo que en ningún lugar se trataran las barreras a compartir información… excepto en un artículo del Harvard Business Review. Gerald Suárez, consejero de la Casa Blanca, introdujo un concepto realmente novedoso: El miedo. Y aquel artículo me ayudó a reflexionar sobre nuestros temores, casi siempre magistralmente encubiertos.

He de reconocer que aquel artículo fue una excepción y que el tema lo tocaba de puntillas. Cuando tuve la oportunidad de ir a Estados Unidos y de acceder a las bases de datos documentales de algunas universidades, descubrí que apenas se hablaba del miedo en el mundo de la empresa. Era (y es) un concepto tabú. Parece ser que reconocer que tienes miedo es una debilidad, cuando en el fondo es lo que nos ayuda a saber como sobrevivir. Gracias al miedo somos prudentes y eso es sano. Sin embargo, hay otra cara de la moneda que nos daña, la que nos impide desarrollarnos, arriesgar. Ese es el miedo tóxico  que merma nuestro talento.

A raíz de escribir y trabajar sobre el talento, descubrí también que el miedo es la otra cara de la moneda y que a veces es más interesante trabajar en la superación de los miedos que no incidir más en la motivación. Eso es lo que aplico en mis seminarios y en mis sesiones de coaching y observo que se obtienen importantes resultados positivos.

Yo también tuve miedo a hablar del miedo. Algo paradójico, quizá. Pensé: ¿a quién le va a interesar sacar a la luz una emoción que muchos se empeñan en ocultar? Pero creía y creo que todos somos capaces de dar mucho más, que nuestras barreras a la felicidad están intimamente relacionadas con nuestros temores y que, además, existe otro modo de vivir y de gestionar las empresas. Por eso escribí sobre NoMiedo (que no significa no tenerlo, porque es necesario, sino que no nos domine) y fui capaz de superar el mío.

Lo que me motiva ahora con este post es invitarlos a utilizar los comentarios para hablar sobre el miedo en las empresas, con ejemplos, reflexiones, ideas, tips, explicaciones, anécdotas… ¡Te espero!

Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • Alberto Omar De Crudis

    Ves en este caso tocaron un tema, que en realidad no se, si es miedo o vergüenza, pero personalmente es algo quisiera poder superar, y estoy seguro que con la capacidad de ustedes lo voy a lograr.
    Aguardo propuestas!! Quiero aprender a ser mejor.

    Un cordial saludo

  • Adriana

    El tema del miedo se aborda de algún modo embebido en la llamada “resistencia al cambio”. No diría que es lo mismo pero existe una relación muy íntima entre ambos.
    Que algo se dé a conocer, siempre produce un cambio, aunque no sea inmediato. Ese cambio no es siempre conocido y no siempre puede ser evaluado, pero cuando sí lo es, se ve amenazante.
    Como analista he visto (durante mi formación y durante mi hacer laboral) cómo conciente o inconcientemente, los usuarios, los compañeros y los jefes, ocultan/mos información. Generalmente somos enseñados a reconocer que la información otorga un poder que da ciertas garantías reales o imaginarias: ser necesario, tener la solución, saber hacer, ser eficiente o simplemente eficaz. Esa moneda de cambio compra un lugar, una seguridad, una permanencia y sin duda, el miedo a perderlo (o no tener la oportunidad de alcanzarlo) es lo que genera esa resistencia. También otorga la posibilidad del castigo cuando la frustración aparece, el no revelar hace que el otro fracase y sea castigado o “aprenda”. Se gana así un punto, o bien se evita perder un punto, en la competencia con un par.
    Y sí, el miedo es el que ayuda a sobrevivir, el que selecciona el camino más seguro, da una “garantía”, agudiza los sentidos y la suspicacia.

  • Matias H. A. Hernandez

    Citando parte del desarrollo realizado por un autor a quien admiro (Norberto Levy) comparto con Uds. mi mirada.
    El miedo como una emoción básica pude ser bien tomado como indicador de algo que esta sucediendo o que esta por suceder. Haciendo analogía seria algo así como la luz del tablero de un automóvil que se enciende para anunciarnos que nuestro combustible se esta por acabar o que debemos revisar nuestras pastillas de frenos.
    Siguiendo con este ejemplo, si nos enfocamos en dejar de ver esa “luz” de advertencia sin tener en cuenta el [para que] de su mensaje. Es muy probable que en breve nos quedemos sin combustible y todo se ponga peor que cuando la advertencia apareció.
    Por todo esto pienso que el miedo nos indica, en principio, un desfasaje o diferencia entre nuestros recursos actuales y los adecuados, convenientes y/o necesarios para afrontar la “amenaza/desafío” que tenemos por delante.
    Si podemos enfocarnos en darle inteligencia a la emoción, nutriéndola de todo aquello que necesite para el desafío que tenemos por delante, confío en que estaremos transitando un camino de aprendizaje enriquecedor.

  • Martin

    Mi punto de vista al respecto de reconocer el tener miedo en una empresa es que deja expuesto a quien lo hace. Somos enseñados para ser casi perfectos y todo poderosos, reconocer que tenemos miedo implica reconocer que somos debiles, que no podemos. En realidad esta visión generalizada, es incorrecta. Ya que el miedo es la luz amarrilla del semaforo y creo que se debe tomar asi. El miedo que paraliza implica que nos frenemos esperando el rojo. El miedo que incita a una acción implica que aceleremos un poco (Fuerza para el cambio). Espero que no lo tomen literalmente y me entere que hicieron esto en la calle, :).

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline