El fertilizante en el espejo [Notas destacadas]

5

¿Cómo aprovechamos nuestras insatisfacciones para mejorar?

Cuando nos encontramos ante una situación insatisfactoria, ya sea porque no logramos la expectativa que teníamos con cierto resultado, o porque una conversación produjo efectos no desados en el vínculo o en la imagen pública, o porque acabamos de hacer algo que no respeta los valores con los que queremos vivir… entonces tenemos la oportunidad de procesar esta insatisfacción para aprender algo de ella y así ser más efectivos la próxima vez que enfrentemos circunstancias similares.

Pero el camino más provechoso para lograr mejorar a partir de las insatisfacciones, no pasa por exigirle al mundo o a los otros que cambien. Si alguna vez seguiste este camino, sabrás perefectamente a qué me refiero: No funciona.

El camino que mejor camina, aunque no sea el fácil, pasa por meterse cada cual consigo mismo.

No tengo recetas ni fórmulas seguras (no creo que existan en estos temas), pero te propongo seguir algunas líneas reflexivas y sugerencias, simples intelectualmente pero difíciles de practicar. Tal vez te habiliten el procesamiento de las insatisfacciones presentes para aprender algo de ellas, y sacar de los errores de hoy ricos tesoros para mañana .

  • Observar la situación como un desafío, una oportunidad de aprendizaje y crecimiento, y asumir dicha actitud.
  • Comprometerse con un objetivo positivo de aprendizaje claro: ¿Qué quiero aprender gracias a esta situación insatisfactoria?
  • Preguntarse:
    • “¿Cómo estoy contribuyendo a que esto suceda?”
      • Con lo que hago, lo que no hago
      • Con el contexto en que lo hago (intención, momento y lugar, emoción…)
      • Con la forma en que lo hago
      • Con la actitud con que lo hago
    • “¿Qué puedo hacer distinto frente a este desafío para ser más efectivo de ahora en más?”

Cuando comenzamos a descubrir que detrás de toda circunstancia insatisfactoria se encuentra una oportunidad de crecimiento, en lugar de exclamar “Oh Shit!!!” ante su presencia, nuestra boca dirá “Oh Fertilizer!!!”, ya que estas dos sustancias no se diferencian en su olor, sino en la forma en que las consideramos, el proceso que les aplicamos y el uso que les damos…

Siempre la vida se encarga de acercarnos suficiente material para que abonemos con él los caminos que tenemos por delante.

¿Qué te parece?

Nota publicada originalmente en Puerto Managers con el título: Procesando la insatisfacción

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline