Del miedo y la amenaza, al entusiasmo y la confianza

10

La complejidad de los problemas actuales, como los que vivimos por ejemplo en nuestro país (tensión política, pulsionalidad adolescente, incertidumbre profesional, fuga de talentos, corrupción, problemas energéticos, …) es un fiel reflejo de las dificultades que enfrentan quienes participan en todo tipo de organizaciones.

El mayor sufrimiento humano y costo material hacia el cuál nos conducen los patrones actuales pensamiento y acción con los que encaramos esta turbulencia, son una invitación punzante a encontrar nuevas maneras de pensar la realidad y de relacionarnos unos con otros para influenciarla, para generar realidades más plenas de satisfacción y abundancia en todos los integrantes de la comunidad humana.

No existe conflicto entre perseguir resultados superlativos y bienestar comunitario. Cuando hablamos de la “complejidad de los problemas actuales”, estamos hablando de nuestra propia incompetencia para responder a ellos con efectividad y humanidad.

Día a día es mayor la consciencia sobre esta dificultad y la necesidad de superarla y una parte importante de nuestro trabajo como consultores, es facilitar el desarrollo de las habilidades cognitivas, emocionales y sociales, con las que se disuelve el dilema “ser efectivo” ó “ser humano”.

Cuando el ser humano es el principio y fin de toda organización ejemplar, se descubre que no hay nada más efectivo para una empresa, y para la comunidad en su conjunto, que lograr que los empleados disfruten de su tiempo en el trabajo, apliquen todo de sí y se realicen como mejores personas. El 75% de la alta gerencia de las organizaciones con mejor liderazgo le dedica más del 31% de su tiempo a iniciativas de desarrollo organizacional.

Las empresas sobresalientes mantienen en el tiempo sus altas tasas de crecimiento, e invierten en forma sostenida para que su gente sea más efectiva, y se relacione y viva mejor.  Esto plantea desafíos individuales y colectivos, vinculados a los siguientes cambios, algunos paradigmáticos:

  • Del dominio y el control, a la influencia y el compromiso mutuo para generar un futuro mejor.
  • Del miedo y la amenaza, al entusiasmo y la confianza.
  • De la queja improductiva, a la iniciativa resolutiva.
  • De pensar sólo en sí mismo y a corto plazo, a atender las implicancias en otros y a largo plazo.
  • De la autoestima basada la imagen pública, a la autoestima basada en la contribución de valor y en la integridad.
  • De culpar a otros por los problemas propios, a la elección libre y responsable.
  • De la confrontación destructiva, a la colaboración creativa.
  • De la imposición de la razón propia, al entendimiento mutuo.
  • De considerar el éxito sólo si se logra el resultado, a perseguir el resultado honrando los valores.

Por esta razón, dedico una parte significativa de mi tiempo al diseño de métodos innovadores para el desarrollo de nuevas formas de pensar, interactuar y actuar, desde una transdisciplina que surge de aportes tan variados como el management, la lingüística, el pensamiento sistémico, las neurociencias, la psicología, la filosofía y la sabiduría perenne.

Para los que seguimos esta línea, la contribución metodológica que estamos haciendo implica incorporar habilidades trabajando a partir de las dificultades concretas, en forma estructurada y disciplinada. Y finalmente lo que dará credibilidad a nuestro trabajo será la medición permanente tanto de los logros como de la tasa de retorno a la inversión realizada por las organizaciones.

Este posteo está basado en un artículo que escribí para El Cronista hace ya algún tiempo, y quise volver a traer estas ideas que forman parte del corazón de mi trabajo para que sigas conociendo un poco más de lo que hacemos en FactorCoaching, como una forma de aportar a nuestra identidad pública, ya que algunos creen que somos también según lo que hacemos.

Share
  • Pingback: Tweets that mention Del miedo y la amenaza, al entusiasmo y la confianza | Puerto Managers -- Topsy.com

  • Fernando

    No creo que cuando hablamos de “la complejidad de los problemas actuales” estemos hablando SOLO de nuestra incompetencia.

    Es muy fácil tomar esta postura de tildarnos a todos de incompetentes, desde la mirada de un espectador.

    Te aseguro que una persona que nace en una villa miseria, que no encuentra las condiciones sociales mínimas necesarias para ocuparse de otra cosa que no sea comer hoy, experimenta eso que llamás complejidad como una maldición. ¿De dónde puede esta persona sacar fuerzas para convertir las que vos llamás incompetencias en competencias ante tamaño “desafío ambiental”?

    Gracias por disparar el debate.

  • Patricio C. Savio

    Andres, muchas gracias por compartir el artículo con nosotros. Como siempre resulta muy interesante y contributivo, al menos para mí, tus conceptos.

    Fernando, adhiero a tus comentarios, recpecto de lo dificultoso de sortear de manera efectiva los desafíos básicos (Comer hoy) de aquellos a los que les ha tocado una realidad sumamente oscura, por momentos desesperante y cruelmente similar a un pequeño infierno personal.

    Sin embargo, prefiero quedarme con la parte positiva de esta historia. Y seguramente la pregunta obligada es donda está lo positivo ante semejante injusta realidad.

    Pues creo que lo positivo radica en la libertad de respuesta, en la alineación de esas respuestas con los valores éticos y humanos, y en la competencia / incompetencia individual que hace que ante la misma “compleja” realidad haya quien decide que podrá comer y darle de comer a sus hijos hoy levantándose a la mañana, muy muy temprano y yendo a trabajar para obtener su sustento, y por otro lado haya quien “elija” hacerse de ese mismo sustento con un arma en su mano. Un atajo sin dudas. Una vez más la elección goza de libertad.

    Gracias a ambos por permitirme sumarme al debate y compartir con ustedes mi pensamiento.

  • Fernando

    Gracias Patricio por tomar el guante. Ojalá se sumen muchos a este valioso debate.

    Mi pensamiento no difiere demasiado del tuyo, excepto que sumo un aspecto y es el siguiente: cuando el hambre aprieta, el menú de opciones o los grados de libertad que tiene el que vive con hijos hambrientos es mucho menor que el de aquel que tiene la panza llena.

    Por supuesto que hay elección, siempre existe, pero quiero poner énfasis en la experiencia de restricción y no solo en la de la libertad.

    Aun cuando todos gozamos de libertad, no podés negar que es mucho más fácil sentirse libre cuando en casa hay pan para los hijos, que cuando estos hijos lloran porque tienen hambre y hace un mes que sólo se alimentan una vez al día con mate y galletas.

  • Pingback: Tweets that mention http://andresubierna.com/del-miedo-y-la-amenaza-al-entusiasmo-y-la-confianza/comment-page-1/#comment-1785?utm_source=pingback -- Topsy.com

  • Pingback: Del miedo y la amenaza, al entusiasmo y la confianza. Por Andres Ubierna

  • Pingback: Bitacoras.com

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline